LÍMITE…?

No hace mucho debí afrontar una situación que en la pequeñez de mi condición humana, me parecía absolutamente límite.

Era mucho mayor de lo que yo pensaba que podía enfrentar, resolver e incluso asumir como lo que estaba pasando era cierto.

Fueron momentos muy tensos, dramáticos, obviamente tremendamente difíciles. Pero de pronto, apelando a la Misericordia del Eterno, todo comenzó a tener otra dimensión.

Aquello que me afligía seguía existiendo, pero había llegado hasta mí la Sabiduría necesaria como para recordar que Dios está en el control de todas las cosas.

Al advertir que todo lo que ocurre está bajo su Soberana Voluntad, la cuestión pasó de una situación límite, a tratar de saber que era lo que el Señor me estaba queriendo enseñar.

Esto significó que lo que pensé que era una situación límite, se convirtió en una impresionante demostración de la Autoridad del Altísimo.

Y también en una excelente oportunidad para llevar a la práctica la obediencia que declaro tener con relación al Soberano.

Apocalipsis 1:8

Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.

Apocalipse 1:8

Eu sou o Alfa e o Ômega, o Princípio e o Fim, diz o Senhor, que é, e que era, e que há de vir, o Todo-Poderoso.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ÉL SABE…!

Dios es Omnipotente.

ÉL sabe:

Lo bueno y lo malo,

Lo poco y lo mucho,

Lo perdurable y lo efímero,

Lo grato y lo ingrato,

Lo sano y lo enfermo,

Lo sincero y lo engañoso,

Lo alegre y lo triste,

Lo pequeño y lo grande,

Lo de servir o ser servido,

Lo firme y lo tibio,

Lo que es bello y lo que no lo es,

Lo que es la Luz y las tinieblas,

Lo que es drama y lo que es comedia,

Lo que duele y lo que reconforta,

Lo confiable y lo desdeñable

ÉL sabe TODO.

Aprendamos a confiar en quién TODO LO SABE!

Job 32:8

ES – Ciertamente espíritu hay en el hombre,

Y el soplo del Omnipotente le hace que entienda.

PT Na verdade, há um espírito no homem,

e a inspiração do Todo-Poderoso os faz sábios.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com