LA POLUCIÓN MATA

Blog del TIEMPO!

Mientras debatimos acerca de la contaminación en el mundo, de los efectos que produce la civilización sobre el planeta, la destrucción continúa.

En este caso doblemente grave como resultado: Se trata de que más de siete millones de personas mueren en el mundo como consecuencia de la contaminación ambiental.

Lo que parece una exageración y hasta motivo de sarcásticos comentarios, lo cierto es que siete millones de personas han perdido la vida a causa de la inoperancia de quienes tienen responsabilidades.

Y también a causa de quienes supuestamente no las tenemos, pero que olvidamos que estamos constituidos por el Creador en Mayordomos de la Tierra.

La Organización Mundial de la Salud en su último informe ha advertido que la contaminación del aire constituye un factor de riesgo mayor para millones de personas.

El número de muertes continúa en ascenso y es superior a la que causa el SIDA, la diabetes, la tuberculosis entre otras enfermedades peligrosas.

Estamos advertidos. La indiferencia de hoy puede ser la tragedia de mañana.

Recordemos: Somos Mayordomos de la Tierra.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

25 MILLONES DE ABORTOS RIESGOSOS

Blog del TIEMPO!

La Organización Mundial de la Salud anunció que en el mundo se practican alrededor de 25 millones de abortos, con alto nivel de riesgo para las madres.

Esta brutal cantidad surge de una encuesta realizada en más de 184 países y las regiones afectas son América, Asia y África.

En total en el mundo se practican anualmente más de 55 millones de abortos y esta es la primera ocasión en la que las interrupciones de los embarazos, se califican como seguras o muy riesgosas para las madres.

El informe de la Organización Mundial de la Salud, revela un dato todavía más preocupante: De los 25 millones de abortos riesgosos más del 30 por ciento son realizados por personas que carecen de formación especializada, lo que evidentemente incrementa el riesgo para la mujer.

Las cifras de los abortos superan la mera estadística, para revelar el grave problema que afronta la sociedad. Por un lado la salud de las mujeres y por el otro, el problema espiritual que representa una decisión tan grave que compromete el futuro de cada persona.

Nadie debe permanecer ajeno a esta cruel realidad y mucho menos, permanecer indiferente ante la posibilidad de salvar una vida. Recordando que la decisión sobre el aborto, siempre será de dos personas, no de una.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com