IMPREVISIBLE

Ceo que una de las cuestiones que me producen más inquietud, es saber que tengo por amigo a un ser imprevisible.

Un hombre o una mujer que son maravillosos en lo personal, dignos de admiración incluso, pero capaces de hacer cosas que nos desubican totalmente.

Cuando pienso en algún caso concreto relacionado con este tema, llego a la conclusión que se trata de alguien que no ha asumido totalmente las enseñanzas y los mandamientos de la Palabra de Dios.

Las decisiones Soberanas del Todopoderoso siempre están relacionadas con el Orden, en su más alto significado y nunca con lo contrario.

El caos, por lo opuesto es el territorio donde domina el enemigo de nuestra fe. Por tanto si una persona se considera hija de Dios, nunca puede vivir en el descontrol.

Lo triste de todo esto, es que vivir fuera de las normas del Eterno, nos puede colocar frente a situaciones cuyas consecuencias, serán tan graves que lamentaremos para siempre, el habernos equivocado.

Deuteronomio 8:11

Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios,

para cumplir sus mandamientos,

sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy.

Deuteronômio 8:11

Guarda-te para que te não esqueças do Senhor, teu Deus,

não guardando os seus mandamentos, e os seus juízos,

e os seus estatutos, que hoje te ordeno.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EXTRAVÍO

 

Jesús no nos engañó acerca de cómo sería de difícil nuestra vida de creyentes.

Pensando en esto, me encuentro tratando de encontrar una forma adecuada de obrar, con una persona que es evidente que se encuentra en estado de extravío.

Resulta muy difícil ver a alguien en esta situación, mucho más cuando pertenece a nuestros afectos.

Lo cierto es que lo más importante que puedo hacer es orar para que el Eterno derrame su Luz sobre su vida, para que reconsidere lo que está fuera de sus Propósitos.

También necesito la Guía del Espíritu Santo, para encontrar el momento propicio y las palabras adecuadas, para aportar pensamientos de Sabiduría y no de juicio y mucho menos de condena.

Quién sin saberlo, como creo que es este caso que me preocupa, se aparta del verdadero Camino, debe retornar convencido de que está haciendo lo mejor.

No podemos eludir nuestras responsabilidades, pero tampoco podemos obrar apresuradamente o bajo los efectos de los sentimientos. Por bien inspirados que sean.

Oseas 14:9

¿Quién es sabio para que entienda esto, y prudente para que lo sepa?

Porque los caminos de Jehová son rectos, y los justos andarán por

ellos;

mas los rebeldes caerán en ellos.

Oseias 14:9

Quem é sábio, para que entenda estas coisas?

Prudente, para que as saiba?

Porque os caminhos do Senhor são retos, e os justos andarão neles,

 mas os transgressores neles cairão.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ENTUSIASMO

 

En más de una ocasión Jesús debió llamar la atención de los discípulos, para que no obraran a impulsos del entusiasmo.

Podemos preguntarnos si tiene algo de malo el entusiasmo?

Es evidente que no podemos contradecir al Hijo del Hombre, pero sí podemos aclarar cuando el entusiasmo no resulta bueno, hasta el punto de ser amonestados por ÉL.

En algunos casos, porque el entusiasmo puede estar mal empleado, utilizado cuando las circunstancias aconsejen lo contrario, la prudencia por ejemplo.

Como alternativa a esta situación, debemos de tener extremo cuidado, porque podemos obrar con entusiasmo pero basados en pensamientos equivocados.

O en enseñanzas que no se corresponden con la lectura literal de la Palabra de Dios, como debemos hacerlo, para no caer en el grave error de interpretar al Autor.

Como hombre que soy con tendencia al entusiasmo, estas reflexiones son una gran ayuda, para tratar de pensar antes de obrar. Y sobre todo para no alentar a otros, a obrar equivocadamente.

Proverbios 3:26

Porque Jehová será tu confianza,

y él preservará tu pie de quedar preso.

Provérbios 3:26

Porque o Senhor será a tua esperança

e guardará os teus pés de serem presos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

ARMONÍA

Una de mis mayores dificultades es la de vivir en este mundo, siendo como creo que soy ciudadano del Reino.

Es decir: Tengo que compartir la realidad de mi tiempo, pero a la vez ser consciente que mi ciudadanía en la del Reino.

Armonizar estas circunstancias, se me hace difícil porque diría que hora tras hora me encuentro con alternativas que me obligan a un constante esfuerzo de visión.

Sigo lo que el mundo me sugiere, me manda, me seduce o hago lo que Jesús determinó?

Está más que claro que no hay ninguna opción posible, pero si reconozco que esa lucha constante a veces me desequilibra y me hace recurrir casi angustiosamente a la Palabra de Dios.

La experiencia personal que se genera con los años, no es suficiente para fortalecer el ánimo, cuando debemos enfrentarnos a la brutal realidad del mundo.

Siempre queda el recurso de actuar en cada situación pensando en cómo lo hubiera hecho el Hijo del Hombre. Maravilloso recurso, infalible y perfecto.

Hebreos 2:18

Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado,

es poderoso para socorrer a los que son tentados.

Hebreus 2:18

Porque, naquilo que ele mesmo, sendo tentado, padeceu,

pode socorrer aos que são tentados.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

DESÁNIMO

Con angustia, un hermano confesaba en una reunión de oración, que se sentía abatido y que cada día le costaba más levantarse.

La principal causa de esa situación era que debía soportar varias enfermedades, que con el paso de los años se iban agravando.

En verdad fue impactante escucharlo, sobre todo porque lo hacía delante de quienes casi a diario compartíamos tareas en la congregación.

Me vino entonces una reflexión acerca de las circunstancias. Y estaba relacionada con la importancia que tienen, principalmente cuando nos sentimos débiles.

Hablé entonces con el hermano que pasaba horas de tribulación y le dije con crudeza y sinceridad, que no debíamos permitir que las circunstancias tomaran control de nuestra vida.

Es mucho más difícil hacerlo que decirlo, pero un principio de solución, es comenzar a entenderlo. A saber que las circunstancias son el enemigo declarado de nuestra confianza en el Señor.

Si mi alma se abate, es porque pienso  que Dios se ha apartado de mí, que no escucha mis oraciones ni le importa como es mi estado.

Ninguna de estas cosas son ciertas, pero el día a día parece convertirlas en certeza. Luchemos contra el desánimo, no con nuestras fuerzas que son pocas, sino con la energía de saber que el Eterno nunca nos abandonará. Nunca.

Habacuc 3:17-18

ES –Aunque la higuera no florezca,

Ni en las vides haya frutos,

Aunque falte el producto del olivo,

Y los labrados no den mantenimiento,

Y las ovejas sean quitadas de la majada,

Y no haya vacas en los corrales;

Con todo, yo me alegraré en Jehová,

Y me gozaré en el Dios de mi salvación.

PT – Porquanto, ainda que a figueira não floresça,

nem haja fruto na vide;

o produto da oliveira minta,

e os campos não produzam mantimento;

as ovelhas da malhada sejam arrebatadas,

e nos currais não haja vacas,

todavia, eu me alegrarei no Senhor,

exultarei no Deus da minha salvação.

Diego Acosta / Neide Ferreira

EN CONCIENCIA

A veces tratando de entender lo que ocurre en mi vida, suelo caer en la tentación de creer que algunas cosas son producto de mi capacidad.

Esto es pura vana-gloria!

Lo verdaderamente difícil de entender, es que nada de lo que somos ni nada de lo que tenemos es producto de nuestro talento ni resultado de nuestros méritos.

Todo, absolutamente todo es el resultado de la Gracia de Dios obrando en cada vida, como en la mía por ejemplo.

Por tanto, obremos siempre asumiendo en conciencia, que lo tengo o lo que soy es mi obra personal!

Aceptemos con humildad lo que recibimos. Sin escuchar las lisonjas ni tampoco las críticas, cuando lleguen. Que llegarán!

El Eterno no mira a ningún orgulloso de la tierra!

Salmo 84:11

ES – Porque sol y escudo es Jehová Dios;

Gracia y gloria dará Jehová.

No quitará el bien a los que andan en integridad.

PT –  Porque o Senhor Deus é um sol e escudo;

o Senhor dará graça e glória;

não negará bem algum aos que andam na retidão.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA MIRADA

Hace años que conozco la versión de una canción que tiene un especial valor para los israelíes.

Pero hoy, por primera vez advertí en las imágenes que acompañan a la música, la mirada de un niño que observaba extasiado todo lo que estaba ocurriendo en el escenario.

Este protagonista inusual de estos mensajes, probablemente tenga en estos días alrededor de 10 años y me preguntaba quién será, como será de estudiante, quienes serán sus padres.

En realidad, lo que sí me gustaría es agradecerle el gesto maravilloso que tenía en su rostro, porque además de emocionante es esperanzador.

Con niños con esa mirada, es alentador pensar en el futuro, aunque pueda ser peor de lo que nos podamos imaginar.

Cuánta falta hace tener ilusión, esperanza, confianza, para afrontar las luchas cotidianas. Y la mirada de un niño nos puede alegrar, porque en el fondo es como si fuera el propio Jesús quién nos mirara!

Salmo 130:5

ES – Esperé yo a Jehová, esperó mi alma;

En su palabra he esperado.

PT – Aguardo o Senhor;

a minha alma o aguarda, e espero na sua palavra.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

MENTIRIJILLAS

En algunos países se utiliza el término mentirijillas, con la idea de que son mentiras, pero pequeñas, irrelevantes, para no ser tenidas en cuenta.

Esta justificación está muy extendida en su uso, porque es una forma de decir mentiras sin que ser condenado ni enjuiciado por eso.

Esta forma de pensar siempre me preocupó, porque me recordaba otra expresión igualmente peligrosa: mentiras piadosas.

Esta cuestión me fue aclarada por un añorado maestro, que me puso el siguiente ejemplo: Si Ud. me roba una moneda del valor que sea, me está robando.

Si, por supuesto!

Y si me roba un millón de monedas?

También lo estoy robando!

Pues esa es la explicación. La mentira será siempre mentira aunque la llamemos piadosa o mentirijilla.

Dios no admite la mentira y nos recuerda quién es su padre.

Juan 14:6

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida;

nadie viene al Padre, sino por mí.

João 14:6

Disse-lhe Jesus: Eu sou o caminho, e a verdade, e a vida.

Ninguém vem ao Pai senão por mim.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

MIEDO…?

Creo que todos podemos recordar a personas que teniendo grandes dones y talentos, tienen dificultades para ponerlos en acción.

En que radica el problema?

Tal vez en el miedo que tienen de que alguien les arrebate aquello que es de ellos, aquello que creen que es uno de los grandes logros de su vida.

Comprendo esta situación porque en los primeros años de convertido, albergaba un sentimiento parecido con relación a mi lugar en la congregación.

Es más: Tenía un fuerte miedo a que ese lugar que ocupaba y que tanta alegría y vanidad me producía, pudiera ser entregado a otro miembro de la Iglesia.

Comprendo esto que hacía, porque a pesar de mis afirmaciones, todavía no tenía en mi corazón la idea de que la más grande obra que podemos hacer los hijos de Dios…es servir.

Como sirvió Jesús!

Todo lo demás carece de importancia, porque los títulos y los honores son tan temporales como los hombres que los otorgan.

El único miedo que debemos de tener, es a perder la honra que solo el Eterno concede!

Jueces 9:9

Mas el olivo respondió:

¿He de dejar mi aceite, con el cual en mí se honra a Dios y a los

hombres, para ir a ser grande sobre los árboles?

Juízes 9:9

Porém a oliveira lhes disse:

Deixaria eu a minha gordura, que Deus e os homens em mim prezam,

e iria a labutar sobre as árvores?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EL RIESGO

Según pasan los años y me voy acercando a ese tiempo indefinible que es la vejez, me sigue preocupando no convertirme en piedra de tropiezo para nadie.

Quizás la forma más fácil de caer en esa situación, sea la de confiar en mi propia sabiduría, pensando que domino, lo que creo ningún hombre puede llegar a dominar.

El conocimiento de la Palabra de Dios supone no solamente años y años de estudios, sino también años y años de revelaciones.

Es decir: A todo lo que podamos haber aprendido, le debemos agregar lo que por Gracia podamos haber recibido para el discernimiento de los Tesoros ocultos de la Biblia.

Estos pensamientos se originan cuando advierto con cuánta ligereza, muchos hombres jóvenes se atribuyen un nivel de sabiduría, que seguramente en la vejez los avergonzaría.

El proceso debería ser al revés o al menos trato de aplicarlo en mi caso. Cuánto más conocimientos tengo, más aumenta mi certeza de que lo que ignoro es mucho mayor.

Es grave confundirnos. Pero más grave en confundir y enseñar erradamente al prójimo.

1 Pedro 2:8

ES – y: Piedra de tropiezo, y roca que hace caer,

porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes;

a lo cual fueron también destinados.

PT – e uma pedra de tropeço e rocha de escândalo,

para aqueles que tropeçam na palavra, sendo desobedientes;

para o que também foram destinados.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

1 2 3 188