ORAR

Hoy por la mañana recibí un mensaje de mi hija n°4 sobre orar. Por la tarde Dios me habló sobre una situación muy concreta: “Ora por esto’’ . Después miré Facebook, donde una amiga había escrito: “Cuando no sepas cómo ayudar a una persona, ora por ella’’ .
¿Por qué muchas veces nos es mucho más difícil orar como primera reacción ante algún problema, tristeza o aflicción?
Sufrimos, lloramos, nos indignamos y luchamos contra molinos de viento (como el Quijote) Sin embargo, tardamos en llevar y entregar la situación a Dios.
Nuestra primera reacción debería ser: “¡Señor, socorro! Pongo esto delante de ti’’ . O también: “¡Señor!, visita la vida de esta persona que aflige mi vida y mi corazón!’’ . O, incluso: “Señor, cuida de esta situación, envía a tus ángeles. Espíritu Santo, visita, cura, libera y consuela’’ . Sin embargo, no hacemos eso.
Somos egoístas y egocéntricos. Queremos ver nuestras “nimiedades’’ siendo atendidas, pero no queremos rendirnos y obedecer. Porque tendríamos que dejar las pequeñas cosas de lado.
Cuando era pequeña, oí varias veces una canción que decía:

En ferviente oración, trae tu corazón
A la presencia de Dios, para ser derramado
Aunque sólo fluirá lo que estás pidiendo
Cuando lo dejes en el altar
Cuando todo en las manos del Señor esté
Y todo tu ser Él controle
Sólo entonces verás que el Señor tiene poder
Cuando todo lo dejes en el altar
Maravillas de amor te hará el Señor
Atendiendo a la oración que acepta
Su inmenso poder vendrá a socorrerte
Cuando todo lo dejes en el altar

Cuando nuestra primera reacción sea clamar a Dios, podremos descubrir el secreto de vivir en paz.
¿Estás afligido, con problemas, con tristeza o enfermo? Sea cual sea tu problema hoy, llévalo delante del Padre. Él es el único que puede dar una solución real. Pero hazlo con sinceridad en el corazón, dejando, como dice la canción, que Él controle todo tu ser.

Filipenses 4: 6-7: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos»

Elié Ferreira

www.septimomilenio.com

 

DIVORCIO EN PAUSA

Blog del TIEMPO!

El preocupante incremento del número de rupturas matrimoniales, obligó a que las autoridades de Dinamarca impusieran un límite al trámite de disolución.

Las parejas que se encuentren en esa situación deberán esperar tres meses y acudir a terapia, antes de que se pueda romper el vínculo. Esta medida lejos de provocar reacciones adversas ha tenido buena acogida en la sociedad.

El Gobierno ha intervenido considerando que se trata de prestar un servicio adicional a los ciudadanos, pues las familias constituyen una forma de ahorro en vivienda pública y otras atenciones que presta el Estado.

En Dinamarca el año pasado se gestionaron 18 mil rupturas, en tanto que los casamientos alcanzaron al doble. Esto en un país, donde se ofrece un año de baja por paternidad y maternidad y guarderías públicas.

La propuesta del Gobierno está dirigida a asistir a los conyugues durante el desarrollo del proceso, con el fin de intentar lograr una revisión de las decisiones y finalmente, para tratar de conseguir que consumada la separación se produzca en los mejores términos posibles.

Un asesor de la Universidad de Copenhague explica que este tiempo de tres meses tiene el propósito de ayudar a entenderse a cada uno, sus reacciones y también las reacciones de los hijos, a los efectos de aprender a conciliar y compartir la educación luego del divorcio.

Aunque también se esgrimen razones presupuestarias, pues la familia es una fuente de contención de gastos para el Estado, en el fondo no deja de advertirse la preocupación para que los hombres no separemos aquello que Dios ha unido.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

EL FIN

DEVOCIONAL

Generalmente cuando nos referimos al fin, siempre hay dos versiones. Una, la del fin del mundo, que es la que consideran las personas que viven alejadas o negando a Dios.

Y quienes en cambio, nos consideramos sus hijos, cuando hablamos del fin, hacemos referencia a lo que anunció Jesús: el fin de los tiempos. Advertir estas diferencias nos lleva a una cuestión sobre la que casi nunca hablamos.

En lo personal muchas veces me sorprendo, porque mis comportamientos son los de una persona que podría vivir cientos de años, sin reparar en el tremendo detalle que un día tendré mi propio fin.

Y el Hijo del Hombre, cuando nos advierte que debemos estar preparados para el fin de los tiempos, en forma directa nos está hablando a cada uno, para que pensemos que está implícito que debemos estar preparados para el fin de nuestra existencia.

Pensando en ese final, busco cada día ser mejor!

Marcos 13:33
ESMirad, velad y orad;
porque no sabéis cuándo será el tiempo.

PTOlhai, vigiai e orai,
porque não sabeis quando chegará o tempo.

Diego Acosta / Neide Ferreira

 www.septimomilenio.com

QUEDARSE ATRÁS…?

CONGREGACIÓN
SÉPTIMO MILENIO

Un día cualquiera nuestra mente viaja hacia el pasado y nos deja perplejos porque se repiten en una secuencia desordenada y dolorosa, los recuerdos que deberíamos haber dejado atrás cuando nos convertimos en nuevos hombres y en nuevas mujeres.
Para algunos este regreso no es el todo malo, porque en el fondo siguen teniendo una especie de ancla que los aferra al pasado, porque no están del todo convencidos de lo que les espera en el futuro.
Para otros, este regreso supone una vuelta a la emotividad que nos vuelve a enfrentar con situaciones que en su momento fueron penosas y con resultados peores aún.
Lo cierto es que cuando nos arrepentimos y nuestros pecados fueron perdonados, lo fueron de una vez y para siempre!
Por tanto debemos de pensar que no es Dios el que nos hace volver al pasado. Es precisamente el enemigo derrotado, el que intenta una vez más causar daño, el mayor posible.
Lo grave es que lo consigue porque pareciera que siempre estamos dispuestos a facilitarle esos tiempos de evocaciones, en la que nos encontramos repitiendo errores, fracasos y desilusiones.
Yo mismo me pregunto, como es posible que un hombre que se llama hijo de Dios caiga en una trampa tan evidente?
Y la respuesta no es menos contundente. El enemigo nos lleva a revivir lo malo, porque es una manera de hacernos dudar del Perdón del Eterno y de que su Amor cubre nuestra vida, incluyendo nuestro pasado.
Cuando dudamos que hemos sido perdonados, que nuestro pasado quedó en las aguas del bautismo, entonces abrimos la brecha por la que el enemigo nos hace revivir el pasado, primero con seducción y luego con dolor.
La antigua artimaña de seducirnos para que abramos nuestra memoria hacia todo lo que debemos de guardar en el olvido, es muy eficaz, sobre todo con quienes somos débiles en la fe.
Una y otra vez me repito que el enemigo no puede tener poder sobre mi vida, especialmente la que espero con la certeza de que será lo mejor porque está bajo la Soberanía de quién me ama y tiene Misericordia que derramará cada día hasta el fin.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

MEREZCO…?

Blog del TIEMPO!

En el mundo existe una exaltación de lo personal que puede llegar a asombrar, pero no es otra cosa que la obra pertinaz y exitosa de lo que se llama humanismo.

Como bien se afirma en Eclesiastés, no hay nada nuevo bajo el sol y en estos tiempos volvemos a elevar al hombre por sobre todas las cosas, como comenzara a hacerse en los centenios de 1.300 y 1.400.

Pero aplicado a nuestros días todo está potenciado al máximo y en los sencillos argumentos publicitarios aparecen las frases: Porque yo lo valgo, porque me lo merezco…

Repetidos una y otra vez estos argumentos parecen penetrar a la mente y los corazones de muchos hombres y mujeres, que adoptan estos mensajes como si se tratara de una auténtica doctrina de vida.

Si esto es tremendo, no lo es menos que los quienes nos llamamos hijos de Dios, también aceptamos estos criterios que nos alejan de las enseñanzas que hemos recibidos.

Merezco…?

Alguien puede decir que se merece algo, delante del Eterno?

Porque yo lo valgo, se puede argumentar delante del Todopoderoso?

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

SI o NO…!

CONGREGACIÓN
SÉPTIMO MILENIO

Una de las decisiones tan antigua como el hombre, es la de creer o no creer en la existencia de un ser superior.
Hay quienes literalmente no creen que exista! Y se distinguen con la denominación de ateos.
Pero también hay hombres que declaran que es imposible al entendimiento humano el conocimiento de lo divino o de lo que pueda trascender de la experiencia personal. Y se llaman agnósticos.
Hay otro grupo que tiene algunas singularidades. La más importante es que sí aceptan y reconocen la existencia de un ser superior al que llamamos Dios, pero no lo aceptan, lo rechazan o reniegan de ÉL.
Tanto los ateos como los agnósticos pocas veces utilizan la palabra Dios, utilizando en cambio el término ser superior. Es decir, en su actitud simplemente declaran su posición que podríamos llamar intelectual o  filosófica.
Pero quién niega a Dios aceptando su existencia, está declarando su rebeldía hacia ÉL y no admite ninguna forma de superioridad sobre su vida, aún cuando pueda reconocer que le ha dado el aliento esencial.
Siempre ha habido hombres y mujeres que sostengan estos pensamientos, con declaraciones que demuestran su egolatría, su orgullo,su vanidad.
Lo más triste y preocupante, que quienes aún admitiendo que han sido Creados niegan al Creador, con el tiempo van adoptando comportamientos que los sujetan a otras formas de creencia.
Unos depositan su fe en el dinero, otros en las drogas, otros en el ocultismo en sus diversas variantes, otros en esa indefinida deidad que es capaz de todo y superior a todo.
O se vuelcan a las prácticas rituales de dioses muertos, como Buda, Confucio, Mahoma. Ignorando deliberadamente que hay un Dios vivo que es el Padre que envió a su Hijo para que ofrendara su vida por todos los pecados humanos y que resucitó en una prueba mayúscula de su Omnipotencia.
Cuando pienso en esto, me entristezco porque no soy capaz de tener las palabras que puedan llegar hasta sus mentes y sus corazones, para que abandonen sus posturas y se concedan la posibilidad de recibir el bien supremo del Amor de Dios y la Salvación que solo ÉL puede dar.

Por ellos también Jesús ofrendó su vida y ahora reclama su arrepentimiento!

Diego Acosta / Neife Ferreira

www.septimomilenio.com

JOSÉ

CONGREGACIÓN
SÉPTIMO MILENIO

José es un personaje del que siempre aprendo mucho.
Sus hermanos se burlaban de él y lo menospreciaban, intentaron matarle y acabaron vendiéndole, sufrió todo tipo de pruebas pero de todas ellas salió victorioso porque con él estaba el Dios Todo Poderoso, Yahvé de los ejércitos. Y avanzó por la vida con los ojos puestos en aquél que lo había creado para un propósito.
Levántate y sigue avanzando, Dios tiene un propósito grande con tu vida y aunque tus hermanos te menosprecien, aunque te vendan, a pesar de que te preparen trampas y parezca que todo a tu alrededor está patas arriba, tu eres un hijo una hija de Dios, y su brazo poderoso te sostiene y te va a levantar.
Toma lo bueno desecha lo malo, aprende de los errores, perdona, perdónate, llora, lleva tu queja delante del Señor y recuerda todo lo que el pagó por tu vida, no te rescató para que vivas derrotado, te rescató para que vivas haciendo su voluntad y eso, aunque algunas veces duele es motivo de gozo. La luz de Jesús que brilla en ti nadie la ruede apagar, aunque te encierren bajo siete llaves, Cristo te alumbra y tú serás luz. Esfuérzate, se valiente, levántate y pelea.
Ciertamente ninguno de cuantos en ti esperan será confundido: Serán avergonzados los que se rebelan sin causa. Salmo 25:3

Lourdes Diaz

www.septimomilenio.com

 

VOLUNTARISMO…!

DEVOCIONAL

Asumo que uno de los peligros que provoca el afán de hacer, de obrar, es el voluntarismo, que incluso llega a desafiar las advertencias más elementales.

Me olvido con mucha facilidad de que no basta con la necesidad de hacer, porque todo debe estar condicionado a aquello que esté bajo la Soberana Voluntad de Dios.

Cuando nos alejamos de esta visión de la realidad, es cuando nos sometemos a riesgos casi siempre innecesarios, porque nos enfrentamos a situaciones que son frutos de nuestra imprudencia, de nuestra mal dirigida capacidad de hacer.

El voluntarismo me parece a veces desafiante, porque demuestra de manera concluyente como interpreto según mi conveniencia, aquello que debo considerar como un Mandato.

Si en la obediencia está la bendición, en el afán también está el castigo que nos buscamos precisamente por no ser capaces de aceptar las normas o las indicaciones que debemos dar por buenas.

El voluntarismo, no justifica los errores. Por el contrario, los aumenta.

Hebreos 5:8
Y aunque era Hijo,
por lo que padeció
aprendió la obediencia.

Hebreus 5:8
Ainda que era Filho,
aprendeu a obediência,
por aquilo que padeceu
.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com