LA TIERRA…

DEVOCIONAL

Puede ocurrir que hayamos recibido un Mandato y ser incapaces de interpretarlo. Puede ser que Dios haya dispuesto entregarnos una simbólica Tierra Prometida?

La respuesta es tan concreta, que en principio puede resultar completamente ambigua. Es perfectamente posible que el Eterno haya dispuesto entregarnos por ejemplo, una ciudad, para que trabajemos en ella, lo que de ninguna manera significa que esa urbe sea de nuestra propiedad.

Seguramente la misma cuestión se pudo haber planteado Jacob cuando el Todopoderoso lo envió a Canaán, para que recibiera la Tierra por decreto en el nombre de Israel por Pacto sempiterno.

Era de él la Tierra Prometida?

No, pero era de pertenencia de Israel, del mismo modo que podemos recibir una determinada población, para que sea nuestro lugar donde servir, porque ese lugar es de ÉL.

Cada vez que busco ansiosamente una respuesta, la busco con seguridad en la Biblia, porque es la única manera de escuchar la Palabra de Dios!

Salmo 105:11
ES – Diciendo: A ti te daré la tierra de Canaán
como porción de vuestra heredad.

PT – Dizendo: A ti darei a terra de Canaã
por limite da vossa herança.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

 

 

Visscher, Nicolaes Amsterdam, Unesco

EL MEDIADOR….!

CONGREGACÓN
SÉPTIMO MILENIO

La Palabra de Dios es una colosal y dramática referencia para los hombres, porque es inmutable, porque es viva y no cambia nunca, con un sentido de lo Eternal de muy difícil comprensión.

Es dramática porque desde siempre nos ha confrontado con dureza y con Amor, con nuestra pequeñez y también con nuestra rebeldía que llegó a una magnitud, que provocó el más grande castigo que ha recibido la Creación con el Diluvio.

Pero el Soberano siempre tuvo Misericordia por su Obra y especialmente por los hombres, por eso, para que no nos perdiéramos por nuestros pecados e iniquidades nos envió a su Hijo.

Y por eso es el Único Mediador, entre los hombres y el Padre!

Porque habiendo vivido como vivió entre nosotros, sabe como somos, conoce todas nuestras debilidades y también la medida de la soberbia que tenemos en el corazón.

Jesús lo sabe todo de nosotros, por eso es el Mediador!

Él sabe de nuestros miedos, de nuestros afanes, de nuestros planes descabellados, de nuestras fantasiosas ilusiones, de la mezquindad de nuestros corazones, de la ruindad de nuestras maquinaciones, de la estrechez de nuestras miradas.

Sabiéndolo todo solamente ÉL puede llevarnos hasta el Padre, para interceder y defender nuestras causas, que estarían perdidas si no fuera por su Misericordia infinita.

Pensando en esta cuestión de relevancia fundamental para mi vida y la de mis congéneres, me arrepiento de todo lo malo que hice, antes y después de conocer el Mensaje de Salvación.

Me arrepiento y pido perdón por mí y por todos los pecadores, por aquellos que se rebelan y no aceptan humillarse y por aquellos otros que todavía no han escuchado de mi boca el sublime Mensaje que nos encomendó el Hijo del Hombre.

En este día demos gracias por el Mediador!

En este día, porque no sabemos si mañana tendremos la oportunidad de hacerlo, porque el tiempo del fin puede haber llegado a nuestra vida de humanos falibles y mortales.

Demos gracias a Dios por su Hijo, porque sea ÉL nuestro Mediador y oremos para que libere la mente y los corazones de los que viven creyendo que la tradición es más grande que su Poder.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

CADA UNO…

CONGREGACIÓN
SÉPTIMOMILENIO

Los grandes hombres de la Biblia, dejaron trascendentes enseñanzas inspirados por el Espíritu Santo que es quién concede la Sabiduría que viene de lo Alto.

Los hombres, en cambio, participamos en la diaria batalla por vivir en el mundo, lleno de acechanzas, tentaciones de todo tipo y también con trampas y atajos que supuestamente son los mejores caminos…hacia la nada o hacia la pérdida de todo.

La diferencia entre los hombres inspirados y cada uno de nosotros, es que ellos fueron capaces de advertir la Obra del Espíritu y en cambio los menos sabios, somos incapaces de percibir siquiera su presencia poderosa.

A esto debemos agregarle la natural tendencia a comparar situaciones o personas, tratando de encontrar referencias que nunca serán halladas, por la sencilla razón de que somos joyas únicas del Creador.

Por tanto difícilmente podremos comparar la vida de nuestro amigo o de nuestra esposa, con la propia, porque al ser diferentes las conclusiones necesariamente serán distintas.

Por esta razón es que la Palabra de Dios nos enseña que cada uno tiene su llamado, que para la vida de todos hay un Propósito, que es especial y único en cada caso.

Llegar a esta clase de conclusiones puede muy difícil e incluso llevarnos mucho tiempo, porque nuestros afanes nos impiden detenernos a pensar, a reflexionar acerca de las cuestiones superiores de la vida.

Incluso hasta en eso nos equivocamos, porque por mucho que nos empeñemos, nos afanemos e incluso nos angustiemos, todo será como lo ha dispuesto el Eterno.

Su Amor y Misericordia podrá aliviarnos de algunos pesares, pero su Plan se cumplirá porque su Omnipotencia es la que determina como será cada situación y la suma de todas ellas, que llamamos…vida.

Por esto Jesús nos dijo que quién quiera seguirlo que tome su propia cruz, la personal y no la de ninguna otra persona. Esta cruz que debemos llevar sobre nosotros, es la que nos ha sido asignada desde el Principio.

Por eso cada uno, debe ocuparse de su propia vida y tener siempre como Guía, que el Señor nos mandó a amar al prójimo, hasta el enemigo y esto significa llevar siempre el Mensaje de Salvación.

Debemos hacerlo, como Dios lo ha establecido, para cada hombre y cada mujer, para cada uno.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

TEORÍA…?

CONGREGACIÓN
SÉPTIMO MILENIO

Siempre que tengamos en nuestras manos la Biblia, debemos recordar que además de las hojas que están ante nuestra mirada, esencialmente nos encontramos ante la Palabra de Dios.

Única. Irrepetible. Poderosa. Inmutable. Perfecta!

Por tanto debemos abandonar las prácticas del mundo de interpretar, de analizar, de comprender todo, para asumir la actitud reverente que nos enseñó Pablo: Temor y Temblor.

Temor ante la Majestad del Eterno, Temblor ante la responsabilidad que asumimos por ser sus hijos.

Ante la magnitud de estos pensamientos, no caben las teorías ni los ejercicios de racionalidad, sino la humildad para que sea el propio Dios quién se nos revele!

Así reemplazaremos lo falso con lo Verdadero, los sentimientos y las emociones con el Amor, la lástima por la Misericordia, la soberbia por la Mansedumbre.

No podemos ni debemos asumir que tenemos alguna capacidad para interpretar a Dios, porque sería cometer un acto de arrogancia y hasta de rebeldía, que nos alejaría tal vez eternamente de la sombra benefactora de su cobijo.

Pensando en estas cuestiones, me sorprendió como una y otra vez pretendemos ser más sabios que los sabios, ignorando que la única Sabiduría verdadera es la que se nos concede desde lo Alto.

Las alegaciones, justificaciones y explicaciones humanas, son meras muestras de la religiosidad que domina nuestras mentes y nuestros corazones.

Solo la religión se considera autoridad para interpretar al Todopoderoso y solo la religión convierte lo bueno en malo y lo Verdadero en dogmas y normas incumplibles.

Por eso es peligroso teorizar!

Más que peligroso, resulta de una osadía inaudita, más propia de hombres y mujeres mundanos, que de quienes nos consideramos que por haber dado los pasos a través del arrepentimiento y el perdón, estamos viviendo en el Camino de la Salvación.

No caigamos en la trampa legalista de sentirnos superiores a otros y creer que podemos ayudarles a interpretar lo que solo ÉL, nos puede revelar por su Gracia infinita.

La teoría es otra forma de la tradición que trata de humanizar lo que es esencialmente espiritual!

El único que nos puede llevar a la comprensión es el propio Dios y el único que se nos presenta en su Grandeza infinita es ÉL. Todo lo demás es vana-gloria y religiosidad humana.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

TRANQUILIDAD

CONGREGACIÓN
SÉPTIMO MILENIO

TRANQUILIDAD

Como vivimos envueltos en constantes mensajes y sugerencias, a veces buenos, otros irrelevantes o hasta contradictorios, cuando leemos alguno diferente nos llama la atención.

Uno de ellos decía que para dormir bien, lo único que precisaba era tener un millón de dólares!

Ironías aparte, sorprende que se pueda llegar a concebir la idea de que el dinero, pueda ser motivo suficiente como para dormir sin problemas toda la noche.

Que significa la tranquilidad?

Podríamos decir que la tranquilidad está relacionada con la condición de tranquilo, que significa pacífico, sosegado con una cierta dosis de quietismo, es decir la tendencia de permanecer quieto, sin hacer nada.

Me preguntaba en qué situación se encontraría quién formuló esta afirmación del millón de dólares, por cuánto es inocultable que precisamente en el dinero es donde no hallaremos ninguna clase de tranquilidad.

Si no lo tenemos, nos preocupa esa circunstancia y entonces nos sobreviene el afán por conseguirlo. Y en el caso opuesto, si lo tuviéramos estaríamos preocupados por conservarlo y naturalmente por aumentarlo.

Es evidente que tanto en una circunstancia como en la otra, el dinero nunca nos dará tranquilidad, muy por el contrario, solo nos dará problemas porque en la Palabra de Dios se nos anuncia que está en la raíz de todos los males del hombre.

Y siguiendo con la tranquilidad y el quietismo, es decir el no hacer nada, Jesús nos dejó un Mandato que debemos de cumplir y que evidentemente no nos permitirá estar quietos.

El Hijo del Hombre nos mandó llevar el Mensaje de Salvación a todas las personas y hasta los confines de la tierra, con lo que la posibilidad de estar inmóviles es opuesta a tan maravillosa tarea.

También la búsqueda de la tranquilidad es opuesta a la visión que Jesús nos enseñó, por cuanto nos anunció que tendríamos aflicciones, situación que es evidentemente lo contrario de lo que anhelamos.

Por que buscamos la tranquilidad?

Tal vez porque en el fondo lo que pretendemos es vivir cómodamente, tratando de no ver la realidad que nos rodea y por tanto ignorando las necesidades del prójimo.

Pero, que estamos haciendo con nuestra vida?

El Eterno nos mandó a vivir para servir, con Amor y Misericordia, precisamente para tener un Propósito para seguir hasta el último aliento.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

JUAN

DEVOCIONAL

La primera vez que pregunté cómo se debía leer la Biblia, me dieron una respuesta sorprendente: Por el Evangelio de Juan!

Me desconcertó que se alterara el orden natural del Texto y de esta manera se me sugiriera  que no comenzara por Génesis. Con el paso de los años lo que fue sorpresa se convirtió en certeza.

Qué razón tenía la maestra que me habló de Juan!

Desde entonces es la recomendación que hago con más entusiasmo con relación a la primera lectura de la Palabra de Dios!

Siendo como es todo importante en la Biblia, tomar contacto con el Amor del Eterno, es como abrir una ventana hacia el infinito, donde prevalece la Luz con la que se puede alumbrar el Camino hacia la Salvación.

Desde aquel sabio consejo, Juan se ha convertido en el inicio de la lectura bíblica, para muchas personas que como yo, fuimos capaces de aceptar que se nos guiara hacia el verdadero Amor.

Juan 3:16 
Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en él cree,
no se pierda, mas tenga vida eterna.

João 3:16
Porque Deus amou o mundo de tal maneira
que deu o seu Filho unigênito,
para que todo aquele que nele crê não pereça,
mas tenha a vida eterna.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

AUTORIDADES

 

Blog del TIEMPO!

En los últimos días ha quedado de manifiesto una vez más la infinita Sabiduría que recibimos los hombres de la Palabra de Dios.

Esto lo relacionamos con la demanda de que oremos por las autoridades, a propósito de la polémica que han mantenido públicamente los mandatarios de dos países, uno europeo y otro americano.

Resulta asombroso como dos personas a las que se les supone un grado diferente de raciocinio y serenidad, se hayan enfrentado de la manera en que lo han hecho.

Incluso ignorando la realidad de que aún en ejercicio de sus funciones, representan a dos países que han existido y seguirán existiendo antes y después de sus mandatos.

Esta confrontación dialéctica no soluciona ningún problema y por el contrario agrava cualquier posibilidad de entendimiento, que es la responsabilidad de los gobernantes.

Ante este penoso momento de la actualidad internacional, nos queda el Mandato de orar por las autoridades.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

DURO…?

CONGREGACIÓN
SÉPTIMO MILENIO

Cuando llevaba pocas semanas de ser padre por primera vez, presencié una escena que me conmovió profundamente.
Un amigo de la familia que era bastante mayor, tuvo un incidente con un niño que le faltó el respeto. Y su reacción fue en un tono brusco, porque lo que había sucedido fue bastante desagradable.
La madre del niño reaccionó violentamente y a los gritos le reclamó que no tenía ninguna autoridad para tratar de esa manera a su pequeño.
Y allí comenzó la escena, inolvidable para mí.
Mi amigo le dijo: Señora, los mal educados en cualquier momento y lugar encuentran un padre que los educa como yo, con dureza. El problema es suyo, por no haberlo educado, con amor, como corresponde.
Para mi sorpresa hubo dos o tres personas que presenciaban el hecho, que aplaudieron las palabras de mi amigo. En mi condición de padre inexperto, también lo hubiera aplaudido…
Con el paso de los años este episodio siempre viene a mi memoria, cuando hay personas que me acusan de excesiva dureza en mis palabras, buscando que las suavice y las haga más llevaderas.
Pero es eso lo que debo hacer?
Tengo la fuerte convicción de que es precisamente esa actitud de ligereza, de falta de contundencia en afrontar las situaciones difíciles, la que nos lleva a criar hombres-mujeres-flanes, a los que no se les puede enseñar  nada ni reprochar inconductas, porque siempre encuentran defensores.
De qué los defienden?
De la dureza de algunas palabras o actitudes?
Lo de apelar a la figura de los flanes, no es peyorativo pero sí ilustrativo de la forma en que educamos a quienes debemos hacer crecer firmes y rectos como muchos arbolitos que precisan guía para luego permanecer erguidos y fuertes, ante la adversidad de los elementos.
La dureza de la educación debe ser necesariamente acompañada del Amor en su forma superior, para no dañar aquello que debemos educar, porque precisamente lo que deseamos como padres, es que nadie tenga que amonestarlos con el rigor que no tuvimos.
Mi recuerdo siempre me llama a la prudencia, para ser siempre amoroso para que las palabras construyan y no lastimen ni hieran a nadie. Así nos enseña la Palabra de Dios, para que nuestros hijos sean dignos de nuestro Padre.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

YO, PRÓJIMO…?

DEVOCIONAL

Qué ocurriría si el prójimo del que habló Jesús fuera yo mismo?

Frecuentemente me comporto como si fuera un hombre especial, que nunca preciso nada y si lo precisara soy lo suficientemente poderoso como para resolver mis propias dificultades.

Por eso el concepto de ser el prójimo, es contrario a toda forma de vanidad y no provoca otra cosa que arrepentimiento, por todas las veces que consideramos que esa nunca sería nuestra situación.

Qué importante es leer y releer la Palabra de Dios para profundizar en todo aquello que nos lleve hasta el corazón mismo del Eterno y poder entonces aprender más sobre ÉL y sobre nosotros mismos.

Esta visión de que yo pueda ser el prójimo, es un severo llamado de atención para estar atento no solo en la consideración de mis problemas, sino en la atención de las aflicciones de los demás.

Si no lo hiciera como podría amar al prójimo, si no me considero a mí mismo?

Proverbios 3:29
No intentes mal contra tu prójimo
que habita confiado junto a ti.

Provérbios 3:29
Não maquines mal contra o teu próximo,
pois habita contigo confiadamente.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com