UNA FECHA

 

Creo que todos guardamos en nuestra memoria y también en el corazón, una fecha que tiene un contenido especial.

Son esas circunstancias personales, que marcan los momentos del crecimiento, comenzando por la niñez hasta llegar a los tiempos finales de la vida.

Algunas de esas fechas tienen especial trascendencia, pues están vinculadas con decisiones que determinaron nuestro futuro.

Por eso me acuerdo del primer trabajo, de mi casamiento,  del nacimiento de mis hijos y del momento maravilloso de la aparición milagrosa de mis nietas.

En esto pensaba, tratando de ser fiel al Señor por tantas Gracias y por haberme Guiado y ayudado con sus Bendiciones a tomar las mejores decisiones.

Es bueno que pensemos en esto!

Es bueno que cuando cada uno recuerde, como yo lo he hecho,  estas fechas tan singulares, que son la evidencia del Amor del Eterno por nosotros.Jerermías,

Él es el Autor de lo mejor de nuestra vida y nosotros los responsables, de todos los errores cometidos por haber ignorado lo que nos mandaba.

Por eso doy gracias!

Por su Amor y por haber sido capaz de ser fiel a su Majestad!

Jeremías 29:11

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros,

dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal,

para daros el fin que esperáis.

Jeremias 29:11

Porque eu bem sei os pensamentos que penso de vós,

diz o Senhor; pensamentos de paz e não de mal,

para vos dar o fim que esperais

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

CRÍTICO

Sorpresivamente volví a tener noticias de un hermano, que en su momento me sorprendió cuando dijo que tenía espíritu crítico.

Le pregunté que quería decir con eso y me contestó que criticaba todo y a todos e incluso opinaba críticamente sobre algunas cuestiones relacionadas con Dios.

Años más tarde lo volví a ver y a escuchar…y tristemente seguía con su actitud, solo que estaba desmejorado, además de lo que la edad opera en las personas.

Se mantenía en el mismo lugar en que estaba la última vez que había hablado con él. Sin frutos en su vida ni en su matrimonio ni en su condición de hijo de Dios.

Pensé, esto le pasa por ser crítico?

Y dudo sobre la respuesta, aunque creo que el hombre que no renuncia a esa condición, difícilmente será capaz de hacer nada.

Ni como persona, ni como creyente, por la sencilla razón que es mucho más fácil criticar que hacer. Porque la crítica no supone riesgos y el hacer conlleva el más importante de todos: El de equivocarse.

Expresando esto, sin ánimo de crítica a los críticos…!

Confieso que tengo misericordia por ellos y a la vez agradecimiento al Señor, por haberme librado de semejante carga.

Mateo 15:16

Jesús dijo:

¿También vosotros sois aún sin entendimiento?

Mateus 15:16

Jesus, porém, disse:

Até vós mesmos estais ainda sem entender?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

RIESGO

Una de las situaciones más complejas que podemos afrontar los seres humanos, es vincular las confrontaciones personales, con Dios.

Esta es una de mis mayores preocupaciones porque muy a menudo me encuentro con esta especie de dilema, que significa diferenciar los problemas de hombres y entre hombres, con lo relacionado con el Eterno.

Principalmente esta situación se plantea cuando por las razones que sea tengo un problema, de carácter personal, con alguien muy cercano.

La parte irracional de mi persona se rebela, sobre todo cuando creo que tengo razón en una discusión, pero tengo que ceder por una cuestión que hace a la jerarquía de la otra persona.

Entonces comienza mi conflicto interior y creo que Dios no ha sido justo conmigo y me ha abandonado.

Y es en ese momento cuando yo mismo me pongo en peligro, al no saber diferenciar que un problema con otro hombre, no tiene nada que ver para que se modifique mi relación con el Eterno.

Ser sabio en estas circunstancias es muy difícil, pero absolutamente necesario, para no agregar a un problema mundano, otro de tremenda gravedad espiritual.

En las cuestiones humanas, dejemos al margen al Señor, quién es nuestro verdadero socorro.

Esdras 9:10

ES – Pero ahora, ¿qué diremos, oh Dios nuestro, después de esto?

Porque nosotros hemos dejado tus mandamientos.

PT – Agora, pois, ó nosso Deus, que diremos depois disso?

Pois deixamos os teus mandamentos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA RUTINA – 2

En más de una congregación he podido comprobar como todo se hace esquemáticamente, rutinariamente.

Estoy hablando en contra de un mínimo de orden?

De ninguna manera, estoy hablando de lo que se hace en las Iglesias cada día. Hoy hacemos esto porque está en el calendario y mañana, esto otro porque también figura entre lo que lo debemos hacer.

Y lo triste de esto, es que con toda lógica nos aburrimos y aburrimos al prójimo, al hermano y sobre todo al que recién está comenzando a caminar con Jesús.

Esta es la vida cristiana?

De lunes a domingo, una actividad, que debe ser igual a la de la semana pasada y que será igual a la próxima. Jesús no vino al mundo para esto!

Cada cosa que hago, me la propongo como si fuera la última vez que fuera a servir al Señor, sirviendo al prójimo, al que necesita de mi ayuda.

Haciendo esto, verdaderamente honro a quién me dio la Salvación y también soy fiel en el servicio a quién el Eterno colocó a mi lado.

Romper con la rutina, exige cambiar de vida, de mente, de actitud, como nos mandó Jesús.

Proverbios 10:17

Camino a la vida es guardar la instrucción;
Pero quien desecha la reprensión, yerra.

Provérbios 10:17

O caminho para a vida é daquele que guarda a correção,

mas o que abandona a repreensão erra.

Diego Acosta / Neide Ferreira

EL ECLIPSE DE AMÓS

LA OTRA HISTORIA

En estos días se cumple un aniversario del eclipse solar que se registró en el año 736 a.C. y que ha servido para determinar la Cronología del Antiguo Oriente.

Es relevante conocer como se determinan los períodos históricos, con fechas aproximadas o precisas. El primer ciclo comprende entre los años 2.500 a.C. hasta 1.500 a.C.

El segundo abarca desde 1.500 a.C. hasta 911 a.C. Esta última datación, 911 a.C. está considerada como de alta precisión y a partir de ella todas las fechas tienen un alto grado de credibilidad en cuanto a los años, meses y días de los acontecimientos.

El año 911 a.C. fue determinado por el reinado de Adad-ninari II en Asiria, a partir del cual se pudo seguir con la secuencia de los reyes de este imperio.

De allí la precisión relacionada con el eclipse solar de 736 a.C. que está reflejado en el Antiguo Testamento en el Libro del profeta Amós, en el Capítulo 8 versículo 9, que en la edición de la Biblia Reina-Valera de 1960 dice textualmente:

Acontecerá en aquel día, dice Jehová el Señor,

que haré que se ponga el sol a mediodía,

y cubriré de tinieblas la tierra en el día claro.

Por esta razón es posible afirmar que el eclipse de 736 a.C. pueda ser denominado como el eclipse de Amós, ya que fue revelado con toda precisión varios años antes de que ocurriera.

Una vez más la Palabra de Dios es referencia histórica comprobada, comprobable y determinante.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

DESÁNIMO

Con angustia, un hermano confesaba en una reunión de oración, que se sentía abatido y que cada día le costaba más levantarse.

La principal causa de esa situación era que debía soportar varias enfermedades, que con el paso de los años se iban agravando.

En verdad fue impactante escucharlo, sobre todo porque lo hacía delante de quienes casi a diario compartíamos tareas en la congregación.

Me vino entonces una reflexión acerca de las circunstancias. Y estaba relacionada con la importancia que tienen, principalmente cuando nos sentimos débiles.

Hablé entonces con el hermano que pasaba horas de tribulación y le dije con crudeza y sinceridad, que no debíamos permitir que las circunstancias tomaran control de nuestra vida.

Es mucho más difícil hacerlo que decirlo, pero un principio de solución, es comenzar a entenderlo. A saber que las circunstancias son el enemigo declarado de nuestra confianza en el Señor.

Si mi alma se abate, es porque pienso  que Dios se ha apartado de mí, que no escucha mis oraciones ni le importa como es mi estado.

Ninguna de estas cosas son ciertas, pero el día a día parece convertirlas en certeza. Luchemos contra el desánimo, no con nuestras fuerzas que son pocas, sino con la energía de saber que el Eterno nunca nos abandonará. Nunca.

Habacuc 3:17-18

ES –Aunque la higuera no florezca,

Ni en las vides haya frutos,

Aunque falte el producto del olivo,

Y los labrados no den mantenimiento,

Y las ovejas sean quitadas de la majada,

Y no haya vacas en los corrales;

Con todo, yo me alegraré en Jehová,

Y me gozaré en el Dios de mi salvación.

PT – Porquanto, ainda que a figueira não floresça,

nem haja fruto na vide;

o produto da oliveira minta,

e os campos não produzam mantimento;

as ovelhas da malhada sejam arrebatadas,

e nos currais não haja vacas,

todavia, eu me alegrarei no Senhor,

exultarei no Deus da minha salvação.

Diego Acosta / Neide Ferreira

HABLAR

Hay situaciones en las que deseo esconderme para no tener que enfrentarlas. Pero tengo claro que esta postura es indigna de alguien que se llama hijo de Dios.

Esas situaciones son las que se generan cuando luego de orar tenemos en nuestro interior la certeza, de que debemos de hacer algo.

Y en eso radica el problema. Debemos hablar, aún cuando pensemos que nos pueda perjudicar el tema, que quién reciba nuestras palabras se pueda disgustar o que no nos convenga socialmente.

Todas cuestiones que reconozco, no tienen nada que ver ni con el Amor ni con la Misericordia, que enseñó Jesús para que cambiemos nuestro modo de vivir.

Tengo el convencimiento de que debo obrar y hablar, sabiendo que el Espíritu Santo pondrá en mi boca las palabras adecuadas para cada momento.

Sabiendo todo eso, no hablar significaría negar mi fidelidad al Señor, ignorar sus Mandamientos y ser esclavo de mi propia cobardía.

Ezequiel 33:6

ES – Pero si el atalaya viere venir la espada y no tocare la trompeta,

y el pueblo no se apercibiere, y viniendo la espada, hiriere de él a

alguno,

éste fue tomado por causa de su pecado,

pero demandaré su sangre de mano del atalaya.

PT – Mas, se, quando o atalaia vir que vem a espada, não tocar a

trombeta,

e não for avisado o povo; se a espada vier e levar uma vida dentre

eles,

este tal foi levado na sua iniquidade,

mas o seu sangue demandarei da mão do atalaia.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EL PRESENTE

 

Las cuestiones personales son buenas para explicar algunas situaciones y también para poner en evidencia, como son de errados mis comportamientos.

Desde hace algunos años venía sugiriendo-pidiendo que mis más cercanos afectos, me regalaran un nuevo reloj, pero sin lograr ningún resultado.

El argumento era tan sólido como irrebatible: El que tengo a pesar de tener más de diez años de uso, funciona admirablemente bien.

A pesar de su poco valor, su calidad es asombrosa. Así que a pesar de mi insistencia, no obtuve ninguna respuesta, ni siquiera para el tiempo de mis aniversarios.

Llegué a pensar que no era el Propósito del Señor, que tuviera un reloj nuevo como anhelaba y poco a poco fui descartando la idea.

Pero cuando entregué esta cuestión ante la Soberanía de Dios, ocurrió un milagro: Un día, sin venir a cuento de nada, un amigo me dijo que me entregaba el reloj que estaba usando.

Me negué rotundamente y le me contestó: Me lo debes aceptar, porque anoche el Señor me dijo que te lo entregara. Finalmente lo acepté porque creí totalmente en esa afirmación.

Ahora me queda agradecer a Dios y a su instrumento por el regalo. Y también pedir perdón por la insistencia por tener algo que solamente estaría en mis manos, por una Gracia del Eterno.

Mateo 6:26

Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en

graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta.

¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

Mateus 6:26

Olhai para as aves do céu, que não semeiam, nem segam, nem

ajuntam em celeiros; e vosso Pai celestial as alimenta.

Não tendes vós muito mais valor do que elas?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

NO SÉ…

Un hermano de la fe, comentaba que se encontraba frente la posibilidad de tener uno de los mayores cambios de su vida.

Estaba sereno, con excelente ánimo y realizando gestiones que podrían determinar que el cambio que esperaba, se concretara.

Lo que más me llamó la atención fue su actitud frente a los momentos que estaba viviendo. Simplemente me dijo, no sé…

En esas dos breves palabras entendí que estaba sintetizada su profunda fe en el Señor, esperando que lo que se resolviera sería siempre su Voluntad Soberana.

Me alegré mucho de escucharlo, porque eso es lo mejor que podemos hacer en circunstancias tan importantes como las que vivía.

Confiar y orar…sin parar y haciendo lo que estuviera en sus posibilidades de hacer!

Nada más, sin crearse expectativas ni mucho menos intentar forzar situaciones o buscando concretar lo que podrían ser las humanas preferencias.

Entendí y entiendo que en la nueva vida que hemos recibido, debemos ser ejemplos sobre la confianza que tenemos en el Eterno y en la obediencia a Sus decisiones.

Juan 9:31

Y sabemos que Dios no oye a los pecadores;

pero si alguno es temeroso de Dios,  y hace su voluntad, a ése oye.

João 9:31

Ora, nós sabemos que Deus não ouve a pecadores;

mas, se alguém é temente a Deus e faz a sua vontade, a esse ouve.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

1 2 3 21