LAS PROMESAS CUMPLIDAS

DEVOCIONAL

Cuando nos enfrentamos a situaciones inesperadas y que no nos resultan propicias, nuestras reacciones son de confusión y luego de tratar de remediarlas.

Es una manera natural de obrar en circunstancias que representan una contrariedad con relación a nuestros planes o a nuestras intenciones.

Pero estamos cometiendo un doble error. Si nos mostramos confundidos, olvidamos que todo contribuye para bien, a los que aman al Señor.

Y si pensamos obrar, también olvidamos que nuestras cargas deben estar sobre sus hombros, y nunca sobre los nuestros, porque son débiles.

En las horas difíciles o ante las cuestiones importantes que debamos enfrentar, nos queda una única forma de obrar: Confiar en el Señor y solamente en ÉL!

Así no tendremos dudas, miedos o fracasos!

ÉL estará a nuestro lado y luchará nuestras batallas y cumplirá sus Propósitos para nuestra vida, que serán siempre los mejores, aunque nuestra mente opine lo contrario.

Deuteronomio 31:23
Y dio orden a Josué hijo de Nun, y dijo:
Esfuérzate y anímate,
pues tú introducirás a los hijos de Israel en la tierra que les juré,
y yo estaré contigo.

Diego Acosta / Neide Ferreira

Las doce piedras tomadas del Jordán

Jehová mandó a Josué para que un hombre
de cada una de las tribus
de Israel,
tomaran una piedra del Jordán,

que se abrió ante el paso del Arca del Pacto.
Esto se hizo en conmemoración del momento
en que el Arca cruzó el Jordán,
para llegar a la Tierra Prometida.

EN ESTE DÍA

Josué y su vida ejemplar

DEVOCIONAL

En el tiempo final de su vida, Josué que tuvo la alta responsabilidad de ser el sucesor de Moisés, dio muestras de su integridad y también de la firmeza con la que defendió sus convicciones.

Leyendo sobre su existencia, no tuve a menos que advertir el contraste de su vida con la de otros hombres que en otros tiempos tuvieron también pesadas cargas como conductores de sus naciones.

Es penoso comprobar cómo la integridad es una virtud que escasea y la dignidad más todavía. Que nos está pasando a los hombres que pareciera que vivimos en una continua pendiente?

La respuesta la aporta el apóstol Pablo, al hablar de la falta de temor y temblor de los hombres, para con el Eterno. No estaba hablando del miedo físico, estaba hablando de cuestiones espirituales.

Si no tenemos temor y temblor hacia el Todopoderoso, es porque no tenemos ninguna norma que nos guíe ni ningún límite que respetar. Humildemente declaro mi temor y temblor hacia Dios buscando su Misericordia y perdón.

Josué 24:22
ES
Y Josué respondió al pueblo:
Vosotros sois testigos contra vosotros mismos,
de que habéis elegido a Jehová para servirle.
Y ellos respondieron: Testigos somos.

PT – E Josué disse ao povo:
ois testemunhas contra vós mesmos
de que vós escolhestes o Senhor
  para o servir.
E disseram: Somos testemunhas.

Diego Acosta / Neide Ferreira

JESÚS Y MATEO-7

MATEO 1

La Genealogía que leemos en Mateo tiene algunas singularidades, como la de omitir varias generaciones, algo frecuente en los tiempos del Antiguo Testamento.

1:6 Entre Rahab, de la época de Josué, hasta llegar al propio David, separados por casi 400 años  de historia.

1:6a y el rey David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urías. La mujer del capitán del ejército de David, era Betsabé, según consta en 2 de Samuel 12:34  Y consoló David a Betsabé su mujer, y llegándose a ella durmió con ella; y ella le dio a luz un hijo, y llamó su nombre Salomón, al cual amó Jehová.

1:8 Mateo omitió deliberadamente en su Genealogía, entre Joram y Uzías o Asarías, a Ocozías, Joás y Amasías. Este uso de abreviar las nóminas, era una cuestión frecuente en aquellos tiempos. Esto se comprueba en el detalle que brinda 1 de Crónicas 3:10-12:
Hijo de Salomón fue Roboam, cuyo hijo fue Abías, del cual fue hijo Asa, cuyo hijo fue Josafat,
11 de quien fue hijo Joram, cuyo hijo fue Ocozías, hijo del cual fue Joás,
12 del cual fue hijo Amasías, cuyo hijo fue Azarías, e hijo de éste, Jotam.

1:11 Mateo hace alusión en este versículo a un personaje que es mencionado con distintos nombres: Jeconías, que es Joaquín en 2 de Reyes 24:6 Y durmió Joacim con sus padres, y reinó en su lugar Joaquín su hijo.  Jeconías recibe un tercer nombre, Conías, en Jeremías 22:24 Vivo yo, dice Jehová, que si Conías hijo de Joacim rey de Judá fuera anillo en mi mano derecha, aun de allí te arrancaría.

Este rey de Judá, que gobernó en el año 508 a.C. cuando los primeros israelitas fueron capturados y enviados a Babilonia,  fue maldecido para que ninguno de sus descendientes pudieran ocupar el trono de David, Jeremías 22:30 Así ha dicho Jehová: Escribid lo que sucederá a este hombre privado de descendencia, hombre a quien nada próspero sucederá en todos los días de su vida; porque ninguno de su descendencia logrará sentarse sobre el trono de David, ni reinar sobre Judá.

Esta maldición podría haber afectado a Jesús, pero como no era hijo biológico de José, no le alcanzó. Recibió en cambio a través de José la línea real de descendientes de David.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

JERICÓ

Blog del TIEMPO!

En el sexto Capítulo del LIbro de Josué se narra el impresionante episodio de la conquista de Jericó por las huestes de Israel, al mando del hijo de Nun, dando cumplimiento al Mandato de Jehová.

 Al séptimo día se levantaron al despuntar el alba, y dieron vuelta a la ciudad de la misma manera siete veces; solamente este día dieron vuelta alrededor de ella siete veces.

16 Y cuando los sacerdotes tocaron las bocinas la séptima vez, Josué dijo al pueblo: Gritad, porque Jehová os ha entregado la ciudad.

17 Y será la ciudad anatema a Jehová, con todas las cosas que están en ella; solamente Rahab la ramera vivirá, con todos los que estén en casa con ella, por cuanto escondió a los mensajeros que enviamos.

18 Pero vosotros guardaos del anatema; ni toquéis, ni toméis alguna cosa del anatema, no sea que hagáis anatema el campamento de Israel, y lo turbéis.

19 Mas toda la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro, sean consagrados a Jehová, y entren en el tesoro de Jehová.

20 Entonces el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron las bocinas; y aconteció que cuando el pueblo hubo oído el sonido de la bocina, gritó con gran vocerío, y el muro se derrumbó. El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia adelante, y la tomaron.

Un grupo de estudiosos desafían lo revelado por la Palabra de Dios y argumentan que en realidad, la conquista de Jericó fue un fenómeno que tuvo por protagonistas a las armas dadas a los hombres por los alienígenas que visitaron la tierra en épocas anteriores.

Cuánta imaginación hace falta, para negar la evidencia y sobre todo para crear teorías que son tan increíbles como fantásticas. Negar el Poder del Eterno, también puede convertirse en una forma de satisfacer la vana-gloria y vivir de ella.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

EL ENEMIGO BALAC

LA OTRA HISTORIA

Durante muchos años los hombres se permitieron poner en duda el contenido de la Biblia, con el argumento de que era necesario confirmar las afirmaciones del Texto.

Con el paso de los años, hoy la Palabra de Dios, ha servido para que los científicos pudieran realizar investigaciones sobre la base de lo revelado. De dudar, los hombres pasaron a creer y a utilizar la ilimitada fortaleza de la Biblia, para descubrir el patrimonio oculto a los hombres.

Parte de ese patrimonio fue desentrañado con el hallazgo de la llamada Piedra Moabita o la Estella de Mesha, en tierras de la antigua Moab en el territorio del actual reino de Jordania.

La piedra fue partida en trozos por la avaricia y necedad del embajador turco que se lo permitió a los árabes, para de esta manera lograr más dinero con su venta.

La Estella fue encontrada en 1868 por un misionero y fue datada en torno al año 835 a.C. y su valor es de excepcional importancia, por cuanto aporta datos históricos entre otros sobre el rey moabita Mesha y también sobre el rey israelita Omri.

La reconstrucción de la Piedra original se ha logrado en un porcentaje que se resume en 669 caracteres encontrados sobre los 1.100 originales. Un nuevo estudio ha revelado el nombre del rey Balac, sobre el que la Biblia destaca su condición de encarnizado enemigo de Israel.

Estas referencias se pueden leer en la Palabra de Dios en los Libros de Números, Josué, Miqueas y Apocalipsis. Quién dude de la Biblia, está dudando además de las evidencias históricas, una forma de erudita necedad.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

 

 

 

BETHSAIDA DE JESÚS

ARQUEOLOGÍA BÍBLICA

Se ha registrado un hallazgo que significa una doble confirmación de menciones de la Palabra de Dios, con relación a una misma población del antiguo Israel.

Las excavaciones que se realizan en la región de los Altos del Golan, han permitido encontrar la puerta de entrada a la ciudad de Zer.

Este importante centro urbano, es destacado en el Libro de Josué en el Capítulo 19:35:

Y las ciudades fortificadas son Sidim, Zer, Hamat, Racat, Cineret.

Con este nombre, Zer,  se conocía a la población en los tiempos del Primer Templo y era por su tamaño, riquezas y fortificaciones impresionantes, un centro de gran importancia.

Posteriormente un grupo de 20 arqueólogos de varios países, realizaron perforaciones en dos sitios diferentes del área del  y realizaron otro notable descubrimiento.

Vestigios de Bethsaida la ciudad donde Jesús vivió en Galilea, al norte del Mar del mismo nombre y realizó uno de sus más notables milagros, durante su Ministerio Terrenal.

Tal como consta en el Nuevo Testamento en el Evangelio de Marcos 6:30-44. En aquellos tiempos del Segundo Templo, el nombre de Bethsaida había reemplazado al de la más antigua Zer.

Las investigaciones continúan en el noreste del Mar de Galilea en el Parque del Jordán, en una región que constituye motivo de atracción de turistas de todo el mundo.

Entre ellos se destacan los cristianos evangélicos, que pueden ver con sus ojos algunos lugares notables del Ministerio del Hijo del Hombre.

Fuente: Israel Antiquities Authority

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

JERICÓ

Por qué será que los hombres dudamos tanto?

Por qué será que no nos bastan todos los milagros realizados por Jehová?

Por qué será que ante la menor dificultad nuestro ánimo decae?

Podría seguir con una larga serie de preguntas, porque son las mismas que me asaltan una y otra vez. Lo digo en tiempo presente, porque en el pasado también ocurrió.

Tal vez lo más serio, es que en el futuro, seguirá ocurriendo…duda tras duda!

Los tiempos verbales a veces contribuyen a confundirnos. En realidad, cuando decimos presente, ya es pasado…porque todo pasa y solamente queda el futuro.

Esto lo debió entender Josué, cuando el Eterno le anunció que le entregaría a Jericó, a su rey y a sus hombres de guerra.

Recibió Josué precisas instrucciones sobre cómo deberían obrar para que se concretara el anuncio. Y los israelitas creyeron y vivieron el milagro.

Fue dicho y fue hecho!

Me pregunto: Si alguien me dijera que rodeara una ciudad para que cayera en mi poder, lo haría? Sería capaz de gritar, para que los muros fueran derribados?

La respuesta es un rotundo NO!

Entonces como puedo decir que soy un hombre de fe?

Es evidente que no debería decirlo y también es evidente la paciencia del Soberano para con mi incredulidad y para mis repetidos actos de desobediencia.

Incredulidad por no aceptar las evidencias y desobediencia por no asumir que todas las promesas de Dios, están cumplidas en el tiempo de decirlas.

Solamente resta el tiempo en que yo pueda verlas!

Así ocurrió con Jericó: Hubo un anuncio a Josué de lo que ocurriría… y ocurrió!

Hasta cuando dudaré?

Josué 6:20

ES –  Entonces el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron las bocinas; y aconteció que cuando el pueblo hubo oído el sonido de la bocina, gritó con gran vocerío, y el muro se derrumbó. El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia adelante, y la tomaron.

Pt – Gritou, pois, o povo, tocando os sacerdotes as buzinas; e sucedeu que, ouvindo o povo o sonido da buzina, gritou o povo com grande grita; e o muro caiu abaixo, e o povo subiu à cidade, cada qual em frente de si, e tomaram a cidade.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LOS LÍMITES

Cuando leo el Antiguo Testamento y aprecio con qué minuciosidad Jehová administra los territorios de Su Pueblo, recibo una gran lección sobre los límites que les impone.

Evidentemente se trata de límites físicos, que son los que permitieron que las Tribus de Israel, pudieran no solamente convivir, sino también establecer sus propias normas y crecer.

No es acaso lo mismo que ocurre con las personas?

Algunos piensan, que los límites son los impiden a los hombres y a las mujeres desarrollar sus talentos, cuando en realidad es todo lo contrario.

Pienso que cuando obramos sin límites, lo que ocurre es que perdemos la libertad, porque inevitablemente somos cautivos de las acechanzas del mundo.

Somos víctimas del dinero, de la lascivia, de la vanidad y del caos, porque creyendo que cada vez somos más libres, lo que estamos haciendo es caer en un abismo tenebroso.

En la vejez de Josué, recibió de Jehová las instrucciones para que las Tribus pudieran ocupar los territorios que les asignó.

Y lo hizo con límites muy precisos!

Yo también tengo límites, que cada vez que trato de violentarlos, siempre termino lamentando mi torpeza y pidiendo perdón al Supremo para restaurar los daños.

Cada límite que me impongo y que impongo a mis hijos, es en realidad una defensa poderosa, primero contra mi propia persona, que no termino de someter a la Obediencia reclamada.

Cada vez que hablemos de límites, no caigamos en la tentación de evitarlos o de negarlos, porque entonces estaremos dando los primeros pasos en la dirección equivocada.

Nos estaremos alejando del verdadero Camino!

Josué 18:20

Y el Jordán era el límite al lado del oriente. Esta es la heredad de los hijos de Benjamín por sus límites alrededor, conforme a sus familias.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com