MERCADO

DEVOCIONAL

Más de una vez me sorprendí ante lo que me imagino que es mi propia mente: Un auténtico mercado!

Por qué he llegado a pensar semejante cosa?

Porque así es como cada día vamos incorporando nuevos elementos a nuestra memoria, que parece no tener límite en su capacidad para admitirlos.

Y me sigo preguntando: Esto es bueno o es malo?

Naturalmente que si nos referimos a lo que incorporamos, debemos ser extremadamente selectivos, porque estamos recibiendo del mundo una influencia más que perniciosa.

Entonces, como hago para controlar este aluvión indeseable?

Administrando con sabiduría no solo mi tiempo sino también las ideas que soy capaz de absorber!

Siendo sabio con el tiempo, lo dedicaré a lo que verdaderamente me resulta provechoso, desechando todo aquello que signifique malgastar, aunque sea un minuto de mi vida.

Siendo sabio, también tendré que ser capaz de desechar todas las ideas o pensamientos que no provengan ciertamente del Eterno!

Todo lo demás, es como estar en un lugar donde todo se compra y todo se vende!

Efesios 4:17

Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente.

Efésios 4:17

E digo isto e testifico no Senhor, para que não andeis mais como andam também os outros gentios, na vaidade do seu sentido.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LO PRIMERO

DEVOCIONAL

A lo largo de la vida, muchas veces me he preguntado qué era lo más importante para mí.

Cuando los años se acumulan sorprende que la respuesta siga siendo la misma: El Amor proclamado por Jesús es decididamente lo primero.

Esta cuestión debe ser rotunda en la vida de cada creyente, comenzando por la mía obviamente, porque es la manera de convertir en realidad aquello que afirmamos de que el Hijo del Hombre no es una religión.

Qué es entonces?

Una forma de vivir que me ha transformado definitivamente, porque no puedo ser el mismo si he aceptado a Jesús como mi Señor.

Si obramos con Amor, somos diferentes al resto del mundo, porque dejamos de lado todo el egoísmo y el materialismo que caracteriza a la sociedad de nuestro tiempo.

El Amor me lleva a considerar al prójimo como más importante que mi propia persona, porque dándole agua a él, se le estaré ofreciendo a Jesús. No una vez, sino todos los días!

Juan 13:34-35

Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.

 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

João 13:34-35

Um novo mandamento vos dou: Que vos ameis uns aos outros; como eu vos amei a vós, que também vós uns aos outros vos ameis.

Nisto todos conhecerão que sois meus discípulos, se vos amardes uns aos outros.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EL DÍA…!

DEVOCIONAL

Todos los años surge la misma cuestión: Cuando nació Jesús?

Lo cierto es que conmemoramos su Glorioso Nacimiento, según una antigua convención de la iglesia católica para “cristianizar” la celebración pagana del solsticio de invierno.

Tiene alguna importancia determinar el día exacto?

Ninguna.

Sencillamente porque lo sustancial es el cumplimiento de la profecía, que en la humilde Belén, nacería el niño que cambiaría la historia de la humanidad.

Todo lo demás, no es otra cosa que una distracción innecesaria, acerca de lo que verdaderamente es importante.

Como siempre ocurre, nos perdemos en la espuma de lo fantasioso y así perdemos la perspectiva de lo que significativo y relevante.

Dios hecho Hombre, nos dejó el Mensaje de Salvación, que es motivo fundamental de su presencia en los parajes de la Tierra Prometida a Abraham.

De su Pueblo y en su Pueblo nació Jesús, posiblemente un día de comienzo del otoño en Oriente y que con toda alegría conmemoramos este mes.

Mateo 1:20-21

Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.

Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS,  porque él salvará a su pueblo de sus pecados.

Mateus 1:20-21

 E, projetando ele isso, eis que, em sonho, lhe apareceu um anjo do Senhor, dizendo: José, filho de Davi, não temas receber a Maria, tua mulher, porque o que nela está gerado é do Espírito Santo.

E ela dará à luz um filho, e lhe porás o nome de Jesus, porque ele salvará o seu povo dos seus pecados.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

RENUEVO

DEVOCIONAL

Cada vez que decimos que estamos trabajando para el Reino, estamos haciendo una afirmación de un enorme significado.

Yo trabajo para el Reino!

Pero como trabajo?

Por cumplir?

Por convicción?

Por rutina?

Por fe?

Según como sea la respuesta de cada uno, así será también la medida del trabajo que hacemos para extender el Reino que anunció Jesús.

Siempre he pensado que en todo lo relacionado con el Señor no pueden existir cosas a medias. Son o no son, porque así lo determinó el Hijo del Hombre: El si, si, el no, no.

Teniendo claro este concepto todo resultará más idóneo, porque estaré haciendo aquello que verdaderamente es necesario que sea hecho.

Y además de eso, de la mejor forma en que nuestros dones y talentos lo permitan!

En eso consiste el renuevo que cada día debemos de poner al servicio del Eterno. Así como ÉL pone cada día renovada su Misericordia!

Job 14:7

Porque si el árbol fuere cortado,

aún queda de él esperanza;

 retoñará aún,

y sus renuevos no faltarán.

14:7

Porque há esperança para a árvore,

que, se for cortada,

 ainda se renovará,

e não cessarão os seus renovos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com