ATENTOS

DEVOCIONAL

Un hecho sin más trascendencia que el de constituir una pequeña anécdota, me hizo reflexionar a propósito del sentido de lo ocurrido.

No se trataba de saber el POR QUÉ, que solamente pertenece al Soberano arbitrio de Dios, sino el tratar de comprender el PARA QUÉ.

Es decir: Si el Eterno ha permitido que algo ocurriera, es evidente que tiene que tener un claro propósito y este era mi caso.

Sin embargo, fue tan sin importancia lo sucedido, que a las pocas horas me había olvidado de todo, pero el Espíritu me inquietó acerca del episodio.

Por qué me había distraído, con relación a las acechanzas  con que el mundo busca hacernos daño cada día?

Y esto es grave. Un hombre que se declara hijo de Dios, seguidor de su Hijo, nunca puede permitirse ni un  momento de distracción.

Ni uno solo!                                

Sin embargo ocurrió y esta llamada de alerta, me he propuesta que no haya sido en vano!

Job 32:8

Ciertamente espíritu hay en el hombre,
y el soplo del Omnipotente
le hace que entienda.

32:8

Na verdade,
há um espírito no homem,
e a inspiração do Todo-Poderoso os faz sábios.

Diego acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

JUSTICIA Y MISERICORDIA

CONGREGACIÓN
SÉPTIMO MILENIO

Isaías, eleva un cántico de confianza acerca de la protección de Jehová, sobre Israel y también sobre su ciudad: Jerusalén.

Por extensión podemos asumir como propio este Cántico, por cuanto resume la actitud que debemos de tener ante la Gloriosa Majestad del Eterno.

Nadie como ÉL para guardarnos, guiarnos y finalmente darnos la vida eterna, en un proceso que tiene muchos puntos en común con la historia de Israel.

Desde los grandes momentos de unión con Dios, hasta los otros en donde se manifestó el espíritu de rebeldía, que es común a quienes formamos la especie superior de la Creación.

Isaías eleva su voz en el Capítulo 26 y específicamente desde los versículos 9 al 12, resume cuestiones esenciales vinculadas con la Justicia.

Muchos la entenderán y se volverán de sus caminos de maldad, pero otros se negarán a escuchar lo que Jehová nos manda a cumplir.

8 También en el camino de tus juicios, oh Jehová, te hemos esperado; tu nombre y tu memoria son el deseo de nuestra alma.

Con mi alma te he deseado en la noche, y en tanto que me dure el espíritu dentro de mí, madrugaré a buscarte; porque luego que hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo aprenden justicia.

10 Se mostrará piedad al malvado, y no aprenderá justicia; en tierra de rectitud hará iniquidad, y no mirará a la majestad de Jehová.

11 Jehová, tu mano está alzada, pero ellos no ven; verán al fin, y se avergonzarán los que envidian a tu pueblo; y a tus enemigos fuego los consumirá.

12 Jehová, tú nos darás paz, porque también hiciste en nosotros todas nuestras obras.

La Misericordia llegará junto con la Justicia, porque solamente quienes obedezcan al Todopoderoso, recibirán su Gracia.

Es tiempo de recordar que los grandes pasajes de la Biblia, serán referencias para los tiempos del fin que estamos viviendo.

Creer lo contrario es engañarse y nada hay más triste que el autoengaño. Fundamentalmente porque nos aparta de manera definitiva de las Promesas que Dios cumplirá en nuestras vidas.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

 

TEMERARIAS AFIRMACIONES

Blog del TIEMPO!

Una cantante de origen lituano y sirio, de gran notoriedad en Suecia acaba de formular unas declaraciones en donde hace ostentación de su condición de lesbiana.

Incluso llegó a comentar que en un tiempo ella decidió cambiar su nombre por el de Eric, obviamente un nombre masculino.

En sus actuaciones suele gritar: Gracias a Dios que soy homosexual!

Esta temeridad puede ser tomada como un exceso o también como una forma muy burda de buscar notoriedad entre la comunidad musulmana del país nórdico o de quienes declaran su homosexualidad.

Lo cierto es que en medio de la frivolidad en la que vivimos y con la que aceptamos todo en el nombre de la tolerancia, hay quienes aceptan que alguien diga lo que esta cantante ha dicho.

Estamos obligados a ser Luz y no debemos pasar por alto situaciones como estas, que pueden ser minimizadas, pero que es necesario que tengan la respuesta inspirada en la firme creencia que Dios condena al pecado.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

FLUIR

DEVOCIONAL

Hace muchos años cuando era un niño, viví una experiencia impresionante, tanto que todavía tengo en la memoria las imágenes y el sonido de lo ocurrido.

Luego del mediodía el cielo se cubrió y una tormenta amenazante primero y tremenda después, convulsionó al pequeño caserío serrano donde me encontraba.

Pocas horas después, un lugareño sugirió a mi familia que fuéramos hasta el río, para ver la llegada de la crecida que estaba anunciada por un creciente rumor.

Nos ubicamos en una de las riberas del escaso río serrano y frente a una curva. A los pocos minutos el pequeño curso se transformó en una oleada gigantesca que se abatió contra un murallón.

El río subió más de tres metros y arrastró todo a su paso. Este episodio quedó grabado en mis recuerdos, porque luego me sugirió la Obra poderosa del Espíritu Santo.

Puede ser leve como una brisa o avasallante como las aguas de un río serrano, que elimina a su paso todo lo que no es bueno, dejando solamente aquello que es lo mejor.

Dejemos que el Espíritu fluya y obre con su Poder!

Romanos 5:5

ES – Y la esperanza no averguenza;
porque el amor de Dios
ha sido derramado en nuestros corazones
por el Espíritu Santo que nos fue dado.

PT –  E a esperança não traz confusão,
porquanto o amor de Deus
está derramado em nosso coração
pelo Espírito Santo que nos foi dado.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA PREOCUPACIÓN

 

CONGREGACIÓN
SÉPTIMO MILENIO

En su Ministerio terrenal, Jesús puso de manifiesto la necesidad que teníamos quienes seríamos sus seguidores, de ser fieles y consecuentes con sus enseñanzas.

Obligatoriamente debemos de confiar en todo lo que anunció siendo Dios hecho Hombre, en el más grande episodio de la historia de la humanidad.

De allí que es necesario que analicemos todo lo que hacemos y todo lo que decimos, no desde la pequeñez de nuestra perspectiva de hombres, sino desde la perspectiva de la Majestad del Rey.

Cada vez que nos preocupamos por una situación, nos acercamos al Hijo del Hombre, porque resulta legítimo que hagamos un ejercicio de responsabilidad  personal.

En esto es lo que reconocemos nuestra condición de seguidores de Jesús: Ser responsables de nuestros hechos y de nuestras actitudes.

Esto es absolutamente legítimo!

Pero que ocurre cuando nos afligimos?

Parecen cosas muy parecidas, pero sin embargo son muy diferentes. La preocupación es un síntoma de que asumimos la parte que nos toca de una situación determinada.

Aflicción, significa que asumiendo esa responsabilidad, nos lleva al peligroso terreno de dejar de confiar en el Dios Todopoderoso y nos acercamos a la medida humana de buscar resolver con nuestras fuerzas lo que sea.

En eso consiste la gran diferencia entre preocuparnos y afligirnos!

El hombre o la mujer preocupados, revelan madurez espiritual y plena conciencia de la verdadera dimensión de cada uno y de la total dependencia que tenemos del Eterno.

El problema que afrontamos es grande, pero mayor es el que está con nosotros para resolverlo!

En cambio, el hombre o la mujer afligidos, solo buscan soluciones al alcance de sus fuerzas, desechando el Poder que el Hijo del Hombre ha manifestado que utilizará para resolver nuestras angustias.

Si somos capaces de mirarnos y de establecer nuestra verdadera dimensión, seremos capaces de entender quiénes somos y la medida de nuestra dependencia al considerarnos hijos de Dios.

Un hombre preocupado, una mujer preocupada, revelan la confianza que tenemos en Jesús. Un hombre afligido, una mujer afligida, solo muestran la pequeñez de su capacidad y la falta de comprensión para entenderlo.

Estemos preocupados, porque es legítimo. Pero no estemos afligidos, porque nos apartamos de Dios!

Diego Acosta