UN DON NADIE

En los tiempos lejanos de la juventud
la sola mención de ser un don nadie….
era agraviante, humillante.
Pero delante de Jesús, ser un don nadie,
representa ser humilde delante de Su Gloriosa Majestad.
Diego Acosta – BLOG del TIEMPO