MELANCOLÍA

DEVOCIONAL

Un grupo de jóvenes comentaba que se habían dejado llevar por la melancolía y se encontraban en una difícil situación.

Razón que tenían en el diagnóstico, porque la melancolía por definición es una tristeza imprecisa, profunda y que impide disfrutar de la alegría de vivir.

Pero cómo es posible que un joven se encuentre en semejante situación? Probablemente hay más razones  de las que se pueda suponer. La principal no perseverar en aquello que es fundamental: No tener un proyecto de vida!

Y por qué no se tiene un proyecto por el cual vivir?

Sencillamente porque nos dejamos llevar por la influencia mundana de no darle valor a nada que no sea el dinero y a no asumir ningún compromiso de ningún tipo, ni personales ni colectivos.

Y naturalmente, ignorando la existencia del Eterno y de su Hijo, que brindó su vida para que, precisamente los hombres pudiéramos tener una vida diferente y con sentido para ser vivida. Sin melancolía, por supuesto.

Juan 14:6
Jesús le dijo:
Yo soy el camino, y la verdad, y la vida;
nadie viene al Padre, sino por mí.

João 14:6
Disse-lhe Jesus:
Eu sou o caminho, e a verdade, e a vida.
Ninguém vem ao Pai senão por mim.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

JUAN

DEVOCIONAL

La primera vez que pregunté cómo se debía leer la Biblia, me dieron una respuesta sorprendente: Por el Evangelio de Juan!

Me desconcertó que se alterara el orden natural del Texto y de esta manera se me sugiriera  que no comenzara por Génesis. Con el paso de los años lo que fue sorpresa se convirtió en certeza.

Qué razón tenía la maestra que me habló de Juan!

Desde entonces es la recomendación que hago con más entusiasmo con relación a la primera lectura de la Palabra de Dios!

Siendo como es todo importante en la Biblia, tomar contacto con el Amor del Eterno, es como abrir una ventana hacia el infinito, donde prevalece la Luz con la que se puede alumbrar el Camino hacia la Salvación.

Desde aquel sabio consejo, Juan se ha convertido en el inicio de la lectura bíblica, para muchas personas que como yo, fuimos capaces de aceptar que se nos guiara hacia el verdadero Amor.

Juan 3:16 
Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en él cree,
no se pierda, mas tenga vida eterna.

João 3:16
Porque Deus amou o mundo de tal maneira
que deu o seu Filho unigênito,
para que todo aquele que nele crê não pereça,
mas tenha a vida eterna.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SEGUNDA GUERRA

Blog del TIEMPO!

En tan solo 26 años los hombres se enfrentaron en dos grandes guerras mundiales, que dejaron un saldo que desde la perspectiva temporal asombra y horroriza.

Si en Primera Guerra se vivieron escenas inimaginables con la guerra de trincheras, el uso de gases venenosos y la aparición de la aviación como nuevo elemento militar, en la Segunda, se puede afirmar que el hombre perfeccionó su capacidad de destrucción.

La maquinaria política llevó al Holocausto, a la muerte indiscriminada de civiles indefensos en las ciudades y también al uso de dos bombas atómicas contra poblaciones urbanas.

Más de 70 millones de muertos entre los dos conflictos nos deben confrontar con la capacidad que tenemos los humanos para matar y destruir, cuando nos alejamos de Dios.

El uno de Septiembre se conmemora el inicio de la Segunda Guerra, cuando a las 4.26 de la madrugada, las fuerzas aéreas nazis, atacaron posiciones de Polonia, iniciando la invasión al país que marcaría el comienzo de la confrontación.

Al recordar el 80 aniversario del inicio del segundo conflicto mundial que protagonizó la especie, deberíamos de recordar la propuesta de Vida que el Eterno nos dejó a través de su Hijo.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

 

UNA VISIÓN

CONGREGACIÓN
SÉPTIMO MILENIO

Mientras trataba de profundizar en algunas enseñanzas bíblicas, me quedé profundamente dormido. Seguramente esto debió ser un motivo de bochorno para mí.
Pero resultó algo totalmente diferente, como casi todo lo que se relaciona con Eterno y su forma de obrar.
Porque soñé y en mi sueño le preguntaba qué debería hacer para conocerlo más, para profundizar más la relación con ÉL, para tratar de entender cuáles eran sus decisiones con relación a mi vida.
Como todos los sueños, este también tuvo su singularidad.
Inesperadamente tuve ante mí un vaso que se inclinaba y del que caía una especie de líquido. Y entonces una voz me dijo: Si quieres profundizar, vacía tu vaso.
Pero de qué tengo que vaciarlo?
De tus conocimientos, de tu sabiduría, de tu vanidad, de tu orgullo, de todo lo que has aprendido creyendo que era Verdad, de todo lo que te ha herido, molestado o perjudicado.
Y trata de no volcar el vaso de golpe, porque es mejor que todo vaya saliendo lentamente, para que no quede ningún contenido viejo que pueda ensuciar el recipiente.
El recipiente soy yo Señor?
Por supuesto, quién otro podría ser sino tú?
Y cuando el vaso esté vacío que pasará?
Entonces y solo entonces te podré dar la Sabiduría que me has pedido, la capacidad de perdonar que conozco tienes en tu corazón, la intención de no juzgar y de ser prudente.
Eso y muchas más cosas colocaré en tu vaso, a condición de que esté totalmente limpio. Porque hay cosas que no pueden ser compartidas y una de ellas es la Verdad.
No puedo poner en tu vaso sucio, lo que significa la Verdad que te enseñó mi Hijo, porque se contaminaría con tus antiguas creencias, con tus falsas certezas, con tus viejas rebeldías.
Cuando el vaso luzca limpio, entonces te daré todo lo que por Gracia he decidido darte. No porque te lo merezcas, sino porque te preciso como un vaso limpio, para que lleves a otros este mismo mensaje.
No te resistas, porque hay muchas cosas que te agradan y que desaparecerán de tu vida, pero ninguna de ellas sirve para lo que yo te quiero.
Gracias Señor!

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com