No rebuscarás…!

DEVOCIONAL

La preocupación de Dios por los más débiles impresiona por la inmensidad  de Su Amor.

Así podemos comprender como Jesús tuvo la misma preocupación por quienes precisaban de ayuda y no por los justos, ni los sabios, ni los sanos ni los poderosos.

Estas lecciones de vida esenciales son las que deberíamos recordar y practicar cada día, para estar en la misma visión que el Eterno y que su Hijo, que nos ponen al lado de los desechados de la sociedad.

Puedo pensar que en lo personal a mí no me corresponde asumir las mismas decisiones de Jesús, porque ese fue un tiempo pasado y mis circunstancias son diferentes.

Este es el cruel engaño en el caigo casi voluntariamente, inducido por la mezquindad y la frivolidad del mundo. Satanás usa argumentos, que luego repetimos bajo una pretendida superioridad necesaria para el triunfo.

Dios no me quiere triunfador. Jesús no me quiere un gran hombre. Ellos quieren mi corazón y mi obediencia, para servir al prójimo.

Levítico 19:10
ES –
Y no rebuscarás tu viña,
ni recogerás el fruto caído de tu viña;
para el pobre y para el extranjero lo dejarás.
Yo Jehová vuestro Dios.

PT – Semelhantemente não rabiscarás a tua vinha,
nem colherás os bagos caídos da tua vinha;
deixá-los-ás ao pobre e ao estrangeiro.
Eu sou o Senhor, vosso Deus.

Diego Acosta / Neide Ferreira

 

Sanar heridas…!

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<<< DEVOCIONAL

La actitud de intentar sanar heridas provocadas a otras personas, tiene como fundamento un profundo análisis de la humildad personal.

Si no hay una transformación en nuestro corazón, difícilmente habrá posibilidades de que seamos capaces de tratar de aliviar el daño causado por nuestras palabras, gestos o directamente el desprecio.

Pablo habló también de la necesidad de tener Amor en nuestro corazón, cuestión que es imprescindible para que la humildad se libere de las ataduras de nuestro orgullo y nos permita obrar en la buena dirección.

La sanidad es una difícil tarea, requiere mucho empeño y una decisión cierta de tratar de aliviar la pena o la decepción causada, para clamar a Dios que una vez más, transforme lo malo en bueno.

Si cerramos otras heridas, el mismo Amor que depositamos en otras personas, también sanará los daños que hemos recibido y el perdón completará la Obra del Espíritu Santo.

Isaías 57:19
ES – P
roduciré fruto de labios:
Paz, paz al que está lejos y al cercano, dijo Jehová;
y lo sanaré.

PT – Eu crio os frutos dos lábios:
paz, paz, para os que estão longe e para os que estão perto, diz o Senhor,
e eu os sararei.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SÍMBOLOS…!

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCRUTAR

<< DEVOCIONAL

El carácter simbólico de algunos textos bíblicos, nos deben hacer pensar que si los aplicamos a nuestra vida, adquieren una dimensión especialmente intensa.

En el Libro de Isaías esta cuestión alcanza grandes niveles de profundidad y también de vivencia, en cuánto a que se refieren a momentos futuros difíciles de entender si consideramos las circunstancias pasadas.

De allí que cuando el profeta exalta la Gloria futura de Sión, de Jerusalén, está tendiendo un manto de olvido sobre las tribulaciones, las humillaciones y los padecimientos vividos.

Nada de todo eso será importante frente a la Luz que brillará, según la promesa de Jehová. El Poder de esa Luz es tan poderoso que sumergirá en las tinieblas todo vestigio de dolor y sufrimiento.

Así será nuestra vida, mi vida, el día en que el Eterno haga posar su Luz sobre nuestra existencia y nos asegure la Vida para siempre. No habrá recuerdo para la tristeza y limpiará con su Misericordia la amargura.

Isaías 60:1
ES –
Levántate, resplandece;
porque ha venido tu luz,
y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti.

PT – Levanta-te, resplandece,
porque já vem a tua luz,
e a glória do Senhor vai nascendo sobre ti.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com