DESAFÍO

DEVOCIONAL

El mundo desde siempre, atribuyó  a Dios los males que padeció y que padece, acusándolo de falta de Amor y de Misericordia.

Usando argumentos supuestamente morales, los hombres nos atrevemos a cuestionar al Eterno, atribuyéndole a su Majestad, lo que no es otra cosa que el resultado de nuestra propia maldad.

La Biblia nos anunció que precisamente por causa de la maldad, la fe de muchos se enfriará y es exactamente lo que está ocurriendo en nuestros tiempos.

Siendo consciente de mi propia responsabilidad, es legítimo preguntarse qué estoy haciendo para llevar Luz a los ciegos y cordura a los obstinados que se resisten a ver?

No tengo muchas posibilidades de negar lo evidente y también de que debo actuar con firmeza y valentía frente a la malignidad del mundo y a su osadía para renegar del Supremo.

Solo sabiendo que mi firmeza y mi valentía provienen de lo Alto, será posible que deje de ser un testigo complaciente y un hombre que deberá responder en el Juicio.

Salmo 5:4
ES – Porque tú no eres un Dios
que se complace en la maldad;
el malo no habitará junto a ti.

PT –  Porque tu não és um Deus
que tenha prazer na iniquidade,
nem contigo habitará o mal.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

AMAR…!

 

CONGREGACIÓN
SÉPTIMO MILENIO

Seguramente todos ponemos en práctica lo que nos manda la Palabra, de hacer lo que Dios pone en nuestras manos. Y seguramente lo hacemos tanto si nos alegra como si no nos satisface tanto.

Pensamos que lo importante es cumplir!

Sin embargo el Espíritu a lo largo de los últimos años me ha mostrado y demostrado, que no basta con cumplir. Que aunque es bueno que así sea, el sentido de hacer está incompleto, tal y como lo practicamos.

Falta: Amar lo que hacemos!

Y seguramente nos podremos preguntar qué razón o qué razones habría para que además de ser fieles al Mandato, amemos la obra de nuestros talentos o capacidades?
Tan legítima es la pregunta que el propio Eterno nos responde a través del Texto, cuando habla de la bendición que significa que seamos fieles cumplidores y que en todo y por todo demos gracias.
En lo personal suelo aplicarme estos conceptos, cuando dudo o cuando cometo la torpeza de prestar mis oídos a los ataques del enemigo, que denigra y menosprecia aquello que hago sabiendo que lo hago para el Todopoderoso.
Y en esa lucha que siempre tendremos contra el enemigo, en cada día y en cada cosa, es cuándo podremos comenzar a comprender el sentido que tiene amar lo que hacemos.
Ese Amor nos diferencia del resto de los hombres, que trabajan para satisfacer sus afanes, su vanidad y su voluntad de sentirse superiores a quienes los rodean.
Amando lo que hacemos nos inmunizamos contra el desánimo, contra la queja, contra nuestra propia debilidad humana, contra el pensamiento de desear agradar y justificarnos ante los demás.
Si trabajamos para Dios y por ÉL, pongamos amor en nuestra obra, porque solamente así tendrá el verdadero significado de pasar de convertirse en algo convencional u obligatorio, en una auténtica Obra para contribuir al objetivo supremo de extender el Reino.
Ese Amor nos dará fuerzas y nos impulsará a ser buenos padres, esposos, hijos y también a ser los hombres y mujeres que el Señor precisa, para que llevemos las Buenas Nuevas, a otros que como nosotros vivíamos en la ignorancia y la oscuridad y ahora vivimos en la plenitud de la Verdad y la Luz.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ORACIÓN. Por la LUZ

Oremos para no impedir que la lámpara de la certeza nos alumbre!

Oremos para comprender que hay una sola Verdad!

Oremos para recordar siempre que una semi-verdad es una mentira!

Oremos par recordar que una mentira nunca podrá ser piadosa!

Oremos para vivir sabiendo que el Bien siempre prevalecerá sobre el mal!

Oremos para tener la Luz que siempre prevalecerá sobre las tinieblas!

www.septimomilenio.com

 

TEMERARIAS AFIRMACIONES

Blog del TIEMPO!

Una cantante de origen lituano y sirio, de gran notoriedad en Suecia acaba de formular unas declaraciones en donde hace ostentación de su condición de lesbiana.

Incluso llegó a comentar que en un tiempo ella decidió cambiar su nombre por el de Eric, obviamente un nombre masculino.

En sus actuaciones suele gritar: Gracias a Dios que soy homosexual!

Esta temeridad puede ser tomada como un exceso o también como una forma muy burda de buscar notoriedad entre la comunidad musulmana del país nórdico o de quienes declaran su homosexualidad.

Lo cierto es que en medio de la frivolidad en la que vivimos y con la que aceptamos todo en el nombre de la tolerancia, hay quienes aceptan que alguien diga lo que esta cantante ha dicho.

Estamos obligados a ser Luz y no debemos pasar por alto situaciones como estas, que pueden ser minimizadas, pero que es necesario que tengan la respuesta inspirada en la firme creencia que Dios condena al pecado.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

PRECISIÓN

DEVOCIONAL

Cada vez que reflexiono sobre el tiempo, me recuerdo de mi veterano reloj, que se caracteriza por su asombrosa puntualidad.

Y cada vez que hago esto, me abochorno por no pensar en la Infinita Precisión de los tiempos de Dios!

Acaso hay algo más Perfecto?

Porque todo lo que está bajo su Soberana Voluntad, ocurre en el momento ideal, ni antes ni después!

Esta lección que tengo bien aprendida es una Luz en los momentos de incertidumbre, cuando se deben tomar decisiones y se espera la Bendita Confirmación.

Es un difícil ejercicio de paciencia, de la que casi carezco y de confianza, que sí tengo, por la Gracia del Eterno. Siendo como es tan difícil, la Luz que ilumina mi vida me recuerda la prudencia con la que debo obrar.

Si nada ocurre ni antes ni después, qué sentido tiene afanarme?

Qué sentido tiene precipitarme por los caminos errados?

Confío en la Precisión de Quién me ha dado la vida!

Deuteronomio 11:14

Yo daré la lluvia de vuestra tierra a su tiempo,

 la temprana y la tardía;

y recogerás tu grano, tu vino y tu aceite.

Deuteronômio 11:14

Então, darei a chuva da vossa terra a seu tempo,

a temporã e a serôdia,

para que recolhas o teu cereal, e o teu mosto, e o teu azeite.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com