SIN PRIVILEGIOS

ANTIVIRUS

Cada tanto los miembros de la clase política, jueces y fiscales, los funcionarios públicos, se quejan de la poca consideración en la que los tienen la sociedad.

Y es obvio preguntarse: Por que no los tratan mejor?

Simplemente porque representan o caracterizan, a una de las partes más visibles de la corrupción.

Las soluciones a esta situación son pocas y extremadamente sencillas. Los legisladores, que no son otra cosa que la cúspide de la clase política, deberían sancionar leyes.

No muchas, pero sí fundamentales. Ninguna persona que fuera sospechada públicamente de cualquier forma de corrupción, puede cargo alguno.

Se dirá que de esta manera se conculca el principio de inocencia, pero es que precisamente ese principio es el que permite que hombres y mujeres con graves cargos en su contra, sean legisladores, por ejemplo.

Y se escudan en esos cargos o en funciones relevantes, para no ser afectados por la acción de la justicia. Sería saludable que hubiera personas, que no tengan sobre sus vidas ninguna sombra o cosa alguna que ocultar.

Complementando esta ley, debería sancionarse otra que disponga que quienes hubieran cometido cualquier forma de delito ocupando cualquier cargo público, esa condición  será un agravante de la pena final.

Entonces muchas cosas cambiarían y la percepción de quienes se sienten perseguidos o marginados por la opinión pública, serían reconocidos como honrados servidores al servicio de su país.

Debemos comprender que los privilegios son anti-bíblicos y todo lo que se oponga a Dios es esencialmente malo.

Diego Acosta

LEGALIZAR LA CORRUPCIÓN…?

 

Blog del TIEMPO!

Dedicando unos pocos minutos podremos comprobar la magnitud de la corrupción que domina el mundo. Tanto, que alguien con cierto ingenio propuso legalizarla!

La Vieja Europa es una antigua muestra acerca de como hombres y mujeres se entregaron sin límites, a la corrupción, en cualquiera de sus formas.

Poco más de 500 años bastaron para que también en América se hubieran aprendido tan deplorables enseñanzas, llevadas por los conquistadores a las nuevas tierras.

Y en África? Y en Asia? Y En Oceanía?

Nada escapa a la acción de la corrupción sobre la vida de las personas, que en su ambición arriesgan todo lo que son y todo lo que tienen, para ser más y para tener más.

La Biblia nos enseña que el corazón del hombre está lleno de corrupción, destacando una verdad sobre la que muchas veces no ponemos el acento adecuado.

Para que haya un corrompido, obligatoriamente tiene que haber un corruptor! Esto equivale a decir que tanto uno como otro son igualmente culpables.

Es evidente que quienes obran de esta manera, se han olvidado por completo de Dios y si se acuerdan, con ignorar sus Mandamientos es más que suficiente.

Pero, debemos recordar que no todos los hombres somos iguales. Todos somos corruptos, pero unos lo practican y otros lo resisten.

En la dolorosa hora de la Verdad, cuando nos enfrentamos al Juicio del Eterno, tendremos que responder por lo que hicimos, por lo que permitimos que se hiciera y también por la complicidad de nuestro silencio.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

PRIMERA HOGUERA DE LAS VANIDADES

HACIENDO MEMORIA – DCCLXXVII

7 de Febrero de 1497

Un monje domínico predicador en Florencia contra el lujo, los libros licenciosos, la sodomía, la depravación de los poderosos, la corrupción en la iglesia católica, fue el autor de una quema de libros, cuadros y objetos de lujo, llama la hoguera de las vanidades.

Girolamo Savonarola mantuvo fuertes disputas por estas cuestiones, ya que entre sus criticados estaba el gobernador miembro de la poderosa familia de los Medici.

Sus críticas le valieron la excomunión y la prisión ordenadas por el papa Alejandro VI. Tras su liberación fue conducido a Roma y finalmente fue condenado a muerte en la hoguera por un tribunal de la inquisición. Su obra fue incluida en el Índice de los libros prohibidos.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

NO A LA CORRUPCIÓN

Blog del…TIEMPO!

Los ciudadanos de Rumanía han brindado al mundo una actitud ejemplar frente a la corrupción y a los intentos por despenalizarla.

Miles de personas repudiaron la decisión del gobierno por el que se despenalizaban los casos de corrupción, si hubieran causado daño al Estado por un valor menor a los 44 mil euros.

Los ministerios del Interior y Justicia debieron retirar el decreto de urgencia, que establecía esta norma, por la que serían despenalizados miles de personas y en los casos futuros, podría ocurrir otro tanto.

Los rumanos provocaron la mayor reacción en las calles desde la caída del comunismo en el año 1989. Además del decreto de urgencia, también se despenalizaban a 2.700 presos por delitos menores, siempre vinculados con la corrupción.

Las manifestaciones contra la corrupción fueron respaldadas por el presidente de Rumanía, Klaus Iohannis.

Humildemente, respaldamos a los rumanos, por esta histórica y ejemplar demostración de poder frente a la corrupción.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com