EVANGELICOS Y JUDÍOS JUNTOS

CARTA DE ALEMANIA

Desde hace muchos años existen en Alemania entidades que asumieron la necesidad de intensificar los vínculos entre los evangélicos y los judíos.

Este notable fenómeno social y espiritual se inició alrededor de 1947, a escasos dos años de haber terminado la Segunda Guerra Mundial, cuando los judíos comenzaron a regresar al país en donde millones de ellos, fueron perseguidos, asesinados en el Holocausto.

Cuando se produjo ese movimiento de retorno de quienes habían conseguido escapar del nazismo, hubo un grupo de evangélicos que decidieron ayudarlos y sobre todo establecer vínculos de colaboración.

Fue así como se formaron asociaciones de judíos y evangélicos, algunas de las cuales tienen más de 60 años funcionando.

Quizás lo más relevante de este proceso haya sido que recientemente los evangélicos asumieron el error de los escritos de Martín Lutero para con los judíos.

Y más que eso: No solo admitieron el error que había cometido el hombre que inició el movimiento de la Reforma, sino que pidieron perdón a los judíos por sus manifiestos.

Esta actitud constructiva fortaleció los vínculos entre judíos y evangélicos, porque declararon que tienen el mismo Dios.

Este ejemplar proceso tan importante y trascendente como ignorado, es un indicador de que los tiempos están cambiando y que con honestidad y sinceridad se pueden sanar las heridas del pasado.

Adherimos con firmeza la labor de estas asociaciones. Y nos declaramos humildes participantes de este movimiento que se intensifica al cumplirse el 31 de Octubre, el 500 aniversario del inicio de la Reforma.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

LA POBREZA

CONGREGACIÓN

SÉPTIMO MILENIO

Un amigo me dijo: Que triste es ser pobre!

Me dejó doblemente sorprendido, porque no me lo esperaba de él y porque el tono de su voz era francamente desolador.

Entonces le pregunté: Y por qué dices eso…?

Y con el mismo tono me respondió: Porque hace días que vengo pensando en esto y estoy cansado de luchar siempre por lo mismo.

Como se obra en una situación como esta?

Como siempre pedí auxilio al Espíritu para darle a mi amigo una respuesta que le fuera de ayuda y no de controversia.

Entonces le pregunté varias cosas:

Alguna vez te ha faltado cobijo? No

Alguna vez te ha faltado el pan para tu familia? No

Alguna vez has estado desprotegido por Dios? No

Entonces tu problema no es por la pobreza, es por otras cosas. Y no eres el único que se encuentra en esa situación, yo mismo por ejemplo.

Creo que la pobreza es una cuestión que tiene que ver más con nuestro hombre viejo que con la vida de hombre nuevo que debemos de tener.

Lo que entendemos por pobreza, es en realidad una comparación indigna de alguien que se llama hijo de Dios. Es una comparación más propia del mundo y de su influencia en nuestras actitudes.

Si no nos ha faltado nunca lo que podríamos llamar lo básico, por qué nos consideramos pobres?

Simplemente porque creemos que lo básico es insuficiente y que nos merecemos más que eso, anhelamos más que eso.

Creo que este es el verdadero fondo de la cuestión. Si no me falta de nada, por qué no acepto lo que tengo?

Tal vez porque escucho la voz del mundo que me dice todos los días que preciso más, que debo tener más, que mis necesidades son mayores que las reales.

Y en ese inconformismo nos convertimos en máquinas voraces de desear cosas y sobre todo de tener más dinero, que es el verdadero amo de la vida de muchas personas.

Yo no soy un hombre rico pero no me considero un hombre pobre. Si miro mi vida como seguidor de Jesús, lo único que puedo decir es que tengo la Provisión de lo  que necesito y que todo lo que mi corazón ansía es lo que mundo me sugiere y por tanto lo desecho.

Deseo que mi amigo haya comprendido estos pensamientos. Que no son míos, sino enseñanzas de Jesús!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

LA BIBLIA – Juan 1:1-10

Juan que fue uno de los hombres más cercanos a Jesús, declara que esa proximidad con el Verbo de Vida, constituye la base para creer en la evidencia de que ÉL fue un hombre como nosotros. Y que su Palabra debe estar viva en nosotros…”

Primera Epístola de JUAN – 1:1-10

1:1 Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida
1:2 (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó);
1:3 lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.
1:4 Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido.
1:5 Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.
1:6 Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad;
1:7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.
1:8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.
1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.
1:10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

www.septimomilenio.com

 

DEFINICIÓN DE HOMOFOBIA

 

CONGREGACIÓN

SÉPTIMO MILENIO
Homofobia es el término que se ha destinado para describir el rechazo, miedo, repudio, prejuicio o discriminación hacia mujeres u hombres que se reconocen a sí mismos como homosexuales. De todas formas, el uso cotidiano del vocablo incluye a las otras personas contempladas en la diversidad sexual, como ocurre con los bisexuales y los transexuales. Incluso, a aquellos seres que mantienen hábitos o actitudes que suelen ser atribuidos al sexo opuesto, como los metrosexuales.
Cabe destacar que la homofobia carece de una definición precisa, ya que no se trata de un concepto de alcance estrictamente psiquiátrico. Hay quien considera homófoba a toda persona que no respalde o no se manifieste a favor de la homosexualidad. Sin embargo, la noción hace referencia a la discriminación, es decir, al rechazo o a la persecución.
«Ni rechazo ni persigo ni repudio a los homosexuales, bisexuales, transexuales o metrosexuales, cada uno vive su vida como quiere.
Exijo el mismo derecho para mi, yo creo en Dios, en lo que dice su palabra y en Jesucristo como Señor y Salvador.
Yo no acuso, ni ridiculizo, no persigo, ni fuerzo a nadie a creer lo que yo creo, porque no soy yo la que ha creado los cielos y la tierra ni todo lo que en ella hay.
Yo no establezco las leyes ni obligo a nadie a que las cumpla, todos seremos juzgados eso lo tengo claro y después nadie podrá decir ¡¡yo no lo sabía!! Aunque yo enmudezca tu realidad será la que es.
Dice la Palabra de Dios que nadie podrá (por mucho que se afane) añadir un codo a su estatura, y nadie podrá dejar de ser lo que es por mucho que lo quiera».

Lourdes Diaz

www.septimomilenio.com

EL ORIGEN DEL TÉRMINO JUDÍO / I

LA OTRA

HISTORIA

La palabra que define al Pueblo de Dios, inequívocamente proviene de Judá, que era el antiguo reino que tenía por capital Jerusalén.

El patriarca de la tribu que derivó con su nombre, nació en Padan-aram, Génesis 29:35. La bendición que le otorgó Jacob en su lecho de muerte fue un anticipo de la trascendencia que tendría su familia.

Judá fue el jefe de su pueblo hasta el tiempo de Cristo, Génesis 49:8-12. Fue el antecesor de Isaí padre de David y de su descendencia nació Jesús para el cumplimiento de las profecías.

La mención más antigua del Reino de Judá es una tablilla encontrada en Nimrod, la capital del imperio Asirio. En ella probablemente datada en 737 a.C. se describen las hazañas del reino Tiglath- Pileser III, que entre otros venció a Joacaz de la tierra de Judá.

El reino original israelita recibió el nombre de Judá. Durante el dominio de los persas se convirtió en una provincia de ese imperio, llamada Yehud.

El nombre Judá, ha sido sometido a múltiples análisis y ha originado también grandes controversias. Una de las tesis más aceptadas destaca que el nombre proviene de dos palabras:Yehu, el nombre divino y Udah, que significa dar gracias. Esto en síntesis llevaría a la conclusión de que Judá significa: Gracias a Dios. O con más precisión: A Dios, por Yehu y gracias por Udah.

Para la secuencia del razonamiento, es importante recordar lo que ocurrió con el Reino de Judá. Parte II.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

TU SIERVO ESCUCHA…

La historia de Samuel es la historia de un milagro y también de la convicción que tuvo desde niño en que todo lo relacionado con Jehová era sobrenatural.

Cuando respondió al llamado del Supremo, estuvo totalmente dispuesto a obedecerle en aquello que le fuera mandado.

Pero, si nos detenemos precisamente en ese punto,  advertiremos que lo que se le reclamó a Samuel era además de importante muy grave.

Que le dijo Jehová a Samuel?

Le anunció nada más y nada menos que obraría en contra del supremo sacerdote Elí, por las iniquidades que cometían sus hijos y porque las permitía.

Samuel a pesar de ser un niño no tuvo ningún reparo en contar al propio Elí lo que el Supremo le había anunciado que haría.

Con esa firmeza fue que el hijo de Ana y Elcana, a medida que crecía en edad también aumentaba la consideración que se le tenía como profeta del Señor.

Leyendo y pensando me he preguntado más de una vez si hubiera sido capaz de hacer lo mismo que Samuel, obrando con valentía ante los hombres y con plena confianza en el Eterno?

Lo verdaderamente notable de la historia de Samuel, es que desde niño obró con total fidelidad a Quién lo mandaba y por eso también el Creador fue fiel con él.

Esta es la gran enseñanza que trato de aplicarme en cada uno de mis hechos. Sin pretender considerarme profeta, hago cada día lo que tengo la seguridad que me manda hacer el Señor.

Al final, al único que le tendré que rendir cuentas es a ÉL!

Como hizo Samuel!

1 Samuel 3:10

PT – Então, veio o Senhor , e ali esteve, e chamou como das outras vezes: Samuel, Samuel. E disse Samuel: Fala, porque o teu servo ouve.

ES –  Y vino Jehová y se paró, y llamó como las otras veces: !!Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

INTOCABLES…?

Una de las acciones más sorprendentes de los seres humanos, es la de convertir a determinadas personas en absolutamente intocables.

En ese mausoleo incluimos a los más dispares nombres, transformando la cuestión en una incomprensible mezcla de valores, talentos y cualidades.

Convertimos en intocables a:

A próceres nacionales,

A grandes compositores,

A deportistas,

A benefactores de la humanidad,

A autores,

A gigantes del pensamiento,

A artistas,

A héroes de la historia…

La lista es tan grande como lo sea nuestra propia visión del tema. Mezclando siempre a personas que hicieron historia, con quienes son protagonistas de simples episodios mundanos.

Es así como colocamos a los notables con los personajes, casi siempre contemporáneos y por tanto sin el respaldo que solo el tiempo concede a los verdaderamente importantes por la dimensión de sus obras.

La defensa casi fanática que hacemos de los intocables, nos hace perder la perspectiva de lo que verdaderamente es trascendente.

Y lo más grave: De lo que verdaderamente nos debe importar!

Ningún intocable por grandioso o meritorio que sea puede ser perfecto.

Ninguno!

Por qué razón?

Porque el Único Perfecto es Dios!

Todos los demás que creemos perfectos, son hombres que tienen limitaciones, problemas, errores, fallos, pecados confesados o inconfesables.

Como todos nosotros!

Por cierto que hay algunos más meritorios que otros, pero siempre con la humana condición de ser hombres que de ninguna manera pueden ser calificados perfectos.

Es importante recordar las enseñanzas de la Palabra de Dios, para colocar en su verdadero lugar, sin restar nada a quienes tienen sí han hecho cosas trascendentes y sin sumarle nada a quienes son exitosos circunstanciales.

Debemos tener en cuenta que todas las valoraciones humanas tienen precisamente por esa condición, los riesgos de ser imperfectas, tendenciosas, manipuladoras e incluso engañadoras.

Debemos aplicarnos la sabia enseñanza de Jesús: Dar al césar lo que le pertenece y a Dios lo que solamente puede ser de Él.

Entonces recuperaremos una cierta objetividad, para no transformar en intocables a hombres y mujeres, que solamente la perspectiva histórica valorará.

Y a los que solamente Dios puede juzgar y honrar!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

VIVIR CON INJUSTICIAS

CONGREGACIÓN

SÉPTIMO MILENIO

Pero José les respondió: No temáis, pues ¿acaso estoy yo en lugar de Dios? Vosotros pensasteis hacerme mal, pero Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener con vida a mucha gente. Génesis 50.19–20

Podemos convivir con muchas dificultades y sacrificios, pero cuando percibimos que hemos sido tratados con injusticia nos sentimos traicionados en lo más profundo de nuestro ser, especialmente cuando viene de aquellos que más amamos. La agonía de esta insoportable carga la capta el salmista: «No me afrentó un enemigo, lo cual yo habría soportado, ni se alzó contra mí el que me aborrecía, pues me habría ocultado de él; sino tú, hombre, al parecer íntimo mío, ¡mi guía, y mi familiar!, que juntos comunicábamos dulcemente los secretos y andábamos en amistad en la casa de Dios» (55.12–14).
El cristiano maduro deberá aprender a manejar correctamente las injusticias para evitar un proceso que le quitará el gozo y la paz y, eventualmente, pondrá fin a la efectividad de su ministerio. Nada ilustra esto con tanta fuerza como la vida de los hermanos de José. A pesar de que habían pasado 44 años desde aquella terrible decisión de vender a José como esclavo, seguían atormentados por lo que habían hecho, presos del miedo a la venganza. Piense en eso. ¡La mitad de la vida atormentados por algo que habían hecho casi 50 años antes!
No sabemos en qué momento José resolvió las devastadoras consecuencias de ser vendido por sus hermanos, pero el texto de hoy nos da pistas acerca de dos cosas que habían ayudado a José a superar la crisis. En primer lugar, José entendía que él no estaba en el lugar de Dios, y que juzgar a sus hermanos era algo que no le correspondía. Nuestros juicios siempre van a estar empañados por nuestra limitada visión humana. Solamente Dios juzga conforme a la verdad. Por esta razón, no le es dado a los hombres el emitir juicio contra otros. Aun Jesucristo se abstuvo de emitir juicio, diciéndole a los judíos: «Vosotros juzgáis según la carne; yo no juzgo a nadie» (Jn 8.15).
En segundo lugar, José tenía una convicción profunda de que Dios estaba detrás de lo que le había pasado. Esto es algo fundamental para el hijo de Dios. Con demasiada frecuencia nuestra primera reacción en situaciones de injusticia es cuestionar la bondad de Dios, preguntando por qué Él ha permitido lo acontecido. Pasaron años antes de que José comenzara a ver el «bien» que el Señor tenía en mente cuando permitió que la tragedia tocara tan de cerca su vida. Mas la convicción de que Dios puede convertir aún las peores maldades en bendición siempre existió, y esto guardó su corazón de la amargura y el rencor.

Pr. José Gilabert – España

www.septimomilenio.com

MUNDO ENGAÑADOR…!

Blog del TIEMPO!

En algunos países se sostiene cada vez con mayor fuerza, que los hombres debemos hacer lo que nos parezca bien. Si nos parece bien lo hagamos!

Observando una imagen de la patética soledad de un evangelista en la calle, es posible pensar que lógico que esto sea así.

Quién está dispuesto a escuchar a alguien hablar de Jesús? Muy pocos y los que lo hacen terminan asustados no por la esperanza, sino porque se nos habla del fin de los tiempos.

Por estas razones es tan fácil que el mundo nos engañe. Si se tratara de una cuestión de marketing, podríamos decir que el marketing del mundo es excelente!

Solo que profundamente engañador!

Es posible vivir sin límites? No.

Es posible vivir sin Dios? No.

Pero las alternativas que se nos ofrecen son tan atractivas, que corremos el riesgo de ser engañados. Sobre esto, estamos advertidos por el propio Jesús!

Como se diría en el mundo, no tenemos excusas ni tampoco el derecho de afirmar que no lo sabíamos!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

EL PANTEÍSMO ES CRISTIANO?

LA OTRA HISTORIA

La respuesta es absolutamente NO. La complejidad de definir el panteísmo parte de su propia concepción. Básicamente se trata de entender que el universo y el hombre, son Dios.

Es decir todo lo que es pasado, presente y futuro son representados por la noción teológica de Dios.

Esta visión suele complementarse con el argumento de que el panteísmo es opuesto a la creencia del Creacionismo.

Por tanto la existencia misma de todo lo que vemos, es la representación de Dios. No existe como creemos los cristianos, un Dios Creador.

Algunas religiones se basan en este principio, como puede ser el hinduismo practicado principalmente en la India.

El universo debe identificarse con Dios o también con la naturaleza. Los pensadores que participan de la idea del idealismo absoluto o del romanticismo, son identificados con el panteísmo. Incluso los ateos, en alguna de sus versiones, entienden como válido el concepto de panteísmo.

Categóricamente puede afirmarse que toda forma de panteísmo, en las muchas que tiene a lo largo de la historia, son contrarias a la creencia del Dios Único, Soberano y Creador de todas las cosas.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com