IDOLATRÍA

DEVOCIONAL

Jesús nació, vivió y murió como Hombre. Pero Resucitó y está sentado a la diestra del Dios Padre en el Trono de la Gloria!

Esta es la grandiosa Verdad que nos hace recordar que Su sacrificio final por los pecados de todos los hombres, debe ser motivo de agradecimiento.

Ese sacrificio pertenece a un tremendo momento del Plan de Salvación del Eterno para los humanos y recordarlo como un sacrificio una y otra vez, nos aleja de la perspectiva que Él mismo le confirió.

Jesús venció a la muerte y por tanto debemos exaltar la Vida!

Mirando la cruz vacía, puedo recordar el sacrificio último y el único que hace posible mi Salvación, tras arrepentirme de mis pecados y reconocerlo como Señor.

ÉL como mi Señor me perdonó y por ÉL llego hasta el Padre, como único intercesor. Por eso creo y confío en la Vida Eterna. Por eso también me niego a la idolatría del dolor y la muerte!

Romanos 14:9
ES – Porque Cristo para esto murió y resucitó,
y volvió a vivir,
para ser Señor así de los muertos
como de los que viven.

PT  Foi para isto que morreu Cristo
e tornou a viver;
para ser Senhor tanto dos mortos
como dos vivos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

RECHAZO

DEVOCIONAL

Una dolorosa carga que llevamos muchos hombres y mujeres, es el de haber percibido en algún momento de la vida, el rechazo de los padres.

Puedo afirmar que esta clase de situaciones son tremendamente difíciles de sobrellevar, sencillamente porque resultan incomprensibles desde la perspectiva de un niño de corta edad.

Qué hice para que me hagan esto?

Esta es la pregunta que con frecuencia nos hacemos ante la dificultad de entender los hechos y ante la imposibilidad de modificarlos.

El sufrimiento es grande y su influencia se extiende a lo de la vida, porque siempre tenemos en un rincón del corazón esa angustia de haber sido rechazados sin razones por nuestro padre o nuestra madre o de los dos en muchos casos.

Frente a esto, tenemos la sanidad del Perdón verdadero y la certeza de que aunque nuestros padres carnales nos hayan hecho penar, nuestro Padre nos guarda y lo que es más importante todavía: Nos Ama!

Salmo 27:10
ES – Aunque mi padre y mi madre me dejaran,
con todo, Jehová me recogerá.

PT – Porque, quando meu pai e minha mãe me desampararem,
o Senhor me recolherá.

Diego Acosta / Neide Ferreira

ORACIÓN – Por la Vida

Oremos para comprender el significado del Nacimiento de Belén!

Oremos para darle valor a la Vida que nos ha sido dada!

Oremos con agradecimiento al Padre por el sacrificio de su Hijo por cada uno de nosotros!

Oremos por los que no tienen fe, la han perdido o han renegado de ella!

Oremos para que la Guía de Jesús sea una realidad en nuestra Vida!

www.septimomilenio.com