POR VIEJO…

Un respetado autor y cantante hizo una reflexión tan plena de sabiduría, que me recordó uno de los grandes mandatos de la Biblia.

Dijo el intérprete que la sociedad de nuestros tiempos exalta a los jóvenes porque son los que generan dinero y con los que se gana dinero.

Por el contrario, la misma sociedad margina a los mayores porque no tienen ese poder adquisitivo y por tanto carecen de interés.

El argumento fue dicho con gran sencillez y hasta diría que con una cierta elegancia, por lo que la dureza de su profundidad quedó reservada para la conciencia de cada uno que lo escuchó.

Cruel pero verdadero!

Quizás, completando la reflexión se pueda preguntar, que siendo lo expuesto una gran verdad, que pasará con una sociedad que margina a los mayores por la simple razón de que son viejos y que casi no tienen dinero?

La Palabra de Dios es tan drástica como elocuente!

Quién margine a los mayores se expondrá a un rigor impensable, tan grande como será bendición para quién los cuide.

Éxodo 20:12

 Honra a tu padre y a tu madre,

para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

Êxodo 20:12

 Honra a teu pai e a tua mãe,

para que se prolonguem os teus dias na terra que o Senhor, teu Deus, te dá.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

UNA FRASE…

Leyendo como leo muchas horas todos los días, me sorprendió una frase atribuida a autor anónimo, plena de enseñanzas, al menos para mí.

El necio quiere enseñar,

el sabio quiere aprender.

Recordando al Hijo del Hombre, me vino a la memoria cuando nos dejó una frase tremenda acerca de nuestra actitud con las enseñanzas.

A veces pretendo ser un pequeño erudito, sin darme cuenta que apenas soy un “sabelotodo”.

Si fuera sabio, me bastaría para reconocer todo lo que desconozco.

La humildad de Jesús, queda trasuntada en muchas frases de la sabiduría popular, que se enfrenta con las grandes cuestiones de los hombres.

La Grandeza de la Enseñanza del Hijo de Dios, llega hasta donde no llegan otros maestros.

Ezequiel 3:27

ES – Mas cuando yo te hubiere hablado, abriré tu boca,

y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: El que oye, oiga;

y el que no quiera oír, no oiga;

porque casa rebelde son.

PT – Mas, quando eu falar contigo, abrirei a tua boca,

e lhes dirás: Assim diz o Senhor: Quem ouvir ouça,

e quem deixar de ouvir deixe;

porque casa rebelde são eles.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

TIEMPO DE…

Comenzamos a revivir las dramáticas horas en la que el Hijo del Hombre, concretó en hechos tremendos las profecías sobre su juzgamiento, condena, crucifixión y muerte y Gloriosa Resurrección.

Tratemos de apartar nuestras miradas de lo que el mundo hace y dice y pongamos nuestros ojos en las dramáticas horas que se vivieron en Jerusalén hace más de 1.900 años.

Los hombres, todos los hombres, los que creen y los que dudan o niegan, tienen que aceptar lo que es un hecho absolutamente histórico: El juzgamiento y muerte de Jesús.

Los romanos que lo juzgaron y lo mataron en la cruz dieron fe de lo ocurrido, del mismo que los propios judíos, muchos de los cuales pidieron lo que era el cumplimiento profético del Antiguo Testamento. Es decir la muerte del Hijo del Hombre.

Cómo dudar de Jesús y su mensaje de Salvación?

Seamos sabios y abramos un tiempo de reflexión junto a los nuestros, para recordarles que es verdad el drama de la cruz del Gólgota, pero también es Verdad que el domingo se producirá la Gloriosa Resurrección.

Y la cruz quedará vacía como evidencia de la victoria de la Vida sobre la Muerte!

Gloria al Consumador de nuestra fe!

Romanos 6:10-11

ES –  Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas;

más en cuanto vive, para Dios vive.

Así también vosotros consideraos muertos al pecado,

pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

PT –  Pois, quanto a ter morrido, de uma vez morreu para o pecado;

mas, quanto a viver, vive para Deus.

Assim também vós considerai-vos como mortos para o pecado,

mas vivos para Deus, em Cristo Jesus, nosso Senhor.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SEDUCIR

La vida de los que nos llamamos hijos de Dios, se caracteriza por una constante confrontación, entre los Mandatos del Eterno y las propuestas del mundo.

No en vano oró Jesús al Padre, para que nos guardara y que nos dejara en este difícil lugar en que estamos.

Debo de reconocer que siempre me llamó la atención, como se nos advertía acerca de que tendríamos problemas y que contaríamos con la ayuda del Espíritu para resolverlos.

Pero valorando mi experiencia, he llegado a la conclusión que mi mayor enemigo, soy yo mismo!

Sencillamente porque el mundo me atrae una y otra vez a sus propuestas, que son muy atractivas y sobre todo novedosas en grado sumo.

Y son las cosas nuevas las que más atracción me producen, quizás porque el enemigo de la fe, conoce que los hombres somos atrapados por todo lo que sea desconocido y bien presentado.

Todos los días lucho y todos los días pierdo. Pero también tengo la certeza de que todos los días el Eterno me ayuda para continuar la buena batalla.

Estamos advertidos: No es grave luchar todos los días. Lo gravísimo, es perder el ánimo para seguir a Jesús y no al mundo.

2 Pedro 2:9

ES – Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos,

y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio.

PT – Assim, sabe o Senhor livrar da tentação os piedosos

e reservar os injustos para o Dia de Juízo, para serem castigados.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LO PEQUEÑO

El Señor utiliza las circunstancias más imprevistas, para revelarnos Su mensaje de edificación.

Estaba escuchando una música maravillosa, cuando advertí algo que me sorprendió. Como es posible que una misma partitura, que una misma sinfonía pueda ser ejecutada de maneras tan diferentes?

Y con resultados tan distintos los unos de los otros.

En algunos casos las ejecuciones son brillantes y están de acuerdo con el sentido de la genial partitura. Pero en otros, resultan pobres, tan limitados que hasta empequeñecen una obra distinguida mundialmente.

Entonces vino la Palabra del Eterno!

Si esto ocurre con una sinfonía, por extraordinaria que sea, no ocurre lo mismo con la Biblia?

No es acaso la Palabra de Dios?

Y por qué en ocasiones algunos hombres han dejado grandes enseñanzas y en otros casos, el mío sin ir más lejos, reducimos o pretendemos hacerlo, a nuestro propio nivel el Texto Sagrado.

Es evidente que todo depende de la actitud del corazón. Si un director de orquesta eleva su mirada, el resultado será notable. Si yo como creyente, deposito mis ojos en el Señor, lo que la Biblia me enseñe, estará relacionado con la Grandeza de su Autor.

Deuteronomio 6:5-6

Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón,

y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón

Deuteronômio 6:5-6

 Amarás, pois, o Senhor, teu Deus, de todo o teu coração,

e de toda a tua alma, e de todo o teu poder.

E estas palavras que hoje te ordeno estarão no teu coração

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

PEDIR

Cuánto nos cuesta a la mayoría de nosotros…pedir!

Cuánto!

A veces por no pedir me veo cometiendo errores imperdonables, que podría haber evitado con el simple gesto de haber pedido…una opinión, por ejemplo.

Que nos impide pedir?

En mi caso, el orgullo, la vanidad, la prepotencia.

Pidiendo algo, estoy demostrando que no soy capaz, que no puedo hacerlo solo, que no tengo capacidad, que mi ignorancia es mayor que la que pensaba.

Por eso me cuesta pedir, sobre todo cuando se trata de mostrar que no soy el hombre sabio que me creo, sino el hombre perfectible que soy.

Pedir, supone poner en marcha esa forma de humildad, que no me está sobrando, sino que me está faltando.

Del mismo modo que pido, con todo lo que me cuesta, cuando doy hago lo mismo. No soy humilde, tengo la prepotencia del que sabe y el aire de superioridad del que se cree mejor.

Creo que el Señor me hace pedir cosas, por simples y sencillas que sean, para demostrarme lo que verdaderamente soy y para dejarme en evidencia, con relación a lo que me creo.

Romanos 7:25

ES – Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro.

Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios,

mas con la carne a la ley del pecado.

PT – Dou graças a Deus por Jesus Cristo, nosso Senhor.

 Assim que eu mesmo, com o entendimento, sirvo à lei de Deus,

mas, com a carne, à lei do pecado.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

OTRO MILAGRO

Con profundo sentido de la humillación, tengo que reconocer la torpeza con la que vivo mi relación con Dios.

Ha ocurrido un nuevo y extraordinario milagro en la familia, pero como siempre intento explicarlo con la lógica, con la ciencia de los hombres.

Este proceder, es el que me impide reconocer y admirar como obra el Todopoderoso y lo que hace, cuando nos unimos clamando su Misericordia.

ÉL responde!

Quién no responde soy yo, que torpemente me afano en tratar de entender, lo que no tiene ninguna lógica y se escapa a la forma de razonar de la mente humana.

También puede ser, que en el afán en el que vivo, no sea capaz de advertir que el Eterno está obrando en una situación, que no tiene el menor sentido ni permite alentar ninguna forma de esperanza.

Pero, Dios obra milagros!

Maravillosos, inimaginables!

Ahora no solamente pido para que haya milagros, sino que pido Sabiduría para advertirlos cuando ocurren!

Lo único cierto, es que el nuevo milagro de Dios ya tiene nombre y es la alegría de sus padres!

Cada nueva vida es otro Milagro del Omnipotente!

Génesis 2:7

Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra,

y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.

Gênesis 2:7

E formou o Senhor Deus o homem do pó da terra e soprou em seus

narizes o fôlego da vida; e o homem foi feito alma vivente.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LLAMADO

Puede que en medio del ajetreo de todos los días, hayamos escuchado algo que pudo habernos parecido que era un llamado.

Y podemos asegurar que eso que tuvo algo que nos llamó la atención, era efectivamente un llamado, una exhortación.

Así sucede cuando en el orden superior de la vida, el Dios que te dio el aliento vital, quiere decirte que te ha elegido para que seas su hijo.

Por muy loco que resulte este mensaje, es así de cierto, de grandioso y de sencillo!

En la locura de lo mundano, todos esperamos trompetas o acontecimientos extraordinarios, que nos colocan en el lugar de protagonistas.

Pero el Eterno habla con cada uno de nosotros, las joyas de su Creación. A cada uno en particular, como solamente ÉL sabe que debe hablarnos, porque nos conoce desde antes que fuéramos concebidos.

Si crees haber escuchado un mensaje…no lo deseches!

Busca a Quién te ha llamado!

Si lo buscas, Él te encontrará!

1 Samuel 3:9-10

ES – Y dijo Elí a Samuel: Ve y acuéstate; y si te llamare, dirás: Habla, Jehová, porque tu siervo oye. Así se fue Samuel, y se acostó en su lugar.

 Y vino Jehová y se paró, y llamó como las otras veces: !!Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye.

PT – Pelo que Eli disse a Samuel: Vai-te deitar, e há de ser que, se te chamar, dirás: Fala, Senhor, porque o teu servo ouve. Então, Samuel foi e se deitou no seu lugar.

Então, veio o Senhor, e ali esteve, e chamou como das outras vezes: Samuel, Samuel. E disse Samuel: Fala, porque o teu servo ouve.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

1 2 3 10