CAMBIAR, ANATEMA

DEVOCIONAL

Como obrar cuando se teoriza sobre la necesidad de cambiar los Evangelios?

Esta pregunta me la tuve que formular en varias ocasiones, cuando debatía este tema con hermanos que sostenían esta necesidad.

Cambiar los Evangelios?

Como es posible pensarlo?

Estos hermanos sostenían que el Mensaje de los Evangelios había quedado desactualizado y por eso era necesario cambiarlos, para que los jóvenes lo entendieran.

En otras palabras: El pretexto eran los jóvenes y buscar la forma de atraerlos hacia las enseñanzas del Hijo del Hombre.

Confieso que estas discusiones me resultaron muy difíciles, porque ellos se empecinaron en su idea y no aceptaron ningún argumento. A pesar que sabían que estaban cayendo en anatema.

Los Evangelios fueron formulados para CAMBIAR el mundo, no para ser cambiados según el mundo!

Esta tremenda confusión, es la que afecta a muchas congregaciones, donde se pretende atraer a los jóvenes con Mensajes que no están inspirados en Jesús.

Tenemos el Mandato de predicar el Mensaje de Salvación! Sin cambios y para cambiar a quienes lo reciben!

Gálatas 1:7-9

ES – No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.

Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.

Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.

PT –  o qual não é outro, mas há alguns que vos inquietam e querem transtornar o evangelho de Cristo.

Mas, ainda que nós mesmos ou um anjo do céu vos anuncie outro evangelho além do que já vos tenho anunciado, seja anátema.

Assim como já vo-lo dissemos, agora de novo também vo-lo digo: se alguém vos anunciar outro evangelho além do que já recebestes, seja anátema.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

Adopción: ¿Sí o no?

CONGREGACIÓN

SÉPTIMO MILENIO

Cuando nació mi tercera hija, mi hermana me dijo: adopta un niño. Yo pensé: no tengo corazón adoptivo, amo a mis hijas y estoy feliz de que sean chicas. No sería capaz de adoptar un niño, ¿ysi llegará el día en el que yo lo rechazase?

Los años pasaron, mis 3 hijas crecieron y se volvieron mujeres preciosas, madres a su vez de hijos. Toda una alegría. Pero Dios tenía más para enseñarme.

Ya con 55 años, cuando pensé que no tendría más hijos, Dios me regaló dos chicas preciosas (sí, chicas también, ¡Pobre marido!) y me enseñó una cosa que ya sabía, pero que no conocía de esa manera: el corazón adoptivo de Dios Padre. El otro día, pasando por la ciudad donde ellas nacieron, intenté buscar en mi mente a las chicas que habían vivido allí, pero no las encontré. No podía identificar a mis hijas con aquellas niñas; no eran las mismas, eran otras. Ellas se parecen a mí: tienen la misma forma de pensar, de arreglar la casa, de cocinar y el mismo comportamiento ¡Tienen la misma identidad! Y fue ahí donde Dios me habló acerca de “su corazón adoptivo’’. Me emociono cuando lo pienso y hablo de ello.

Cuando Dios nos envió a Jesús fue para que aprendiésemos y nos convirtiésemos en sus iguales. Para que volviésemos a ser sus hijos. Para que nos identificaremos con él en su comportamiento,manera de hablar, de pensar, de actuar… en todo. Porque Jesús vino para romper con la ley, para que pudiésemos volver a tener acceso directo a nuestro padre, al Abba, en intimidad con él.

“ (…) Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo (…) De manera, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino de la libre’’.
Gálatas 4:3-7, 31
La imagen que me vino a la cabeza es: Dios nos ha recibido, nos ha puesto en su regazo y hadicho: no sé quien eras, pero sí sé quien eres.
Adopción; hoy entiendo esto.
Muchas veces, nosotros, por haber experimentado problemas de relación y aceptación connuestros padres biológicos (cosa mucho más común de lo que pensamos) medimos nuestrarelación paterna con Dios en esta misma medida. Por lo que no sabemos ser aceptados, nosabemos confiar sin miedo, no sabemos entregar y hablar con nuestro padre, nuestro Abba,como conviene. Como Dios es un Padre que conoce a sus hijos, en lo más íntimo. Él haprovidenciado al Espíritu Santo para enseñarnos esto. Dios ha enviado a su hijo para rescatar esta intimidad. Dios quiere restablecer esta relación con nosotros.
La mayor prueba de intimidad que tuve con mis dos hijas fue cuando, un Domingo por lamañana, ellas vinieron a mi cama y se acogieron en mi intimidad, sin miedo, sabiendo queserían aceptadas y nunca rechazadas. Dios había cambiado mi corazón no adoptivo en uncorazón entregado a ellas como con las otras tres.Si Dios me ha hecho entender eso dentro de mi corazón, ¿puedes imaginarte como él quiererelacionarse con nosotros? “Una diminuta mota de polvo como yo“, tal como diría el cantante.
Déjate ser “adoptado“ por Dios y recibe la libertad con la cual el te libertó y te hizo hijo de lalibre, y no más de la esclava. Sé libre de entrar en la presencia de tu padre y de derramartedelante de él, sin miedo a ser rechazado. Conoce esta libertad en el amor de tu padre, del Abba. Conoce el corazón adoptivo de Dios y vive este amor sin comparación, sin medida, de un padre para con su hijo. De Dios Padre, Abba, para contigo, su hijo adoptado a través de Jesús.

Elié Ferreira.

www.septimomilenio.com

ADOÇÃO: SIM OU NAO?

CONGREGAÇÃO

SÉTIMO MILÊNIO

Quando nasceu minha terceira filha, minha irmã me falou: adota um menino. Eu pensei: não tenho coração adotivo, amo as minhas filhas e estou feliz por serem meninas, não seria capaz de adotar uma criança, e se um dia eu rejeitar essa criança?

Os anos se passaram, minhas 3 filhas cresceram e se tornaram lindas mulheres, mães de filhos, toda uma alegria, mas Deus tinha mais para me ensinar.

Já com 55 anos, quando pensei que não teria mais filhos, Deus me presenteou com duas lindas meninas (sim meninas também, pobre marido) e me ensinou uma coisa que sabia mas não conhecia dessa maneira: o coração Adotivo de Deus Pai.

Outro dia passando pela cidade onde elas nasceram, tentei achar as meninas que viviam lá e não achava, não podia identificar minhas filhas com aquelas meninas, não eram as mesmas, eram outras, elas se parecem comigo, tem a mesma maneira de pensar, de arrumar a casa, de cozinhar, mesmo comportamento. Têm a mesma identidade! E foi quando Deus me falou do Seu Coração Adotivo, me emociono quando penso e falo sobre isso.

Quando Deus nos enviou Jesus foi para que aprendêssemos e nos tornássemos iguais a Ele, voltássemos a ser seus filhos, para que nos identificássemos com Ele no Seu comportamento, maneira de falar, de pensar, no agir em tudo, porque Jesus veio para romper com a lei, para que pudéssemos voltar a ter acesso direto ao Nosso Pai, ao Abba, intimidade com Ele.

“..Deus enviou seu Filho, nascido de mulher, nascido debaixo de lei, para resgatar os que estavam debaixo de lei, a fim de recebermos a adoção de filhos. E, porque sois filhos, Deus enviou aos nossos corações o Espírito de seu Filho, que clama: Aba, Pai. Portanto já não és mais servo, mas filho; e se és filho, és também herdeiro por Deus. Pelo que, irmãos, não somos filhos da escrava, mas da livre. Gálatas 4:3-7,31”

A imagem que me veio a cabeça foi: Deus nos recebeu e nos colocou no Seu colo e disse: não sei quem você era mas sim que você é! ADOÇÃO, hoje entendo isso.

Muitas vezes, nós, por termos passado problemas de relacionamento e aceitação com nossos pais biológicos (coisa muito mais comum do que pensamos), medimos nosso relacionamento paterno com Deus nessa mesma medida, e não sabemos ser aceitos, não sabemos confiar sem medo, não sabemos entregar, falar com nosso Pai, nosso Abba como convém. Como Deus é um Pai que conhece seus filhos no mais intimo Ele providenciou o Espirito Santo para nos ensinar isso. Deus enviou Seu Filho para resgatar essa intimidade. Deus quer reestabelecer esse relacionamento conosco.

A maior prova de intimidade que tive com minhas duas filhas foi quando em um domingo pela manhã elas vieram na minha cama tomar café da manhã comigo, elas deitaram sem medo na minha cama, se aconchegaram na minha intimidade sem medo, sabendo que seriam aceitas e nunca rejeitadas. Deus mudou meu coração não adotivo em um coração entregue a elas como com as outras 3.

Se Deus me fez entender isso no meu coração você pode imaginar como Ele quer se relacionar conosco? “Uma breve poeirinha como eu”, como diria o cantor.

Deixe-se ser “adotado” por Deus, receba a liberdade com a qual Ele te libertou e te fez filho da livre e não mais da escrava, seja livre de entrar na presença do teu Pai e se derramar diante dele, sem medo a ser rejeitado.

Conheça essa liberdade no Amor do teu Pai, do Abba. Conheça o Coração Adotivo de Deus e viva Esse Amor sem comparação, sem medida, de um Pai para com seu filho: de Deus Pai, Abba para com você, seu filho adotado através de Jesus.

Elié Ferreira

www.septimomilenio.com

LA FE NOS JUSTIFICA

500 ANIVERSARIO…A 290 DÍAS

 NOTAS DE LA REFORMA / 42

19 Enero de 2017

Lutero recibe una maravillosa enseñanza: La Salvación comienza por el verdadero arrepentimiento y el Amor a Dios es el fin.

A partir de este conocimiento el joven fraile dedica su atención a aquellos pasajes de la Biblia, que antes evitaba porque estaban relacionados con la Salvación y el arrepentimiento.

De esta manera se centró en las Cartas de Pablo y de manera especial Romanos y Gálatas 2:16: Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado.

Lutero siguió bajo la guía del doctor Staupitz que era la máxima autoridad de los agustinos en Alemania, quién advirtió que el marco del convento no era bueno para su joven discípulo.

De esta manera cuando Federico III el Sabio, príncipe elector de Sajonia decidió fundar la Universidad de Wittenberg en 1502, el doctor Staupitz propició que Lutero fuera nombrado catedrático en ciencias filosóficas. Tenía entonces 26 años.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

AUTOCRÍTICA…?

Como casi todo lo que hacemos, los excesos pueden tener efectos contraproducentes.

La autocrítica, es una de esas cuestiones que generalmente practicamos en la intimidad y que tiene el propósito de analizar lo que hemos hecho y como lo hemos hecho.

Es buena o es mala la autocrítica?

Si nuestras referencias son las del mundo, puede resultar sumamente peligrosa, porque fácilmente podremos caer en algunas situaciones igual de malas: La autocompasión, el desánimo, la soberbia de sentirnos superiores.

Si nuestra referencia es Jesús, las perspectivas cambian rotundamente. La primera cuestión que nos deberíamos plantear es: Para qué hacemos autocrítica?

Es por una moda en los tiempos que vivimos?

Es una necesidad espiritual?

O es algo que intentamos hacer para mejorar nuestra vida?

Lo importante es tratar de determinar cómo es nuestra vida con relación a los que Dios nos ha mandado, si estamos obrando rectamente o si es necesario modificar algunas de nuestras acciones.

Siempre tendremos oportunidad de analizar en profundidad esa relación con el Señor, para no apartarnos de su Camino, ni a derecha ni a izquierda.

Si nuestra revisión tuviera un sentido positivo, deberemos de tener especial cuidado. Es algo parecido a la euforia, a la alegría desmedida.

Si llegáramos a la conclusión de que estamos obrando adecuadamente, pensemos que esa es la Obra del Eterno en nuestra vida y por tanto no podemos adjudicarnos ningún mérito y mucho menos vanagloriarnos.

La autocrítica, en todo caso debe llevarnos a establecer una nueva visión de nuestra vida, teniendo como modelo Supremo al propio Jesús.

Si eso es lo que buscamos, bienvenida la autocrítica!

Si en cambio buscamos la jactancia por ser mejores que otros, tengamos cuidado. No es lo bueno para nosotros.

Gálatas 6:4-5

Así que, cada uno someta a prueba su propia obra, y entonces tendrá motivo de

gloriarse sólo respecto de sí mismo, y no en otro;

porque cada uno llevará su propia carga.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SOY…

Jerusalem

Una de las cuestiones que me resultan de más difícil comprensión, es la relación que tenemos los evangélicos con Israel.

Todos nos consideramos coherederos de las promesas que Jehová hizo a Su Pueblo!

Sin embargo y a pesar de esa convicción, nuestras reacciones son diversas y lo que es peor, casi todas alejadas del propio Israel.

Algunos utilizan la coartada de no caer en la condición de ser judaizantes, cosa que nadie ha reclamado que deba cumplirse.

Otros, critican las actitudes de los israelíes a lo largo del tiempo y especialmente en estos años de los que somos contemporáneos.

Nadie, ni el propio Dios ha considerado perfectos a quienes forman parte de su Pueblo, por lo que esta afirmación pretende esconder el propósito de no aparecer como alineados con Israel.

También están quienes tienen actitudes que se sintetizan con las dos fórmulas enunciadas, teniendo en común la reticencia a aparecer públicamente al lado de Israel.

Me sorprenden estas actitudes que una vez más demuestran la alta hipocresía de los hombres, con relación a las cuestiones de Dios.

Resulta evidente que si me declaro como coheredero de las promesas del Eterno a Israel, no tengo razones para negarlo, a menos que me importen más los pensamientos del mundo.

Estoy convencido que cada día nos acercamos a los tiempos finales, que definió Jesús. Y cada día se nos exigirá más compromiso con Israel.

A menos que vivamos en la tibieza de permanecer indefinidos, esperando no tener que afrontar los duros tiempos que vendrán.

Pero, la tibieza tendrá su castigo!

Gálatas 3:29

Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois,

y herederos según la promesa.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com