LLAMADO

Puede que en medio del ajetreo de todos los días, hayamos escuchado algo que pudo habernos parecido que era un llamado.

Y podemos asegurar que eso que tuvo algo que nos llamó la atención, era efectivamente un llamado, una exhortación.

Así sucede cuando en el orden superior de la vida, el Dios que te dio el aliento vital, quiere decirte que te ha elegido para que seas su hijo.

Por muy loco que resulte este mensaje, es así de cierto, de grandioso y de sencillo!

En la locura de lo mundano, todos esperamos trompetas o acontecimientos extraordinarios, que nos colocan en el lugar de protagonistas.

Pero el Eterno habla con cada uno de nosotros, las joyas de su Creación. A cada uno en particular, como solamente ÉL sabe que debe hablarnos, porque nos conoce desde antes que fuéramos concebidos.

Si crees haber escuchado un mensaje…no lo deseches!

Busca a Quién te ha llamado!

Si lo buscas, Él te encontrará!

1 Samuel 3:9-10

ES – Y dijo Elí a Samuel: Ve y acuéstate; y si te llamare, dirás: Habla, Jehová, porque tu siervo oye. Así se fue Samuel, y se acostó en su lugar.

 Y vino Jehová y se paró, y llamó como las otras veces: !!Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye.

PT – Pelo que Eli disse a Samuel: Vai-te deitar, e há de ser que, se te chamar, dirás: Fala, Senhor, porque o teu servo ouve. Então, Samuel foi e se deitou no seu lugar.

Então, veio o Senhor, e ali esteve, e chamou como das outras vezes: Samuel, Samuel. E disse Samuel: Fala, porque o teu servo ouve.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SIEMPRE HABRÁ

En cumplimiento de la promesa de Jehová, tenemos la certeza de que todos los días de nuestra vida, su Misericordia se renovará sobre nosotros.

Todos los días!

Hasta el fin!

Esta maravillosa promesa del Eterno, nos debería alentar para corresponder con nuestros hechos, el Pacto que hemos hecho.

Para algunos es una realidad.

Para otros no.

Incluso hay quienes no solo no aceptan la Misericordia del Todopoderoso, sino que rechazan hasta su propia existencia.

Sin embargo, la Misericordia se mantiene inmutable sobre nuestras vidas, solo que como no la aceptamos no la recibimos.

Esa es la gran cuestión que debemos resolver. O aceptamos la Misericordia del Altísimo o la rechazamos con soberbia y prepotencia.

Las consecuencias de una u otra decisión, son exclusivamente nuestras. Como la Misericordia que todos los días derrama el Señor!

Oseias 4:1

Ouvi a palavra do Senhor, vós, filhos de Israel,

porque o Senhor tem uma contenda com os habitantes da terra,

porque não há verdade, nem benignidade, nem conhecimento de Deus

na terra.

Oseas 4:1

Oíd palabra de Jehová, hijos de Israel,

porque Jehová contiende con los moradores de la tierra;

porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la

tierra.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA ENSEÑANZA

 

Un viejo y añorado maestro hablaba a propósito de la importancia de aprender, todos los días, un poco más sobre la Biblia.

Siempre fue un hombre directo, sin caer en el ejercicio de dejar sugeridos argumentos, que podían dar lugar a interpretaciones equivocadas.

Con ese estilo, una tarde inolvidable nos sorprendió con una afirmación. Se refirió a la humildad y a la importancia que tiene en la vida de los creyentes.

Pero dijo algo más: La humildad es un obstáculo casi insuperable cuando no está en el corazón de quién recibe la enseñanza.

Y agregó: Pero también la humildad es un obstáculo casi insalvable, cuando no está en el corazón de quien imparte la enseñanza.

Tanto en un caso como en el otro, la importancia de la humildad es tan grande, que la mayoría de las veces grandes maestros y aventajados alumnos, no llegan a la profundidad de la Palabra de Dios, por su falta de humildad.

Desde entonces, me aplico la enseñanza y oro para no ser vanidoso al enseñar y orgulloso cuando me enseñan.

Santiago 4:10

Humillaos delante del Señor,

y ÉL os exaltará.

Tiago 4:10

Humilhai-vos perante o Senhor,

e Ele vos exaltará.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ESPERAMOS O DESESPERAMOS?

Una frase del mundo asegura que quién espera, desespera!

Esta frase es una de las grandes verdades con las que se manejan quienes viven bajo la influencia mundana, dando como cierta una consecuencia del hecho de esperar.

Confieso que durante mucho tiempo, también hice mía esta afirmación, por la sencilla razón de que también formaba parte de mi realidad.

Creo que somos muchos lo que significa desesperarse cuando estamos esperando algo…cualquier cosa que sea, desde una respuesta hasta la compra de algo muy valioso.

Un día dejé de creer en esta frase y a entender que no se puede vivir de esta manera, bajo una casi permanente desesperación.

Por qué?

Porque desde nuestra humana condición, es natural y lógico que todos los días estemos esperando algo. Pero si seguimos viviendo como el mundo desea que vivamos, continuaremos así.

Cuando acepté a Jesús, comprendí el grave error que estaba cometiendo por desesperarme ante una espera. Casi, hasta lo consideré absurdo.

Cuando esperamos en Dios, lo hacemos con la confianza de que todo llegará y lo que llegue será lo mejor para cada uno de nosotros.

Entonces: Por qué desesperarnos?

Miqueas 7:7

Mas yo a Jehová miraré, esperaré al Dios de mi salvación;

el Dios mío me oirá.

Miqueias 7:7

Eu, porém, esperarei no Senhor; esperei no Deus da minha salvação;

o meu Deus me ouvirá.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

TIEMPO DE…

La dura experiencia que vivió el Ezequiel relacionada con las circunstancias en las que debía hablar y las otras, en las que debía callar, nos deben hacer reflexionar.

Por qué Jehová haría callar a su profeta?

Por qué lo haría hablar?

Estas preguntas las podemos relacionar con nuestra propia vida, cuando enfrentamos situaciones en las que es más sabio enmudecer que abrir nuestra boca.

Del mismo modo cuando tenemos que asumir los graves momentos en los que hablar, puede representar un auténtico peligro para nuestra existencia.

Lo importante es discernir lo que Dios quiere en cada tiempo, para no obrar de acuerdo a nuestras percepciones o intereses, sino verdaderamente servir a su Mandato.

Debemos aprender de la enseña bíblica, cuando nos advierte de las dificultades que tiene el servir, cuando lo hacemos auténticamente desde la perspectiva de la Autoridad Soberana del Eterno.

Callar o hablar… esta parece ser la gran alternativa a la que nos vemos enfrentados los hombres y mujeres que servimos al Todopoderoso.

Callar o hablar, solamente cuando lo disponga el Señor de Señores!

Ezequiel 3:26-27

PT – E eu farei que a tua língua se pegue ao teu paladar, e ficarás mudo e não lhes servirás de varão que repreenda; porque casa rebelde são eles.

Mas, quando eu falar contigo, abrirei a tua boca, e lhes dirás: Assim diz o Senhor: Quem ouvir ouça, e quem deixar de ouvir deixe; porque casa rebelde são eles.

ES – Y haré que se pegue tu lengua a tu paladar, y estarás mudo, y no serás a ellos varón que reprende; porque son casa rebelde.

Mas cuando yo te hubiere hablado, abriré tu boca, y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: El que oye, oiga; y el que no quiera oír, no oiga; porque casa rebelde son.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA MENTIRA

El sentido de la afirmación de que a Jesús se le dio de beber cuando tuvo sed y de comer cuando tuvo hambre, está claro.

Es rotundo en cuanto al pensamiento del Hijo del Hombre. Pero, trasladando la simbología, que ocurre cuando mentimos?

Es evidente que servimos al padre de la mentira y por crudo que nos resulte nos alejamos dramáticamente del Padre de la Verdad.

Cuando mentimos no solo nos hacemos daño a nosotros mismos, sino que dañamos gravemente a quienes creen en lo que afirmamos.

A veces los daños causados por la mentira son irreparables. Pero mientras sea posible, debemos humillarnos y pedir perdón por nuestros errores.

El dador del perdón estará esperando nuestro arrepentimiento sincero y nuestra decisión de no volver a incurrir en la mentira.

No seamos mentirosos compulsivos, porque bien puede llegar el momento en el que nuestro arrepentimiento no alcanzará para ser perdonados.

Y entonces seremos esclavos de la mentira.

Para siempre.

Proverbios 12:22

Los labios mentirosos son abominación a Jehová;
Pero los que hacen verdad son su contentamiento.

Provérbios 12:22

Os lábios mentirosos são abomináveis ao Senhor,

mas os que agem fielmente são o seu deleite.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

BUSCAR

Desde siempre los hombres hemos buscado con afán…algo que no sabemos muy bien que es, ni mucho menos donde lo podemos encontrar.

Esto es lo que muchos llaman: Un lugar en el mundo!

Pero es realmente un lugar en el mundo lo que buscamos?

Estoy convencido que NO!

Simplemente se trata de una cuestión que tiene su principio en el hecho de que ignoramos quienes verdaderamente somos.

Es decir: para buscar algo tenemos que saber que es y llegado el caso, para que lo precisamos. Por eso la búsqueda es tan compleja, frustrante y además innecesaria.

Nunca encontraremos lo que buscamos, simplemente porque eso que pretendemos no existe.

Y por qué no existe?

El fin último de nuestra existencia, que tal vez sea lo que en verdad estamos buscando, no lo encontraremos en nuestra vida mundana.

La encontraremos en el nivel superior, donde existe la vida espiritual y más concretamente, la Vida con Jesús, que es la única que nos llenará de plenitud.

Conozco a personas, que aún en el momento final, se planteaban la pregunta más cruda: Para qué he vivido todos estos años?

Junto al Hijo del Hombre tendremos un propósito, tendremos otra forma de vivir porque tendremos una Guía y también principios que respetar.

Yo también formaba parte del grupo que buscaba afanosamente el sentido para mi vida. Hasta que un día lo encontré. Por la Gracia!

Ahora lo único que debo buscar es ser más fiel cada día, es servir mejor y más misericordiosamente a quienes me rodean. Porque así estaré sirviendo al Único que merece ser servido: Jesús!

Malaquías 3:1

He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos.

Malaquias 3:1

Eis que eu envio o meu anjo, que preparará o caminho diante de mim; e, de repente, virá ao seu templo o Senhor, a quem vós buscais, o anjo do concerto, a quem vós desejais; eis que vem, diz o Senhor dos Exércitos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LÍMITE…?

No hace mucho debí afrontar una situación que en la pequeñez de mi condición humana, me parecía absolutamente límite.

Era mucho mayor de lo que yo pensaba que podía enfrentar, resolver e incluso asumir como lo que estaba pasando era cierto.

Fueron momentos muy tensos, dramáticos, obviamente tremendamente difíciles. Pero de pronto, apelando a la Misericordia del Eterno, todo comenzó a tener otra dimensión.

Aquello que me afligía seguía existiendo, pero había llegado hasta mí la Sabiduría necesaria como para recordar que Dios está en el control de todas las cosas.

Al advertir que todo lo que ocurre está bajo su Soberana Voluntad, la cuestión pasó de una situación límite, a tratar de saber que era lo que el Señor me estaba queriendo enseñar.

Esto significó que lo que pensé que era una situación límite, se convirtió en una impresionante demostración de la Autoridad del Altísimo.

Y también en una excelente oportunidad para llevar a la práctica la obediencia que declaro tener con relación al Soberano.

Apocalipsis 1:8

Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.

Apocalipse 1:8

Eu sou o Alfa e o Ômega, o Princípio e o Fim, diz o Senhor, que é, e que era, e que há de vir, o Todo-Poderoso.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

FIRMEZA!

Con profunda preocupación escuché a un joven líder hablar de su cansancio ante lo que llamó el bombardeo del mundo.

Le pregunté que era exactamente lo que quería decir con eso y su respuesta fue más preocupante todavía. Dijo que a veces no sabía cómo responder ante la avalancha de ideas y malos ejemplos que recibíamos a diario.

La primera respuesta que me vino a la mente, fue la de exhortarlo a que se volviera a la fuente de nuestra fe, a Jesús.

Lo curioso fue que comentó que eso era lo que hacía y que a pesar de ello, seguía con la preocupación acerca de la influencia mundana.

Entonces vino a mi boca la palabra FIRMEZA, que no es otra cosa que reafirmarse en todo aquello que el Hijo del Hombre nos ha enseñado.

Sin mirar ni a izquierda ni a derecha para no apartarnos del Camino verdadero, ni tampoco caer en las tentaciones de los atajos.

Confieso que sigo preocupado por este joven y sigo orando por él, para que verdaderamente puede centrarse en la Única Verdad que tenemos los hijos de Dios!

Isaías 25:1

ES – Jehová, tú eres mi Dios; te exaltaré, alabaré tu nombre, porque has hecho maravillas; tus consejos antiguos son verdad y firmeza.

PT – Ó Senhor, tu és o meu Deus; exaltar-te-ei e louvarei o teu nome, porque fizeste maravilhas; os teus conselhos antigos são verdade e firmeza.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

1 2 3 9