LOS IMPERIOS

imperio

Quién no ha soñado con tener un imperio y ser emperador?

Hay quienes viven fantasías posibles y otras alocadas, ajenas por completo a la realidad, pero siempre tratando de evadirse de lo que se considera oprimente o poco atractivo.

Abriendo la Biblia, leí la historia de varios imperios y de quienes fueron sus líderes. Y la primera conclusión a la que llegué, fue como resulta impresionante comprobar como todos los grandes imperios de la Tierra fueron abatidos.

Unos con el germen de la destrucción de sus luchas internas, otros por la debilidad causada por siglos de poder y de conquistas y los restantes, porque no eran tan grandes como se los imaginaban.

Y al fin, que quedó de todo el poder y los fastos?

Nada! Y la memoria más o menos precisa para recordar hazañas y logros del pasado.

Más curiosa resulta todavía la historia de los pueblos que se rebelaron contra Dios!

Hombres y pueblos que se consideraron más grandes y más poderosos que el Creador!

Frente a eso solo queda la sencilla decisión de ser fieles a Quién nos ha dado la Vida y un Propósito para cumplirla!

Siempre recuerdo el día que comparé lo que creía que era bueno y lo que el Eterno me había dado. Entonces me acordé de una frase memorable: Lo bueno es enemigo de lo mejor.

Quién ambiciona un gran imperio y ser un soberano poderoso, se olvida que es el Bendito de Israel quién está en Autoridad sobre todas las cosas.

Sobre los hombres sencillos y obedientes y sobre los que piensan que son llamados por la historia.

Salmo 68:35

Temible eres, oh Dios, desde tus santuarios;
El Dios de Israel, él da fuerza y vigor a su pueblo.
Bendito sea Dios.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SOLA LA ESCRITURA…

reading-bible

Durante mucho tiempo la lectura de la Biblia estuvo prohibida y además su tenencia, castigada.

Lutero planteó radicalmente a la Escritura como la única fuente de Sabiduría de los hombres.

A casi 500 años de su planteamiento, podemos decir que tenía razón?

Podemos y debemos!

El rasgo esencial de la Escritura es el de que fue inspirada por el Supremo. Por tanto la debemos reconocer como la Palabra del propio Dios!

Este punto es definitivo en torno a varias cuestiones!

La Biblia se explica a sí misma.

No hay mediadores entre la Palabra y los hombres. Y menos quienes se declaren en autoridad para interpretarla.

La Biblia fue dada a los humanos no a alguna institución de los hombres!

Por tanto cuando estaba prohibida su lectura o su tenencia también prohibida se estaba violando un mandato del Soberano, pues su Palabra es para todos los hombres, sin distinciones.

Cuando Lutero planteó que la Escritura bastaba para entender el pensamiento del Creador, estaba declarando que las interpretaciones humanas fallan en lo esencial.

Dios se explica a sí mismo!

Ningún hombre puede interpretar a Dios!

No hay debate posible en torno a esta cuestión definitiva, aclarada por la propia Palabra, como lo podemos leer en el Libro de Salmos 19:7.

La osadía de los hombres nos lleva a las tradiciones y las tradiciones nunca pueden sustituir a Dios y mucho menos a interpretarlo.

Desde la humildad seamos sabios y cada vez que tengamos en nuestras manos la Biblia, pensemos que es un privilegio que nos ha sido dado el de poder leer nada más y nada menos que la propia Palabra de Dios.

Apocalipsis 22:18-19

Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro.

Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

PATOS OU OVELHAS?

 CONGREGAÇÃO SÉTIMO elie1MILÊNIO

Sempre falo para minha filha menor: Não coma como um pato, mastiga a comida para poder digerir bem e que possa absorver todos os nutrientes e vitaminas. Engolir a comida acaba fazendo mal ao teu estômago. Tem que mastigar e bem a comida.

A anorexia espiritual é um problema grave, assim como é a obesidade com anemia espiritual.

Escutamos, lemos e atualmente seguimos nas redes sociais pessoas que falam, frases que nos consolam no momento, musicas que trazem alegria!

Então por que nos sentimos fracos e sem forças? Nos abatemos por qualquer coisa? No momento mais necessário esquecemos tudo o que ouvimos, vemos, seguimos, etc.

Engolimos sem mastigar.

Comida que ingerimos sem mastigar, sem conhecer a procedência.

Não paramos para analisar o que está sendo servido, meditar no que ouvimos. Da mesma forma que não digerimos a comida quando é Deus quem nos oferece, não diferenciando “quem” está servindo. Apenas queremos ser alimentados e ter a barriga cheia.

Comemos como um pato, engolindo sem nem sentir o sabor, sem saber na verdade o que está comendo.

A ovelha mastiga a comida, rumina, digere e aproveita cada “grama” que é servida.

A palavra de Deus é para que a comamos, mastiguemos, ainda que no começo pareça amarga, ela se tornará doce como mel, alimentando todo nosso corpo, alma e espirito!

Meditarei nos teus preceitos.” (Salmos 119.15)

Pegue-o e coma-o! Ele será amargo em seu estômago, mas em sua boca será doce como mel – Apocalipse 10:8-11

Outro dia estava conversando com minha irmã sobre a importância de “comer e se alimentar” das coisas do Céu, da importância de saber onde está nosso tesouro, porque ali onde ele estiver estará nosso coração, comer e “ruminar” a Palavra de Deus, seus ensinamentos, seus preceitos, suas promessas, conhecer a Deus verdadeiramente e sobre tudo, desejar estar com Ele! Desejar tudo que vem dEle! Ser Ele o centro da nossa vida, nosso “estômago”, ser Ele quem nos enche e satisfaz!

E a conclusão é essa:

23 Mas a hora vem, e agora é, em que os verdadeiros adoradores adorarão o Pai em espírito e em verdade; porque o Pai procura a tais que assim o adorem.
24 Deus é Espírito, e importa que os que o adoram o adorem em espírito e em verdade.
João 4:23,24

Busque a Deus sobre tudo

Adore a Deus sobre tudo

Viva como Deus quer sobre tudo

Sobre tudo e qualquer coisa seja Deus VIDA em você, teu respirar, teu levantar, teu pensar, teu sonhar …Aquele que te alimenta e satisfaz!

Você é aquilo que come….Então, o que você está comendo?

Pense sobre isso

MEDITE, PENSE, DISCIRNA, LEIA, ANALISE, COMPARE, E DEIXE O ESPIRITO SANTO TE ENSINAR.

Elié Ferreira

www.septimomilenio.com

ECONOMIZAR E DESPERDIÇAR pt

tempes

As pessoas que, como eu, estamos vivendo os tempos finais da própria existência, temos tempo para analisar quilo que fizemos e o que deixamos de fazer.

Pensar sobre o pouco que fizemos certo e o muito que fizemos errado.

Eu, como quase todas as pessoas, um dia dei valor ao dinheiro e, a partir daí, todas as minhas preocupações se focalizaram em ter mais e guardar tudo o que pudesse.

O grande preço que estava pagando por isso – ignorei totalmente. Estava desperdiçando meu tempo em uma coisa que não tem o menor valor, exceto de usá-lo o necessário para viver.

Foi assim que muitos anos da minha vida foram investidos assim, desse jeito errado e desde essa perspectiva mesquinha – para dar valor ao dinheiro, tirei daquilo que realmente tinha e tem importância.

Em outras palavras: tentei economizar no que não devia e desperdicei loucamente o que deveria ter administrado com sabedoria.

É o dilema da nossa era: vamos em busca do dinheiro a qualquer tempo e desperdiçamos a única coisa valiosa que os seres humanos têm: o tempo!

É incrível como um afinal chegamos à conclusão de que, do mesmo jeito que temos o dinheiro, um dia o perdemos e mais tarde até podemos recuperá-lo.

Mas o tempo, esse escasso período de vida que nós, os humanos, temos, NUNCA poderemos recuperar!

Como sempre estamos em tempo de aprender, portanto, aprendamos!

A única coisa valiosa que temos e que deveríamos conversar e administrar com a máxima sabedoria é o nosso tempo de vida – aquele que dedicamos a Deus, nossa família e à Igreja no sentido que Jesus expressou.

Não desperdicemos a única coisa que temos de verdade!

 

Salmos 103:15-16

 Porque o homem, são seus dias como a erva;
como a flor do campo, assim floresce;

pois, passando por ela o vento, logo se vai,
e o seu lugar não conhece mais.

Diego Acosta / Salma Ferreira

www.septimomilenio.com

 

 

AHORRAR Y MALGASTAR

yawning-kid

Los que vivimos los tiempos finales de la existencia, tenemos calma para analizar lo que hemos hecho y lo que hemos dejado de hacer.

Sobre lo poco que hicimos bien y sobre lo mucho que obramos mal.

Como casi todas las personas, un día le concedí valor al dinero y a partir de entonces centré todos mis afanes en tenerlo y en la medida de lo posible de atesorarlo.

El gran precio que estaba pagando, yo lo ignoraba por completo. Estaba malgastando mi tiempo en algo que no tiene el menor valor, como no sea de aquel que precisamos para vivir.

Así fue que invertí muchos años de mi vida, desde esa errada y mezquina perspectiva. Dándole valor al dinero, se lo resté de lo que verdaderamente tenía y tiene importancia.

Para expresarlo de otra manera: Busqué ahorrar en lo que no debía y malgasté alocadamente lo que si debía administrar con sabiduría.

Es el dilema de nuestro tiempo: Buscamos el dinero a cualquier precio, malgastando lo único valioso que tenemos los humanos: El tiempo!

Es sorprendente como un día nos podemos dar cuenta que el dinero así como lo tenemos, otro lo perdemos y luego lo podemos volver a recuperar.

Pero el tiempo, este escaso período de vida que tenemos los humanos, no lo podemos recuperar NUNCA!

Como siempre estamos a tiempo de aprender: Aprendamos!

Lo único valioso que tenemos y que debemos preservar y administrar con la máxima Sabiduría, es nuestro tiempo de vida.

El que le dedicamos a Dios, a nuestra familia y a la Iglesia, en el sentido de servir como lo expresó Jesús.

No malgastemos lo único que de verdad tenemos!

Salmo 103:15-16

El hombre, como la hierba son sus días;
Florece como la flor del campo,

Que pasó el viento por ella, y pereció,
y su lugar no la conocerá más.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA CALMA…

storms

Puede que cada uno de nosotros esté en condiciones de recordar aquellos momentos tormentosos, en los que súbitamente se produjo la calma.

Antes de ser creyente, pensaba que esos momentos eran fruto de mi capacidad, de mi habilidad para manejar situaciones complicadas.

Más aún: casi me había convencido que era un notable estratega resolviendo problemas y como resultado de ello, los tiempos difíciles pasaban rápidamente y sobrevenía el sosiego.

Vana es la condición humana al creer que puede ser capaz de semejantes obras, sin contar con otra cosa que la propia determinación.

Pero que ocurre verdaderamente con los tiempos tormentosos?

No son acaso el resultado de nuestras obras?

Si sembramos tempestades, vientos huracanados, que esperamos que ocurra?

Que lleguen suaves brisas que apenas agiten las copas de los árboles?

O la recia fuerza que incluso es capaz de abatir hasta los más majestuosos bosques?

Mucho nos engañamos cuando creemos que somos nosotros los capaces de controlar las grandes tormentas de nuestra vida.

Mucho me he engañado con esta cuestión!

Arrebato insensato: No preciso de nadie ni que persona alguna extienda su mano generosa para ayudarme!

Hasta que un día comprendí como es la realidad. Amarga comprobación para la vanidad y gloriosa revelación para el espíritu!

Solamente el Eterno puede ayudarnos por su Misericordia a superar las más violentas tempestades. Solamente Él puede apaciguar las fuerzas desatadas.

Por eso inclino humildemente mi corazón hasta su Majestad y pido perdón por la torpeza de mi soberbia.

Qué puedo hacer yo, si solamente soy un hombre?

Salmo 107:29

Cambia la tempestad en sosiego,
Y se apaciguan sus ondas.

Diego Acosta / Neide Ferreira

LA MALDAD

facing-evil1

Hay palabras cuyo significado diluimos con la repetición  de su uso.

Una de ellas es… la maldad.

Siempre me he permitido dividir la cuestión de la maldad, en dos grandes partes. Una es la de quienes la realizan obteniendo algún tipo de beneficio.

Otra y en mi opinión la más grave, la que se realiza simplemente con el propósito de causar daño, no teniendo ninguna clase de rédito por su acción.

Hay también otra gran división. Cuando la maldad me es ajena o cuando me afecta en forma directa.

Precisamente en este último caso me he encontrado, cuando una sofisticada forma de maldad afectó mi trabajo y más que eso, mi servicio al Señor.

Confieso que me desconcertó porque en el momento de ser comprobado el hecho, no percibí cuál era la intención de alguien que en principio no obtenía ninguna ventaja con su obrar.

Más tarde, con más serenidad comprendí lo que había ocurrido y aquello que pensaba que había sido un episodio sin sentido, lo tenía de una manera superlativa.

Y comprendí algo más: La maldad me afectó de la misma manera que puede afectar a otros hombres y mujeres, que están sirviendo al Dios Todopoderoso.

Precisamente, cuando más grande sea el servicio y menor la falta de beneficios personales, mayores serán las posibilidades de recibir los ataques.

Servir al Eterno, más concretamente servirlo sin servirnos, es una misión que despierta en algunos hacedores de maldad los sentimientos más bajos y primitivos.

Pero, no debemos olvidar que el Soberano prometió estar a nuestro lado SIEMPRE. Más aún, en la hora de la maldad…

Salmo 34:21

Matará al malo la maldad,

Y los que aborrecen al justo serán condenados.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com