DUREZA DE CORAZÓN

DEVOCIONAL

Que difícil resulta siquiera pensar, en el valor de estas palabras: Dureza de corazón…!

Lo de difícil tiene que relacionarse con la actitud de alejarse de Dios, de apartarse de sus Mandamientos y de creer que es posible vivir sin su Amor!

Pero la dureza, es más grave todavía porque habla de un órgano vital que no solo está alejado del Eterno, sino que también la propia decisión personal lo convierte en una fuente que en lugar de originar vida genera rebeldía.

Un Salmo de Asaf nos habla de esta situación, en la que revela la perversidad de Israel y que bien puede ser la de cualquiera de nosotros, la mía concretamente.

El Todopoderoso no lo toleró ni lo tolerará y se alejará de mí, para dejar que tome mis propias decisiones ajenas, a su Voluntad Soberana.

Es muy triste y peligroso, que un hombre decida seguir su camino, olvidando a Dios como lo hizo Israel y sufriendo las consecuencias, como le puede ocurrir a cualquiera de nosotros.

Salmo 81:12
ES – Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón;
caminaron en sus propios consejos.

PT – Pelo que eu os entreguei aos desejos do seu coração,
e andaram segundo os seus próprios conselhos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

ERROR Y RENUNCIA

CARTA DE ALEMANIA

El alcalde de una población alemana se vacunó contra la peste, anticipándose a los turnos que se han establecido por diversos parámetros.

Nada más comprender su error, renunció al cargo para que el que  había sido elegido, poniendo de manifiesto una actitud de compromiso con sus propias convicciones.

En estos tiempos tan complejos surgidos de la larga influencia de la peste sobre el mundo, reconforta que una persona tenga un gesto de dignidad, en medio de tantos despropósitos.

La importancia de un país, no solo se debe medir por su riqueza, sino también por la posición que adopten sus ciudadanos frente a los suyos, dignificando la función pública.

En ese sentido, la canciller Angela Merlel declaró que se vacunará cuando llegue su turno, como todos los demás ciudadanos del país.

Diego Acosta

A CONTRALUZ…

DEVOCIONAL

Desde mi ventana se pueden las típicas casas de la región, con techos a dos aguas a causa de la nieve y al fondo, los altos árboles de uno de los bosques cercanos.

Pero, a determinadas horas cuando el sol está de frente, todo queda difuminado por un contraluz, que desdibuja, hasta los árboles que suelen parecen una especie de loma inexistente.

Vez tras vez mirando estas diferentes perspectivas, el Señor me mostró que muchas veces mi fe era como esas visiones. Unas veces claras y otras veces difusas.

Esta revelación me perturbó porque aceptándola como Verdad, me pregunté como en ocasiones estaba muy seguro de mi creencia en el Eterno y otras, no atinaba a entender sus decisiones.

Así fue como a partir de ese día, intento mirar más allá de lo que percibo y casi no veo, porque en realidad es así como percibimos al Eterno. Sabemos que está, que siempre está y sin embargo algunas veces dudamos.

Mateo 6:30
Y si la hierba del campo que hoy es,
y mañana se echa en el horno, Dios la viste así,
¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

Mateus 6:30
Pois, se Deus assim veste a erva do campo,
que hoje existe e amanhã é lançada no forno,
não vos vestirá muito mais a vós, homens de pequena fé?

Diego Acosta / Neide Ferreira