Y DESPUÉS…?

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<< DEVOCIONAL

Hay quienes se preocupan por el futuro, por lo que tendremos que enfrentar luego de que los difíciles días que vivimos, sean parte de la historia reciente.

Muchos pecan por vivir del pasado y otros, por obsesionarse por el futuro.

La Palabra  de Dios nos hace reflexionar acerca de la necesidad de vivir cada día, de no pensar ni en el de ayer ni en el de mañana, poniendo todo nuestro esfuerzo por vivir el de hoy.

Esta sabia reflexión nos permitirá ser prudentes en cada cosa que hagamos, en cada cosa que pensemos y lo que es más importante, en cada cosa que hagamos por servir al prójimo.

Solamente así tendrá sentido que estemos apartados los unos de los otros, pero sabiendo lo que el prójimo necesita, para ayudarlo a hacer más leve lo difícil.

Así nos enseñó Jesús!

Dejemos de pensar en nuestras circunstancias y pensemos como invertir nuestro tiempo para servir y no para servirnos.

Mateo 6:34
Así que, no os afanéis por el día de mañana,
porque el día de mañana traerá su afán.
Basta a cada día su propio mal.

Mateus 6:34
Não vos inquieteis, pois, pelo dia de amanhã,
porque o dia de amanhã cuidará de si mesmo.
Basta a cada dia o seu mal.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

EPÍGRAFES

DEVOCIONAL

Buscando en un álbum de fotos me quedé sorprendido por los epígrafes que tenían algunas.

Personas de elevada estatura se quejaban de eso precisamente y lo mismo hacían quienes por el contrario, eran de baja talla. Que tenían en común: Su voluntad de quejarse por su apariencia.

Estas observaciones me llevaron a pensar en la Palabra de Dios y a cómo nos olvidamos de la Sabiduría infinita que hay en ella. Allí, altos y bajos tienen la respuesta a sus supuestos males.

Pablo nos advierte a que no nos conformemos con las cosas del mundo. Advertencia perfecta para estos y otros muchos casos, porque no se trata de que sustituyamos la queja por el conformismo.

Se trata de algo mucho más profundo Y es que nos aceptemos tal y como somos, porque así le ha placido al Eterno que seamos. Esta es la Verdad Única con relación a nuestra apariencia.

Cada uno con la suya, porque así somos semejantes a ÉL.

Romanos 12:2
ES – No os conforméis a este siglo,
sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento,
para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios,
agradable y perfecta.

PT – E não vos conformeis com este mundo,
mas transformai-vos pela renovação do vosso entendimento,
para que experimenteis qual seja a boa,
agradável e perfeita vontade de Deus.

Diego Acosta / Neide ferreira

www.septimomilenio.com

HABLAR CON MUERTOS…?

DEVOCIONAL

Jesús nos anunció que en el fin de los tiempos la maldad prevalecería, obviamente sobre el bien. Y casi diariamente podemos comprobar que debemos estar preparados para esta lucha contra el mal.

Concretamente para alertar a quienes puedan estar desprevenidos o en tiempos de debilidad espiritual. Y a propósito también de la seriedad con que obramos con relación a todo lo que el mundo ofrece.

El caso de una mujer que pudo hablar con su hija muerta a los siete años, está alcanzando gran notoriedad, porque supuestamente ese diálogo ha sido posible por las tecnologías.

Pensemos: Por mucha tecnología que haya, es imposible que un muerto pueda responder. Y entonces: Como se produjo el supuesto diálogo?

La propia tecnología le puso voz a la imagen recreada de la niña y por tanto todo es una verdadera ficción. Pero grave, muy grave, porque desafía al Eterno y a su Soberana Majestad.

Estemos alertas ante lo que ocurre. Que lo novedoso, no llegue a ser más importante que la Palabra de Dios.

Isaías 8:19
ES –
Y si os dijeren:
Preguntad a los encantadores y a los adivinos, que susurran hablando, responded: ¿No consultará el pueblo a su Dios?
¿Consultará a los muertos por los vivos?

PT – Quando vos disserem:
Consultai os que têm espíritos familiares e os adivinhos,
que chilreiam e murmuram entre dentes; — não recorrerá um povo ao seu Deus?
A favor dos vivos interrogar-se-ão os mortos?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

REPETIDAMENTE

MENSAJE

Jesús nos dejó una maravillosa lección y la regla de oro con relación a la oración: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

En un sentido literal todos comprendemos lo que el Hijo del Hombre nos quiso enseñar y para que lo tuviéramos en cuenta, en cada circunstancia de la vida.

Esta lección que podemos leer en los Evangelios de Mateo y de Lucas, nos abre la perspectiva acerca de la importancia que tiene la oración, en los momentos cruciales.

O cuando liberamos delante del Príncipe de Paz, los anhelos que están en nuestro corazón y los exponemos con la mayor claridad, en los momentos de máxima intimidad.

Cada vez que se nos exhorta a leer con profundidad y detenimiento la Palabra de Dios, se nos está indicando que si renovamos cotidianamente nuestra relación con el Creador, estaremos más cercanos a ÉL.

Y se nos abrirán nuevos horizontes espirituales con las revelaciones que solo ÉL nos puede conceder como una Gracia maravillosa. Pensando en todo esto, puedo afirmar que recibí una sorprendente versión a través de una persona muy amada.

Ella me comentó que el Señor le había señalado que aquello de pedir, buscar y llamar, adquiría una nueva dimensión cuando lo hacemos de una manera diferente.

Se trata de hacerlo un día y otro día, sin desmayar y esperando confiadamente la respuesta a nuestras oraciones. Por qué? Porque si obramos de esta manera estamos superando esa actitud tan humana de sentirnos frustrados ante el supuesto olvido de Dios.

Esa es la gran cuestión: El abatimiento sobreviene el día en que luego de orar, el enemigo comienza con sus engaños y mentiras y nos va quitando primero la paz y luego la confianza, que debería ser indeclinable hacia el Eterno.

Si somos además de perseverantes, insistentes con nuestras oraciones, mantendremos viva la esperanza y también la fe en que siempre habrá respuesta para aquello por lo que oramos.

Aunque a veces lo que recibamos no nos guste o no sea lo que esperamos, pero sabiendo que lo que Dios nos hable, SIEMPRE será lo mejor para cada uno de nosotros.

Esta lección la he aprendido y la pongo en práctica, repetidamente, con fe y con constancia.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SUCEDÁNEO

MENSAJE

A veces para poder ejemplificar una situación es válido utilizar algunas palabras que por su significado, aportan claridad a los conceptos más complicados.

O para decirlo de otra manera, para tratar de explicar o entender algunos comportamientos, podríamos utilizar una palabra que por su origen ayuda a clarificar.

Esta suerte de introducción tiene que ver con la forma en que se enseña y practica el Evangelio que vino a proclamar al mundo, Dios hecho Hombre, Jesús.

Tanto hemos diluido sus conceptos fundamentales que bien podríamos decir que estamos frente a auténticos sucedáneos. Y que son los sucedáneos?

La respuesta que encontramos en el diccionario dice: De una sustancia: Que, por tener propiedades parecidas a las de otra, puede reemplazarla. Si la aplicamos al Mensaje de Salvación nos sorprenderemos.

Cada vez más se predica con tal levedad la enseñanza del Hijo del Hombre, que hemos entrado en auténticas zonas grises, donde cada vez se difuminan más lo que es bueno y lo que es malo.

El concepto de pecado se relativiza e incluso se le buscan otros nombres, para que no hieran la sensibilidad de los creyentes, que puedan encontrarse viviendo situaciones contrarias a lo enseñado en la Palabra de Dios.

Justificamos lo injustificable a través de palabras que diluyen la responsabilidad ante las malas acciones y pretendemos encontrar atajos que nos lleven a un final más o menos adecuado.

Ahora se entiende que un hombre y una mujer vivan juntos sin casarse y lo llamamos de distintas maneras, sin tratar de llegar al verdadero fondo de la cuestión.

Del mismo modo algunas congregaciones aceptan los casamientos de hombres con hombres y de mujeres con mujeres, olvidando que el lugar de culto es el lugar de reunión de los templos santos que deberían ser cada uno de los congregados.

Tengamos cuidado con los sucedáneos, porque tras ellos está el padre de la mentira y el engaño, que aprovecha todas las circunstancias para medrar en contra de los débiles de la fe a través de los mercaderes del Evangelio.

Recordemos que Jesús nos anunció que venía a servir y no a ser servido y esto lleva implícito, a que el servicio supone lealtad primero con Dios y luego con los creyentes que creen estar escuchando la voz del Buen Pastor.

Diego acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ARDILLAS

DEVOCIONAL

Desde una de las ventanas de mi casa, casi todos los días puedo ver ardillas, que se mueven presurosas en busca de comida e incluso juegan provocando mi deleite.

Ayer, mientras las miraba pensé: Le dedico yo tanto tiempo a la Biblia, como le estoy dedicando a estos pequeños seres de la Creación?

Probablemente sí, pero lo que me resultó grave es que leyendo la Palabra, no tengo la sensación de deleite que me produce mirar las veloces maniobras de estos animalitos.

Me pregunto: Qué tiene de malo deleitarse con las ardillas y no deleitarse con el Texto?

En realidad nada, pero lo que ocurre es que así como nos deleitamos con la Creación en movimiento, del mismo modo deberíamos deleitarnos con la infinita profundidad de lo que el Eterno nos revela cada día.

Aunque el deleite sea agresivo y también duro para con mi vida, porque no todo puede ser placentero como contemplar ardillas. Hay un tiempo para cada cosa! La cuestión es no perder de vista que es lo primero y lo más importante!

Deuteronomio 17:19
Y lo tendrá consigo, y leerá en él todos los días de su vida,
para que aprenda a temer a Jehová su Dios,
para guardar todas las palabras de esta ley
y estos estatutos, para ponerlos por obra.

Deuteronômio 17:19
E o terá consigo e nele lerá todos os dias da sua vida,
para que aprenda a temer ao
Senhor, seu Deus,
para guardar todas as palavras desta lei
e estes estatutos, para fazê-los.

Diego Acosta / Neide Ferreira

 

LEER….

DEVOCIONAL

En el poco tiempo que dedico a la lectura de la Biblia, comprendí que era necesario hacer grandes cambios. El más importante de ellos, era el de dejar de mirar la hora a cada momento.

Este llamado a la reflexión me alertó acerca de algo que no era bueno, fundamentalmente para mí, porque sin desearlo, esa actitud me estaba alejando todos los días, un poco más del Eterno.

Pensando en esto, reparé que esos minutos que dedico a la lectura de la Palabra, son muy escasos con relación al que dedico, por ejemplo a otro tipo de lecturas.

Es decir, siempre tengo otras ocupaciones más urgentes, con lo que voy postergando lo que verdaderamente es importante parta mi vida, como hijo de Dios.

Por estas razones, desde hoy he cambiado mis tiempos y ahora me he propuesto leer la Biblia, sin pensar en lo que tengo que hacer y en las complicaciones de cada día. Estar cerca del Señor es lo más importante para mí.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

TORCER

DEVOCIONAL

 Tras una larga conversación pensaba en lo que había dicho un amigo… que tenía la intención de hacer su soberana voluntad!

Confieso que en ese momento experimenté varios estados de ánimo. Uno de ellos fue el de temor y temblor. Cómo era posible que alguien desafiara de esta manera al Eterno?

También me vino a la memoria, la palabra de la Biblia, en la que nos manda obedecer al Único Dios Verdadero!

Además tuve un sentimiento de profunda compasión por mi amigo, que se atrevía a hacer una afirmación tan rotunda, conociendo como conoce la Palabra de Dios.

Pensando en mi amigo, también pensé mí y traté de examinar mi corazón, buscando todo aquello que podía ofender al Supremo, porque cuando vemos lo malo en otros, también debemos buscar lo malo en nosotros mismos.

Nadie es justo ni puede torcer la Voluntad Soberana del Creador!

Pido Misericordia por mi vida y por quienes pueden creerse tan fuertes, que no admitimos que solamente somos apenas una palabra en la Historia eterna.

Juan 6:38
Porque he descendido del cielo,
no para hacer mi voluntad,
sino la voluntad del que me envió.

João 6:38
Porque eu desci do céu
não para fazer a minha vontade,
mas a vontade daquele que me enviou.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

LA TIERRA…

DEVOCIONAL

Puede ocurrir que hayamos recibido un Mandato y ser incapaces de interpretarlo. Puede ser que Dios haya dispuesto entregarnos una simbólica Tierra Prometida?

La respuesta es tan concreta, que en principio puede resultar completamente ambigua. Es perfectamente posible que el Eterno haya dispuesto entregarnos por ejemplo, una ciudad, para que trabajemos en ella, lo que de ninguna manera significa que esa urbe sea de nuestra propiedad.

Seguramente la misma cuestión se pudo haber planteado Jacob cuando el Todopoderoso lo envió a Canaán, para que recibiera la Tierra por decreto en el nombre de Israel por Pacto sempiterno.

Era de él la Tierra Prometida?

No, pero era de pertenencia de Israel, del mismo modo que podemos recibir una determinada población, para que sea nuestro lugar donde servir, porque ese lugar es de ÉL.

Cada vez que busco ansiosamente una respuesta, la busco con seguridad en la Biblia, porque es la única manera de escuchar la Palabra de Dios!

Salmo 105:11
ES – Diciendo: A ti te daré la tierra de Canaán
como porción de vuestra heredad.

PT – Dizendo: A ti darei a terra de Canaã
por limite da vossa herança.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

 

 

Visscher, Nicolaes Amsterdam, Unesco

EL MEDIADOR….!

CONGREGACÓN
SÉPTIMO MILENIO

La Palabra de Dios es una colosal y dramática referencia para los hombres, porque es inmutable, porque es viva y no cambia nunca, con un sentido de lo Eternal de muy difícil comprensión.

Es dramática porque desde siempre nos ha confrontado con dureza y con Amor, con nuestra pequeñez y también con nuestra rebeldía que llegó a una magnitud, que provocó el más grande castigo que ha recibido la Creación con el Diluvio.

Pero el Soberano siempre tuvo Misericordia por su Obra y especialmente por los hombres, por eso, para que no nos perdiéramos por nuestros pecados e iniquidades nos envió a su Hijo.

Y por eso es el Único Mediador, entre los hombres y el Padre!

Porque habiendo vivido como vivió entre nosotros, sabe como somos, conoce todas nuestras debilidades y también la medida de la soberbia que tenemos en el corazón.

Jesús lo sabe todo de nosotros, por eso es el Mediador!

Él sabe de nuestros miedos, de nuestros afanes, de nuestros planes descabellados, de nuestras fantasiosas ilusiones, de la mezquindad de nuestros corazones, de la ruindad de nuestras maquinaciones, de la estrechez de nuestras miradas.

Sabiéndolo todo solamente ÉL puede llevarnos hasta el Padre, para interceder y defender nuestras causas, que estarían perdidas si no fuera por su Misericordia infinita.

Pensando en esta cuestión de relevancia fundamental para mi vida y la de mis congéneres, me arrepiento de todo lo malo que hice, antes y después de conocer el Mensaje de Salvación.

Me arrepiento y pido perdón por mí y por todos los pecadores, por aquellos que se rebelan y no aceptan humillarse y por aquellos otros que todavía no han escuchado de mi boca el sublime Mensaje que nos encomendó el Hijo del Hombre.

En este día demos gracias por el Mediador!

En este día, porque no sabemos si mañana tendremos la oportunidad de hacerlo, porque el tiempo del fin puede haber llegado a nuestra vida de humanos falibles y mortales.

Demos gracias a Dios por su Hijo, porque sea ÉL nuestro Mediador y oremos para que libere la mente y los corazones de los que viven creyendo que la tradición es más grande que su Poder.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com