EL PROCESO

DEVOCIONAL

En la casa donde vivo hay un hermoso jardín, poblado de árboles frutales. Entre ellos se encuentra un ciruelo, que con el tiempo de la primavera ha estallado en colores con sus delicadas flores.

Las primeras brisas las van haciendo caer, cumpliendo así el ciclo que llevará después al árbol a producir los brotes de donde surgirán los frutos deliciosos que ofrece año tras año.

Mirando todo esto, el Espíritu me recordó como es el crecimiento de los hombres y mujeres que aceptamos a Jesús. Podríamos decir que florecemos tras la muerte y el perdón de los pecados con el bautismo.

Luego seguirán las enseñanzas, que nos harán crecer hasta que finalmente comenzaremos a dar los Frutos que se nos demandan. Los maravillosos frutos de la Fe.

El Espíritu me enseña, en cualquier lugar y circunstancia. Para que comprenda el inmenso valor del perdón de los pecados y para que ayude a otros a recibir, lo que tengo por Gracia.

1 Corintios 3:7
Así que ni el que planta es algo,
ni el que riega,
sino Dios, que da el crecimiento.

1 Coríntios 3:7
 Pelo que nem o que planta é alguma coisa,
nem o que rega,
mas Deus, que dá o crescimento.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

LECCIÓN

DEVOCIONAL

En una reunión de hombres, que se había convertido en un auténtico certamen de vana-gloria entre quienes participábamos, fuimos sorprendidos por un testimonio inesperado.

A pesar de los años recuerdo perfectamente como uno de los hermanos mayores que faltaba por hablar, se excusó diciendo que tenía muy poco para decir luego de todas las grandezas que había escuchado.

Se limitó a afirmar que por sus pobres orígenes y muy limitados estudios, solo había podido desempeñar un modesto trabajo en el que invirtió prácticamente todos los años de su vida laboral.

Aclaró, que con esa sencilla función había podido mantener a su familia, darle estudios universitarios a sus dos hijos y hoy se sentía honrado por la confianza de muchos hombres y mujeres que a lo largo de los años lo distinguieron con su aprecio y respeto.

Como es de imaginar, ante semejante testimonio nadie dijo una palabra. Y obviamente yo tampoco, porque estaba conmovido por la sinceridad y por la humildad de ese hombre, al que prácticamente no teníamos en cuenta.

Entre vanidosos, Dios había colocado a un manso y humilde, para recordarnos a su Hijo.

Salmos 138:6
ES – Porque Jehová es excelso,
y atiende al humilde,
mas al altivo mira de lejos.

PT – Ainda que o Senhor é excelso,
atenta para o humilde;
mas ao soberbo, conhece-o de longe.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ENSEÑAR

DEVOCIONAL

Es de sabios escuchar y es de sabios hablar con humildad!

El que ha tenido la oportunidad de haber sido enseñado en el tiempo preciso, conoce la importancia que tiene que haya alguien que tenga la misma actitud.

Por eso en la relación personal, es tan importante callar como hablar, porque callando sabemos lo que piensa quién tenemos delante y hablando, lo podremos ayudar con lo que sabemos.

Con mucha alegría he tenido oportunidad de compartir hermosos momentos con personas más jóvenes, que me hicieron recordar tiempos parecidos de mi vida.

Cuando por la Gracia tuve cerca a personas que me ayudaron de la mejor manera posible: enseñando!

Cuánto agradezco esa solidaria actitud de hacer partícipe de conocimientos con generosidad y ejemplarmente, con humildad.

En estos días estoy recordando ese tiempo y haciendo lo mismo que otros hicieron por mí, cuando más que un consejo precisaba una reflexión inspirada y de buena fe. Así es como fructifica la enseñanza!

Ezequiel 44:23
ES- Y enseñarán a mi pueblo
a hacer diferencia entre lo santo y lo profano,
y les enseñarán a discernir
entre lo limpio y lo no limpio.

PT – E a meu povo ensinarão a distinguir
entre o santo e o profano e
o farão discernir
entre o impuro e o puro.

Diego Acosta / Neide Ferreira

 

 

RECHAZO

DEVOCIONAL

Una dolorosa carga que llevamos muchos hombres y mujeres, es el de haber percibido en algún momento de la vida, el rechazo de los padres.

Puedo afirmar que esta clase de situaciones son tremendamente difíciles de sobrellevar, sencillamente porque resultan incomprensibles desde la perspectiva de un niño de corta edad.

Qué hice para que me hagan esto?

Esta es la pregunta que con frecuencia nos hacemos ante la dificultad de entender los hechos y ante la imposibilidad de modificarlos.

El sufrimiento es grande y su influencia se extiende a lo de la vida, porque siempre tenemos en un rincón del corazón esa angustia de haber sido rechazados sin razones por nuestro padre o nuestra madre o de los dos en muchos casos.

Frente a esto, tenemos la sanidad del Perdón verdadero y la certeza de que aunque nuestros padres carnales nos hayan hecho penar, nuestro Padre nos guarda y lo que es más importante todavía: Nos Ama!

Salmo 27:10
ES – Aunque mi padre y mi madre me dejaran,
con todo, Jehová me recogerá.

PT – Porque, quando meu pai e minha mãe me desampararem,
o Senhor me recolherá.

Diego Acosta / Neide Ferreira

VALORAR

DEVOCIONAL

Como parte de la especie, cometo los mismos errores que muchos hombres y mujeres. Uno de ellos es el de no saber darle valor a lo que Dios nos ha dado.

Así de simple y de tremendo!

La consecuencia es que como no soy capaz de percibir todo lo bueno que tengo, entra en mí el espíritu de queja que no me deja crecer en las cosas del Eterno y por lo tanto me impide ser un hombre nuevo.

Resulta importante tratar de comprender por qué no le damos valor a lo que hemos recibido del Altísimo.

Una de las explicaciones puede ser que nuestro mundo imaginario es diferente del real y no terminamos de aceptar esta situación y dejamos que la fantasía controle nuestra mente y nuestro entendimiento.

Sin embargo es en el mundo real donde debemos percibir el Amor de y la Misericordia de Dios. Que son tan grandes como no nos podemos imaginar. Tal vez por eso, es que no sepamos valorar lo que recibimos, porque no somos capaces de imaginar su infinita Grandeza!

Job 35:7
Si fueres justo,
¿qué le darás a él?
¿O qué recibirá de tu mano?

35:7
Se fores justo,
que lhe darás,
ou que receberá da tua mão?

www.septimomilenio.com

 

TEOREMA

DEVOCIONAL

Una profesora explicaba sobre las matemáticas y dejó una frase sorprendente: Los teoremas son para siempre.

En su razonamiento era perfectamente entendible el argumento, por cuanto las resoluciones una vez obtenidas, son inmutables.

Este argumento me hizo pensar acerca de la certeza que tienen algunas personas con relación a las precisiones que se obtienen del conocimiento, pero  que en cambio muchas de ellas no son capaces de aplicarlas a su propia vida.

Resulta probable que si cambiáramos el argumento de un teorema, que es para siempre y lo aplicáramos a la Eternidad de Dios, difícilmente sería aceptado, porque se cuestionaría la existencia del Creador.

En esta contradicción desarrollamos nuestra vida, ignorando o pretendiendo ignorar que un día llegará el final y nos encontraremos frente a una tremenda realidad: Como será nuestra eternidad!

Será un tiempo indefinido junto al Eterno o será un tiempo indefinido de dolor y desesperanza, por negarlo.

Esta es nuestra mayor decisión! Y será para siempre!

Salmo 103:17
ES – Mas la misericordia de Jehová
es desde la eternidad y hasta la eternidad
sobre los que le temen,
y su justicia sobre los hijos de los hijos.

PT –  Mas a misericórdia do Senhor
é de eternidade a eternidade
sobre aqueles que o temem,
e a sua justiça sobre os filhos dos filhos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

OBSTINADO

DEVOCIONAL        

Una de las características que tenemos los seres humanos, es que somos obstinados.

Bajamos la cabeza y avanzamos…sin saber muy bien a donde vamos, pero siempre hacia adelante, como si no pudiéramos ser capaces de hacer una pausa y pensar.

Hay imágenes que nos hacen reflexionar y viendo las de unas escaleras que parecen no tener fin, me vino a la memoria un tiempo de mi vida en que tenía una escenografía parecida.

Escaleras y escaleras…sin saber a dónde me dirigían, pero siempre avanzando!

Está mal avanzar?

Evidentemente No.

Lo que está mal es avanzar sin sentido, sin dirección y sin propósito!

Esto es lo que nos propone el mundo, para que agotemos nuestros esfuerzos en pura vanidad, en pura fantasía y en nada que representa algo para los demás.

Por eso Jesús cambió mi vida y cambiará la de quienes lo acepten!

Solamente con el Hijo del Hombre, comprenderé cuál es el gran Propósito del Eterno, cuando nos dejó la Promesa irrevocable de ser sus hijos y tener vida eterna. Y esto, no es para obstinados!

Salmo 64:5
ES – Obstinados en su inicuo designio,
tratan de esconder los lazos,
y dicen: ¿quién los ha de ver?

PT –  Firmam-se em mau intento;
falam de armar laços secretamente e dizem:
Quem nos verá?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

TIEMPO…

DEVOCIONAL

La conversación con un amigo me hizo pensar en algunas cuestiones que dejamos de lado, cuando el tema central es Dios y su Soberana Voluntad sobre todas las cosas.

ÉL siempre toma decisiones que aunque nos resulten incomprensibles o no las aceptemos, siempre son las mejores para cada momento de nuestra vida.

Del mismo modo que sus tiempos pueden ser radicalmente diferentes de lo que para nosotros sería una urgencia o una conveniencia ante una determinada oportunidad.

De la comunicación con mi amigo, en distintos países y circunstancias, me llamó la atención como el Eterno había obrado en su vida y de qué manera diferente lo había hecho en la mía.

Los dos buscamos servir al prójimo para de esta manera servir a Jesús, como ÉL mismo lo dijo. Los dos deseamos honrar nuestro Pacto con el Hijo del Hombre.

Pero, mi amigo en un país y yo en otro, los dos tenemos caminos diferentes, ocasiones distintas y alternativas cambiantes. El Altísimo, es quién Decide. Gloria a ÉL y a sus decisiones de Omnipotente!

Jeremías 5:24
Y no dijeron en su corazón:
Temamos ahora a Jehová Dios nuestro,
que da lluvia temprana y tardía en su tiempo,
y nos guarda los tiempos establecidos de la siega.

Jeremias 5:24
E não dizem no seu coração:
Temamos, agora, ao Senhor, nosso Deus,
que dá chuva, a temporã e a tardia, a seu tempo;
e as semanas determinadas da sega nos conserva.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

UNA PREGUNTA

DEVOCIONAL

Cada tanto me pregunto sobre la cantidad de tiempo que dedico a estudiar la Palabra de Dios.

Y la mayoría de las veces tengo un bochornoso silencio en torno a mi respuesta.

Por qué?

Sencillamente porque es tan poco el tiempo que le dedico al Mensaje del Eterno, que prácticamente no tengo la posibilidad de medirlo, ni siquiera en minutos.

Siempre tengo algo más urgente que hacer!

Lo cierto es que por resolver lo que presuntamente es urgente, dejo de hacer lo que sí es importante. Y nada hay más importante que estudiar la Biblia.

Tengo la certeza de que a mayor conocimiento del Texto, mayor enseñanza podrá impartirme el Espíritu Santo, porque sabré de qué me está hablando o de qué me quiere hablar.

Estudiar poco la Biblia, significa que todo lo maravilloso que puedo recibir, me lo estoy negando por la influencia que el mundo ejerce sobre mí.

Contra más ignorante sea, mejor para el enemigo!

Y peor para mí!

Eclesiastés 5:6

No dejes que tu boca te haga pecar,
ni digas delante del ángel, que fue ignorancia.
¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz,
y que destruya la obra de tus manos?

Eclesiastes 5:6

Não consintas que a tua boca faça pecar a tua carne,
nem digas diante do anjo que foi erro;
por que razão se iraria Deus contra a tua voz,
de sorte que destruísse a obra das tuas mãos?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

GRIS…

DEVOCIONAL

Si tuviéramos que poner un color al mundo en el que vivimos, elegiríamos el gris.

Por qué razón?

Simplemente porque es el color que mejor armoniza con  lo ambiguo, lo indefinible.

Esta propuesta de lo mundano nos debe alertar acerca de lo que hacemos, lo que pensamos y sobre todo de la responsabilidad que tenemos como hijos de Dios.

Nada es ambiguo ni mucho menos indefinible con las cuestiones que son un Mandato para quienes hemos aceptado al Señor y por tanto somos hombres y mujeres nuevos.

Así debemos entender esta ruptura con el pasado que se produjo cuando fuimos bautizados y cuando nos convertimos en seguidores de Jesús.

Por tanto debemos rechazar todo lo que se nos propone como una forma de vivir despreocupada, alocada o desprejuiciada.

Las risas de hoy se pueden convertir en amargo llanto, pero para siempre!

Por esto es que debemos rechazar todo lo que es malo y desechar por completo de llamarlo bueno. Así lo estableció el Eterno!

Salmo 25:8

ES – Bueno y recto es Jehová;
por tanto, él enseñará a los pecadores el camino.

PT – Bom e reto é o Senhor;
pelo que ensinará o caminho aos pecadores.

Diego Acosta / Neide Ferreira