ORACIÓN. Por Amor misericordioso

Oremos por los que nunca recibieron una bendición!

Oremos por los que solamente han recibido maldiciones en

sus vidas!

Oremos por la expresión superior del Amor que es la

Misericordia!

Oremos para tener en nuestros corazones buenos

sentimientos hacia el prójimo!

Oremos para que nuestras bendiciones sean como un

bálsamo en los corazones sin paz!

www.septimomilenio.com

OTRO MILAGRO…!

Dios es un Dios de milagros!

Verdad irrefutable y maravillosa!

Cuántos de estos milagros soy capaz de percibir?

Pocos muy pocos.

Por qué?

Por mi ceguera espiritual, por mi vida tolerante hacia las cuestiones del mundo y por mi falta de relación con el Altísimo.

Tanta ceguera, un día el Eterno la altera con OTRO MILAGRO!

Impresionante, tan real como increíble para los mundanos. Tan real que es capaz de cambiar mi vida, mis criterios y presentar un futuro inesperado.

Doy gracias a Dios por su Amor y su Misericordia!

Y por sus Milagros!

Daniel 4:2

ES – Conviene que yo declare las señales y milagros

que el Dios Altísimo ha hecho conmigo.

PT –  Pareceu-me bem fazer conhecidos os sinais e maravilhas que

Deus, o  Altíssimo, tem feito para comigo.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

DE DIOS…!

En los momentos importantes de mi vida, puedo decir que he podido ver la Mano de Poder del Altísimo!

Cuando aquello que anhelaba parecía más lejos que nunca, en las circunstancias más inesperadas, se concretaba delante de mí.

Es que el Amor de Dios se manifiesta cuando llega el momento Perfecto, que solamente Él conoce y sabe cuándo será mejor para cada vida.

En estos días agradezco un presente que casi había descartado y que permanecía en mí, como algo inalcanzable…pero sin perder todas las esperanzas.

El Eterno llama a confiar en su Autoridad y en su Omnipotencia!

Si confío mantengo viva la llama de mi fe y por tanto es posible que esa llama, por muy pequeña que sea, ilumine mi vida con un Grandioso Milagro.

Sabiendo esto, debemos ser más humildes que nunca para recibir y más agradecidos que nunca para honrar a quién nos ha mostrado una vez más, su Misericordia y su Amor.

Salmo 34:8

ES – Gustad, y ved que es bueno Jehová;

Dichoso el hombre que confía en él.

PT – Provai e vede que o Senhor é bom;

bem-aventurado o homem que nele confia.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SOLEDAD=ENFERMEDAD

 

Blog del TIEMPO!

Los expertos aseguran que la soledad es el gran mal que afecta a la sociedad de nuestros tiempos.

Con un poco de análisis es fácil de coincidir con esta afirmación, por cuanto si no somos extremadamente insensibles lo podemos comprobar a todas horas y en cualquier lugar.

La soledad es fruto de una determinada manera de vivir, de la que el mundo no nos pre-avisa cuando exalta el egoísmo a niveles inimaginables.

O cuando se exalta la indiferencia hacia los débiles, hacia los que no son capaces de enfrentar la dureza de la competencia despiadada y sin razón.

Realizado el diagnóstico, cuál es la solución?

Buscar lo que negamos con tanta insistencia, con tanta eficacia, con tanto afán. Y eso que negamos no es otra cosa que una verdadera razón para vivir.

Jesús anunció precisamente eso, una nueva forma de vivir, que está basada en el Amor y en la Misericordia. Solamente cuando haya alguien más importante que nosotros, en nuestra vida, comenzaremos a sanar la herida de la soledad.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

DOLOROSA Y BRUTAL

Blog del TIEMPO!

La policía de una pequeña población de Ohio en los Estados Unidos, dudó con relación a la publicación de las imágenes que acompañan el texto.

La duda era, si no resultaban demasiado duras, demasiado reales para ser expuestas ante la opinión pública. Pero la gravedad del aumento del consumo de heroína, determinó que fueran dadas a conocer.

Evidentemente son duras: La madre drogada, al lado de su acompañante también drogado en el asiento delante y en el trasero el hijo de cuatro años de la mujer, sin comprender lo que estaba sucediendo.

Se podrían argumentar muchas cosas con relación a la mujer y también sobre el hombre, pero antes tal vez sea necesario pensar en las actitudes de la sociedad de la que formamos parte.

No se privilegia a los fuertes?

No se menosprecia a los débiles?

No se manifiesta hostilidad hacia quienes no soportan el grado de presión con el que vivimos?

No se ignora el valor de la palabra Misericordia?

Antes de criticar, pensemos.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

SIEMPRE HABRÁ

En cumplimiento de la promesa de Jehová, tenemos la certeza de que todos los días de nuestra vida, su Misericordia se renovará sobre nosotros.

Todos los días!

Hasta el fin!

Esta maravillosa promesa del Eterno, nos debería alentar para corresponder con nuestros hechos, el Pacto que hemos hecho.

Para algunos es una realidad.

Para otros no.

Incluso hay quienes no solo no aceptan la Misericordia del Todopoderoso, sino que rechazan hasta su propia existencia.

Sin embargo, la Misericordia se mantiene inmutable sobre nuestras vidas, solo que como no la aceptamos no la recibimos.

Esa es la gran cuestión que debemos resolver. O aceptamos la Misericordia del Altísimo o la rechazamos con soberbia y prepotencia.

Las consecuencias de una u otra decisión, son exclusivamente nuestras. Como la Misericordia que todos los días derrama el Señor!

Oseias 4:1

Ouvi a palavra do Senhor, vós, filhos de Israel,

porque o Senhor tem uma contenda com os habitantes da terra,

porque não há verdade, nem benignidade, nem conhecimento de Deus

na terra.

Oseas 4:1

Oíd palabra de Jehová, hijos de Israel,

porque Jehová contiende con los moradores de la tierra;

porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la

tierra.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA PEQUEÑEZ

Una fuerte tormenta con lluvia, nieve y sobre todo con ráfagas de viento de gran intensidad, provocó una serie de problemas e incluso hasta la pérdida de vidas.

A pesar de las circunstancias decidimos mantener el rumbo de nuestro viaje, soportando inclemencias que nunca habíamos visto.

Fue entonces cuando percibí varias circunstancias que estaban relacionadas con mi propia vida y que tenían su reflejo en la fuerza de la naturaleza.

Resultó evidente que no había nada que por su tamaño pudiera enfrentar a los vientos de fuerza notable. Y por supuesto, sufriendo con más impacto sus embates los más pequeños.

Del mismo modo que tanto la lluvia como la nieve, pueden afectar de manera considerable la movilidad y la propia existencia.

Es así como me sentí pequeño, muy pequeño, tal vez demasiado pequeño, porque los embates que duraron horas, solamente eran superados por la Gracia que preservó a miles de personas que se desplazaban.

Cuántas veces he sido cuidado sin advertirlo! En estas circunstancias, el Eterno me estaba mostrando que solamente por su Misericordia, muchas veces podemos superar las adversidades de la naturalezas…y las otras.

Comprender nuestra pequeñez, contribuirá a combatir nuestro orgullo y vanidad y acercarnos y depender aún más al Dios Todopoderoso!

Mateo 18:14

Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños.

Mateus 18:14

Assim também não é vontade de vosso Pai,

que está nos céus, que um destes pequeninos se perca.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ORACIÓN – Luz

Para que prevalezca la Luz!

Para que la obra de los hacedores del mal quede al descubierto!

Para que nadie sea engañado por los malvados!

Para que la Misericordia no sea motivo de especulación de los hacedores del mal!

Para que las congregaciones sean guardadas por el discernimiento de quienes especulan con los buenos sentimientos!

www.septimomilenio.com

LAS CRÍTICAS

Un recuerdo que siempre conservaré por lo que tuvo de enseñanza, es el del primer mensaje que pronunció un joven predicador en una congregación.

A sus evidentes nervios y emoción, se agregó la notoria falta de experiencia, lo que rápidamente generó un ambiente propicio a las críticas.

Algunos hermanos fueron muy severos en sus afirmaciones, olvidando de una manera sorprendente lo que les ocurrió cuando ellos pasaron por el mismo trance.

Incluso yo mismo me olvidé de mis primeras veces y me sumé a las críticas, hasta que el Espíritu me amonestó severamente con relación a lo que estaba haciendo.

En circunstancias como estas, es cuando advertimos que pese a utilizarlas muchos, las palabras Amor y Misericordia, las ponemos muy poco en práctica.

Demostramos además, que no tenemos el menor sentido de grandeza, cuando criticamos y hasta nos burlamos de quién predica por primera vez en una iglesia.

Bueno sería transformar críticas en palabras amables de y ánimo, para alentar a continuar, a quién ha recibido la alta responsabilidad de traer la Palabra del Señor por primera vez a los suyos.

Salmo 26:3

ES – Porque tu misericordia está delante de mis ojos,

           Y ando en tu verdad.

PT –  Porque a tua benignidade está diante dos meus olhos;

             e tenho andado na tua verdade.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EL CUIDADO

Le contaba a un amigo que había tenido que realizar un largo viaje hasta una ciudad y volver a mi casa.

Mientras le daba detalles de cómo se había desarrollado el viaje y de algunos accidentes que presencié, él me interrumpió y me dijo: Como te cuida el Señor!

Me quedé sorprendido y le contesté que sí, que me había cuidado y que había orado para clamarle por su protección en todo momento.

Cuando me quedé solo me puso a pensar en lo que me había dicho mi amigo y mi sorpresa fue mayor todavía, porque comprendí que el Eterno me había cuidado mucho más de lo que me podía imaginar.

Me resulta penoso ver como son mis propios comportamientos. El cuidado que Dios tiene de mí es algo que lo debería saber y recordar, sin que nadie me lo mencione.

Sin embargo fue necesario que alguien lo dijera, para que nuevamente tuviera que dar gracias por su infinita Misericordia.

Hasta cuándo tendrá Dios que soportar tanta indiferencia hacia su Amor?

Salmo 55:22

ES – Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará;
       No dejará para siempre caído al justo.

PT – Lança o teu cuidado sobre o Senhor, e ele te susterá;

       nunca permitirá que o justo seja abalado.

Diego Acosta / Neide Ferreira

1 2 3 4