INTERCEDER

DEVOCIONAL

Hablar con otros hermano, siempre contribuye a contrastar las propias ideas con las de otros y de esta manera ampliar nuestra visión de Dios.

No se trata solo de contrastar sino de confrontar los pensamientos con lo que nos enseña la Palabra, para buscar ser cada vez mejores.

Recuerdo con mucho cariño a una anciana maestra que nos decía que el hablar es un arte que hay que preservar, porque en el fondo lo que significa es aprender a escuchar.

Jesús supo escuchar las inquietudes de los que estaban con ÉL, dejándoles el mensaje adecuado en cada circunstancia.

Si no sabemos escuchar no aprenderemos a interceder por las necesidades de quienes nos rodean, simplemente porque no sabremos cuales son.

Cada vez que tengo oportunidad de orar por las necesidades de otra persona, aprecio que estoy cumpliendo el Mandato del Hijo del Hombre, relacionado con el Amor y la Misericordia.

Por tanto pido Sabiduría al Eterno para que me ayude a luchar contra mi ego y me permita hacer partícipe de las necesidades del prójimo. Que me enseñe a llorar con el que llora!

Efesios 6:18

Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu,

y velando en ello con toda perseverancia

y súplica por todos los santos.

Efésios  6:18

Orando em todo tempo com toda oração e súplica no Espírito

e vigiando nisso com toda perseverança

e súplica por todos os santos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

CADA UNO…

 

DEVOCIONAL

Creo que somos más los que nos quejamos, los que somos apáticos, que los que se enfrentan a la realidad por dura que sea.

Es más fácil quejarse, que hacer.

Es más fácil caer en la apatía, que superarla.

Si estuviera hablando de personas del mundo, se podrían comprender estos comportamientos. Pero hablando de hombres y mujeres que hemos nacido de nuevo en Jesús, no solo es incomprensible sino intolerable.

Este pensamiento puede resultar muy duro, pero es necesario que cada uno abandone la comodidad de la posición en la que se encuentra y recuerde el Mandato de Jesús.

No estoy en el mundo para buscar situaciones que me agraden,  sino para llevar a otros el Mensaje de Salvación que me redimió.

No importa que no me escuchen, ni que no me atiendan, ni que me repudien. Lo único que importa es que hable lo que tengo que hablar.

Solo así serviré a Jesús!

Y cada uno de nosotros, mostrará su fidelidad al Hijo del Hombre!

Romanos 15:1

ES- Sino, como está escrito:
Aquellos a quienes nunca les fue anunciado acerca de él, verán;
y los que nunca han oído de él, entenderán.

PT – Antes, como está escrito:

Aqueles a quem não foi anunciado o verão,

e os que não ouviram o entenderão.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

PREGUNTAS

Más de una vez he tenido que actuar con la máxima prudencia ante preguntas que no sabía responder.

Que quiere decir máxima prudencia?

Significa guardar mi ego, mi vanidad, mi orgullo y declarar que no tenía la respuesta y más precisamente, la certeza de saber la respuesta correcta.

He comprobado que esta actitud siempre es la mejor, porque de lo contrario podemos quedar en evidencia sobre nuestra falta absoluta de humildad, que es más grave que no saber.

Jesús enseñó acerca de cómo debemos obrar en toda situación, por difícil que sea, apelando siempre a la Verdad y solamente a la Verdad.

Si yo pretendiera engañar a alguien con una respuesta que desconozco, me estaría engañando y lo que sería doblemente grave, estaría engañando en el nombre del Eterno.

Aparentar ser sabios es una de las más torpes actitudes humanas!

No debo permitir que la soberbia gobierne mis palabras, porque entonces estaría cometiendo una especie de auto-destrucción, simplemente por no ser humilde como el Hijo del Hombre mandó.

Mateo 11:29

 Llevad mi yugo sobre vosotros,

y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón;

y hallaréis descanso para vuestras almas.

Mateus 11:29

Tomai sobre vós o meu jugo,

e aprendei de mim, que sou manso e humilde de coração,

e encontrareis descanso para a vossa alma.

Diego Acosta / Neide Ferreira

QUE DIRÉ…?

Con el tiempo he tratado de llegar al significado más profundo de la advertencia que formuló Jesús, para que evitemos ser engañados.

He aprendido duramente que el peor de todos los engaños, es el que nosotros mismos nos hacemos!

Es cuando acepto que mi mente y mi corazón, me hagan llegar a conclusiones con las que nunca debería estar de acuerdo, pero que sin embargo… acepto.

Fácilmente puedo decir que a mí eso nunca me podría ocurrir, a pesar de que no es que me haya pasado una vez, sino muchas…

De allí las preguntas: Que diré cuando me enfrente al Eterno?

Le diré que me dejé engañar?

Le diré que no fui honrado con relación a todo lo que me fue enseñado?

Le diré que me permití traicionar el Pacto que Jesús formuló en la Santa Cena?

Cuando pienso en todo esto trato de enmendar mis actitudes, para no caer en los errores que me alejan del Hijo del Hombre.

Solamente con su ayuda, podré responder sin temor en la pregunta: Que diré?

Jeremías 17:9

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso;

¿quién lo conocerá?

Jeremias 17:9Jeremias,

Enganoso é o coração, mais do que todas as coisas, e perverso;

quem o conhecerá?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

CONFLICTO

Pensando en las enseñanzas de Jesús, se puede llegar a la conclusión que muchas de ellas conducen a auténticas  confrontaciones.

Especialmente  la relacionada con ser Luz, como el propio Hijo del Hombre, anunció que es para el mundo!

La Luz, evidentemente está en disputa permanente contra la oscuridad. Y la Luz espiritual, es todavía más un enfrentamiento de una magnitud tremenda.

Ser Luz, supone por lo tanto un auténtico compromiso con el Hijo de Dios, para cumplir con aquello que ÉL estableció como uno de sus grandes propósitos.

Luchar contra el mundo de los tinieblas  es una gran misión  que solo podré afrontar, estando totalmente seguro de la necesidad de esta batalla y de que contaré siempre con su ayuda.

Por eso no debo temer a la oscuridad ni a todo lo que representa. Cumpliendo la misión que me encomendó, nada ni nadie me podrá detener.

Todo lo malo que esconden las tinieblas,  siempre será menor que todo lo grandioso que es la Luz de Jesús.

Hechos 26:13

Cuando a mediodía, oh rey, yendo por el camino,

vi una luz del cielo que sobrepasaba el resplandor del sol,

la cual me rodeó a mí y a los que iban conmigo.

Atos 26:13

Ao meio-dia, ó rei, vi no caminho uma luz do céu,

que excedia o esplendor do sol,

cuja claridade me envolveu a mim e aos que iam comigo.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

MUERTE EN LA CRUZ

LA OTRA HISTORIA

Recientemente se produjo el hallazgo de los restos de los restos de una persona presuntamente muerta con el rito de la cruz, en las proximidades de Venecia, reabrió la cuestión de la muerte de Jesús.

Lo valioso de este descubrimiento, es que probablemente sea más o menos contemporáneo con el momento de la historia bíblica, de la muerte del Hijo del Hombre en la cruz.

Científicos de las universidades de Ferrara y Florencia examinaron los restos y determinaron que no se podía llegar a conclusiones definitivas.

Si en cambio, lograron aproximarse a los datos más conocidos de la práctica del imperio romano, para castigar a esclavos, criminales sanguinarios, desertores, extranjeros y también a los prisioneros de guerra.

Este brutal método de castigo se aplicó durante alrededor de 700 años y fue abolido por el emperador Constantino el Grande en el año 337.

43 años más tarde se haría oficial que el cristianismo pasaba a ser la única religión del imperio romano.

La muerte en la cruz que se utilizó para cumplir con la condena a Jesús, fue el mismo método por el que fueron eliminados más de seis mil seguidores del esclavo Espartaco, en el año 71 d.C.

Se atribuye a los persas y a los fenicios, este terrible método para provocar la muerte, que cumplía con el efecto esencial de amedrentar a quienes se sublevaban contra el poder de los poderosos de su tiempo.

El estudio realizado en Italia, no aportó datos más concretos, pero lo cierto es que la referencia de la Biblia es concluyente e inapelable, acerca de la forma en que murió Jesús.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

MODAS

Tristemente tenemos que hablar de como el mundo influye en la Iglesia, dejando al descubierto el grave incumplimiento de quienes nos proclamamos seguidores de Jesús.

No influimos, somos influenciados!

Los memoriosos hablan de lo que ocurrió cuando el hombre llegó a la luna: Fue la moda de Daniel y sus profecías.

Medio siglo después, seguimos con las modas. La última es la de predicar colocándose sobre los hombres el manto que utilizan los rabinos en los cultos.

Ni aquello ni Daniel ni esto del manto, tiene que ver con la misión que nos encomendó el Hijo del Hombre. No es con estas actitudes que llevaremos el Mensaje de Salvación hasta los confines de la Tierra.

Antes bien, estamos revelando nuestra escasa convicción en aquello que tenemos que predicar, cuando nos abandonamos con solemnidad a los excesos de cualquiera que se quiera distinguir con presuntos mensajes proféticos.

Es tiempo de pedir perdón y volver a las fuentes desde donde fluye la Vida y abandonar toda forma de idolatría, disfrazada de falsas revelaciones.

Volvamos a Jesús!

Mateo 24:4

Respondiendo Jesús, les dijo:

Mirad que nadie os engañe.

Mateus 24:4 

E Jesus, respondendo, disse-lhes:

Acautelai-vos, que ninguém vos engane.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

BETHSAIDA DE JESÚS

ARQUEOLOGÍA BÍBLICA

Se ha registrado un hallazgo que significa una doble confirmación de menciones de la Palabra de Dios, con relación a una misma población del antiguo Israel.

Las excavaciones que se realizan en la región de los Altos del Golan, han permitido encontrar la puerta de entrada a la ciudad de Zer.

Este importante centro urbano, es destacado en el Libro de Josué en el Capítulo 19:35:

Y las ciudades fortificadas son Sidim, Zer, Hamat, Racat, Cineret.

Con este nombre, Zer,  se conocía a la población en los tiempos del Primer Templo y era por su tamaño, riquezas y fortificaciones impresionantes, un centro de gran importancia.

Posteriormente un grupo de 20 arqueólogos de varios países, realizaron perforaciones en dos sitios diferentes del área del  y realizaron otro notable descubrimiento.

Vestigios de Bethsaida la ciudad donde Jesús vivió en Galilea, al norte del Mar del mismo nombre y realizó uno de sus más notables milagros, durante su Ministerio Terrenal.

Tal como consta en el Nuevo Testamento en el Evangelio de Marcos 6:30-44. En aquellos tiempos del Segundo Templo, el nombre de Bethsaida había reemplazado al de la más antigua Zer.

Las investigaciones continúan en el noreste del Mar de Galilea en el Parque del Jordán, en una región que constituye motivo de atracción de turistas de todo el mundo.

Entre ellos se destacan los cristianos evangélicos, que pueden ver con sus ojos algunos lugares notables del Ministerio del Hijo del Hombre.

Fuente: Israel Antiquities Authority

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

EL RUMBO

Si aceptamos la simbología de que la vida es un desierto, podremos entender lo que significa perder el rumbo en un panorama donde todo es peligrosamente igual.

Este pensamiento me ha acompañado durante un cierto tiempo, como consecuencia de las cosas que les ocurren a las personas más cercanas.

Qué fácil es perderse!

Primeramente lo digo por mí, por la necesidad que tengo de volver sobre mis pasos, para situarme de nuevo frente a la Majestad del Altísimo.

Perderse es fácil, reencontrar el Camino muy difícil!

Seguir los pasos de Jesús es maravilloso, pero exige el máximo de cada uno, para no caer ni en los descuidos ni en las tentaciones de las encrucijadas.

Siempre me digo que el camino es uno, no tiene atajos ni tampoco senderos que hagan más fácil la marcha!

Por eso debo estar más que atento para no perder la Guía que representan las enseñanzas del Hijo del Hombre y aplicarlas en cada momento de mi vida.

Por duro y exigente que sea el camino, es el único que nos lleva al Glorioso final de la vida Eterna!

Juan 10:4

Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas;

y las ovejas le siguen, porque conocen su voz.

João 10:4

E, quando tira para fora as suas ovelhas, vai adiante delas,

e as ovelhas o seguem, porque conhecem a sua voz.

Diego Acosta / Neide Ferreira