MANDATOS

 

CONGREGACIÓN

del SÉPTIMO MILENIO

Con demasiada frecuencia nos olvidamos de los Mandatos que nos ha dado Dios y también su Hijo Jesús.

Pareciera que consideramos que estos Mandatos tienen el carácter de optativos y que no nos conciernen en forma directa.

Incluso hay quienes aseguran no vivir bajo la Ley y por tanto todo lo que signifique Mandamientos quedamos exentos de ellos.

Esto contradice frontalmente con lo que dijo Jesús, cuando afirmó que no solamente que no había venido a abolir la Ley sino que había venido para cumplirla.

Por tanto el ejercicio de Obediencia hacia lo dispuesto por el Eterno, es absoluto y no podemos quedarnos al margen bajo ninguna causa ni por ningún pretexto.

Esto también encierra una promesa del Omnipotente, como por ejemplo en el caso de honrar a nuestros padres, para que nos vaya bien y vivamos muchos años.

Pero, pensemos: Que nos ocurrirá si no cumplimos con el Mandato de honrar a nuestro padre y a nuestra madre?

Lo contrario de la promesa: No nos irá bien ni viviremos muchos años.

La vida de cristianos no es un juego!

Así como nos regocijamos con las bendiciones, debemos ser fieles cumplidores de las obligaciones.

Y nuestra vida no es una aventura caprichosa, sino una Verdad que nos puede llevar a la Eternidad.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

LA PALABRA

Dios le reveló a Moisés como fue la Creación y destacó de manera muy especial, que todo fue hecho con el Poder de su Palabra

El Eterno estaba magnificando ante los hombres el Poder de su propia existencia, antes de la Eternidad y antes de que comenzara el Principio, como se escribió en Génesis.

Por esta razón debemos de tener especial cuidado con la Palabra. Con la Palabra de Dios para estudiarla, comprenderla y vivirla y también con nuestras propias palabras.

Es sorprendente como el Soberano nos concedió el uso de la palabra, tal vez lo único en lo que nos podemos  aproximar a su Grandeza.

ÉL habló y Creó todo lo que conocemos y lo que desconocemos.

Nosotros hablamos y podemos dar vida o dar muerte a lo que sí conocemos.

Es decir: Si bendecimos a una persona, a una situación, a una iglesia, a un país, estamos dando vida a través de la palabra viva que trae consigo el Poder de Dios.

Si maldecimos, estamos desatando las fuerzas oscuras, opuestas a la Santidad del Altísimo y generamos muerte a los mismos que antes podríamos haber bendecido.

De allí la importancia de la Palabra.

La de Dios porque es la del Omnipotente y del Justo de Israel y la nuestra, porque puede ser la expresión de lo mejor o de lo peor de hombres y mujeres que somos una parte imperfecta de la Creación.

Reflexionemos sobre esta cuestión, porque es necesario advertir que cuando bendecimos también estamos trayendo bendiciones a nuestra propia vida.

Pero cuando hacemos lo contrario, estamos llevando el mal a otros y trayéndolo a nuestra propia vida y a nuestra casa.

No en vano Jesús nos advirtió que en el final de los tiempos, tengamos cuidado para que nadie nos engañe. Y tal vez debemos hacerlo para cuidarnos de nosotros mismos.

De nuestro engañoso corazón que nos puede llevar a decir cosas, que lamentaremos el resto de nuestra existencia.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

OLVIDO…

Seguramente por causa del vértigo en el que vivimos, nos olvidamos de una cuestión esencial: De la memoria que el Eterno tiene de nuestras obras.

Si no fuéramos tan torpes en nuestras actitudes, tendríamos presente que no solamente nada permanecerá oculto, sino que nada será olvidado.

Esta advertencia debería hacer corregir nuestros comportamientos y recuperar el rumbo perdido en los diarios afanes.

Leyendo a Oseas, recordé esta cuestión y decidí hacer una especie de inventario de mis errores y de lo que pensé sobre ellos.

Creyendo que nada tendría importancia. Pero olvidé que la mirada del Omnipotente está puesta sobre cada criatura y naturalmente, sobre mí también.

No nos olvidemos de esto, porque el Día del Juicio, nos serán reclamadas decisiones y hechos, que podríamos haber pasado por alto. Pero no el Señor!

La única manera de luchar contra esta forma de olvido, es la de vivir de acuerdo a lo que nos manda el Creador, siempre.

En cualquier circunstancia y lugar. Sin excepciones ni claudicaciones, propias de la debilidad de nuestra carne.

Oseas 7:2

Y no consideran en su corazón que tengo en memoria toda su maldad;

ahora les rodearán sus obras; delante de mí están.

Oseias 7:2

 E não dizem no seu coração que eu me lembro de toda a sua maldade;

agora, pois, os cercam as suas obras; diante da minha face estão.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

FANTASÍAS…

Ser lo que soy, puede resultar diferente de lo que creía que podía ser o que me hubiera gustado haber sido.

El planteamiento no tiene nada de original, pues seguramente muchos de nosotros tenemos las mismas inquietudes.

Sin embargo, este tema se parece bastante a las tentaciones. No es un pecado tener tentaciones, lo malo es caer en ellas.

Los pensamientos acerca de los deseos personales, no nos deben llevar a desarrollar un mundo paralelo al de todos los días, porque caeríamos en la peligrosa región de las fantasías.

Los anhelos son legítimos, siempre y cuando que no interfieran con lo que debemos hacer de acuerdo a lo que somos, según le ha placido a nuestro Creador.

Huyamos de la fantasía, así como a veces debemos huir de las tentaciones. No confiemos en nuestras fuerzas para enfrentarlas, porque corremos el riesgo de perder todo lo valioso que nos ha sido dado.

Para cada prueba, tenemos el auxilio del Omnipotente. ÉL nunca nos abandonará.

Hebreus 4:15-16

Porque não temos um sumo sacerdote que não possa compadecer-se das nossas fraquezas; porém um que, como nós, em tudo foi tentado, mas sem pecado.

Cheguemos, pois, com confiança ao trono da graça, para que possamos alcançar misericórdia e achar graça, a fim de sermos ajudados em tempo oportuno.

Hebreos 4:15-16

 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ÉL SABE…!

Dios es Omnipotente.

ÉL sabe:

Lo bueno y lo malo,

Lo poco y lo mucho,

Lo perdurable y lo efímero,

Lo grato y lo ingrato,

Lo sano y lo enfermo,

Lo sincero y lo engañoso,

Lo alegre y lo triste,

Lo pequeño y lo grande,

Lo de servir o ser servido,

Lo firme y lo tibio,

Lo que es bello y lo que no lo es,

Lo que es la Luz y las tinieblas,

Lo que es drama y lo que es comedia,

Lo que duele y lo que reconforta,

Lo confiable y lo desdeñable

ÉL sabe TODO.

Aprendamos a confiar en quién TODO LO SABE!

Job 32:8

ES – Ciertamente espíritu hay en el hombre,

Y el soplo del Omnipotente le hace que entienda.

PT Na verdade, há um espírito no homem,

e a inspiração do Todo-Poderoso os faz sábios.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

COMPRENSIÓN…?

 

5f47bdbeeadb9086c2d0426245b6463ab9024981e0792fb78apimgpsh_thumbnail_win_distr

La vez que se utiliza esta palabra en la Biblia, está relacionada con la actitud de los habitantes de Jerusalén para ser fieles a las leyes entregadas a Moisés y para cumplir todo lo demandado por Jehová.

Esta referencia obligada a la Palabra del Señor, está relacionada con la utilización del término comprensión relacionado con los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Llama poderosamente como una parte de la iglesia utiliza una palabra para justificar las uniones entre homosexuales, utilizando el mismo término que los judíos utilizaron para seguir los mandatos del Eterno.

Evidentemente hay algo que está mal. Muy mal!

Lo más grave es que comprensión es una expresión que llama poderosamente la atención de quienes viven desaprensivamente su vida cristiana.

Puede ser una decisión de hombres basada en la comprensión, dar en casamiento a personas del mismo sexo?

Categóricamente NO.

Y sin embargo algunas iglesias dejan este tema librado a la comprensión de quienes tienen esa responsabilidad, con el agregado de que no provoquen divisiones en sus congregaciones.

Esto es lo grave!

La cuestión de la homosexualidad en cualquiera de sus formas, no es un tema de discusión, ni de análisis y mucho menos de comprensión.

La Palabra de Dios es definitva!

Debemos tener siempre presente que la relación con el Soberano se basa en el principio fundamental de la Obediencia.

Dejar librado a la comprensión y a la interpretación de los líderes cuestiones fundamentales vinculadas con la Obediencia al Omnipotente, es abrir un debate que no tiene otro nombre y otro significado que la rebeldía.

Esta gran cuestión deberá ser asumida, inexorablemente, el Día del Juicio!

Nehemías 10:28-29

Y el resto del pueblo, los sacerdotes, levitas, porteros y cantores, los sirvientes del templo, y todos los que se habían apartado de los pueblos de las tierras a la ley de Dios, con sus mujeres, sus hijos e hijas, todo el que tenía comprensión y discernimiento,

 se reunieron con sus hermanos y sus principales, para protestar y jurar que andarían en la ley de Dios, que fue dada por Moisés siervo de Dios, y que guardarían y cumplirían todos los mandamientos, decretos y estatutos de Jehová nuestro Señor.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

TRÁS EL DILUVIO NOÉ AGRADECE SER EL REMANENTE DE LA HUMANIDAD

bensena

LA BIBLIA ENSEÑA

EL DILUVIO VII

Noé y los suyos han demostrado su plena conciencia de lo que es importante, por encima de todo lo demás.

Cuando el Patriarca comprendió que podía cumplir con el mandato de Jehová y salir del arca junto con todos los seres que la habitaron, tomó una decisión ejemplar.

No se preocupó por su cobijo ni el de su familia, en un medio inhóspito, hostil y devastado por los efectos de las aguas sobre la tierra.

Asumió que lo primero que debía hacer era dar gracias al Eterno por su cuidado en medio de tan mayúscula tragedia y testimoniar con sus hechos lo que guardaba en su corazón.

Por eso decidió levantar un altar y realizar sacrificios con animales limpios, que no resultaban tan sencillos de encontrar luego de la larga permanencia de más de un año sobre el arca.

Noé no se preocupó por el lugar donde vivirían ni donde morarían los seres que habían subido con él al ingenio mandado a construir por el Soberano. Se preocupó por honrarlo, primero que todo.

Las demás necesidades serían cubiertas luego, pero el altar y la honra al Creador, eran lo primero que debía hacer.

Pensemos en nuestra propia vida, cuál es el lugar que le concedemos al Dios Eterno!

Génesis 8:22

Mientras la tierra permanezca,

no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la

noche.

Jehová aceptó con benevolencia la actitud de Noé y los suyos, que constituían el remanente de su Creación. Las dudas que podía albergar el patriarca con relación a una probable repetición del castigo, quedaron disipadas por la solemne declaración del Omnipotente.

Resulta evidente que si una vez los hombres demostraron su capacidad para hacer el mal, era más que obvio que volverían a repetir su maldad con el paso del tiempo. Por esa razón Jehová miró con compasión a ese remanente y su descendencia futura y prometió que el diluvio no volvería a repetirse.

Además dejó claramente testimoniado que la Tierra tal y como la concebimos, algún día, quizás no muy lejano en nuestros tiempos, dejará de existir.

Los hombres solo encontrarán la Salvación por la obra del Espíritu y por sí mismos, seguirán siendo pecadores.

Jehová anuncia que a pesar del daño ocasionado por el diluvio a la tierra y a todo lo Creado, los ciclos vitales continuarán para hacer posible la vida y la continuidad del remanente elegido a través de Noé.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com