MENGUAR

Que significa tener que menguar?

Ser cada vez menos YO?

Debo confesar que todas las veces que me planteo esta cuestión, termino

por dejar para el futuro la decisión que tengo la certeza que debo tomar

hoy.

Tanto me preocupa menguar?

Muchísimo!

Pero es lo que Juan nos enseñó para que nuestra relación con Jesús sea

fructífera y eficaz.

Hasta cuando dejaré pasar el tiempo para menguar?

Me hago la intención, de no esperar hasta que sea demasiado tarde.

Juan 3:30

Es necesario que ÉL crezca,

pero que yo mengue.

João 3:30

 É necessário que ele cresça

e que eu diminua.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

RESPLANDOR

Formo parte del grupo de creyentes que vive esperando que el Espíritu se exprese, se manifieste, para confirmar o para tomar decisiones.

A veces la espera se transforma en una auténtica búsqueda de señales, como le pedían los discípulos a Jesús.

Pero, también me pregunto: Cuántas veces es necesario que el Espíritu hable?

Por qué necesito que el Espíritu me diga una y otra vez lo mismo?

Obviamente, no es un problema del Espíritu sino una cuestión personal, que puede traducirse como en una falta de capacidad para decidir sobre cuestiones sobre las que he sido enseñado.

El Hijo del Hombre nos marcó un Camino, tan definido, tan absolutamente rotundo, que me avergüenza seguir esperando que se me muestre por donde debo y lo que debo hacer.

Por eso cuando leo en la Biblia un versículo que se destaca como un resplandor, debo entender que solamente por la Misericordia, el Espíritu vuelve a hablarme.

Me pregunto: Y el crecimiento del que hablaba Pablo?

Y la madurez, cuando?

Si vemos el resplandor, es otra advertencia para que dejemos de ser niños y nos convirtamos en adultos de la fe.

Lo espera Jesús y lo esperan quienes vienen detrás de nosotros!

Romanos 15:13

 ES – Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.

PT – Ora, o Deus de esperança vos encha de todo o gozo e paz em

crença, para que abundeis em esperança pela virtude do Espírito

Santo.

Diego Acosta / Neide Ferreira

NO SÉ…

Un hermano de la fe, comentaba que se encontraba frente la posibilidad de tener uno de los mayores cambios de su vida.

Estaba sereno, con excelente ánimo y realizando gestiones que podrían determinar que el cambio que esperaba, se concretara.

Lo que más me llamó la atención fue su actitud frente a los momentos que estaba viviendo. Simplemente me dijo, no sé…

En esas dos breves palabras entendí que estaba sintetizada su profunda fe en el Señor, esperando que lo que se resolviera sería siempre su Voluntad Soberana.

Me alegré mucho de escucharlo, porque eso es lo mejor que podemos hacer en circunstancias tan importantes como las que vivía.

Confiar y orar…sin parar y haciendo lo que estuviera en sus posibilidades de hacer!

Nada más, sin crearse expectativas ni mucho menos intentar forzar situaciones o buscando concretar lo que podrían ser las humanas preferencias.

Entendí y entiendo que en la nueva vida que hemos recibido, debemos ser ejemplos sobre la confianza que tenemos en el Eterno y en la obediencia a Sus decisiones.

Juan 9:31

Y sabemos que Dios no oye a los pecadores;

pero si alguno es temeroso de Dios,  y hace su voluntad, a ése oye.

João 9:31

Ora, nós sabemos que Deus não ouve a pecadores;

mas, se alguém é temente a Deus e faz a sua vontade, a esse ouve.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EL SILENCIO

En estos tiempos que vivimos casi no escuchamos nada, porque estamos absorbidos por el bullicio de palabras y más palabras.

Difícilmente podríamos reparar en la grandiosa enseñanza que Jesús nos dejó, con su silencio en los días finales antes de su muerte y Resurrección.

Llevado ante Herodes, el Hijo del Hombre respondió con silencio, a las preguntas que le formulaban.

Incluso, teniendo a su favor la circunstancia que el rey de Galilea tenía gran interés en conocer a aquel hombre que arrastraba a multitudes con sus mensajes.

Pero Jesús guardó silencio!

También ante quienes lo seguían acusando ante el rey, para que fuera condenado a muerte, por ser una amenaza para el orden del imperio.

Pensando en esto, comprendí cuántas veces me he equivocado hablando, sobre todo para defenderme, en lugar de dejar obrar al Hijo de Dios, como mi gran abogado.

En la mayoría de las situaciones, nuestro silencio puede ser más elocuente que el mejor de nuestros discursos, porque la Justicia es del Padre y la Defensa de su Hijo.

Lucas 23:9-10

ES – Y le hacía muchas preguntas, pero él nada le respondió.

Y estaban los principales sacerdotes y los escribas acusándole con

gran vehemencia.

PT – E interrogava-o com muitas palavras, mas ele nada lhe respondia.

E estavam os principais dos sacerdotes e os escribas acusando-o com

grande veemência.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

PROSPERAR

Dos amigos de mis tiempos de vida mundana, me contaban sus problemas con algunas inversiones que habían realizado.

Me limité a escucharlos, entendiendo que no tenía mucho para comentarles sobre el tema. Pero ellos insistieron y me dijeron: Lo que ocurre es que tú te conformas con cualquier cosa y no quieres prosperar.

Como siempre hago, busqué ayuda en el Espíritu y entonces les dije que yo no me conformaba, simplemente aceptaba lo que recibía porque era exactamente lo que necesitaba para vivir.

Entonces insistieron con la cuestión de prosperar. Recordé la historia del joven rico y su diálogo con Jesús y les expliqué que el concepto de prosperar no tenía relación con las cosas de Dios.

Por tanto prosperar para mí tenía el sentido, de recibir lo que el Eterno me daba y con eso me contentaba. Tengo todo lo que me gustaría? No, pero tengo todo lo que preciso.

Mis amigos no comprendieron o no quisieron entender lo que les dije. Siguieron con sus problemas y yo, orando por ellos para que el Señor tenga Misericordia de sus vidas.

Marcos 10:24

ES –Los discípulos se asombraron de sus palabras;

pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles:

Hijos, !!cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían

en las riquezas!

PT – E os discípulos se admiraram destas suas palavras;

mas Jesus, tornando a falar, disse-lhes:

Filhos, quão difícil é, para os que confiam nas riquezas, entrar no

Reino de Deus!

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

A SEMEJANZA…

Leyendo sobre las situaciones que afrontó Jesús por sanar a quienes lo precisaban, durante el Shabat, vino a mí una severa advertencia.

Acaso no me parecía a los fariseos que recriminaban al Hijo del Hombre, sanar en un día tan especial?

Por qué eran tan inflexibles frente a la necesidad de los hombres?

Se podían compadecer por una oveja, pero no frente al sufrimiento de un enfermo?

Ocurre que en el día a día, mis comportamientos están más cercanos a esa dureza de los fariseos, que al Amor que enseño Jesús.

Por eso me resultó muy difícil de admitir que ciertamente me parezco más a los fariseos que al humilde Hijo de Dios que llegó desde Nazaret hasta Jerusalén.

Es fundamental respetar la Ley, pero también es primordial que nunca nos olvidemos que quién sufre, debe ser aliviado sin esperar a que el Shabat de nuestra mente, lo determine.

Solamente así, podremos comenzar a ser Semejanza del Eterno!

Mateo 12:10-14

Y he aquí había allí uno que tenía seca una mano; y preguntaron a Jesús, para poder acusarle: ¿Es lícito sanar en el día de reposo?[a]

El les dijo: ¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo, no le eche mano, y la levante?

Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer el bien en los días de reposo.

Entonces dijo a aquel hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y le fue restaurada sana como la otra.

Y salidos los fariseos, tuvieron consejo contra Jesús para destruirle.

Mateus 12:10-14

 E estava ali um homem que tinha uma das mãos mirrada; e eles, para acusarem Jesus, o interrogaram, dizendo: É lícito curar nos sábados?  

E ele lhes disse: Qual dentre vós será o homem que, tendo uma ovelha, se num sábado ela cair numa cova, não lançará mão dela e a levantará? 

Pois quanto mais vale um homem do que uma ovelha? É, por consequência, lícito fazer bem nos sábados.

Então disse àquele homem: Estende a mão. E ele a estendeu, e ficou sã como a outra.

E os fariseus, tendo saído, formaram conselho contra ele, para o matarem.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

TIEMPO DE…

Comenzamos a revivir las dramáticas horas en la que el Hijo del Hombre, concretó en hechos tremendos las profecías sobre su juzgamiento, condena, crucifixión y muerte y Gloriosa Resurrección.

Tratemos de apartar nuestras miradas de lo que el mundo hace y dice y pongamos nuestros ojos en las dramáticas horas que se vivieron en Jerusalén hace más de 1.900 años.

Los hombres, todos los hombres, los que creen y los que dudan o niegan, tienen que aceptar lo que es un hecho absolutamente histórico: El juzgamiento y muerte de Jesús.

Los romanos que lo juzgaron y lo mataron en la cruz dieron fe de lo ocurrido, del mismo que los propios judíos, muchos de los cuales pidieron lo que era el cumplimiento profético del Antiguo Testamento. Es decir la muerte del Hijo del Hombre.

Cómo dudar de Jesús y su mensaje de Salvación?

Seamos sabios y abramos un tiempo de reflexión junto a los nuestros, para recordarles que es verdad el drama de la cruz del Gólgota, pero también es Verdad que el domingo se producirá la Gloriosa Resurrección.

Y la cruz quedará vacía como evidencia de la victoria de la Vida sobre la Muerte!

Gloria al Consumador de nuestra fe!

Romanos 6:10-11

ES –  Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas;

más en cuanto vive, para Dios vive.

Así también vosotros consideraos muertos al pecado,

pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

PT –  Pois, quanto a ter morrido, de uma vez morreu para o pecado;

mas, quanto a viver, vive para Deus.

Assim também vós considerai-vos como mortos para o pecado,

mas vivos para Deus, em Cristo Jesus, nosso Senhor.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

CONGREGARÍA…?

Las imágenes de una iglesia que estaba sufriendo una fuerte lluvia, mostraban a los asistentes tratando de evitar que el agua mojara sus pies.

Las imágenes que pertenecen a unos hermanos, estaban acompañadas por una pregunta: Ud. congregaría en esta iglesia?

Miré con atención los rostros de quienes participaban del culto y me resultó precioso y emocionante. Nadie parecía preocuparse por las consecuencias de la lluvia y alababan al Señor con ánimo y alegría.

Entonces me pregunté: Me gustaría estar en esa iglesia bajo la carpa que la cobijaba?

Después de mirar nuevamente las imágenes y sin caer bajo la influencia de las emociones o los sentimientos, mi respuesta fue: SI!

Por la sencilla razón que esos hermanos estaban haciendo lo que debían, sin hacer concesiones a las comodidades, ni al lujo, ni a la técnica audiovisual, ni al aire acondicionado.

Simplemente estaban asistiendo al culto, en donde podían y con los medios que tenían. Seguramente Dios habrá posado su mirada de Amor sobre ellos.

Eso es lo que nos reclama!

Honrarlo de corazón!

Sin la espectacularidad de los grandes lugares de culto, pero llenos de fe y entusiasmo. Ese es el Pueblo que Jesús demanda para evangelizar!

Efesios 3:20-21

Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más

abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que

actúa en nosotros,  

a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por

los siglos de los siglos. Amén.

Efésios 3:20-21

Ora, àquele que é poderoso para fazer tudo muito mais

abundantemente além daquilo

que pedimos ou pensamos, segundo o poder que em nós opera,

a esse glória na igreja, por Jesus Cristo, em todas as gerações,

para todo o sempre. Amém!

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

RE-PENSAR

Me resulta dificultoso tratar de saber si estoy obrando como el Señor manda o lo estoy haciendo como me más me gusta.

Esta diferencia marca la medida de la complacencia que tenemos hacia nosotros mismos, para los demás somos rigurosos y cuando se trata de lo personal, más que benévolos.

Es lo mismo que hago en mi relación con Dios!

Soy complaciente con mis justificaciones sobre la forma en que procedo, pero soy exigente en relación a las respuestas que demando del Eterno.

Por todo esto es que me digo que es lo que estoy haciendo mal y hasta cuando voy a perseverar en esta actitud que tengo la plena certeza no agrada a Dios.

Tengo cada vez más claro, que debo re-pensar en todo esto, porque lo que he elaborado como pensamiento hasta ahora es francamente penoso.

Admitir los errores es relativamente fácil. Lo difícil es dejar de cometerlos!

Y en eso estoy, clamando por la ayuda del Señor!

Eclesiastés 7:25

Me volví y fijé mi corazón para saber y examinar e inquirir la sabiduría

y la razón,

y para conocer la maldad de la insensatez y el desvarío del error.

Eclesiastes 7:25

Eu tornei a voltar-me e determinei em meu coração saber, e inquirir, e

buscar a sabedoria

e a razão, e conhecer a loucura da impiedade e a doidice dos

desvarios.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SEDUCIR

La vida de los que nos llamamos hijos de Dios, se caracteriza por una constante confrontación, entre los Mandatos del Eterno y las propuestas del mundo.

No en vano oró Jesús al Padre, para que nos guardara y que nos dejara en este difícil lugar en que estamos.

Debo de reconocer que siempre me llamó la atención, como se nos advertía acerca de que tendríamos problemas y que contaríamos con la ayuda del Espíritu para resolverlos.

Pero valorando mi experiencia, he llegado a la conclusión que mi mayor enemigo, soy yo mismo!

Sencillamente porque el mundo me atrae una y otra vez a sus propuestas, que son muy atractivas y sobre todo novedosas en grado sumo.

Y son las cosas nuevas las que más atracción me producen, quizás porque el enemigo de la fe, conoce que los hombres somos atrapados por todo lo que sea desconocido y bien presentado.

Todos los días lucho y todos los días pierdo. Pero también tengo la certeza de que todos los días el Eterno me ayuda para continuar la buena batalla.

Estamos advertidos: No es grave luchar todos los días. Lo gravísimo, es perder el ánimo para seguir a Jesús y no al mundo.

2 Pedro 2:9

ES – Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos,

y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio.

PT – Assim, sabe o Senhor livrar da tentação os piedosos

e reservar os injustos para o Dia de Juízo, para serem castigados.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

1 2 3 4 5 188