TEMPERATURAS INHUMANAS

ANTIVIRUS

Mientras los negacionistas mantienen su postura de no aceptar que el calentamiento global existe y que todo es una maquinación siniestra o poco menos, están ocurriendo cosas.

Y no son otras que los aumentos desproporcionados de los niveles de calor en poblaciones de Estados Unidos y Canadá, como los que se están verificando en estos días.

La polémica revela hasta qué punto los hombres somos incapaces de asumir las responsabilidades de nuestros hechos contra la Tierra.

La contrapartida del calor, obviamente es el frío, que ha registrado marcas alarmantes en el norte de África, en lo que se conoce como África subsahariana.

Los modelos climáticos llevan al desconcierto a quienes deberían interpretarlos porque se están rompiendo los patrones de previsión.

Lo cierto y evidente, que los hombres estamos resultando pésimos Mayordomos del planeta en el que vivimos y la sociedad global está comenzando a sufrir las consecuencias.

Diego Acosta

Viajaremos al futuro…?

ANTIVIRUS

Los hombres tenemos una asombrosa capacidad para plantear situaciones de muy difícil cumplimiento y que más parecen formas creativas para huir de la realidad.

Un científico de una Universidad de los Estados Unidos, afirmó que es posible viajar hacia el futuro, en un trabajo que fue titulado: Agujeros de gusanos atravesables por seres humanos.

Si el encabezamiento del ejercicio teórico resulta complejo, no lo son menos los fundamentos para hacer posible la propuesta, de viajar hacia el futuro.

Dice el autor que alude a un tipo de objetos cósmicos que ya se habían considerado factibles, aunque solo en la física cuántica y en dimensiones microscópicas.

Obviamente no estamos en condiciones de opinar sobre la cuestión, dada nuestra total ignorancia sobre el tema. Si en cambio nos permitimos la reflexión, de que se podría aplicar tanta sabiduría a resolver los graves problemas que tenemos en el lugar donde habitamos.

La Tierra precisa urgentemente de buenos Mayordomos, como nos manda la Palabra de Dios.

Diego Acosta

PERSONAJE

ANTIVIRUS

Si al mundo la faltaba algo, parece que se ha completado esa necesidad, con un nuevo personaje simbólico, que en esta caso aboga por la defensa de la tierra, cuestionando lo que se hace o se deja de hacer con el cambio climático.

A nadie se le escapa lo importante que resulta que haya quienes se comprometan públicamente con este tema de tanta relevancia para hoy y para el futuro.

Seguramente las nuevas generaciones nos reclamarán por todo lo que dejamos de hacer y por todo aquello que habiendo podido realizar, se olvidó en el pantanoso recuerdo de las palabras.

Pero lo que resulta sorprendente es que se haya convertido en un personaje a una joven, que tiene las mismas preocupaciones que millones de personas en todo el mundo.

Un personaje, tal vez lo que hace es relegar a lo anecdótico, lo que debe ser el primer plano del protagonismo, que no es otra cosa que defender el planeta. Recordando siempre que tenemos el Mandato de ser sus Mayordomos. Individual y colectivamente…sin personajes simbólicos.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

OTRA CUMBRE

ANTIVIRUS

Dirigentes mundiales se reúnen una vez más para debatir sobre las medidas a adoptar para actuar sobre el cambio climático.

Si recordamos las anteriores, podremos comprobar como siempre se repiten los grandes discursos y las mismas previsiones de ejecución, con fechas que afectarán a futuros gobernantes.

De esta manera todo lo que se diga, por grandilocuente que sea, queda en expresiones cargadas de supuesto compromiso y de casi imposible cumplimiento.

Sin contar con el inevitable show,  si se nos permite el término, en el que los más ambiciosos planes, siempre son para futuros de 10, 20 y 30, cuando los hombres nos olvidaremos de sus promesas y de sus pronósticos.

Pero lo más grave es que el planeta que habitamos sigue siendo afectado por las malas decisiones o el incumplimiento de los planes, que se hicieron en otras cumbres.

Los hombres nos olvidamos fácilmente del Mandato del Eterno de que somos Mayordomos de nuestro planeta.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

ADVERTENCIAS

ANTIVIRUS

Desde hace algún tiempo los expertos vienen anunciando que el aumento de las temperaturas, iba a originar un cambio importante en el régimen de grandes tormentas.

Esto parece confirmarse con los grandes huracanes que están azotando el hemisferio norte, específicamente en la región del Mar Caribe y también las costas de Estados Unidos.

La violencia extrema y las víctimas y los tremendos daños, deberían ser un elemento suficiente como para aceptar que estamos ante hechos que evidencian que es necesario hablar menos y hacer más.

El cambio climático afecta a densas zonas pobladas, pero también a otras de baja densidad, que son las que generalmente resultan con más daños tanto personales como materiales.

Las advertencias muchas veces son erradas o magnificadas, pero en este caso del incremento de la violencia de las grandes manifestaciones de la naturaleza, queda demostrado que son muy reales y ciertas.

Los hombres, cada uno en forma personal, debemos recordar que somos Mayordomos del planeta en el que vivimos y que este Mandato, lo aceptemos o no, es irrenunciable y nos será demandado.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

AMAZONIA

Blog del TIEMPO!

Alguien puede imaginar que una de las mayores urbes del mundo, como San Pablo, quede a oscuras a las tres de la tarde?

Seguramente quién planteara una cuestión como esta, sería calificado de delirante, porque es algo imposible que suceda. A menos qué…?

A menos que se esté registrando uno de los incendios más tremendos del planeta en la mayor reserva forestal de la que disfrutamos los seres humanos.

No faltan las voces que critican a Brasil por no cuidar este patrimonio que nos concierne y nos afecta a todos. Ni tampoco dentro del país faltan voces que denuncian a quienes son supuestamente los que iniciaron el fuego y sus propósitos.

Sea como sea la Amazonia está en llamas y su colosal magnitud está demostrando que las llamadas de atención que recibimos como Mayordomos, las ignoramos sin temor y temblor.

Otro gigantesco incendio afectó los bosques cercanos al Ártico en la Siberia, pero también lo descartamos de nuestra responsabilidad colectiva.

Nada nos impide que mantengamos esta actitud. Pero nada nos librará de sus consecuencias.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com