FÚTIL

DEVOCIONAL

Hay palabras que suenan más importantes que su propio significado. Una de ellas es fútil, que significa de poca…importancia.

Esta reflexión se originó en un comentario que me fue hecho a propósito de cómo utilizar el tiempo. Es sorprendente como de pronto puedo admitir que hay algo malo en mi vida.

Y una parte de lo malo, es la administración de cada minuto de mi existencia, en que lo ocupo y en que lo pierdo, en que es normal y en lo que es anormal.

Vino a mí escena de Jesús caminando, siempre buscando a hombres y mujeres, que aunque ellos no lo supieran, estaban necesitando de su presencia y de su Palabra.

Soy plenamente consciente que es lo que debo hacer y también lo soy de lo que no hago. Buscando el por qué de esta situación, me encontré con la solución.

Tratar de hacer durante el resto de mi vida, lo que hubiera hecho el Hijo del Hombre ante cada circunstancia. Es difícil, pero contando con su Poder, todo resulta posible. No por mí, sino por ÉL.

Mateo 16:24
Entonces Jesús dijo a sus discípulos:
Si alguno quiere venir en pos de mí,
niéguese a sí mismo,
y tome su cruz, y sígame.

Mateus 16:24
Então, disse Jesus aos seus discípulos:
Se alguém quiser vir após mim,
renuncie-se a si mesmo,
 tome sobre si a sua cruz e siga-me.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SOLOGAMIA

ANTIVIRUS

Si se tratara de explicar que pensamiento encierra esta palabra, Sologamia, se podría decir que sería como casarse con uno mismo o con una misma.

Es decir asumir un compromiso matrimonial, pero a título personal y con uno mismo. Por absurdo o delirante que resulte este planteamiento, no tiene mucho de novedoso e incluso está más extendido de lo que nos podamos imaginar.

Bien podría explicarse esta decisión desde la perspectiva de fracasos anteriores o del miedo al futuro al lado de otra persona, aunque se trate de una unión matrimonial.

Con Sologamia, hay hombres y mujeres que tratan de poner en evidencia que son capaces de asumir una responsabilidad y tenerla como perspectiva de vida.

Aceptando las razones que puedan darse, pensamos que en el fondo se trata de una perversa manifestación de la más profunda egolatría. Me amo a mi mismo…y por eso me caso conmigo.

Incluyendo una ceremonia tan dramática como inexplicable, porque es difícil entender, que uno pueda casarse con uno mismo. Nos preguntamos: Si estas personas reconocieran a Dios, seguirían haciendo esto?

Seguramente no. Esta es nuestra responsabilidad y nuestro Mandato.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

COMO VIVEN?

CONGREGACIÓN
SÉPTIMOMILENIO

Escudriñando con rigor lo que ocurre a nuestro alrededor, podemos encontrar situaciones sorprendentes.

Por ejemplo: En un hospital pude apreciar como el dolor está más cercano y directo, máxime cuando afecta a seres queridos. Entonces parece que duele más.

Percibimos que el padecimiento del prójimo es más real y entonces recordamos cuando vivimos en nuestro cuerpo el rigor de la falta de sanidad.

Cómo modifica todo el dolor!

En algunas culturas acompañamos a los enfermos para ser atendidos en los hospitales. En otras, los enfermos van solos mayoritariamente, para buscar la solución al problema de sus cuerpos, que llamamos enfermedad.

En este último caso me puse a pensar por qué hombres y mujeres de todas las edades van solos a un hospital. Son más fuertes, son mejores, son superiores?

Creo que no.

Creo que se trata de una actitud diferente frente al dolor y a su significado. En algunas culturas lo asociamos directamente con la muerte y frente a ella con el miedo a que nos llegue la hora final.

Quienes van solos, pareciera que no tienen ese miedo y toman el final con naturalidad, formando parte del ciclo vital: Nacer, vivir, morir.

Es bastante difícil percibir en algunas personas el agobio que produce el miedo al dolor físico y la tremenda carga del temor espiritual ante la incertidumbre de la muerte.

Pero haciendo memoria de mi propia vida, recuerdo cuando estuve verdaderamente enfermo, en dos situaciones muy diferentes: Una sin Dios y otra con el Eterno en mi vida!

Sin la certeza del cumplimiento de la Promesa de Vida Eterna, es fácil experimentar la angustia por el dolor presente y por el futuro, porque no sabemos cómo será luego de la muerte.

Teniendo al Creador a nuestro lado, resulta tolerable el penar físico, porque sabemos que nos puede llevar al momento en que se iniciará la Vida prometida.

Puede que tratando de entender a quienes van solos al hospital, quizás no precisen compañía, como otros, porque en algún momento de su existencia alguien les habrá hablado de la Confianza que solo puede inspirar el Todopoderoso. Como a nosotros!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

 

ORACIÓN. Por la LUZ

Oremos para no impedir que la lámpara de la certeza nos alumbre!

Oremos para comprender que hay una sola Verdad!

Oremos para recordar siempre que una semi-verdad es una mentira!

Oremos par recordar que una mentira nunca podrá ser piadosa!

Oremos para vivir sabiendo que el Bien siempre prevalecerá sobre el mal!

Oremos para tener la Luz que siempre prevalecerá sobre las tinieblas!

www.septimomilenio.com