Mirada distraída

DEVOCIONAL

Más de una vez he tomado conciencia de mi actitud de ver y no ver.

Aunque parezca contradictorio, se trata de que no presto atención a las cosas que me rodean, porque estoy abstraído en mis propias preocupaciones.

Digamos que se trata de otro caso de ombliguismo o de comodidad, porque ciertamente resulta más fácil no ver lo que tenemos delante, por muy evidente que sea.

De esta manera no veo las necesidades del Prójimo ni me preocupo por pensar en la que forma en que podría ayudar a que no sean tan agudas o imperiosas.

Se comprende así como en la parábola de Jesús, todos pasaron al lado del caído y nadie lo ayudó. Salvo uno, que viendo la necesidad tuvo compasión y se puso en acción para solucionarla.

Cuando me vienen estos pensamientos, siempre concluyo en el mismo punto: Y si Dios tuviera una mirada distraída conmigo? Y si no mirara mis necesidades?

Entonces pido perdón y busco ayudar. Pero el miedo no es la mejor motivación para hacerlo.

Deuteronomio 22:4
Si vieres el asno de tu hermano, o su buey,
caído en el camino,
no te apartarás de él; le ayudarás a levantarlo.

Deuteronômio 22:4
O jumento que é de teu irmão ou o seu boi
não verás caídos no caminho e deles te esconderás;
com ele os levantarás, sem falta.

Diego Acosta / Neide Ferreira

 

Aprender a vivir

DEVOCIONAL

Es notable como siempre hay algo que provoca que hagamos una especie de pausa, para mirar y para mirarnos a nosotros mismos.

Es el tiempo que Dios utiliza para mostrarnos todo aquello que está bien y sobre todo, lo que está mal ante sus ojos. Es por tanto un tiempo maravilloso para que observemos sin apasionamiento nuestra vida.

La pasada porque es parte de nuestra carga y es la que debemos ir dejando atrás para no arrastrar tanto peso y que nos impide caminar ligeros de equipaje.

La que forma parte del presente, para quitarle los restos de aquello que no nos deja crecer y que nos tira hacia abajo, como si fuera un espiral maligno.

Por tanto nos queda lo mejor por aprender: Lo que vendrá!

Aquello que forma parte de los Propósitos del Eterno para mi vida, que aunque ignoro cuáles serán sí tengo la certeza que serán lo mejor, porque en su infinita Misericordia, siempre tiene mucho más sobre lo que yo considero bueno.

Por eso debo aprender a vivir confiadamente, ignorando las circunstancias, dejando atrás el pasado e impidiendo que la memoria humana se interponga con lo sobrenatural.

Romanos 8:28
ES
– Y sabemos que a los que aman a Dios,
todas las cosas les ayudan a bien,
esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

PT – E sabemos que todas as coisas
contribuem juntamente para o bem daqueles que amam a Deus,
daqueles que são chamados por seu decreto.

 Diego Acosta / Neide Ferreira

Un lápiz de Fe

 

DEVOCIONAL

Aunque parezca anticuado, todavía sigo usando los lápices de toda la vida, esos que para poder seguir escribiendo o dibujando, es necesario sacarles la punta de grafito que tienen.​

Y en eso he centrado mi atención. Como el orgulloso lápiz nuevo, va menguando a medida que deja sus trazos impulsado por mi mano..​

Cada vez que es necesario sacarle la punta, el lápiz va perdiendo su aspecto, va disminuyendo de forma inexorable, porque de lo contrario no serviría para cumplir las funciones para las que ha sido creado.​

Tal vez los humanos, tengamos un cierto parecido con los lápices de siempre, porque para que cumplamos nuestro ciclo vital, tenemos que ir menguando, día tras día.​

La diferencia que pueda existir, es que en vez de ser un lápiz físico, fuéramos un lápiz espiritual. Seríamos utilizados como instrumentos por el Dios Todopoderoso e iríamos menguando a la vez que nuestras pequeñas obras se convierten en obs de fe.​

Santiago 2:14
Hermanos míos,
¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras?
¿Podrá la fe salvarle?

Tiago 2:14
Meus irmãos,
que aproveita se alguém disser que tem fé e não tiver as obras?
Porventura, a fé pode salvá-lo?

Diego Acosta / Neide Ferreira

Redimir y libertar

DEVOCIONAL

Utilizando una de las definiciones que tiene la palabra redimir, apreciaremos más rotundamente lo que Jesús hizo por cada uno de nosotros.

Redimir tiene su origen en el vocablo latino redimĕre y aplicando su textualidad podríamos decir que significa: Rescatar o sacar de esclavitud  mediante precio.

Quienes estábamos sometidos a la esclavitud del pecado?

Nosotros!

Quién pagó el precio del rescate?

El Hijo del Hombre.

Pensaba en esto, cuando daba las gracias por mi nueva vida, que es incomparable con la anterior, porque ahora soy libre y antes ignoraba que era esclavo.

Esta cuestión es tan importante, la de saber que con la Verdad soy libre, que creo que no me alcanzarán mis días de vida, para dar las gracias por este Milagro de Amor que he recibido.

Razón por la que en este día renuevo mi compromiso de ayudar al Prójimo para que también escuche el Mensaje de Salvación, que lo redimirá y lo convertirá en un hombre nuevo.

Romanos 5:8
ES
Mas Dios muestra su amor para con nosotros,
en que siendo aún pecadores,
Cristo murió por nosotros
.

PT –  Mas Deus prova o seu amor para conosco
em que Cristo morreu por nós,
sendo nós ainda pecadores.

Diego Acosta / Neide Ferreira

No rebuscarás…!

DEVOCIONAL

La preocupación de Dios por los más débiles impresiona por la inmensidad  de Su Amor.

Así podemos comprender como Jesús tuvo la misma preocupación por quienes precisaban de ayuda y no por los justos, ni los sabios, ni los sanos ni los poderosos.

Estas lecciones de vida esenciales son las que deberíamos recordar y practicar cada día, para estar en la misma visión que el Eterno y que su Hijo, que nos ponen al lado de los desechados de la sociedad.

Puedo pensar que en lo personal a mí no me corresponde asumir las mismas decisiones de Jesús, porque ese fue un tiempo pasado y mis circunstancias son diferentes.

Este es el cruel engaño en el caigo casi voluntariamente, inducido por la mezquindad y la frivolidad del mundo. Satanás usa argumentos, que luego repetimos bajo una pretendida superioridad necesaria para el triunfo.

Dios no me quiere triunfador. Jesús no me quiere un gran hombre. Ellos quieren mi corazón y mi obediencia, para servir al prójimo.

Levítico 19:10
ES –
Y no rebuscarás tu viña,
ni recogerás el fruto caído de tu viña;
para el pobre y para el extranjero lo dejarás.
Yo Jehová vuestro Dios.

PT – Semelhantemente não rabiscarás a tua vinha,
nem colherás os bagos caídos da tua vinha;
deixá-los-ás ao pobre e ao estrangeiro.
Eu sou o Senhor, vosso Deus.

Diego Acosta / Neide Ferreira

 

Yo, el quejoso – Devocional

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

DEVOCIONAL

<<< Que ocurre cuando viene a nuestro ánimo
el espíritu de queja?

En algunas ocasiones le abrimos las puertas
a través de la comparación que hayamos hecho
con otra persona.
Ignorando casi todo de su vida
y sin pensar que su historia

puede ser peor que la mía.
Diego Acosta – DEVOCIONAL

www.septimomilenio.com

Una Guía más segura!

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

DEVOCIONAL
Desde los comienzos los hombres
buscamos seguridad para llegar a destino
y en lo material se consiguieron grandes logros.
Pero en lo espiritual,
quienes desechan la Palabra de Dios como Guía,

se encaminan una y otra vez al fracaso.
Diego Acosta – DEVOCIONAL

www.septimomilenio.com

Maravilloso cuidado…!

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<<< DEVOCIONAL

Prestar atención al mundo es muy atractivo y es fácil aceptar las seducciones que plantea.

Lo complejo, lo digo por experiencia, es estar atento a todo lo que ocurre con relación a Dios, a su sutil presencia que se traduce en gestos tan tenues que me pasan desapercibidos.

Sin embargo en este último tiempo, por fin pude centrarme y sorprenderme al comprobar cómo es de Bueno el Eterno y como cuida de los suyos.

Una cuestión aparentemente simple, sin relevancia dirían en el mundo, sirvió para que pudiera advertir como soy cuidado, como somos cuidados, por la Misericordia y el Amor del Padre.

La sutileza de un detalle se agranda desde la perspectiva de quién en el ocaso de la vida, como es mi situación, puede sentirse maravillosamente cuidado.

Las palabras no bastan para reflejar lo que ocurre en mi vida, pero si son necesarias para poner como ejemplo, como la búsqueda constante de Dios tiene la grandiosa recompensa de su Mirada Buena. 

Job:10:12
Vida y misericordia me concediste,
Y tu cuidado guardó mi espíritu.

10:12
Vida e beneficência me concedeste;
e o teu cuidado guardou o meu espírito.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com