A SEMEJANZA…

Leyendo sobre las situaciones que afrontó Jesús por sanar a quienes lo precisaban, durante el Shabat, vino a mí una severa advertencia.

Acaso no me parecía a los fariseos que recriminaban al Hijo del Hombre, sanar en un día tan especial?

Por qué eran tan inflexibles frente a la necesidad de los hombres?

Se podían compadecer por una oveja, pero no frente al sufrimiento de un enfermo?

Ocurre que en el día a día, mis comportamientos están más cercanos a esa dureza de los fariseos, que al Amor que enseño Jesús.

Por eso me resultó muy difícil de admitir que ciertamente me parezco más a los fariseos que al humilde Hijo de Dios que llegó desde Nazaret hasta Jerusalén.

Es fundamental respetar la Ley, pero también es primordial que nunca nos olvidemos que quién sufre, debe ser aliviado sin esperar a que el Shabat de nuestra mente, lo determine.

Solamente así, podremos comenzar a ser Semejanza del Eterno!

Mateo 12:10-14

Y he aquí había allí uno que tenía seca una mano; y preguntaron a Jesús, para poder acusarle: ¿Es lícito sanar en el día de reposo?[a]

El les dijo: ¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo, no le eche mano, y la levante?

Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer el bien en los días de reposo.

Entonces dijo a aquel hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y le fue restaurada sana como la otra.

Y salidos los fariseos, tuvieron consejo contra Jesús para destruirle.

Mateus 12:10-14

 E estava ali um homem que tinha uma das mãos mirrada; e eles, para acusarem Jesus, o interrogaram, dizendo: É lícito curar nos sábados?  

E ele lhes disse: Qual dentre vós será o homem que, tendo uma ovelha, se num sábado ela cair numa cova, não lançará mão dela e a levantará? 

Pois quanto mais vale um homem do que uma ovelha? É, por consequência, lícito fazer bem nos sábados.

Então disse àquele homem: Estende a mão. E ele a estendeu, e ficou sã como a outra.

E os fariseus, tendo saído, formaram conselho contra ele, para o matarem.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

CUPIDO…?

Un escritor ha actualizado, seguramente sin desearlo, el Mandato de Jesús, de que tengamos cuidado para no ser engañados.

El motivo no es otro, que el de comparar el amor que podemos sentir hacia Dios, con el amor que se puede considerar está inspirado por Cupido.

Recordamos quién es Cupido?

Era uno de los dioses de la mitología romana, se le atribuía ser hijo de la diosa Venus y de Marte, el dios de la guerra.

No cabe ninguna duda que todas las opiniones deben ser respetadas, pero tampoco podemos dudar en poner de manifiesto la total discrepancia con estas afirmaciones que pueden engañar o confundir.

La advertencia de Jesús tiene mucho que ver con esta afirmación, que relaciona el deseo amoroso, con el amor que debemos profesar al Eterno.

No dejarnos engañar está estrechamente ligado a otro Mandato bíblico, que establece que escudriñemos todo, absolutamente todo.

Solamente así evitaremos ser víctimas de las fantasías que pueden resultar muy atractivas, pero que con peligrosas trampas para los hombres y mujeres de fe.

Mateo 24:4

Respondiendo Jesús,

les dijo: Mirad que nadie os engañe.

Mateus 24:4

E Jesus, respondendo,

disse-lhes: Acautelai-vos, que ninguém vos engane.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

PRIMERO DIOS


CONGREGACIÓN

del SÉPTIMO MILENIO

Cuándo le preguntaron a Jesús cuál es el gran mandamiento de la ley, él contestó: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente”, Mateo 32:27.
Este es el grande y primer mandamiento, parece fácil pero no lo es, podemos pensar que lo cumplimos pero fallamos constantemente. ¿Es fácil amar a quién no ves y ponerle en primer lugar? ¿ Preferir a Dios antes que a padre o madre, hijos, o antes que la pareja? ¿Antes que el trabajo? ¿Antes que los amigos?¿Antes que las posesiones?
¡¡Si, antes y ante todo!!
Es difícil cumplir con este mandamiento, no voy a hablar de nadie, puedo ponerme a mí misma de ejemplo. Para mí es un reto diario, no poner a nadie ni nada antes que a Dios, pero también reconozco mí cobardía a la hora de tener que recordarle a personas queridas y especiales para mí, que se están equivocando, que están dejando a Dios en un segundo o tercer plano; que cuándo ponen a sus hijos, a su pareja, su trabajo, antes que a Dios le están deshonrando.
Siempre me digo a mi misma ¡Eres una cobarde! Porque lo que no quieres es molestar a la otra persona, también me digo: ¡Eres una sentimentalona!! Porque como la tal o cual persona es tu amiga no quieres enfadarla.
Los cobardes no le gustan nada al Señor, la cobardía es un síntoma de miedo, Proverbios 29:25 dice: “El temor al hombre es un lazo, pero el que confía en el SEÑOR estará seguro”. Por cobardía Elí perdió su sacerdocio por cubrir y no amonestar a sus hijos. Pero lo más rotundo es lo que nos advierte Apocalipsis 21:8 los cobardes no entrarán al Reino.
Los sentimentales tampoco le agradan al Señor, el sentimentalismo es un mal consejero. Cuándo Jesús anuncia a sus discípulos que le es necesario ir a Jerusalén y allí padecer mucho, Pedro le quiso disuadir diciéndole: “Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca”, Mt.16:22.
Pedro le estaba hablando al amigo, al maestro, al compañero que les había acercado el Reino de Dios, con el que se deleitaba, no quería perderle, ya no podía imaginarse su vida sin él.
La respuesta de Jesús fue contundente: !!Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. Mateo 16:23
Poner la mira en las cosas de Dios es darle a Él las primicias, el primero en todo.
Por eso hoy quiero decirte a ti que lees, escudríñate, ¿qué es lo primero para ti? Dejas de orar? Dejas de acudir a la iglesia? Dejas de cumplir con el compromiso adquirido con Dios?
También quiero pedirte que te examines ¿ eres cobarde? ¿ eres sentimental? Pues tú cobardía y sentimentalismo le desagradan a Dios tanto como el que lo relega a un segundo plano.
De tal manera te ama Dios que dio a su único Hijo para que no te pierdas y tengas vida eterna, pero Jesús fue a la cruz primero porque amaba al Padre y no quería desobedecerle y después por amor a ti. Pon a Dios en primer lugar y todo lo que amas, lo que necesitas o lo que quieres, Él, lo tendrá en sus manos y lo guardará para ti.
Jesús lo tuvo claro, su decisión le llevó a negarse a si mismo. Decide.

Lourdes Diaz

www.septimomilenio.com

TU DECIDES

CONGREGACIÓN

del SÉPTIMO MILENIO

Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. Mateo 7:14

Dice la palabra: y pocos son los que la hayan; somos advertidos de una realidad y es que la salvación no es algo que todos pueden alcanzar,  también dice la palabra: porque muchos son los llamados y pocos los escogidos Mateo 22:14

¿Te imaginas ir a uno de esos lugares de los que ahora vemos imágenes? lugares a los que para  llegar a la cima tienes que recorrer un camino  de laderas escarpadas, de alturas y estrecheces por las que algunas veces es casi imposible que pase una persona ¿ Te lo imaginas?

Pues ahora imagina que tienes que ir por ese camino con alguien que todo el rato está enfadado, que te adelanta, que después se atrasa, o con una persona que te pide constantemente ayuda para llevar sus cosas, pues no quiere renunciar a llevar tanta carga, o que quiere parar en el camino y quedarse a hacer noche en un lugar no adecuado para ello, o sea a la dificultad del camino, y a la necesidad de que te centres en ir dando cada paso con seguridad para no resbalarte y caer, añade la dificultad de tener que ir atendiendo a alguien que busca que le prestes atención y que va añadiendo carga a tu mochila ¿ Crees que sería fácil caminar? ¿ No crees que te dificultaría mucho más la llegada a la cima?.

Pues eso mismo ocurre en el camino a la salvación, cuándo caminas con alguien que siempre se queja, maldice, miente, se empeña en cargarte con su mochila llena de rencores, remordimientos, tristezas, o quiere hacer aquello que tú sabes no debes hacer el camino  se hace mucho más difícil.

En este camino estrecho hay momentos en los que solo puedes pasar tu solo y con una carga muy ligera y tristemente tendrás que ver como muchos se caen por las laderas y otros se van quedando en los refugios del camino y renuncian a seguir caminando; muchos no llegarán al gran refugio en la cima.

Valora todo lo que dice la palabra de Dios, es verdad que hay momentos en los que tendremos que cargar con un herido, y otros en los que tendremos que rescatarle de una caída, incluso que tendremos que ayudarle a levantarse. Pero nunca podremos cargar con su exceso de equipaje, no podemos pararnos, no podremos apartar la mirada de la cima

Que el Señor nos ayude a encontrar caminantes que también puedan ayudarnos a nosotros, porque todos estamos necesitados de una mano a la que agarrarnos, y que el Señor nos ayude a ser ayudas idóneas y no cargas opresoras o acompañantes incómodos.

Pero no olvides que por esa Puerta, por ese Camino, no entrarán ni caminarán multitudes, y con tristeza veremos salir del camino a seres queridos a personas muy amadas.

Tú decides con quién y cómo quieres hacer el camino, pero recuerda que de esa decisión depende que tú llegues a la Cima.

Lourdes Diaz

www.septimomilenio.com

LA PEQUEÑEZ

Una fuerte tormenta con lluvia, nieve y sobre todo con ráfagas de viento de gran intensidad, provocó una serie de problemas e incluso hasta la pérdida de vidas.

A pesar de las circunstancias decidimos mantener el rumbo de nuestro viaje, soportando inclemencias que nunca habíamos visto.

Fue entonces cuando percibí varias circunstancias que estaban relacionadas con mi propia vida y que tenían su reflejo en la fuerza de la naturaleza.

Resultó evidente que no había nada que por su tamaño pudiera enfrentar a los vientos de fuerza notable. Y por supuesto, sufriendo con más impacto sus embates los más pequeños.

Del mismo modo que tanto la lluvia como la nieve, pueden afectar de manera considerable la movilidad y la propia existencia.

Es así como me sentí pequeño, muy pequeño, tal vez demasiado pequeño, porque los embates que duraron horas, solamente eran superados por la Gracia que preservó a miles de personas que se desplazaban.

Cuántas veces he sido cuidado sin advertirlo! En estas circunstancias, el Eterno me estaba mostrando que solamente por su Misericordia, muchas veces podemos superar las adversidades de la naturalezas…y las otras.

Comprender nuestra pequeñez, contribuirá a combatir nuestro orgullo y vanidad y acercarnos y depender aún más al Dios Todopoderoso!

Mateo 18:14

Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños.

Mateus 18:14

Assim também não é vontade de vosso Pai,

que está nos céus, que um destes pequeninos se perca.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

FILÓSOFO

Un amigo defendía con argumentos filosóficos, algunas cuestiones relacionadas con pensamientos que objetan la relación con Dios.

Decía que seguir a un dios era una mera cuestión cultural, que en muchos casos se llevaba o se manifestaba en el lecho de muerte.

Incluso llegó a afirmar que ante la inexistencia de un dios, los propios hombres se crearon el suyo a su imagen y semejanza.

Pienso que en algunas ocasiones no es sensato rebatir argumentos como los expuestos, porque mezclan cuestiones racionales con la fe.

Lo racionar se entiende desde el pensamiento y la fe desde la propia fe. Por tanto tratar de hacer entender a una persona lo que significa la fe, es poco menos que imposible.

A menos que intervenga en nuestro auxilio el Espíritu Santo y cambio en un momento, todo lo que nos puede resultar estéril o  poco constructivo.

No fue el caso de mi amigo, que persistió en sus argumentos, aún aceptando que no descartaba que en sus momentos finales, tuviera la necesidad de reclamar la presencia del Eterno.

Mateo 16:8

Jesús, les dijo:

¿Por qué pensáis dentro de vosotros, hombres de poca fe, que no

tenéis pan?

Mateus 16:8

E Jesus, percebendo isso, disse:

Por que arrazoais entre vós, homens de pequena fé, sobre o não vos

terdes fornecido de pão?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SI JESÚS TE DICE VEN…NO DUDES!

CONGREGACIÓN

del SÉPTIMO MILENIO

Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas.
Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús.
Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: !Señor, sálvame!
Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: !!Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Mateo 14:28-33
¿Cuántas veces pedimos a Dios un milagro y cuándo recibimos lo que pedimos nos sorprendemos, miramos lo que nos rodea y dudamos?

Lourdes Diaz

www.septimomilenio.com

LA AYUDA

Vivo impresionado por la forma en que me quejo constantemente de todo…especialmente de lo que tengo que hacer para los demás.

Por esto me resultó llamativo el entusiasmo con que trabajaban una pareja de hermanos, incluso buscando rápidamente otra cosa para hacer cuando terminaban su servicio.

Resultó interesante que ellos también observaran mi interés sobre sus personas, así que casi inevitablemente un día conversamos sobre la cuestión.

Cuando les comenté el motivo de mi observación, ellos se miraron y declararon casi a coro: Es que nosotros servimos a Jesús!

Ante mi incredulidad ellos afirmaron: Nosotros aprendimos la lección que nos dejó el Mesías, cuando dijo que quién de comer a un hambriento, se lo estaban dando a ÉL.

En ese momento comprendí la diferencia que había entre ellos y yo. Y dejé de mirar como trabajaban los demás miembros de la congregación y me dediqué a lo mío, a servir a Jesús!

Mateo 25:45

 Entonces les responderá diciendo:

De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más

pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.

Mateus 25:45

 Então, lhes responderá, dizendo:

Em verdade vos digo que, quando a um destes pequeninos o não

fizestes, não o fizestes a mim.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

QUÉ DUDAS…?

Siempre me ha preocupado no buscar pretextos para no hacer lo que Dios me manda. Pero lo cierto es que muchas veces caigo en la tentación de ir en contra de mi voluntad.

Estaba obrando como dijo Pablo, que hacía lo que no quería!

Pero enfrentarse a las dudas es una tarea ardua y difícil, pero absolutamente necesaria para cambiar el rumbo de nuestra propia vida.

Me pregunto: Cuáles son mis dudas? Que las origina? Por qué me dejo dominar por ellas?

Y una por una voy tratando de definir la naturaleza de mis dudas y llego a la conclusión que más que dudas, son cuestiones que no me gustan y por eso las convierto en  incertidumbre.

En realidad la duda nace en el corazón cuando dejo que mi confianza en el Eterno decline, a causa de cualquier circunstancia desfavorable.

Es entonces cuando el enemigo comienza a obrar en mi mente y a preguntarme cosas para las que no tengo respuestas adecuadas, precisamente porque mi fe ha disminuido y mi incredulidad a aumentando.

No dejemos que las dudas crezcan en nuestra vida, porque acabarán por destruir todo lo que el Señor ha levantado con tanto Amor.

Mateo 14:31

Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo:

!Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?

Mateus 14:31

E logo Jesus, estendendo a mão, segurou-o e disse-lhe:

Homem de pequena fé, por que duvidaste?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ANTI-ENVIDIA…

En un cierto momento tuve la idea, creo que inspirada, de hacer una especie de campaña para luchar contra la envidia.

Fue muy curioso lo que ocurrió, porque esta especie de acción contra la envidia, fracasó a causa de la…envidia, pues muchos tuvieron ese sentimiento a propósito del objetivo que se esperaba lograr.

Cada día me convenzo más de los peligrosos efectos que provoca la envidia, principalmente en aquellos que la padecen.

En esa especie de campaña, más de una vez sugerí que la envidia tiene un poder destructor inimaginable, porque es capaz de lograr que una persona deje de vivir a causa de lo que tiene en su corazón.

Ese dejar de vivir está relacionado con lo que se convierte en una especie de obsesión, que obra en todos los aspectos de los hechos cotidianos y llegan a convertirse en algo enfermizo.

Quién tiene envidia por alguien, es porque ha dejado que la semilla de la maldad crezca en su corazón, ignorando lo que Dios nos manda.

Envidiar lo que otra persona tiene, es directamente un estado de rebelión contra lo que el Eterno ha establecido, porque ÉL es quién concede y ÉL y solamente ÉL el que quita.

Si ignoramos esta Verdad seremos una fácil presa del obrar del enemigo, porque hemos abierto las puertas de nuestro corazón y de nuestra mente, para que la envidia se convierta en una razón para vivir o para morir.

Si logramos pensar con seriedad en Jesús, podremos comenzar a desandar la senda equivocada que transitamos. Y es bueno que lo hagamos, antes que la maldad acabe por destruirnos.

Mateo 20:15

¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío?

¿O tienes tú envidia, porque yo soy bueno?

Mateus 20:15

 Ou não me é lícito fazer o que quiser do que é meu?

Ou é mau o teu olho porque eu sou bom?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

1 2 3