EXHIBIRSE

Desde mis primeros tiempos como creyente, me sorprendió ver la cantidad de hermanos que se exhiben o buscan exhibirse en aquello que hacen en la congregación.

Y lo más triste, es que en ese mostrarse también compiten, como si ignoraran que cada uno tiene su Propósito, diferente y exclusivo con relación a cualquier otro.

Con relación a esto, lo primero que he intentado es guardar mi corazón para tratar de no destacar  en el servir, ni para ser o tratar de ser mejor que nadie.

He aprendido que la verdadera Honra, solo el Eterno la concede. Por tanto contentarse buscando la honra de los hombres, tiene su paga. No en el Reino, sino aquí en la tierra.

Jueces 9:9

Mas el olivo respondió: ¿He de dejar mi aceite,

con el cual en mí se honra a Dios y a los hombres,

para ir a ser grande sobre los árboles?

Juízes 9:9

Porém a oliveira lhes disse: Deixaria eu a minha gordura,

que Deus e os homens em mim prezam,

 e iria a labutar sobre as árvores?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

MIEDO…?

Creo que todos podemos recordar a personas que teniendo grandes dones y talentos, tienen dificultades para ponerlos en acción.

En que radica el problema?

Tal vez en el miedo que tienen de que alguien les arrebate aquello que es de ellos, aquello que creen que es uno de los grandes logros de su vida.

Comprendo esta situación porque en los primeros años de convertido, albergaba un sentimiento parecido con relación a mi lugar en la congregación.

Es más: Tenía un fuerte miedo a que ese lugar que ocupaba y que tanta alegría y vanidad me producía, pudiera ser entregado a otro miembro de la Iglesia.

Comprendo esto que hacía, porque a pesar de mis afirmaciones, todavía no tenía en mi corazón la idea de que la más grande obra que podemos hacer los hijos de Dios…es servir.

Como sirvió Jesús!

Todo lo demás carece de importancia, porque los títulos y los honores son tan temporales como los hombres que los otorgan.

El único miedo que debemos de tener, es a perder la honra que solo el Eterno concede!

Jueces 9:9

Mas el olivo respondió:

¿He de dejar mi aceite, con el cual en mí se honra a Dios y a los

hombres, para ir a ser grande sobre los árboles?

Juízes 9:9

Porém a oliveira lhes disse:

Deixaria eu a minha gordura, que Deus e os homens em mim prezam,

e iria a labutar sobre as árvores?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LOS CANANEOS, VIVIERON BAJO LA MALDICIÓN DE NOÉ

la-otra

LA OTRA HISTORIA

Canaán fue hijo de Cam y nieto de Noé, quién lo maldijo junto con su padre por haber visto su desnudez, Génesis 22:9, 18,22-27.

Sus descendientes formaban parte de los grupos que habitaban la actual Palestina y se los conocía por ser comerciantes o mercaderes.

Sus lugares de residencia eran la región costera con el Mediterráneo, los valles y también las llanuras del oeste palestino y el valle del Jordán. Como es notorio, los amorreos ocupaban las alturas de esta última región.

Los puertos de Canaán eran importantes por su movimiento comercial y eran los Tiro, Sidón, Beirut y Biblos. Los cananeos eran productores de papiro y también de madera.

Su presencia en la región se ubica en torno a los 3000 años a.C. y en ciertas etapas estuvieron dominados por los egipcios. Pero cuando Josué invadió su territorio, alrededor del año 1.230 a.C. el poderío de los egipcios había disminuido.

También los llamados pueblos del mar invadieron Canaán. Los filisteos que así se los identificaba, se ubicaron especialmente en el sur de la región, en la zona costera.

Los cananeos tenían un idioma de raíz semítica, eran buenos escultores, orfebres y también productores de telas de alta calidad.

Los judíos recibieron la orden de exterminar a los cananeos, pero su desobediencia provocó que este pueblo continuamente fuera un problema para Israel, Jueces, 1:27, 2:1-3.

La historia de los siete pueblos que habitaban la Tierra Prometida, revela sin ningún género de dudas, que no hubo árabes en la región.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

CUMPLIMIENTO

abimelech

La historia del rey Abimelec en el Libro de los Jueces, no solo es sorprendente sino también impresionante!

Nos revela como Jehová está en el control de lo que hacemos y de lo que decimos.

Y también que finalmente Dios ejerce su Autoridad sobre la vida de cada uno de nosotros.

Así como Abimelec fue destruido, así ocurre con la vida de algunas personas. Un caso que conocí muy de cerca, me sirvió como revelación para entender la gravedad de la práctica de la idolatría.

Especialmente tremendo resulta para el Eterno, cuando caemos en la idolatría. En cualquier forma de idolatría, desde la más común como es la del dinero hasta la más íntima que podamos albergar.

He pensado muchas veces como es posible que sabiendo lo que se me enseñó, pueda caer en la idolatría, que ofende al Señor y a su Palabra.

Puedo asegurar que en más de una ocasión, debo sujetar mis pensamientos y mis actitudes, para que no me lleven a la idolatría.

Los pensamientos porque son los determinan mi forma de obrar, mis actitudes, porque son el reflejo de lo que tengo en mi corazón.

Un idólatra es alguien que sabiendo quién es el Soberano, se torna rebelde por seguir a un ídolo humano o sobrenatural, que pensamos que tiene un poder que nos puede beneficiar.

O más simplemente, un humano al que me gustaría parecerme, del que me gustaría tener sus posesiones y del que me gustaría tener la notoriedad de la que carezco.

Recordemos a Abimelec!

Jueces 9:56-57

Así pagó Dios a Abimelec el mal que hizo contra su padre, matando a sus setenta hermanos.

Y todo el mal de los hombres de Siquem lo hizo Dios volver sobre sus cabezas, y vino sobre ellos la maldición de Jotam hijo de Jerobaal.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com