DONDE FUE JUZGADO JESÚS?

LA OTRA HISTORIA

Una nueva teoría ha sido presentada con relación al lugar donde fue juzgado el Hijo del Hombre, por Poncio Pilatos en Jerusalén.

En 1999 los especialistas de la Autoridad de Antiguëdades de Israel, realizaron trabajos de excavación en el Museo de la Torre de David, en la llamada prisión del turco.

Descubrieron entonces los cimientos del Palacio de Herodes, lo que permitió la elaboración de la propuesta de que Jesús fue juzgado por el cónsul romano, en ese lugar.

De esta manera quedaría descartada la Fortaleza de Antonia, sitio en el que hace alrededor de 600 años los católicos anuncian que allí fue el enjuiciamiento de Jesús.

La Vía Dolorosa, según los franciscanos, se inicia en ese sitio marcando el comienzo de la Viacrucis y sus catorce estaciones, que se desarrollan en la parte Vieja de la Ciudad Santa.

Los expertos señalan, que el Palacio de Herodes sería más natural, ya que la Fortaleza de Antonia, está alejada del camino hacia el Monte Gólgota donde fueron levantadas las tres cruces.

El respaldo bíblico a la nueva teoría se encuentra en el Evangelio de Marcos, en el Capítulo 15, cuando Pilatos se volvió al Palacio luego de haber juzgado a Jesús. El Palacio, sería el de Herodes desvelado hace alrededor de 19 años.

Diego Acosta

EN MI NOMBRE – I

Jesús según consta en el Evangelio de Marcos 16:17-18 nos anunció:

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;

 tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.

Específicamente nos detendremos en las dos afirmaciones que motivan estos mensajes:

En mi nombre echarán fuera demonios

sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.

Estas impresionantes promesas del Hijo de Dios las debemos tomar como propias, para ayudar al prójimo y para servirlo.

La cuestión es: Creemos en lo que nos anunció el Hijo del Hombre?

Estamos dispuestos a ponerlo en práctica?

Las respuestas son exclusivamente personales, pero deseamos ayudar a quienes tienen la certeza de un llamado para servir al prójimo EN EL NOMBRE DE JESÚS.

El Mesías vino para sanar a los hombres, en sus cuerpos y en sus espíritus!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com