LA TRAGEDIA ALEMANA

CARTA DE ALEMANIA

El país está conmovido por tener que lamentar casi un centenar de muertos, luego de las grandes tormentas que azotaron la región oeste y regiones de Holanda, Bélgica y Suiza.

Las torrenciales magnitudes de la lluvia caída provocaron el rápido crecimiento de los pequeños ríos regionales que al desbordarse, crearon el efecto cadena sobre otras corrientes de agua.

Las cifras provisionales de muertos y desaparecidos, permiten formarse una idea de la importancia de esta tragedia, que trae a la memoria las inundaciones que padeció la ciudad portuaria de Hamburgo en 1962.

Algunos expertos advierten que estamos ante una auténtica crisis climática y que debemos adaptarnos y prepararnos a la realidad que genera el calentamiento global.

Esto se fundamenta en la comprobación de otros fenómenos de gran gravedad que se registran con las altas temperaturas y los incendios en regiones de Estados Unidos y Canadá.

Las imágenes de las pérdidas y de destrucción son conmovedoras. Alemania se prepara para realizar otro gran esfuerzo para restaurar los daños y auxiliar a las familias víctimas de la tragedia.

Diego Acosta

Fuente: DW – Alemania

TEMPERATURAS INHUMANAS

ANTIVIRUS

Mientras los negacionistas mantienen su postura de no aceptar que el calentamiento global existe y que todo es una maquinación siniestra o poco menos, están ocurriendo cosas.

Y no son otras que los aumentos desproporcionados de los niveles de calor en poblaciones de Estados Unidos y Canadá, como los que se están verificando en estos días.

La polémica revela hasta qué punto los hombres somos incapaces de asumir las responsabilidades de nuestros hechos contra la Tierra.

La contrapartida del calor, obviamente es el frío, que ha registrado marcas alarmantes en el norte de África, en lo que se conoce como África subsahariana.

Los modelos climáticos llevan al desconcierto a quienes deberían interpretarlos porque se están rompiendo los patrones de previsión.

Lo cierto y evidente, que los hombres estamos resultando pésimos Mayordomos del planeta en el que vivimos y la sociedad global está comenzando a sufrir las consecuencias.

Diego Acosta

OTRA CUMBRE

ANTIVIRUS

Dirigentes mundiales se reúnen una vez más para debatir sobre las medidas a adoptar para actuar sobre el cambio climático.

Si recordamos las anteriores, podremos comprobar como siempre se repiten los grandes discursos y las mismas previsiones de ejecución, con fechas que afectarán a futuros gobernantes.

De esta manera todo lo que se diga, por grandilocuente que sea, queda en expresiones cargadas de supuesto compromiso y de casi imposible cumplimiento.

Sin contar con el inevitable show,  si se nos permite el término, en el que los más ambiciosos planes, siempre son para futuros de 10, 20 y 30, cuando los hombres nos olvidaremos de sus promesas y de sus pronósticos.

Pero lo más grave es que el planeta que habitamos sigue siendo afectado por las malas decisiones o el incumplimiento de los planes, que se hicieron en otras cumbres.

Los hombres nos olvidamos fácilmente del Mandato del Eterno de que somos Mayordomos de nuestro planeta.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

EL ENEMIGO CASI INVISIBLE

LA OTRA HISTORIA

Cuando hablamos de los efectos del cambio climático, abrimos la posibilidad para generar una gran discusión, entre quienes lo acreditan y los que lo niegan.

Sin embargo está entre nosotros, diariamente, un enemigo silencioso pero real, muchas veces casi invisible.

Estamos hablando de la polución que en muchas ciudades del mundo se manifiesta de una forma alarmante. La polución forma parte de nuestras responsabilidades, porque entre todos contribuimos a su existencia.

La polución afecta al aire, al agua, al sol, al trabajo profesional, a la luz y también a las personas, que padecemos aquello que generamos.

La Agencia europea que trabaja sobre este delicado asunto cifra en 9 millones el número de personas que fallecen al año, por causa de cualquier tipo de polución.

El programa Lancet pretende luchar contra este enemigo, que muchas veces vemos, pero que pretendemos ignorar aunque sea la causa de muchos de nuestros problemas.

Será la polución otra derrota de la sociedad de nuestros tiempos?

Diego Acosta

www.septimomilenio.com