NO POR MÍ…!

Primero con asombro y luego con dolor, escuché un comentario acerca de una frase que estaba escrita en un cuadro: Jesús murió por las personas del mundo, pero no por mí!

Categórica manifestación en contra de la Gloriosa Obra de la Cruz, de un significado tan importante que determinó la historia de la humanidad.

Ante esta clase de actitudes, he aprendido a no reaccionar con rigidez, sino a pensar bien lo que era capaz de expresar.

No me cabe ninguna duda que cada uno de nosotros, puede tomar las decisiones que crea conveniente, esa es la libertad que nos ha dado el Eterno.

Admitiendo esto, creo también en la libertad que tengo y que tenemos de oponernos a esta forma de pensar y de decidir.

Negar a Jesús y su Obra Redentora, también me produce una profunda pena, porque es una forma de negarse a uno mismo lo mejor para su propia vida.

No sé quién es o quienes son los autores o los que participan de la idea de esta frase, pero pienso en ellos con Amor y Misericordia. Para que vean la Luz ante de caer definitivamente en las tinieblas.

Mateo 10:33

Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres,

yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

Mateus 10:33

Mas qualquer que me negar diante dos homens,

eu o negarei também diante de meu Pai, que está nos céus

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ORACIÓN – Por Jesús

 

Por la Gloriosa Resurrección de Jesús!

Por el triunfo de la Vida sobre la muerte!

Por su sacrificio final por nuestros pecados!

Por la certeza de la Vida Eterna!

Por ser nuestro Único Intercesor ante el Padre!

Por su Majestuosa Ascensión hasta su regreso!

Oremos siempre por Jesús!

www.septimomilenio.com

RESPETO Y SERENA ALEGRÍA

Blog del…TIEMPO!

En estos días quienes nos llamamos hijos de Dios, conmemoramos la muerte y Resurrección de Jesús.

Acontecimientos únicos en la historia humana, ante los que debemos pensar en el Amor que recibimos en la Cruz y en la Esperanza que nos dejó la Resurrección.

Jesús es el Hijo del Hombre!

NO es una religión ni tampoco un espectáculo!

Honremos su Memoria con el respeto que es propio de su Majestad y con el agradecimiento por su Sacrificio por cada uno de nosotros.

No seamos partícipes ni de la frivolidad ni de la tradición. En oración, de rodillas y en la intimidad demos Gracias por este Tiempo!

Honremos al Señor!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com