NUESTROS NIÑOS…!

Blog del TIEMPO!

Jesús dijo que de los niños es el Reino de los Cielos!

Hacemos algo para ser fieles a esta afirmación?

Seguramente, NO.

Y en esto debemos pensar… que hacemos con nuestros niños?

Los propios y los de todos aquellos que nos rodean.

Que ejemplos de vida les damos?

Que actitudes ven en nosotros?

Cómo nos comportamos?

Cómo hablamos?

Qué palabras utilizamos?

Verdaderamente tenemos actitudes de hijos de Dios?

Es importante pensar en esto, porque los niños aprenden de lo que ven más de lo que oyen!

Esta es una verdad de siempre!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

CANTO A LA VIDA!

Blog del TIEMPO!

Dos niños de Estados Unidos han brindado un maravilloso ejemplo de fraternidad y de respeto.

Uno de ellos le pidió a su madre que lo rapara y ante la pregunta de la razón, contestó: Para ser igual a mi amigo que también está rapado.

La historia solo se entiende agregando que uno de los chicos es blanco y el otro negro. Y la única diferencia que encontraron que había entre ellos, era solamente un corte de pelo.

En medio de tantos desencuentros y de comprobar cómo los hacedores de maldad parecen dominar el mundo, estos dos niños producen una reconfortante imagen de la condición superior de la especie.

Recordamos que Jesús dijo que de ellos es el Reino de los Cielos. Y podríamos agregar: De ellos y de los que a pesar de todo, tenemos un corazón de niños!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

CONSAGRACIÓN

Se cuenta que una familia estaba airada contra el padre, luego de haber ganado una importante cantidad de dinero en una apuesta.

El motivo es sorprendente: La queja era porque el padre no había sido lo suficientemente listo y jugado diez veces más, con lo que hubieran sido diez veces más ricos.

La primera vez que escuché esta historia, que no sé si es real, pero merece serlo, me quedé sorprendido de la actitud de la familia.

Pero, cuando el Señor llegó a mi vida, comencé a comprender por qué es tan peligroso el dinero para los seres humanos.

Me costaba trabajo entender las advertencias de Jesús acerca de los ricos y de su relación con el Reino de los Cielos.

Sin embargo con el tiempo aprendí la tremenda Verdad contenida en la Palabra de Dios, con relación al dinero y su poder destructor.

El dios Mammon, como todo dios que no sea el Verdadero, es cruel y lo único que pretende es obediencia para destruir luego a sus fieles.

Así ocurre con el dinero: Primero seduce con su supuesto poder y luego esclaviza, tanto cuando se lo consigue, como cuando no se lo tiene.

La esclavitud al dinero es una de las más perversas que puede someter a los hombres, entre los que naturalmente me incluyo.

Un esclavo del dinero nunca podrá ser libre, porque por mucho que posea, nunca será capaz de utilizarlo para comprar su propia libertad.

Dios conoce mi medida y la de todos los seres que ha Creado. ÉL sabe que es lo mejor para cada uno de nosotros.

No lo desafiemos con una consagración insensata!

1 Timoteo 6:10

Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SOY PEQUEÑO…!

close-up-of-young-child-png

En un curso de idiomas he leído esta frase: Soy pequeño porque soy un niño!

Evidentemente se trata de un ejercicio para recordar la condición de pequeño y la de niño. Pero me llamó la atención…

Las dos palabras juntas o separadas tienen que ver con el mensaje de Jesús, con relación a quienes pertenece el Reino de los Cielos…!

Los pequeños, por serlo!

Los niños, por serlo!

Recordamos la frase bíblica y la replanteamos: Como una persona con muchos años puede ser pequeña y puede ser niño a la vez?

Acaso es posible esto?

La condición de pequeño está relacionada con la dimensión que nosotros mismos nos damos, al considerar lo que podríamos llamar la importancia personal.

Si somos pequeños, seremos capaces de aproximarnos a la humildad que proclamó Jesús!

La condición de niño está relacionada con nuestro nuevo nacimiento en Cristo y en la necesidad de mantener esa condición espiritual.

No de ser infantiles, sino ser niños en nuestro interior!

He pensado cómo en un curso de idiomas, se puede encontrar un motivo para reflexionar sobre el Hijo del Hombre y sus enseñanzas?

Tal vez esto sea lo que se nos reclama a propósito de obrar como Jesús, pensar como Jesús!

Siempre el Salvador como centro de nuestros pensamientos, de nuestras oraciones, de nuestros hechos sirviendo a los demás.

Sería muy importante reflexionar sobre esta cuestión de ser pequeños y de ser niños. Cuando lo hice tuve la maravillosa percepción de un acercamiento a Jesús.

Poderoso por lo sencillo!

Aunque pueda parecer una locura, que importante sería que verdaderamente fuéramos pequeños y niños. A la vez!

Mateo 18:14

Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com