ADVERTENCIAS

ANTIVIRUS

Desde hace algún tiempo los expertos vienen anunciando que el aumento de las temperaturas, iba a originar un cambio importante en el régimen de grandes tormentas.

Esto parece confirmarse con los grandes huracanes que están azotando el hemisferio norte, específicamente en la región del Mar Caribe y también las costas de Estados Unidos.

La violencia extrema y las víctimas y los tremendos daños, deberían ser un elemento suficiente como para aceptar que estamos ante hechos que evidencian que es necesario hablar menos y hacer más.

El cambio climático afecta a densas zonas pobladas, pero también a otras de baja densidad, que son las que generalmente resultan con más daños tanto personales como materiales.

Las advertencias muchas veces son erradas o magnificadas, pero en este caso del incremento de la violencia de las grandes manifestaciones de la naturaleza, queda demostrado que son muy reales y ciertas.

Los hombres, cada uno en forma personal, debemos recordar que somos Mayordomos del planeta en el que vivimos y que este Mandato, lo aceptemos o no, es irrenunciable y nos será demandado.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

JUAN

DEVOCIONAL

La primera vez que pregunté cómo se debía leer la Biblia, me dieron una respuesta sorprendente: Por el Evangelio de Juan!

Me desconcertó que se alterara el orden natural del Texto y de esta manera se me sugiriera  que no comenzara por Génesis. Con el paso de los años lo que fue sorpresa se convirtió en certeza.

Qué razón tenía la maestra que me habló de Juan!

Desde entonces es la recomendación que hago con más entusiasmo con relación a la primera lectura de la Palabra de Dios!

Siendo como es todo importante en la Biblia, tomar contacto con el Amor del Eterno, es como abrir una ventana hacia el infinito, donde prevalece la Luz con la que se puede alumbrar el Camino hacia la Salvación.

Desde aquel sabio consejo, Juan se ha convertido en el inicio de la lectura bíblica, para muchas personas que como yo, fuimos capaces de aceptar que se nos guiara hacia el verdadero Amor.

Juan 3:16 
Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en él cree,
no se pierda, mas tenga vida eterna.

João 3:16
Porque Deus amou o mundo de tal maneira
que deu o seu Filho unigênito,
para que todo aquele que nele crê não pereça,
mas tenha a vida eterna.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com