POR JUSTICIA

DEVOCIONAL

Alguna vez nos deberíamos detener a pensar el significado que tiene el aceptar cualquier forma de injusticia y sin reaccionar.

Nos convertimos en cómplices de la injusticia y lo que es más grave todavía, la aceptamos en nuestra vida de la misma manera que podemos aceptar una maldición.

Es decir: aceptando una injusticia es como si aceptáramos una sentencia sobre nuestra vida, porque no obramos como lo que somos: hijos de Dios.

Cada vez que nos enfrentemos ante cualquier forma de injusticia debemos actuar sin ninguna vacilación, no aceptando lo que haya ocurrido y poniéndola delante del Dios Todopoderoso.

Sabiendo siempre, que nunca deberemos tratar de ejercer justicia por nuestra mano, porque suya es la venganza.

Porque si no obramos de esta manera, estamos impidiendo que el Eterno, quién es el Juez supremo sobre nuestra vida, pueda establecer lo verdadero y lo que realmente sea justo.

Ser hijos de Dios tiene una alta responsabilidad que sintetiza a todas: debemos comportarnos siempre en esa condición y no aceptar ser víctimas de injusticias humanas ignorando el Poder infinito de nuestro Padre.

Isaías 41:10
No temas, porque yo estoy contigo;
no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo;
siempre te ayudaré,
siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Diego Acosta – Neide Ferreira

 

 

LA PÉRDIDA Y EL CONSUELO

DEVOCIONAL

Ante una dolorosa pérdida, un hermano decía que estaba viviendo horas difíciles pero confortado por el Amor de Jesús.

Es otro motivo para dar gracias al Señor por haber guardado el corazón de este hermano, para que no hubiera ni rebeldía ni resentimiento.

Guardando el corazón en circunstancias difíciles y dolorosas, tenemos la certeza del Consuelo de lo Alto, que solamente puede venir de Él cuando más lo necesitamos.

Esto anima y reconforta, porque he podido comprobar una vez más como la Gloria del Eterno, se manifiesta en todo tiempo en nuestra vida.

Cuando somos capaces de soportar el dolor de una pérdida, nos acercamos más a Dios, porque en Obediencia aceptamos que su Voluntad es Perfecta, porque ha librado de crueles sufrimientos a un ser amado.

Doy gracias por todo, sabiendo que los inescrutables designios del Todopoderoso, siempre serán para nuestro bien, aunque nos cueste aceptarlo en los penosos momentos que vivimos.

Isaías 57:18-19
 He visto sus caminos; pero le sanaré, y le pastorearé, y le daré consuelo a él y a sus enlutados;
 produciré fruto de labios: Paz, paz al que está lejos y al cercano, dijo Jehová; y lo sanaré.

Diego Acosta / Neide Ferreira

 

 

 

JESÚS: ARREPENTIOS

En Galilea el Hijo del Hombre comienza su Ministerio Terrenal, dando cumplimiento a una profecía de Isaías.

MATEO 4:16 El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz; y a los asentados en región de sombra de muerte, Luz les resplandeció. La profecía, es la que encontramos en Isaías 9:1-2 Mas no habrá siempre oscuridad para la que está ahora en angustia, tal como la aflicción que le vino en el tiempo que livianamente tocaron la primera vez a la tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí; pues al fin llenará de gloria el camino del mar, de aquel lado del Jordán, en Galilea de los gentiles.
El pueblo que andaba en tinieblas vio gran Luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, Luz resplandeció sobre ellos.

La cita también está relacionada con Isaías 42:6-7  Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones,
para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas.

La profecía está vinculada con Zabulón y Neftalí, dos territorios que luego de las guerras con Siria y de haber sufrido muchos padecimientos recibirían nuevamente las Bendiciones del Eterno.

MATEO 4:17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. Este es el momento preciso en el que Jesús inicia su Ministerio, utilizando una frase muy especial: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado, que es la misma que empleó Juan el Bautista a orillas del Jordán y que sería la base de todas sus predicaciones.

Diego Acosta

 

 

 

INICIO DEL MINISTERIO

El Hijo del Hombre comienza su Ministerio en la Tierra, recibiendo una dramática noticia.

MATEO 4:12 Cuando Jesús oyó que Juan estaba preso, volvió a Galilea. Juan el Bautista había sido encarcelado por orden de Herodes Antipas, tras su valiente reprensión a quién detentaba el cargo de Tetrarca de Galilea y Perea.

MATEO 4:13  y dejando a Nazaret, vino y habitó en Capernaum, ciudad marítima, en la región de Zabulón y de Neftalí. En la ciudad donde había vivido desde su niñez, al cabo de un tiempo Jesús fue repudiado por sus vecinos e incluso su vida corrió peligro ante las amenazas que recibió.

Por esa razón fue a residir a la ciudad del norte del Mar de Galilea, Capernaum, de donde eran originarios cinco de sus discípulos y en donde cumplió una intensa tarea de evangelismo entre los judíos y paganos que residían en el lugar.

MATEO 4:14 para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: Esta es otra de la impresionante serie de profecías que fue cumpliendo a lo largo del tiempo el Hijo del Hombre.

MATEO 4:15 Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. Este último nombre se otorgaba a quienes entraban o salían de Israel y en la época de Jesús se había convertido en un importante centro del poder de los romanos en la provincia de Palestina.

Las profecías de Isaías anunciando la presencia de Jesús en la región revelan el Propósito del Padre con su Hijo en el Plan de Salvación para los hombres.

Diego Acosta

 

OBRAS DE REBELDÍA

DEVOCIONAL

Un amado maestro me enseñó que la Biblia, era la inspiración de Dios desde el primer versículo de Génesis hasta el último de Apocalipsis y por tanto estaba obligado a leerla completa.

En realidad me estaba diciendo que tenía que leer aquello que me gustaba y también lo que me confrontaba con mis propios hechos, la mayoría de los cuales estaban errados.

Y esto que es una Verdad para mí y para todos los creyentes, adquirió una especial relevancia cuando Jehová habló al pueblo de Jerusalén, que se había abandonado al culto de otros dioses en los huertos de los alrededores de la Ciudad Santa.

A través del profeta Isaías les advirtió que lo hacían eran actos de rebeldía y tanto ellos como autores y los propios huertos, como obras de sus manos arderían por el castigo de su maldad.

Esta advertencia está pendiente sobre mis obras y mi vida que están siendo juzgadas por mis rebeldías.

Isaías 1:31
Y el fuerte será como estopa,
y lo que hizo como centella;
y ambos serán encendidos juntamente,
y no habrá quien apague.

Diego Acosta / Neide Ferreira

DIOS BENDICE A SU HIJO

DIOS BENDICE A SU HIJO

Una vez consumado al bautismo de Jesús en el río Jordán, por Juan, se registra también un hecho Grandioso: La Bendición de Dios sobre su hijo.

MATEO 3:17:  Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia. Quienes tuvieron en su vida la certeza de la venida del Mesías, encuentran la correspondencia de esta Bendición con varios textos del Antiguo Testamento.

Salmo 2:7 Yo publicaré el decreto;
Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú;
Yo te engendré hoy.

Este versículo tiene una especial significación para los mesiánicos, por cuanto anunciaba que el Rey de Israel era el Hijo de Dios, por lo que el Mesías vendría a la Tierra en calidad de Rey.

Isaías 42:1 He aquí mi siervo, yo le sostendré;
mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento;
he puesto sobre él mi Espíritu;
él traerá justicia a las naciones.

Isaías 52:13 He aquí que mi siervo será prosperado, será engrandecido y exaltado, y será puesto muy en alto . Con este versículo se inicia el pasaje que es conocido como el Sufrimiento del Siervo de Jehová. Y que finaliza con el versículo 53:12: Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.

La Gloriosa Bendición del Eterno sobre su Hijo, nos revela como toda obra que iniciemos, siempre debe de tener la Bendición del Altísimo. Así comenzó el Ministerio Terrenal de Jesús.

Diego Acosta

JESÚS ES BAUTIZADO EN EL RÍO JORDÁN

El Hijo del Hombre llega hasta la orilla del Jordán para ser bautizado por Juan el Bautista. Pero éste se niega, por cuanto consideraba que el bautismo que practicaba era para arrepentimiento, algo que no condecía con la Perfección del Cordero.

MATEO 3:14 Juan dejó perfectamente establecida su posición al decirle a Jesús, que era él quién precisaba ser bautizado por el Hijo de Dios y no al revés.

MATEO 3:15 Jesús revela el Propósito de su presencia en la Tierra: Venía a identificarse con los pecadores y a morir por sus pecados. Jesús expresa que así conviene para que cumplamos con toda Justicia. Estas palabras puede interpretarse como la plena aceptación de la Voluntad de Dios.

Esta comparecencia delante de Juan es el primer episodio del Ministerio Terrenal de Jesús y tiene varios aspectos que deben ser remarcados.

  • Representa su muerte y Resurrección
  • Anticipa el sentido del bautismo cristiano
  • Establece la primera identificación pública con aquellos por cuyos pecados habría de realizar el sacrificio de la expiación.

De esta manera se cumplía lo anunciado por Isaías 53:1: Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos.

MATEO 3:16 Una vez consumado el bautismo en las aguas del río Jordán, los cielos le fueron abiertos y la sobrenatural presencia del Espíritu de Dios se posó sobre ÉL, con forma de paloma. De esta manera quedaba expuesto el carácter que tenía Jesús para el cumplimiento del Plan de Salvación para los hombres.

La humanidad puede ver en este episodio trascendental el comienzo de la consumación del perdón para los pecadores arrepentidos.

Diego Acosta