PARA QUÉ?

ANTIVIRUS

Las imágenes de alrededor de casi 300 montañeros haciendo cola para subir hasta el punto más alto de la cumbre del planeta, nos debería hacer reflexionar sobre varias cuestiones relacionadas con lo que hacemos y por qué lo hacemos.

Durante mucho tiempo se nos vendió la imagen épica de los hombres que arriesgaban sus vidas, para llegar hasta lo más alto del Everest. Se lo mostraba como un ejemplo de superación, cosa de auténticos seres superiores.

Pero de pronto, nos sorprendemos viendo como alrededor de 300 escaladores, hacían cola para hacer lo mismo que antes tenía el sobresaliente nivel de lo épico. Incluso provocando que varios de ellos murieran en el fenomenal atasco.

Si el Everest no ha cambiado, quiere decir que quienes hemos cambiado somos los hombres. Cuántas cosas hemos considerado valiosas, para de pronto advertir que no tenían el menor motivo para ser ponderadas.

Lo que antes fue importante lo deja de ser en un momento. Que está ocurriendo en el mundo?

Simplemente que cada día nos acercamos al final de los tiempos y podremos confirmar que lo bueno siempre será bueno y lo malo lo seguirá siendo, a pesar de nuestras torpes consideraciones. Y Dios será quién juzgue a unos y a otros!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

ENTRADA

CONGREGAÇÃO
SÉTIMO MILÊNIO

O que significa precisamente uma revelação?
Poderíamos dizer que é um aviso pessoal que, ao chegar a outras pessoas, se transforma em uma profecia que nos ajuda a aumentar o nível de relação com o Deus Eterno.
Neste sentido, fiquei comovido com uma revelação que me contaram sobre a necessidade de entender como são nossos laços com Deus.
Imaginemos uma esfera gigantesca nas regiões celestes, onde o Poder e a Soberania do Pai se encontram e, ao seu lado, nossa pequena esfera, que se move em paralelo, aproximando-se e afastando-se da grande esfera.
O que isto quer dizer?
Simplesmente que mantemos nossa vida e o controle dela de acordo com tudo aquilo que achamos que é bom e importante, imaginando-nos, assim, um futuro no qual podemos tomar nossas decisões livremente.
Esta é a aquela dimensão que podemos chamar de humana e também, poderíamos dizer adicionalmente, a da pequenez da nossa espécie, que nos obriga a pensar e a tomar decisões de acordo com essas pequenas grandezas.
Essa esfera diminuta e cheia de soberba que criamos é muito parecida àquela que as pessoas têm para suas vidas, afastadas ou em contenda com Deus, vivendo essa liberdade de atuar enganosa, sem nenhum tipo de norma ou, falando francamente, fazendo o que estamos a fim.
Foi com base nisso que alguns pensadores deram forma a uma linha filosófica totalmente voltada a negar a existência de um Criador.
Foi também com base nesses pensamentos que surgiu a suposta teoria da evolução que, apesar do tempo que passou desde então, continua nesse nível inexato de teoria, tendo em vista de que nada daquilo que apresenta pode ser comprovado em comparação com o que Deus criou com sua Palavra.
Essa bolha minúscula dentro da qual nos encontramos, presunçosa e tão pouco realista, é muito parecida a um conto de fadas em que as pessoas procuram viver ou, o que é pior ainda, sobreviver.
Depois de ouvir a revelação de que devemos deixar nossa esfera e adentrar com humildade, sem nenhum limite de tempo, na grandiosa esfera onde o Todo Poderoso exerce seu Poder, ao dar esse passo, terei tomado uma atitude profunda, a fim de que todas as coisas sejam fruto da Sua Vontade, representando um testemunho eloquente da minha fé.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

CONSERVADOR?

ANTIVIRUS

La cuestión de la educación ha sido y será uno de los temas más controvertidos tanto para las administraciones como para los padres de los alumnos.

Y la controversia es mayor cuando se trata de establecer que es progresista y que es conservador.

En ese debate se considera progresista la aceptación de la homosexualidad, el matrimonio entre personas del mismo sexo y para mayor complejidad, la aceptación del aborto y el ataque sistemático a la institución familiar.

El debate se ha reabierto a raíz de que en Alabama, en Estados Unidos, la televisión pública impidió que se emitiera un capítulo de una serie infantil, donde el protagonista se casaba con otro hombre.

El argumento utilizado para adoptar esta decisión, es el de que la televisión pública tiene la responsabilidad de brindar programas para niños que entretengan, eduquen e inspiren.

El responsable del ente público destacó que lo más importante, era que los padres vean televisión con sus hijos y hablen de lo que aprendieron, para de esta manera poder confiar en el medio televisivo que utilizan.

Razón de más, para insistir con el mensaje de reflexión hacia los padres, para no confundir lo que es progresista, con lo que resulta contrario a las convicciones personales.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

 

 

ANÓNIMOS…

DEVOCIONAL

Miraba con alegría las fotografías de los amados anónimos misioneros que silenciosamente ayudan al prójimo, no pude menos que pensar  en esas silenciosas manos extendidas, que contrastan  con las mías llenas de palabras y de pocas obras que demuestren mi fe.

Esta reflexión me la hago, pensando en todo lo que podría haber hecho y sin embargo dejé de hacer, un poco por cobardía, otro poco por no saber como…

Pero en cualquier caso el resultado fue el mismo: Muchas palabras y pocos hechos, porque allí cuando la angustia es grande y la necesidad es mayor todavía, no cabe sino obrar.

Me sorprende como a pesar de estas evidencias, somos tantos los que hablamos e incluso que nos permitimos hablar en nombre de los propios misioneros.

Acaso ellos precisan de nuestras palabras?

Acaso ellos las esperan?

Anónimos como son, sin embargo ellos tienen una recompensa que los habladores nunca tendremos: El reconocimiento de Jesús!

Él sabe todos sus nombres. Ninguno es anónimo y si no fuera por su Misericordia, bien podría olvidarse del mío y del de todos los habladores.

Mateo 10:7
Y yendo, predicad, diciendo:
El reino de los cielos se ha acercado.

Mateus 10:7
E, indo, pregai, dizendo:
é chegado o Reino dos céus.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com