ESCUDRIÑAR…ESCUDRIÑAR

Este Mandato debemos recordarlo no solo todos los días de nuestra vida, sino también a cada momento de nuestra existencia.

Puede resultar excesivamente dramático este reclamo a cumplir con el Mandato bíblico, pero hoy más que nunca estamos expuestos a ser engañados por las personas o las situaciones más insospechadas.

Así se lo expresaba a un joven matrimonio, que me comentaron que habían salido desorientados del culto dominical y no sabían que hacer.

Sin ánimo de criticar y mucho menos de juzgar, la sugerencia a modo de consejo que les dejé, fue la de que escudriñaran y contrastaran lo escuchado con la Palabra de Dios.

Esta es la prueba irrefutable acerca de si hemos escuchado algo cierto o algo tergiversado por una mala interpretación humana.

Solamente procediendo de esta manera nos evitaremos horas angustiosas, al no saber como obrar frente a determinadas expresiones que podemos haber leído o escuchado.

Cumplamos con rigor el Mandato de ESCUDRIÑAR!

Eclesiastés 12:9

Y cuanto más sabio fue el Predicador, tanto más enseñó sabiduría al

pueblo; e hizo escuchar, e hizo escudriñar,

y compuso muchos proverbios.

Eclesiastes 12:9

E, quanto mais sábio foi o Pregador,

tanto mais sabedoria ao povo ensinou;

e atentou, e esquadrinhou, e compôs muitos provérbios.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio

EL PRINCIPIO

La grandilocuencia no es propia de la Biblia!

No es necesario exponer grandes argumentos, cuando se está hablando de las cosas relacionadas con Dios y sus Mandamientos.

Este concepto lo sintetiza magistralmente el autor de Eclesiastés, cuando nos formula una advertencia fundamental: Cuál es el principio de todo con relación al Eterno.

Si sabemos esto, podremos afrontar el Juicio con la serenidad de quién no es perfecto, pero ha buscado con pasión la perfección.

Temer a Dios es el principio de toda Sabiduría y ser fieles a lo que nos ha mandado, son las cuestiones básicas sobre las que se fundamenta nuestra vida cotidiana, en medio de los problemas o en la alegría.

Salomón, que se identifica como el Predicador, nos alienta y exhorta a vivir de acuerdo con un principio que nos hará caminar por el Camino, sin desviarnos a derecha ni a izquierda.

Tendremos tropiezos, caídas, sobresaltos y también angustias, pero siempre contaremos con la Misericordia del Señor que estará con nosotros hasta el final.

Eclesiastés 12:13-14

ES – El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.

Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala.

PT – De tudo o que se tem ouvido, o fim é: Teme a Deus e guarda os seus mandamentos; porque este é o dever de todo homem.

Porque Deus há de trazer a juízo toda obra e até tudo o que está encoberto, quer seja bom, quer seja mau.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LUTERO COMIENZA A PREDICAR

500 ANIVERSARIO…A 276 DÍAS

NOTAS DE LA REFORMA / 44

2 de Febrero de 2017

El superior de los agustinos, una vez que el joven fraile fuera designado catedrático de Filosofía en la Universidad de Wittenberg, comenzó a pedirle que predicara.

Lutero hasta llegó a darle quince argumentos para negarse, alegando fundamentalmente que no era cosa de más o menos importancia hablar a los hombres en nombre de Dios.

Estaba alegando acerca de su incapacidad para dirigirse a los fieles y llevarles el mensaje que estaban esperando, pero siempre en el nombre del Creador.

Finalmente el fraile cedió a las pretensiones de su superior en la orden y predicó primero en el convento y luego en la catedral de Wittenberg.

El resultado fue tan importante, que las autoridades de la catedral confirmaron a Martin Lutero como su predicador. Esta decisión tuvo sus consecuencias: Determinó que además de llevar el mensaje a los fieles, debía convertirse en confesor y de esta manera aliviar sus conciencias.

Esto significaba comenzar a tener directa relación con los hombres y las mujeres de Wittenberg, lo que más tarde lo llevaría a conocer y comprender todo lo relacionado con la venta de las indulgencias que impulsaba el papa romano.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

 

CONTRADICCIÓN

No es ningún hecho nuevo comprobar cómo somos capaces de aceptar lo que se dice o lo que se escribe, sin poner el menor reparo.

Algunas veces esto ocurre porque nos ha llamado la atención el formato del mensaje, la forma de expresarlo o el estilo de redactarlo.

En cualquier caso lo importante es que lo aceptamos y lo damos por bueno, sin entrar en otras valoraciones y sin siquiera reflexionar sobre la cuestión esencial.

Entonces somos capaces de repetir los argumentos, de defenderlos y hasta de debatir por ellos, obrando con una ingenuidad impropia de nuestra edad o de nuestros conocimientos.

Por qué obramos así?

Porque somos capaces de admitir ideas disfrazadas de una cierta intelectualidad o de una cierta profundidad que nos atrapa y seduce.

Frente a esto, también somos capaces de cuestionar los fundamentos de la Palabra de Dios, entrando en análisis que no hicimos ante un mensaje atractivo.

Lo que antes dimos por bueno con una alta dosis de frivolidad, ahora lo estudiamos y somos capaces de llegar a cuestionar o negar la evidencia de la existencia del propio Eterno.

De esta manera hay quienes aceptan una simple teoría como la de la evolución de Darwin, no probada e incomprobable y no reconocen la Verdad de la Biblia.

Creemos las cosas más absurdas siempre que nos seduzcan y negamos lo que es fundamental, como la Creación.

De esa contradicción se vale el mundo para hacernos llegar mensajes engañosos, pero hábilmente presentados, para desviarnos por atajos errados.

La Biblia nos manda escudriñar todo!

Aún aquello que nos parezca importante, seductor o complaciente con nuestros gustos o deseos!

Eclesiastés 12:9

ES – Y cuanto más sabio fue el Predicador, tanto más enseñó sabiduría al pueblo; e hizo escuchar, e hizo escudriñar, y compuso muchos proverbios.

PT –  E, quanto mais sábio foi o Pregador, tanto mais sabedoria ao povo ensinou; e atentou, e esquadrinhou, e compôs muitos provérbios.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com