EXHIBIRSE

Desde mis primeros tiempos como creyente, me sorprendió ver la cantidad de hermanos que se exhiben o buscan exhibirse en aquello que hacen en la congregación.

Y lo más triste, es que en ese mostrarse también compiten, como si ignoraran que cada uno tiene su Propósito, diferente y exclusivo con relación a cualquier otro.

Con relación a esto, lo primero que he intentado es guardar mi corazón para tratar de no destacar  en el servir, ni para ser o tratar de ser mejor que nadie.

He aprendido que la verdadera Honra, solo el Eterno la concede. Por tanto contentarse buscando la honra de los hombres, tiene su paga. No en el Reino, sino aquí en la tierra.

Jueces 9:9

Mas el olivo respondió: ¿He de dejar mi aceite,

con el cual en mí se honra a Dios y a los hombres,

para ir a ser grande sobre los árboles?

Juízes 9:9

Porém a oliveira lhes disse: Deixaria eu a minha gordura,

que Deus e os homens em mim prezam,

 e iria a labutar sobre as árvores?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

CONFLICTO

Pensando en las enseñanzas de Jesús, se puede llegar a la conclusión que muchas de ellas conducen a auténticas  confrontaciones.

Especialmente  la relacionada con ser Luz, como el propio Hijo del Hombre, anunció que es para el mundo!

La Luz, evidentemente está en disputa permanente contra la oscuridad. Y la Luz espiritual, es todavía más un enfrentamiento de una magnitud tremenda.

Ser Luz, supone por lo tanto un auténtico compromiso con el Hijo de Dios, para cumplir con aquello que ÉL estableció como uno de sus grandes propósitos.

Luchar contra el mundo de los tinieblas  es una gran misión  que solo podré afrontar, estando totalmente seguro de la necesidad de esta batalla y de que contaré siempre con su ayuda.

Por eso no debo temer a la oscuridad ni a todo lo que representa. Cumpliendo la misión que me encomendó, nada ni nadie me podrá detener.

Todo lo malo que esconden las tinieblas,  siempre será menor que todo lo grandioso que es la Luz de Jesús.

Hechos 26:13

Cuando a mediodía, oh rey, yendo por el camino,

vi una luz del cielo que sobrepasaba el resplandor del sol,

la cual me rodeó a mí y a los que iban conmigo.

Atos 26:13

Ao meio-dia, ó rei, vi no caminho uma luz do céu,

que excedia o esplendor do sol,

cuja claridade me envolveu a mim e aos que iam comigo.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

CRÍTICO

Sorpresivamente volví a tener noticias de un hermano, que en su momento me sorprendió cuando dijo que tenía espíritu crítico.

Le pregunté que quería decir con eso y me contestó que criticaba todo y a todos e incluso opinaba críticamente sobre algunas cuestiones relacionadas con Dios.

Años más tarde lo volví a ver y a escuchar…y tristemente seguía con su actitud, solo que estaba desmejorado, además de lo que la edad opera en las personas.

Se mantenía en el mismo lugar en que estaba la última vez que había hablado con él. Sin frutos en su vida ni en su matrimonio ni en su condición de hijo de Dios.

Pensé, esto le pasa por ser crítico?

Y dudo sobre la respuesta, aunque creo que el hombre que no renuncia a esa condición, difícilmente será capaz de hacer nada.

Ni como persona, ni como creyente, por la sencilla razón que es mucho más fácil criticar que hacer. Porque la crítica no supone riesgos y el hacer conlleva el más importante de todos: El de equivocarse.

Expresando esto, sin ánimo de crítica a los críticos…!

Confieso que tengo misericordia por ellos y a la vez agradecimiento al Señor, por haberme librado de semejante carga.

Mateo 15:16

Jesús dijo:

¿También vosotros sois aún sin entendimiento?

Mateus 15:16

Jesus, porém, disse:

Até vós mesmos estais ainda sem entender?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

NOTORIEDAD

 

Hace muchos años una persona para lograr notoriedad pública, se lanzó al vacío desde una terraza, tras exhibirse durante varios minutos ante cientos de personas.

Esta asombrosa forma de suicidio me produjo un gran impacto, porque comprendí que la búsqueda de sobresalir de los demás, es una grave enfermedad.

Y no solamente grave, sino que es altamente contagiosa.

No conozco otro caso parecido al que he mencionado, pero sí conozco a otras personas que son capaces de hacer cualquier cosa en cualquier circunstancia, con tal de ser superiores a sus semejantes.

Inevitablemente es necesario poner la mirada en Jesús y comprender cuál fue la inalcanzable magnitud de su humildad y de su mansedumbre.

Siendo Dios, vivió como el más sencillo de los mortales y negó sistemáticamente la posibilidad de ser adulado o de ser exaltado.

Maravilloso ejemplo que recuerdo cada día, cuando lucho contra mi vanidad y contra cualquier deseo de sentirme importante.

Y el mejor método para vencer en esa lucha, es servir y no ser servido. Exactamente como Jesús!

Deuteronomio 10:20

A Jehová tu Dios temerás,

a él solo servirás, a él seguirás,

y por su nombre jurarás.

Deuteronômio 10:20

Ao Senhor, teu Deus, temerás;

a ele servirás, e a ele te chegarás,

e pelo seu nome jurarás.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

MODAS

Tristemente tenemos que hablar de como el mundo influye en la Iglesia, dejando al descubierto el grave incumplimiento de quienes nos proclamamos seguidores de Jesús.

No influimos, somos influenciados!

Los memoriosos hablan de lo que ocurrió cuando el hombre llegó a la luna: Fue la moda de Daniel y sus profecías.

Medio siglo después, seguimos con las modas. La última es la de predicar colocándose sobre los hombres el manto que utilizan los rabinos en los cultos.

Ni aquello ni Daniel ni esto del manto, tiene que ver con la misión que nos encomendó el Hijo del Hombre. No es con estas actitudes que llevaremos el Mensaje de Salvación hasta los confines de la Tierra.

Antes bien, estamos revelando nuestra escasa convicción en aquello que tenemos que predicar, cuando nos abandonamos con solemnidad a los excesos de cualquiera que se quiera distinguir con presuntos mensajes proféticos.

Es tiempo de pedir perdón y volver a las fuentes desde donde fluye la Vida y abandonar toda forma de idolatría, disfrazada de falsas revelaciones.

Volvamos a Jesús!

Mateo 24:4

Respondiendo Jesús, les dijo:

Mirad que nadie os engañe.

Mateus 24:4 

E Jesus, respondendo, disse-lhes:

Acautelai-vos, que ninguém vos engane.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

UN POCO

Repasando con un amigo algún tiempo de nuestras vidas, llegué a algunas conclusiones preocupantes, tanto para él como para mí.

La razón?

Advertí que los hechos que había recordado se parecían mucho a los míos, especialmente en lo relacionado a nuestra relación con Dios.

Hice memoria, del caso de las personas que se acercan al mar y permanecen en la orilla, con miedo a adentrarse en las partes más profundas.

Estas actitudes traducidas a las cuestiones espirituales, demuestran que con Dios hacemos lo mismo. Nos acercamos pero con límites.

Esto significa en mi caso miedo a asumir más compromisos que los necesarios, para no involucrarme en responsabilidades mayores.

Acercarse con esas precauciones es como tomar un atajo, que me aparta del Camino verdadero, pero que me permite hacer un recorrido más placentero, más cómodo y evidentemente menos exigente.

Sin embargo, el Espíritu me advirtió sobre esta cuestión con una sencilla pregunta: Y si el Eterno hiciera lo mismo? De solo imaginarme semejante posibilidad, pedí perdón y mi vida cambió para siempre.

En lugar de atajos, ahora tengo compromiso. Ya no doy un poco sino que me brindo todo, sin ninguna clase de reservas!

Deuteronomio 13:4

En pos de Jehová vuestro Dios andaréis;

a él temeréis, guardaréis sus mandamientos y escucharéis su voz,

a él serviréis, y a él seguiréis.

Deuteronômio 13:4

Após o Senhor, vosso Deus, andareis,

e a ele temereis, e os seus mandamentos guardareis, e a sua voz ouvireis,

e a ele servireis, e a ele vos achegareis.

Diego Acosta / neide Ferreira

www.septimomilenio.com

RECORDAR

Con un grupo de hermanos comentábamos los duros que pueden resultar los golpes que hay que afrontar a lo largo de la vida.

Discrepábamos sobre la forma en que cada uno se colocaba frente a situaciones complejas y muchas veces dificilísimas.

En lo que sí coincidimos es que en esos momentos es cuando más se debe confiar en Dios, para no caer en la diabólica tentación de olvidarnos de ÉL.

También hablamos de los exitosos que son algunos hombres y mujeres, que sin respetar nada ni a nadie, parecen ser los dueños del mundo.

Y de nuevo se repitieron las discrepancias, porque los ejemplos sobre esta clase de personas son muchos y además muy notorios.

Mientras hablábamos tuve la necesidad de ser muy prudente, porque percibí que estábamos cayendo en el peligroso terreno de admirar los logros equivocados.

Fue entonces cuando decidí recordar y recordarme, que nunca el mal prevalecerá sobre el Bien. Nunca. Aunque las circunstancias puedan mostrar lo contrario, el Poder del Eterno es superior a cualquier otro poder.

Con esta certeza se apaciguaron los ánimos y también el mío. Por mucho impío triunfante que vea, siempre debo recordar que nadie escapará del Juicio.

Nadie!

Eclesiastés 8:13

Y que no le irá bien al impío,

ni le serán prolongados los días, que son como sombra;

por cuanto no teme delante de la presencia de Dios.

Eclesiastes 8:13

Mas ao ímpio não irá bem,

e ele não prolongará os seus dias; será como a sombra,

visto que ele não teme diante de Deus.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ALUNIZAMOS…!

Blog del TIEMPO!

Hace 49 años los hombres veíamos gran parte de nuestras fantasías cumplidas, cuando dos americanos posaron sus plantas sobre la Luna.

En medio de la gran controversia política mundial, pocos escaparon a la trascendencia del acontecimiento.

Bien podría decirse que mirando hacia nuestro satélite, olvidábamos la realidad de la que formábamos parte. El hombre alcanzaba otra dimensión y el humanismo alentaba una nueva visión de nuestra grandeza.

Pero, casi medio siglo después los hombres seguimos siendo los mismos, con nuestros problemas, frustraciones, angustias y temores.

El impacto de haber alcanzado la Luna, no fue suficiente para disimular lo que verdaderamente somos, nuestros comportamientos, los daños que nos causamos y que causamos a la propia Tierra.

Hoy cuando hemos bajado nuestra mirada de la Luna a la cotidiana y áspera realidad, podemos advertir que la grandeza humana es mucho menor de lo que pensábamos y la falta de Dios en nuestras vidas, es más necesaria de lo que podríamos llegar a admitir.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

LOS DÉBILES

En estos tiempos triunfalistas y de exaltación de los soberbios, es importante reflexionar acerca de lo que la Palabra de Dios nos revela sobre los afanes terrenales.

El profeta Jeremías amonestó a los reyes de Israel y de Judá, por su afán en levantar grandes construcciones, olvidando una cuestión esencial.

La grandeza de quienes tienen responsabilidades de gobernar, no se mide por la imponencia de sus obras, sino por su voluntad de trabajar por un sistema social justo.

El rey Salum, hijo de Josías, recibió severas advertencias acerca de esta cuestión tan fundamental para Jehová y que fue transmitida por el profeta.

Me pregunto: Trato de ser justo con quienes me rodean?

Es verdad que no reino ni reinaré, ni gobierno ni gobernaré, pero sigo teniendo responsabilidades para quienes son mis prójimos.

Trato de ser justo con ellos o me sirvo de ellos, como ocurre muy frecuentemente en las congregaciones?

Jesús lo repitió rotundamente: Vino al mundo a servir y no a ser servido!

Este principio de Justicia está claramente dirigido a defender a los débiles, a los que precisan ayuda y a los que no pueden defenderse.

Los ejemplos del pasado, me deben servir muy eficazmente para mi presente de cada día!

Jeremías 22:13

!Ay del que edifica su casa sin justicia, y sus salas sin equidad,

sirviéndose de su prójimo de balde,

y no dándole el salario de su trabajo!

Jeremias 22:13

Ai daquele que edifica a sua casa com injustiça e os seus aposentos

sem direito;

que se serve do serviço do seu próximo, sem paga,

e não lhe dá o salário do seu trabalho.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SUERTE…?

Acabo de leer un breve mensaje de un supuesto creyente que afirmaba que a la suerte hay que llamarla.

Una vez más quienes nos declaramos hijos de Dios, debemos afrontar la cruda realidad de cómo es nuestra vida.

Si estamos eufóricos, poco más o menos que somos los amos del mundo. Si estamos tristes, acongojados, pensamos que Dios nos ha abandonado… a nuestra suerte.

No en vano hay millones de personas que consultan a supuestos astrólogos, adivinadores, a hombres y mujeres que anuncian que nos capaces de anticiparnos el futuro.

Lo penoso es que cada una de estas consultas, revela la pobreza espiritual de quién la realiza, que se somete voluntariamente a la humillante ceremonia de que alguien se introduzca en su vida y en la vida de sus próximos.

Así es como prácticamente a cada momento hablamos de la buena o la mala suerte, del golpe de fortuna o de infortunio.

Y nos olvidamos de lo único cierto: El Eterno está en el control de todo y de todos. Y solamente Él decide el porvenir!

Isaías 65:4-66

ES – Que se quedan en los sepulcros, y en lugares escondidos pasan la noche; que comen carne de cerdo, y en sus ollas hay caldo de cosas inmundas;

que dicen: Estate en tu lugar, no te acerques a mí, porque soy más santo que tú; éstos son humo en mi furor, fuego que arde todo el día.

He aquí que escrito está delante de mí; no callaré, sino que recompensaré, y daré el pago en su seno.

PT – Assentando-se junto às sepulturas, e passando as noites junto aos lugares secretos, e comendo carne de porco e caldo de coisas abomináveis nos seus pratos.

 E dizem: Retira-te, e não te chegues a mim, porque sou mais santo do que tu. Estes são uma fumaça no meu nariz, um fogo que arde todo o dia.

 Eis que está escrito diante de mim: não me calarei; mas eu pagarei, sim, deitar-lhes-ei a recompensa no seu seio.

Diego Acosta – Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

1 2 3 4 5 192