ADIÓS A ARETHA

Blog del TIEMPO!

Resulta difícil despedir a una de las grandes voces de la música popular: Aretha Franklin.

Esencialmente recordaremos de ella su relación con el Evangelio, que conoció desde la cuna a través de su padre en una iglesia de Detroit.

Los difíciles tiempos de su vida, marcan con elocuencia lo que significa conocer la Palabra de Dios y vivir de una manera distinta a la que se enseña.

Finalmente prevalece la mirada de Misericordia, de Amor que Jesús derramó sobre los suyos.

Aretha Franklin marcó un tiempo inigualable en la música y marcó también un ejemplo acerca de lo que significa conocer el Evangelio y practicarlo. O no.

A modo de respetuoso homenaje deseamos que en los momentos finales de su azarosa vida, haya reconciliado su corazón con el Eterno. El mismo al que le cantó, haciendo pleno uso de su incomparable talento.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

UNA FECHA

 

Creo que todos guardamos en nuestra memoria y también en el corazón, una fecha que tiene un contenido especial.

Son esas circunstancias personales, que marcan los momentos del crecimiento, comenzando por la niñez hasta llegar a los tiempos finales de la vida.

Algunas de esas fechas tienen especial trascendencia, pues están vinculadas con decisiones que determinaron nuestro futuro.

Por eso me acuerdo del primer trabajo, de mi casamiento,  del nacimiento de mis hijos y del momento maravilloso de la aparición milagrosa de mis nietas.

En esto pensaba, tratando de ser fiel al Señor por tantas Gracias y por haberme Guiado y ayudado con sus Bendiciones a tomar las mejores decisiones.

Es bueno que pensemos en esto!

Es bueno que cuando cada uno recuerde, como yo lo he hecho,  estas fechas tan singulares, que son la evidencia del Amor del Eterno por nosotros.Jerermías,

Él es el Autor de lo mejor de nuestra vida y nosotros los responsables, de todos los errores cometidos por haber ignorado lo que nos mandaba.

Por eso doy gracias!

Por su Amor y por haber sido capaz de ser fiel a su Majestad!

Jeremías 29:11

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros,

dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal,

para daros el fin que esperáis.

Jeremias 29:11

Porque eu bem sei os pensamentos que penso de vós,

diz o Senhor; pensamentos de paz e não de mal,

para vos dar o fim que esperais

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EXHIBIRSE

Desde mis primeros tiempos como creyente, me sorprendió ver la cantidad de hermanos que se exhiben o buscan exhibirse en aquello que hacen en la congregación.

Y lo más triste, es que en ese mostrarse también compiten, como si ignoraran que cada uno tiene su Propósito, diferente y exclusivo con relación a cualquier otro.

Con relación a esto, lo primero que he intentado es guardar mi corazón para tratar de no destacar  en el servir, ni para ser o tratar de ser mejor que nadie.

He aprendido que la verdadera Honra, solo el Eterno la concede. Por tanto contentarse buscando la honra de los hombres, tiene su paga. No en el Reino, sino aquí en la tierra.

Jueces 9:9

Mas el olivo respondió: ¿He de dejar mi aceite,

con el cual en mí se honra a Dios y a los hombres,

para ir a ser grande sobre los árboles?

Juízes 9:9

Porém a oliveira lhes disse: Deixaria eu a minha gordura,

que Deus e os homens em mim prezam,

 e iria a labutar sobre as árvores?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

UN POCO

Repasando con un amigo algún tiempo de nuestras vidas, llegué a algunas conclusiones preocupantes, tanto para él como para mí.

La razón?

Advertí que los hechos que había recordado se parecían mucho a los míos, especialmente en lo relacionado a nuestra relación con Dios.

Hice memoria, del caso de las personas que se acercan al mar y permanecen en la orilla, con miedo a adentrarse en las partes más profundas.

Estas actitudes traducidas a las cuestiones espirituales, demuestran que con Dios hacemos lo mismo. Nos acercamos pero con límites.

Esto significa en mi caso miedo a asumir más compromisos que los necesarios, para no involucrarme en responsabilidades mayores.

Acercarse con esas precauciones es como tomar un atajo, que me aparta del Camino verdadero, pero que me permite hacer un recorrido más placentero, más cómodo y evidentemente menos exigente.

Sin embargo, el Espíritu me advirtió sobre esta cuestión con una sencilla pregunta: Y si el Eterno hiciera lo mismo? De solo imaginarme semejante posibilidad, pedí perdón y mi vida cambió para siempre.

En lugar de atajos, ahora tengo compromiso. Ya no doy un poco sino que me brindo todo, sin ninguna clase de reservas!

Deuteronomio 13:4

En pos de Jehová vuestro Dios andaréis;

a él temeréis, guardaréis sus mandamientos y escucharéis su voz,

a él serviréis, y a él seguiréis.

Deuteronômio 13:4

Após o Senhor, vosso Deus, andareis,

e a ele temereis, e os seus mandamentos guardareis, e a sua voz ouvireis,

e a ele servireis, e a ele vos achegareis.

Diego Acosta / neide Ferreira

www.septimomilenio.com

RECORDAR

Con un grupo de hermanos comentábamos los duros que pueden resultar los golpes que hay que afrontar a lo largo de la vida.

Discrepábamos sobre la forma en que cada uno se colocaba frente a situaciones complejas y muchas veces dificilísimas.

En lo que sí coincidimos es que en esos momentos es cuando más se debe confiar en Dios, para no caer en la diabólica tentación de olvidarnos de ÉL.

También hablamos de los exitosos que son algunos hombres y mujeres, que sin respetar nada ni a nadie, parecen ser los dueños del mundo.

Y de nuevo se repitieron las discrepancias, porque los ejemplos sobre esta clase de personas son muchos y además muy notorios.

Mientras hablábamos tuve la necesidad de ser muy prudente, porque percibí que estábamos cayendo en el peligroso terreno de admirar los logros equivocados.

Fue entonces cuando decidí recordar y recordarme, que nunca el mal prevalecerá sobre el Bien. Nunca. Aunque las circunstancias puedan mostrar lo contrario, el Poder del Eterno es superior a cualquier otro poder.

Con esta certeza se apaciguaron los ánimos y también el mío. Por mucho impío triunfante que vea, siempre debo recordar que nadie escapará del Juicio.

Nadie!

Eclesiastés 8:13

Y que no le irá bien al impío,

ni le serán prolongados los días, que son como sombra;

por cuanto no teme delante de la presencia de Dios.

Eclesiastes 8:13

Mas ao ímpio não irá bem,

e ele não prolongará os seus dias; será como a sombra,

visto que ele não teme diante de Deus.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

DES-INFORMAR

ANTIVIRUS

Hay hechos que dejan en evidencia toda la manipulación que está organizada en contra del Estado de Israel.

Hace pocos días un niño habitante de la Franja de Gaza fue secuestrado, por delincuentes…árabes!

Los padres solicitaron ayuda a las autoridades israelíes, que consiguieron rescatar al niño y devolverlo a su hogar en medio de la alegría y agradecimiento que es fácilmente imaginable.

Este episodio ha pasado totalmente inadvertido para los medios de comunicación, que des-informaron acerca de lo ocurrido.

Cada día más debemos ser fieles defensores de nuestra condición de co-herederos de las promesas de Dios a Abraham y por lo menos, no debemos ser los tontos-me-lo-creo-todo.

Es verdad que el Eterno hará Justicia y pondrá a cada uno en el lugar que le corresponde. Pero no es menos cierto que se impone un vigoroso cambio de actitud y no ser cómplices por omisión de todo lo que se dice sobre Israel.

El final de los tiempos, que proclamó Jesús, está llegando y cada uno de nosotros responderá por sus hechos.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

CADA UNO…

CONGREGACIÓN

SÉPTIMOMILENIO

Tratando de sacar algunas conclusiones, impresiona advertir que nuestra relación con Dios se magnifica, cuando tenemos problemas o estamos tristes o angustiados.

Será una novedad para el Creador?

Estoy convencido de que NO, porque nos conoce como nadie y desde antes que nadie, por lo que sabe como somos y de lo que somos capaces de hacer.

En tiempos de bonanza, nos creemos seres superiores, que incluso hasta podemos prescindir del propio Altísimo. Así somos y ese es un resultado que confirma nuestro comportamiento.

La cuestión cambia cuando llega la hora de la aflicción, la hora difícil de la prueba y más todavía, cuando no comprendemos que está pasando y por qué nos está pasando.

Es en ese momento, cuando nuestras fuerzas han menguado, cuando advertimos que no somos capaces de hacer nada por nosotros mismos, nos acordamos del Eterno.

Esta es la triste realidad con la que obro y seguramente muchos creyentes hacen exactamente lo mismo. Por qué llegamos a estos extremos?

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

SUERTE…?

Acabo de leer un breve mensaje de un supuesto creyente que afirmaba que a la suerte hay que llamarla.

Una vez más quienes nos declaramos hijos de Dios, debemos afrontar la cruda realidad de cómo es nuestra vida.

Si estamos eufóricos, poco más o menos que somos los amos del mundo. Si estamos tristes, acongojados, pensamos que Dios nos ha abandonado… a nuestra suerte.

No en vano hay millones de personas que consultan a supuestos astrólogos, adivinadores, a hombres y mujeres que anuncian que nos capaces de anticiparnos el futuro.

Lo penoso es que cada una de estas consultas, revela la pobreza espiritual de quién la realiza, que se somete voluntariamente a la humillante ceremonia de que alguien se introduzca en su vida y en la vida de sus próximos.

Así es como prácticamente a cada momento hablamos de la buena o la mala suerte, del golpe de fortuna o de infortunio.

Y nos olvidamos de lo único cierto: El Eterno está en el control de todo y de todos. Y solamente Él decide el porvenir!

Isaías 65:4-66

ES – Que se quedan en los sepulcros, y en lugares escondidos pasan la noche; que comen carne de cerdo, y en sus ollas hay caldo de cosas inmundas;

que dicen: Estate en tu lugar, no te acerques a mí, porque soy más santo que tú; éstos son humo en mi furor, fuego que arde todo el día.

He aquí que escrito está delante de mí; no callaré, sino que recompensaré, y daré el pago en su seno.

PT – Assentando-se junto às sepulturas, e passando as noites junto aos lugares secretos, e comendo carne de porco e caldo de coisas abomináveis nos seus pratos.

 E dizem: Retira-te, e não te chegues a mim, porque sou mais santo do que tu. Estes são uma fumaça no meu nariz, um fogo que arde todo o dia.

 Eis que está escrito diante de mim: não me calarei; mas eu pagarei, sim, deitar-lhes-ei a recompensa no seu seio.

Diego Acosta – Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

RIESGO

Una de las situaciones más complejas que podemos afrontar los seres humanos, es vincular las confrontaciones personales, con Dios.

Esta es una de mis mayores preocupaciones porque muy a menudo me encuentro con esta especie de dilema, que significa diferenciar los problemas de hombres y entre hombres, con lo relacionado con el Eterno.

Principalmente esta situación se plantea cuando por las razones que sea tengo un problema, de carácter personal, con alguien muy cercano.

La parte irracional de mi persona se rebela, sobre todo cuando creo que tengo razón en una discusión, pero tengo que ceder por una cuestión que hace a la jerarquía de la otra persona.

Entonces comienza mi conflicto interior y creo que Dios no ha sido justo conmigo y me ha abandonado.

Y es en ese momento cuando yo mismo me pongo en peligro, al no saber diferenciar que un problema con otro hombre, no tiene nada que ver para que se modifique mi relación con el Eterno.

Ser sabio en estas circunstancias es muy difícil, pero absolutamente necesario, para no agregar a un problema mundano, otro de tremenda gravedad espiritual.

En las cuestiones humanas, dejemos al margen al Señor, quién es nuestro verdadero socorro.

Esdras 9:10

ES – Pero ahora, ¿qué diremos, oh Dios nuestro, después de esto?

Porque nosotros hemos dejado tus mandamientos.

PT – Agora, pois, ó nosso Deus, que diremos depois disso?

Pois deixamos os teus mandamentos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

INSTRUMENTO

A veces escuchamos conversaciones casi en forma obligada, por la poca prudencia de los interlocutores.

Fue así como me enteré que había un cierto debate en torno a ser instrumentos de Dios. En principio había acuerdo en que todos deberíamos estar preparados para ser utilizados sin reservas.

Pero, esta aparente coincidencia, quedó expuesta a la controversia, cuando dos hermanos siguieron hablando del tema.

Recuerdo que uno decía, que también era legítimo aspirar a ser un instrumento del mayor nivel posible. Y argumentaba que para eso él se preparó durante mucho tiempo, estudiando y trabajando en la Obra del Supremo.

El otro le respondió, que esa era una forma de esconder la propia vanidad, de pretender ser mejor que los demás, aún exponiéndose a aspirar a cosas distintas de las que el Eterno podía disponer.

Mientras la discusión seguía, me pregunté con la mayor claridad, acerca de lo que pensaba sobre el tema del debate.

Y debo confesar, que debí pedir perdón al Creador, porque en algún momento de mi vida, también pensé que podía ser una forma de instrumento superior.

Pobre de mí. Había olvidado que la única Honra  verdadera que recibimos los hombres, es la de quién nos ha dado la vida!

Proverbios 29:23

La soberbia del hombre le abate;

Pero al humilde de espíritu sustenta la honra.

Provérbios 29:23

A soberba do homem o abaterá,

mas o humilde de espírito obterá honra.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

1 2 3 22