FLUIR

DEVOCIONAL

Hace muchos años cuando era un niño, viví una experiencia impresionante, tanto que todavía tengo en la memoria las imágenes y el sonido de lo ocurrido.

Luego del mediodía el cielo se cubrió y una tormenta amenazante primero y tremenda después, convulsionó al pequeño caserío serrano donde me encontraba.

Pocas horas después, un lugareño sugirió a mi familia que fuéramos hasta el río, para ver la llegada de la crecida que estaba anunciada por un creciente rumor.

Nos ubicamos en una de las riberas del escaso río serrano y frente a una curva. A los pocos minutos el pequeño curso se transformó en una oleada gigantesca que se abatió contra un murallón.

El río subió más de tres metros y arrastró todo a su paso. Este episodio quedó grabado en mis recuerdos, porque luego me sugirió la Obra poderosa del Espíritu Santo.

Puede ser leve como una brisa o avasallante como las aguas de un río serrano, que elimina a su paso todo lo que no es bueno, dejando solamente aquello que es lo mejor.

Dejemos que el Espíritu fluya y obre con su Poder!

Romanos 5:5

ES – Y la esperanza no averguenza;
porque el amor de Dios
ha sido derramado en nuestros corazones
por el Espíritu Santo que nos fue dado.

PT –  E a esperança não traz confusão,
porquanto o amor de Deus
está derramado em nosso coração
pelo Espírito Santo que nos foi dado.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LIGEREZA

DEVOCIONAL

Mi relación con Dios, puede asemejarse en la práctica, con lo que me ocurría con los viajes.

En un tiempo, eran lentos y podía apreciar todo lo que estaba a mi alrededor. En los actuales, son muy rápidos y alcanzo a distinguir muy poco lo que está ante mí.

Esta manera de obrar bien la puedo llamar ligereza, porque se trata de hacer todo rápido, pero sin tener muchas razones.

Lo cierto, es que cuando hago algún viaje con menos prisa, disfruto y también puedo pensar y valorar sobre lo que veo.

Con el Eterno me sucede lo mismo. Obro con ligereza y me pierdo todo aquello de profundo que tiene el conocimiento sobre su Grandeza.

Esta sencilla reflexión me ha cambiado la forma de obrar. He decidido abandonar la ligereza y acercarme a los tiempos en que viajaba con lentitud admirando todo.

Solamente así podré postrarme ante la Majestad infinita del Altísimo.

Judas 1:25

ES – Al único y sabio Dios, nuestro Salvador,
sea gloria y majestad,
imperio y potencia,
ahora y por todos los siglos. Amén.

PT – Ao único Deus, Salvador nosso, por Jesus Cristo,
nosso Senhor,
seja glória e majestade, domínio e poder,
antes de todos os séculos,
agora e para todo o sempre. Amém!

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

REACCIONAR

DEVOCIONAL

Un simple hecho, puede alterar nuestros comportamientos y hacernos olvidar lo sustancial.

Esta reflexión se origina en un episodio que en un principio tuvo mucho de casual, pero que en su momento me alteró y preocupó.

Tanto que tuvo que ser el Espíritu, quién me hiciera volver a la realidad y recordar que siendo hijo de Dios, no podía comportarme de esa manera.

Era necesario reaccionar!

Tengo conciencia de que todo lo que me ocurre está bajo la Soberana Voluntad del Eterno, por tanto cada actitud que adopte tiene que reflejar mi obediencia y mi fidelidad.

Pero, si no consigo reaccionar ante un hecho más o menos trivial, cómo tendré una responsabilidad mayor en mi parte de la extensión del Reino?

Como podré afrontar cuestiones verdaderamente importantes, sino soy capaz de obrar ante lo pequeño o circunstancial?

En definitiva, es necesario que aprenda a obrar como hijo de Dios, no como un hombre temeroso ante otros poderes nefastos. Teniendo como tengo la certeza, que no hay Poder mayor que el del Altísimo!

Jeremías 10:6

No hay semejante a ti,
oh Jehová;
grande eres tú,
y grande tu nombre en poderío.

Jeremias 10:6

Ninguém semelhante a ti,
ó Senhor;
tu és grande,
e grande é o teu nome em força.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

LOS CAMBIOS

DEVOCIONAL

Un pasaje en el Antiguo Testamento relacionado con Israel, nos muestra como ha sido siempre la relación entre los hombres, individualmente o como nación, con Jehová.

Cuando somos obedientes tenemos bendición, pero cuando dejamos de serlo, sobrevienen las consecuencias de la rebeldía.

En el Libro de Jueces, podemos aprender sobre la apostasía de los israelíes que luego de la milagrosa liberación del faraón egipcio, abandonaron al Eterno y se fueron tras otros ídolos.

Dios utilizó a los Jueces para que los liberaran de las aflicciones de sus enemigos, pero tan pronto como ocurría el cambio, nuevamente se entregaban al servilismo apóstata.

Si aplico esto a mi vida, podré comprender mejor a Israel y también podré entender mejor todo lo que me ha ocurrido.

La obediencia resulta fundamental, para poder vivir bajo la Gracia y para poder luchar contra fuerzas que sobrepasan mis limitadas capacidades.

En realidad, mi primera batalla es ser fiel siempre, porque mi gran enemigo, tal vez esté en mi interior.

Jueces 2:22

Para probar con ellas a Israel,
si procurarían o no seguir el camino de Jehová,
andando en él,
como lo siguieron sus padres.

Juízes 2:22

Para por elas provar a Israel,
se hão de guardar o caminho do Senhor,
como seus pais o guardaram,
para por ele andarem ou não.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SIN MIEDO

DEVOCIONAL

El futuro ha sido y seguirá siendo, uno de los grandes interrogantes de la especie humana.

Adivinadores, hechiceros y otros tantos aventureros más o menos parecidos, fueron quienes se ocuparon y se ocupan de anunciar casi siempre, el futuro más placentero.

En ellos se depositaba y tristemente se deposita, la creencia de que verdaderamente están en condiciones de anunciar lo que vendrá.

Ni antes ni ahora eso fue cierto!

En realidad se trata de asumir cada uno, su propia convicción con relación al futuro. Es decir, si vivo en el mundo, esta será una de las consecuencias: Tener miedo a mis años venideros.

Si creo en el Dios Todopoderoso, será lo contrario, porque tengo la certeza de que ÉL está en el control de todas las situaciones y lo que resuelva será siempre lo mejor para mí.

Por tanto no tengo miedo por el futuro y sí, temor y temblor ante la Majestad del Eterno.

Génesis 50:21

Ahora, pues, no tengáis miedo;
yo os sustentaré a vosotros y a vuestros hijos.
Así los consoló, y les habló al corazón.

Gênesis 50:21

Agora, pois, não temais;
eu vos sustentarei a vós e a vossos meninos.
Assim, os consolou e falou segundo o coração deles.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

CALLAR

DEVOCIONAL

Un maestro le decía a su discípulo en el ministerio evangélico, que uno de sus principales errores era el de hablar demasiado.

El alumno le replicó que si no hablaba, como iba a llevar el Mensaje de Salvación?

Callando, fue la respuesta.

Para mi sorpresa el argumento fue tan contundente como expresivo de lo que significa entender lo que la Biblia enseña y no lo que nos gustaría que diga.

Hablar mucho no significa evangelizar, pero puede ser una forma de manifestación de nuestro ego, al escucharnos lo bien que nos expresamos.

Allí terminó el dialogo entre maestro y alumno, dejándome pensativo con relación a lo que había escuchado.

Podía que el alumno tuviera razón?

De ninguna manera, porque hablar más de lo debido, puede llevar al aturdimiento o al aburrimiento de la persona que escucha.

Y lo más importante: Si hablo mucho, estoy impidiendo que el Espíritu Santo concrete su Obra. No soy yo el que convence, es su Poder el que transforma.

Lucas 12:12

ESPorque el Espíritu Santo os enseñará
en la misma hora lo que debáis decir.

PT – Porque na mesma hora vos ensinará
o Espírito Santo o que vos convenha falar.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

FRAGILIDAD

DEVOCIONAL

Escuché a una joven madre que explicaba el problema que tenía con sus convicciones, porque las percibía tan frágiles como algunas copas de cristal.

Y tenía razón!

Porque sus argumentos eran los mismos que el mundo proclama para que vivamos pendientes de la opinión de los demás, en ser mejor que el prójimo y en cualquier caso, que siempre debo ser yo el más importante.

El desasosiego que me produjo lo que escuchaba, me obligó a pensar sobre el problema y el verdadero fondo de la cuestión.

La joven había acertado en lo de la fragilidad, pero no en el sentido que yo lo interpreté. Al mundo no le importa que haya personas frágiles que se puedan romper.

Al mundo solo le importan los fuertes!

En cambio los débiles tenemos el refugio de la Roca en la que nos podemos apoyar en cualquier circunstancia. Porque así, siendo frágiles nos tornamos fuertes.

Deuteronomio 32:18

De la Roca que te creó te olvidaste;
te has olvidado de Dios tu Creador.

Deuteronômio 32:18

 Esqueceste-te da Rocha que te gerou;
e em esquecimento puseste o Deus que te formou.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

BORRAR

DEVOCIONAL

Hay días que tienen una especial significancia y son los que elegimos para limpiar, todo aquello que pensamos que ha dejado ser útil.

Es obvio que tampoco me puedo sustraer a esta situación, mucho más cuando soy un usuario intensivo de los medios que utilizamos en los tiempos en los que vivimos.

Estaba en plena labor de limpieza, cuando vino a mí la analogía aparentemente obvia, pero de la que no me había percatado.

Es necesario de que cada tanto, hagamos un alto en el frenesí en el que vivimos y eliminemos todo aquello que en algún momento consideramos importante y que no lo es y lo borremos definitivamente de la memoria.

Solo así, podremos sentirnos más libres de las cosas que sin advertirlo nos oprimen y nos impiden acercarnos a lo verdadero, a lo ciertamente importante.

NO me debe dominar la duda para desechar lo que es una carga innecesaria en mi vida. Todo lo contrario, contra más ligera sea mi carga, más rápido podré buscar el límpido refugio del Eterno.

Salmo 55:22

ES – Echa sobre Jehová tu carga,
y él te sustentará;
no dejará para siempre caído al justo.

PT – Lança o teu cuidado sobre o Senhor,
e ele te susterá;
nunca permitirá que o justo seja abalado.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LO PRIMERO

DEVOCIONAL

A lo largo de la vida, muchas veces me he preguntado qué era lo más importante para mí.

Cuando los años se acumulan sorprende que la respuesta siga siendo la misma: El Amor proclamado por Jesús es decididamente lo primero.

Esta cuestión debe ser rotunda en la vida de cada creyente, comenzando por la mía obviamente, porque es la manera de convertir en realidad aquello que afirmamos de que el Hijo del Hombre no es una religión.

Qué es entonces?

Una forma de vivir que me ha transformado definitivamente, porque no puedo ser el mismo si he aceptado a Jesús como mi Señor.

Si obramos con Amor, somos diferentes al resto del mundo, porque dejamos de lado todo el egoísmo y el materialismo que caracteriza a la sociedad de nuestro tiempo.

El Amor me lleva a considerar al prójimo como más importante que mi propia persona, porque dándole agua a él, se le estaré ofreciendo a Jesús. No una vez, sino todos los días!

Juan 13:34-35

Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.

 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

João 13:34-35

Um novo mandamento vos dou: Que vos ameis uns aos outros; como eu vos amei a vós, que também vós uns aos outros vos ameis.

Nisto todos conhecerão que sois meus discípulos, se vos amardes uns aos outros.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SIN REY

DEVOCIONAL

La Biblia es una fuente inagotable de Sabiduría, cuando la leemos con atención y esperando que el Espíritu Santo nos revele, aquello que tiene de especial para nosotros.

Así lo entendí, leyendo un pasaje del Libro de Los Jueces, donde se pueden apreciar dos situaciones opuestas: La Misericordia de Dios y los malos resultados que surgen de hacer la propia voluntad.

Impresiona apreciar como el Eterno tuvo una grandiosa actitud de Amor hacia la tribu de Benjamín y la rehabilitó y permitió a sus hombres que reedificaran sus ciudades y vivieran en ellas.

Pero como eran tiempos difíciles, la falta de un rey facilitaba que cada uno viviera como le pareciera mejor. No es lo mismo que ocurre en nuestros días?

No es que falten autoridades, sino lo que falta es el reconocimiento hacia el Rey de Reyes, que es la auténtica Soberanía sobre los hombres.

Pienso que en mi caso, no es la falta y reconocimiento al Rey, lo que me impide ser mejor. Tal vez, porque me sea necesario estudiar más la Palabra de Dios y confiar más en sus enseñanzas.

Jueces 21:25

En estos días no había rey en Israel;
cada uno hacía lo que bien le parecía.

Juízes 21:25

 Naqueles dias, não havia rei em Israel,
porém cada um fazia o que parecia reto aos seus olhos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com