HABLAR

Hay situaciones en las que deseo esconderme para no tener que enfrentarlas. Pero tengo claro que esta postura es indigna de alguien que se llama hijo de Dios.

Esas situaciones son las que se generan cuando luego de orar tenemos en nuestro interior la certeza, de que debemos de hacer algo.

Y en eso radica el problema. Debemos hablar, aún cuando pensemos que nos pueda perjudicar el tema, que quién reciba nuestras palabras se pueda disgustar o que no nos convenga socialmente.

Todas cuestiones que reconozco, no tienen nada que ver ni con el Amor ni con la Misericordia, que enseñó Jesús para que cambiemos nuestro modo de vivir.

Tengo el convencimiento de que debo obrar y hablar, sabiendo que el Espíritu Santo pondrá en mi boca las palabras adecuadas para cada momento.

Sabiendo todo eso, no hablar significaría negar mi fidelidad al Señor, ignorar sus Mandamientos y ser esclavo de mi propia cobardía.

Ezequiel 33:6

ES – Pero si el atalaya viere venir la espada y no tocare la trompeta,

y el pueblo no se apercibiere, y viniendo la espada, hiriere de él a

alguno,

éste fue tomado por causa de su pecado,

pero demandaré su sangre de mano del atalaya.

PT – Mas, se, quando o atalaia vir que vem a espada, não tocar a

trombeta,

e não for avisado o povo; se a espada vier e levar uma vida dentre

eles,

este tal foi levado na sua iniquidade,

mas o seu sangue demandarei da mão do atalaia.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

DONDE…?

A veces la preocupación por no saber donde evangelizar es un pretexto para seguir sin hacer nada.

Donde?

Donde esté nuestro prójimo.

Donde sea peligroso.

Donde nadie quiera ir.

Donde nadie nos escuchará.

Donde nadie nos verá.

Donde seremos repudiados.

Ahora sé dónde ir!

 

Mateo 28:19-20

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones,

bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado;

y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

Amén.

Mateus 28:19-20

Portanto, ide, ensinai todas as nações,

batizando-as em nome do Pai, e do Filho, e do Espírito Santo;

ensinando-as a guardar todas as coisas que eu vos tenho mandado;

e eis que eu estou convosco todos os dias,

até à consumação dos séculos. Amém!

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EL PRESENTE

 

Las cuestiones personales son buenas para explicar algunas situaciones y también para poner en evidencia, como son de errados mis comportamientos.

Desde hace algunos años venía sugiriendo-pidiendo que mis más cercanos afectos, me regalaran un nuevo reloj, pero sin lograr ningún resultado.

El argumento era tan sólido como irrebatible: El que tengo a pesar de tener más de diez años de uso, funciona admirablemente bien.

A pesar de su poco valor, su calidad es asombrosa. Así que a pesar de mi insistencia, no obtuve ninguna respuesta, ni siquiera para el tiempo de mis aniversarios.

Llegué a pensar que no era el Propósito del Señor, que tuviera un reloj nuevo como anhelaba y poco a poco fui descartando la idea.

Pero cuando entregué esta cuestión ante la Soberanía de Dios, ocurrió un milagro: Un día, sin venir a cuento de nada, un amigo me dijo que me entregaba el reloj que estaba usando.

Me negué rotundamente y le me contestó: Me lo debes aceptar, porque anoche el Señor me dijo que te lo entregara. Finalmente lo acepté porque creí totalmente en esa afirmación.

Ahora me queda agradecer a Dios y a su instrumento por el regalo. Y también pedir perdón por la insistencia por tener algo que solamente estaría en mis manos, por una Gracia del Eterno.

Mateo 6:26

Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en

graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta.

¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

Mateus 6:26

Olhai para as aves do céu, que não semeiam, nem segam, nem

ajuntam em celeiros; e vosso Pai celestial as alimenta.

Não tendes vós muito mais valor do que elas?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

POR VIEJO…

Un respetado autor y cantante hizo una reflexión tan plena de sabiduría, que me recordó uno de los grandes mandatos de la Biblia.

Dijo el intérprete que la sociedad de nuestros tiempos exalta a los jóvenes porque son los que generan dinero y con los que se gana dinero.

Por el contrario, la misma sociedad margina a los mayores porque no tienen ese poder adquisitivo y por tanto carecen de interés.

El argumento fue dicho con gran sencillez y hasta diría que con una cierta elegancia, por lo que la dureza de su profundidad quedó reservada para la conciencia de cada uno que lo escuchó.

Cruel pero verdadero!

Quizás, completando la reflexión se pueda preguntar, que siendo lo expuesto una gran verdad, que pasará con una sociedad que margina a los mayores por la simple razón de que son viejos y que casi no tienen dinero?

La Palabra de Dios es tan drástica como elocuente!

Quién margine a los mayores se expondrá a un rigor impensable, tan grande como será bendición para quién los cuide.

Éxodo 20:12

 Honra a tu padre y a tu madre,

para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

Êxodo 20:12

 Honra a teu pai e a tua mãe,

para que se prolonguem os teus dias na terra que o Senhor, teu Deus, te dá.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

JUNTOS…?

A medida que los años pasan, voy comprobando en mi propia vida como la Sabiduría de la Biblia, escapa por completo a nuestra capacidad mental.

Uno de los problemas más serios que he enfrentado, fue el de entender que hay un momento en el que el camino de dos personas, se bifurcan.

Por la sencilla razón que aquello que en el comienzo fue un ideario común, con el paso del tiempo, se van perfilando posiciones diferentes.

Para explicarlo sencillamente, llega un momento en que una persona quiere seguir por el camino de la izquierda y la otra por el de la derecha.

Se puede continuar de esta manera?

Durante un tiempo si, pero a la larga el deterioro que provoca esta situación, termina afectando a la relación personal.

Y como la Palabra de Dios enseña, la historia se volvió a repetir!

Una vez en el mundo y otra vez como creyente!

Y la decisión final, creo que debe preservar el principio del respeto mutuo…y el alejamiento!

Duro, pero cierto!

Amós 3:3

ES – ¿Andarán dos juntos,

si no estuvieren de acuerdo?

PT – Andarão dois juntos,

se não estiverem de acordo?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

UNA FRASE…

Leyendo como leo muchas horas todos los días, me sorprendió una frase atribuida a autor anónimo, plena de enseñanzas, al menos para mí.

El necio quiere enseñar,

el sabio quiere aprender.

Recordando al Hijo del Hombre, me vino a la memoria cuando nos dejó una frase tremenda acerca de nuestra actitud con las enseñanzas.

A veces pretendo ser un pequeño erudito, sin darme cuenta que apenas soy un “sabelotodo”.

Si fuera sabio, me bastaría para reconocer todo lo que desconozco.

La humildad de Jesús, queda trasuntada en muchas frases de la sabiduría popular, que se enfrenta con las grandes cuestiones de los hombres.

La Grandeza de la Enseñanza del Hijo de Dios, llega hasta donde no llegan otros maestros.

Ezequiel 3:27

ES – Mas cuando yo te hubiere hablado, abriré tu boca,

y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: El que oye, oiga;

y el que no quiera oír, no oiga;

porque casa rebelde son.

PT – Mas, quando eu falar contigo, abrirei a tua boca,

e lhes dirás: Assim diz o Senhor: Quem ouvir ouça,

e quem deixar de ouvir deixe;

porque casa rebelde são eles.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

QUE VEMOS…?


Jesús advirtió a los discípulos y a cada uno de nosotros que no nos dejemos engañar!
Que significa esto?
Que debemos centrar toda nuestra atención en aquellas cosas que puedan tener un significado distinto, a sus enseñanzas.
Pienso que esto puede parecer algo inesperado, pero es verdad. Es necesario que luche conmigo todos los días, para hacer realidad el hecho de que primero, no me auto-engañe.
Las grandes o las impactantes noticias, me pueden llevar a sacar conclusiones erradas y a dejarme influenciar por las opiniones del mundo.
Cuando leo o cuando veo algo, siempre pienso como sería la visión de Jesús sobre cualquier situación. O estoy apoyando ingenuamente a los enemigos del Pueblo de Dios?
O trato de analizar qué es lo verdadero y que es lo que el mundo propone que piense y entonces y solo entonces, dejaré de obrar por motivaciones basadas en sentimientos o emociones.
No hay dos verdades. Ni cada uno tiene su verdad. Hay una sola VERDAD, la que enseñó el Hijo del Hombre. Hoy y siempre!
Romanos 2:8
ES – Pero ira y enojo a los que son contenciosos

y no obedecen a la verdad,

sino que obedecen a la injusticia.

PT – Mas indignação e ira aos que são contenciosos e desobedientes à verdade e obedientes à iniquidade.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

MENGUAR

Que significa tener que menguar?

Ser cada vez menos YO?

Debo confesar que todas las veces que me planteo esta cuestión, termino

por dejar para el futuro la decisión que tengo la certeza que debo tomar

hoy.

Tanto me preocupa menguar?

Muchísimo!

Pero es lo que Juan nos enseñó para que nuestra relación con Jesús sea

fructífera y eficaz.

Hasta cuando dejaré pasar el tiempo para menguar?

Me hago la intención, de no esperar hasta que sea demasiado tarde.

Juan 3:30

Es necesario que ÉL crezca,

pero que yo mengue.

João 3:30

 É necessário que ele cresça

e que eu diminua.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

RESPLANDOR

Formo parte del grupo de creyentes que vive esperando que el Espíritu se exprese, se manifieste, para confirmar o para tomar decisiones.

A veces la espera se transforma en una auténtica búsqueda de señales, como le pedían los discípulos a Jesús.

Pero, también me pregunto: Cuántas veces es necesario que el Espíritu hable?

Por qué necesito que el Espíritu me diga una y otra vez lo mismo?

Obviamente, no es un problema del Espíritu sino una cuestión personal, que puede traducirse como en una falta de capacidad para decidir sobre cuestiones sobre las que he sido enseñado.

El Hijo del Hombre nos marcó un Camino, tan definido, tan absolutamente rotundo, que me avergüenza seguir esperando que se me muestre por donde debo y lo que debo hacer.

Por eso cuando leo en la Biblia un versículo que se destaca como un resplandor, debo entender que solamente por la Misericordia, el Espíritu vuelve a hablarme.

Me pregunto: Y el crecimiento del que hablaba Pablo?

Y la madurez, cuando?

Si vemos el resplandor, es otra advertencia para que dejemos de ser niños y nos convirtamos en adultos de la fe.

Lo espera Jesús y lo esperan quienes vienen detrás de nosotros!

Romanos 15:13

 ES – Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.

PT – Ora, o Deus de esperança vos encha de todo o gozo e paz em

crença, para que abundeis em esperança pela virtude do Espírito

Santo.

Diego Acosta / Neide Ferreira

NO SÉ…

Un hermano de la fe, comentaba que se encontraba frente la posibilidad de tener uno de los mayores cambios de su vida.

Estaba sereno, con excelente ánimo y realizando gestiones que podrían determinar que el cambio que esperaba, se concretara.

Lo que más me llamó la atención fue su actitud frente a los momentos que estaba viviendo. Simplemente me dijo, no sé…

En esas dos breves palabras entendí que estaba sintetizada su profunda fe en el Señor, esperando que lo que se resolviera sería siempre su Voluntad Soberana.

Me alegré mucho de escucharlo, porque eso es lo mejor que podemos hacer en circunstancias tan importantes como las que vivía.

Confiar y orar…sin parar y haciendo lo que estuviera en sus posibilidades de hacer!

Nada más, sin crearse expectativas ni mucho menos intentar forzar situaciones o buscando concretar lo que podrían ser las humanas preferencias.

Entendí y entiendo que en la nueva vida que hemos recibido, debemos ser ejemplos sobre la confianza que tenemos en el Eterno y en la obediencia a Sus decisiones.

Juan 9:31

Y sabemos que Dios no oye a los pecadores;

pero si alguno es temeroso de Dios,  y hace su voluntad, a ése oye.

João 9:31

Ora, nós sabemos que Deus não ouve a pecadores;

mas, se alguém é temente a Deus e faz a sua vontade, a esse ouve.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

1 2 3 4 187