QUE HAGO…?

CONSIGNA: SER PRUDENTE Y ESCUDRIÑAR

<< DEVOCIONAL

Pensaba en el uso que le he dado a estos días tan especiales que nos toca vivir. Y la respuesta es francamente preocupante.

He pensado mucho en mí, me he preocupado bastante por mí y sigo pensando y preocupado por la persona más importante, que soy yo.

Egocentrismo puro! Egoísmo perfecto!

Pero me pregunté: Que le contestaría al Señor en el Día del Juicio sobre lo que hice en estos tiempos tan complejos?

Y entonces advertí la magnitud de mi error, de solamente haberme dado Amor a mí mismo, olvidando que Jesús nos mandó también a amar al prójimo con la misma intensidad.

Y también me pregunté: Cómo he ayudado y cuidado a mi esposa? Cuánto tiempo le dediqué a mis hijos? Cómo he cuidado a mi familia?

Demasiadas preguntas con pobrísimas respuestas.

Hoy he comenzado a ayudar a mi esposa, a cuidar a mis hijos, a llamar a mis padres, a comunicarme con mis amigos, mis compañeros y hasta a quienes no forman parte de mis relaciones preferidas.

Si el Señor me pregunta qué hago, tendré otras respuestas.

Mateo 25:40
Y respondiendo el Rey, les dirá:
De cierto os digo
que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños,
a mí lo hicisteis.
Mateus 25:40
E, respondendo o Rei, lhes dirá:
Em verdade vos digo que,
quando o fizestes a um destes meus pequeninos irmãos,
a mim o fizestes.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

Y DESPUÉS…?

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<< DEVOCIONAL

Hay quienes se preocupan por el futuro, por lo que tendremos que enfrentar luego de que los difíciles días que vivimos, sean parte de la historia reciente.

Muchos pecan por vivir del pasado y otros, por obsesionarse por el futuro.

La Palabra  de Dios nos hace reflexionar acerca de la necesidad de vivir cada día, de no pensar ni en el de ayer ni en el de mañana, poniendo todo nuestro esfuerzo por vivir el de hoy.

Esta sabia reflexión nos permitirá ser prudentes en cada cosa que hagamos, en cada cosa que pensemos y lo que es más importante, en cada cosa que hagamos por servir al prójimo.

Solamente así tendrá sentido que estemos apartados los unos de los otros, pero sabiendo lo que el prójimo necesita, para ayudarlo a hacer más leve lo difícil.

Así nos enseñó Jesús!

Dejemos de pensar en nuestras circunstancias y pensemos como invertir nuestro tiempo para servir y no para servirnos.

Mateo 6:34
Así que, no os afanéis por el día de mañana,
porque el día de mañana traerá su afán.
Basta a cada día su propio mal.

Mateus 6:34
Não vos inquieteis, pois, pelo dia de amanhã,
porque o dia de amanhã cuidará de si mesmo.
Basta a cada dia o seu mal.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

EJEMPLARIDAD

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR


►►DEVOCIONAL

Cuánto más difíciles sean las circunstancias que debamos afrontar como miembros de la sociedad, más grande será nuestra responsabilidad en nuestra condición de hijos de Dios.

Podríamos decir que contra más extremas se tornen las situaciones, en la misma proporción también deberá aumentar nuestro compromiso como Ciudadanos del Reino habitando en la Tierra.

Y estas no son meras palabras.

Hace unos días el Señor tuvo la Gracia de revelarnos que la gravedad de los problemas que estamos sufriendo, es proporcional a la maldad de los hombres.

Y esto nos coloca en el más que difícil escenario de ser ejemplares para todos quienes nos rodean, porque solamente así serán creíbles las palabras de aliento y tendrán valor nuestras oraciones.

Si no hay ejemplaridad en nuestros hechos, seremos vulgares hacedores de actitudes llenas de orgullo, de superioridad, de falsa humildad y también de soberbia, por nuestra supuesta relación con el Eterno.

En estos días la ejemplaridad, debe ser más que nunca, la norma que nos permita ser Luz en las horas oscuras que vivimos.

Mateo 5:14
Vosotros sois la luz del mundo;
una ciudad asentada sobre un monte
no se puede esconder.

Mateus 5:14
 
Vós sois a luz do mundo;
não se pode esconder uma cidade
edificada sobre um monte.

Diego Acosta / Neide Ferreira

LA CONFESIÓN-3

ESTUDIO
BÍBLICO

Uno de los problemas principales de la confesión, es cómo y a quién hemos de confesar.

Santiago 5:16.

16Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados.

La Biblia nos habla de confesar al ofendido, por tanto si hemos ofendido a alguien debemos ir y reconocer nuestra falta delante de él. Siempre que ofendemos a alguien, también lo estamos haciendo con Dios.

Mateo 5:23-24.

23Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

Para presentarte delante de Dios, debes de arreglar las cosas pendientes que tienes con tus cercanos. A veces queremos mostrarnos espirituales ante los demás y no hacemos lo que demostrará que realmente somos espirituales, estar en paz con todos.

1ª Juan 4:20-21.

20Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? 21Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano.

No podemos dejar correr nuestros pleitos con los hermanos y escudarnos en que amamos a Dios porque la Palabra dice claramente que entonces estamos mintiendo. Si tenemos cosas pendientes con nuestros semejantes las tendremos con el Señor.

Pr. Ramón Ubillos

www.septimomilenio.com

 

 

LA CONFESIÓN-1

ESTUDIO BÍBLICO

1ª Juan 1:8-9.

8Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 9Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

La Palabra nos habla que para recibir el perdón de los pecados hay dos pasos importantes a dar, primero reconocerlos y segundo confesarlos.

Mateo 3:5-6.

5Y salía a él Jerusalén, y toda Judea, y toda la provincia de alrededor del Jordán, 6y eran bautizados por él en el Jordán, confesando sus pecados.

Ante la predicación de Juan el Bautista muchos fueron movidos por Dios a prepararse para la venida del Mesías, ellos confesaban sus pecados antes de bautizarse.

Hechos 19:17-18.

17Y esto fue notorio a todos los que habitaban en Éfeso, así judíos como griegos; y tuvieron temor todos ellos, y era magnificado el nombre del Señor Jesús. 18Y muchos de los que habían creído venían, confesando y dando cuenta de sus hechos.

En Éfeso, al ver la diferencia de tener al Señor o no en las vidas, muchos tomaron una actitud correcta delante de Dios y empezaron a confesar sus pecados.

Daniel 9:20-21.

20Aún estaba hablando y orando, y confesando mi pecado y el pecado de mi pueblo Israel, y derramaba mi ruego delante de Jehová mi Dios por el monte santo de mi Dios; 21aún estaba hablando en oración, cuando el varón Gabriel, a quien había visto en la visión al principio, volando con presteza, vino a mí como a la hora del sacrificio de la tarde.

Pr. Ramón Ubillos

www.septimomilenio.com

 

JESÚS Y MATEO-8

MATEO 1

La Genealogía de Jesucristo, tiene otra cuestión que es objeto de estudio.

1:12  Después de la deportación a Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, y Salatiel a Zorobabel.

Las opiniones están relacionadas con Salatiel y Zorobabel, debido a que en 1 de Crónicas 3:19 se menciona a Zorobabel, como hijo de Pedaías, que fue hermano de Salatiel,  los hijos de Pedaías: Zorobabel y Simei. Y los hijos de Zorobabel: Mesulam, Hananías, y Selomit su hermana.

La explicación que los estudiosos encuentran a esta situación, está en el Libro de un profeta, Hageo 2:23 En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, te tomaré, oh Zorobabel hijo de Salatiel, siervo mío, dice Jehová, y te pondré como anillo de sellar; porque yo te escogí, dice Jehová de los ejércitos.

Los estudiosos entienden que probablemente Salatiel adoptó a su sobrino Zorobabel, hijo de su hermano Pedaías.

Esta referencia contribuye a poner de manifiesto la importancia que se concedía a las Genealogías en los tiempos del Antiguo Pacto o Antiguo Testamento.

1:16(a)Este versículo adquiere especial relevancia, por cuanto es el único en el que se omite la palabra engendró, y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo.

Engendró es sustituido por de la cual, aludiendo directamente a María que había concebido por Obra del Espíritu Santo y no por su unión física con José, a Jesús llamado el Cristo.

Esta aclaración tiene dos vertientes. Una, que en un sentido estricto Jesús no era descendiente de José, pero la Genealogía establece que Jesús conserva el derecho al trono de David, como su legítimo heredero. Para una mayor claridad deben diferenciare los conceptos. Jesús no era descendiente carnal de José pero sí su legítimo heredero.

Esto corrobora que la Genealogía de Mateo, concede la legitimidad de Jesús al trono de su antepasado el Rey David, a través de José, hijo de Jacob.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

JESÚS Y MATEO-7

MATEO 1

La Genealogía que leemos en Mateo tiene algunas singularidades, como la de omitir varias generaciones, algo frecuente en los tiempos del Antiguo Testamento.

1:6 Entre Rahab, de la época de Josué, hasta llegar al propio David, separados por casi 400 años  de historia.

1:6a y el rey David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urías. La mujer del capitán del ejército de David, era Betsabé, según consta en 2 de Samuel 12:34  Y consoló David a Betsabé su mujer, y llegándose a ella durmió con ella; y ella le dio a luz un hijo, y llamó su nombre Salomón, al cual amó Jehová.

1:8 Mateo omitió deliberadamente en su Genealogía, entre Joram y Uzías o Asarías, a Ocozías, Joás y Amasías. Este uso de abreviar las nóminas, era una cuestión frecuente en aquellos tiempos. Esto se comprueba en el detalle que brinda 1 de Crónicas 3:10-12:
Hijo de Salomón fue Roboam, cuyo hijo fue Abías, del cual fue hijo Asa, cuyo hijo fue Josafat,
11 de quien fue hijo Joram, cuyo hijo fue Ocozías, hijo del cual fue Joás,
12 del cual fue hijo Amasías, cuyo hijo fue Azarías, e hijo de éste, Jotam.

1:11 Mateo hace alusión en este versículo a un personaje que es mencionado con distintos nombres: Jeconías, que es Joaquín en 2 de Reyes 24:6 Y durmió Joacim con sus padres, y reinó en su lugar Joaquín su hijo.  Jeconías recibe un tercer nombre, Conías, en Jeremías 22:24 Vivo yo, dice Jehová, que si Conías hijo de Joacim rey de Judá fuera anillo en mi mano derecha, aun de allí te arrancaría.

Este rey de Judá, que gobernó en el año 508 a.C. cuando los primeros israelitas fueron capturados y enviados a Babilonia,  fue maldecido para que ninguno de sus descendientes pudieran ocupar el trono de David, Jeremías 22:30 Así ha dicho Jehová: Escribid lo que sucederá a este hombre privado de descendencia, hombre a quien nada próspero sucederá en todos los días de su vida; porque ninguno de su descendencia logrará sentarse sobre el trono de David, ni reinar sobre Judá.

Esta maldición podría haber afectado a Jesús, pero como no era hijo biológico de José, no le alcanzó. Recibió en cambio a través de José la línea real de descendientes de David.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

LA CONDENACIÓN / 2

ESTUDIO BÍBLICO

Marcos 12:38-40.

38Y les decía en su doctrina: Guardaos de los escribas, que gustan de andar con largas ropas, y aman las salutaciones en las plazas, 39y las primeras sillas en las sinagogas, y los primeros asientos en las cenas; 40que devoran las casas de las viudas, y por pretexto hacen largas oraciones. Estos recibirán mayor condenación.

Jesús pone el ejemplo negativo de algunos escribas que buscaban en reconocimiento público y que luego intentan dar rienda suelta a sus concupiscencias, diciendo que estos obtendrían una mayor condenación, lo cual nos hace pensar que también en la condenación habrá diferentes posiciones.

Santiago 3:1.

1Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación.

Una vez más la Palabra nos habla de mayor condenación, poniendo ahora una condición peligrosa en el hombre, el ser maestro, que no quiere decir que no aceptemos el ministerio de maestro, sino que no seamos maestros de nuestras cosas. Muchos han enseñado doctrinas distintas de las que el Señor puso en su Palabra produciendo condenación hacía ellos y sus seguidores.

Tito 3:10-11.

10Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo, 11sabiendo que el tal se ha pervertido, y peca y está condenado por su propio juicio.

Hay actitudes de personas que les ponen en una posición de condenación y una de ellas es la de causar divisiones, ya sea por matices doctrinales o por magnificar los defectos y los errores de unos contra otros en lugar de procurar la paz y el entendimiento.

Mateo 13:49-50.

49Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos, 50y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Tenemos que tener claro que al final del tiempo viene el juicio de condenación a este mundo, por ello debemos de procurar ser hallados dignos para no caer en ella.

Pr. Ramón Ubillos