QUIENES SON EL ESTADO ISLÁMICO

LA OTRA HISTORIA

Los acontecimientos de Afganistán actualizan la necesidad de comprender el complicado panorama de los grupos terroristas, todos islamistas suníes, pero diferenciados entre sí.

Los talibanes controlan Afganistán, pero tienen la oposición de los miembros del Estado Islámico, a pesar de compartir muchos objetivos, todos relacionados con la oposición a Occidente.

Originalmente los miembros del EI -Estado Islámico- formaron parte de al Qaeda, pero divergencias de liderazgo y también de propósitos, los llevaron a actuar de manera separada e inclusos a enfrentarse con los antiguos aliados.

El EI surgió como la resistencia la invasión de Estados Unidos a Irak y se focalizó inicialmente en la lucha en ese territorio. Inicialmente apoyó a al Qaeda, pero en el largo plazo sus caminos se separaron.

En 2006, adoptó el nombre de Estado Islámico de Irak, buscando ser la cabeza del islamismo. Al comenzar a actuar también en Siria, formaron el Estado Islámico de Irak y Levante, estableciendo un califato con ese nombre y separándose definitivamente de al Qaeda.

Participan de la idea de que la violencia en nombre de la fe y la transforman en un deber para todos los buenos musulmanes. El otro punto clave para entender al EI, es la cuestión religiosa no puede estar separada de la vida política y social del país.

Desde la pérdida de territorio en Irak y Siria, el EI ha centrado su accionar en la práctica del terrorismo, destinada a afectar a los estados occidentales y a los musulmanes no radicalizados, especialmente los chiitas.

En Afganistán, seguirán confrontando con los talibanes, como lo pone de manifiesto el brutal atentado del aeropuerto de Kabul, que provocó más de 200 muertos.

La historia de violencia y de muerte, parece tener asegurados nuevos y trágicos episodios, bajo el nombre de Alá.

Diego Acosta

 

 

 

 

 

QUIENES SON LOS TALIBÁN?

LA OTRA HISTORIA

Surgieron como grupo armado durante la resistencia a los rusos en los años 90, integrado en sus comienzos en forma mayoritaria por miembros de la etnia pastún y por jóvenes estudiantes.

La palabra Talibán se puede traducir como estudiante en lengua pastun, circunstancia que marca la relevancia que esta etnia tiene en Afganistán.

Los estudiantes fueron educados en las escuelas islámicas, que tienen el nombre de madrasas principalmente en el vecino Pakistán, en la región en la que también predomina la etnia pastún.

En 1994 se consolidaron como grupo armado en la ciudad sureña de Kandahar y su fundador fue el mulá Mohammad Omar, imán de la segunda ciudad del país, que dirigió a los militantes hasta el año 2013 en que falleció.

Su ascenso con el apoyo de los muyaidines que habían recibido la ayuda de Estados Unidos en su lucha contra los soviéticos, les permitió conquistar la capital Kabul en 1996.

Gobernaron el país aplicando rígidamente la ley islámica, conocida como la Sharía y realizaron ejecuciones y flagelaciones públicas, como método de imponer el rigor ejemplar.

A la mayoría de las mujeres se les prohibió trabajar o estudiar y fueron obligadas a usar una vestimenta, el burka, que las cubría de la cabeza a los pies, es decir ocultando totalmente su cuerpo.

También prohibieron los libros, la música y las películas occidentales y destruyeron en forma sistemática los símbolos de otras religiones, como ocurrió con las estatuas gigantes de Buda, en el valle central de Bamiyán y otros notables símbolos patrimonio de la humanidad.

Los talibán perdieron el poder luego del atentado del 11 de septiembre de 2001, al invadir el país Estados Unidos, por haber dado refugio a Al-Qaeda, a quién se responsabilizó por la masacre y a su líder Osama Bin Laden. La resistencia de los talibán duró hasta diciembre de 2001.

Los pastún imprimen a los talibán su idiosincrasia, con un profundo apego a la tierra, en la que es muy difícil vivir por el clima y la orografía hostil que tiene el país y el poder está basado en antiguas estructuras tribales.

Esa antigüedad se remonta a miles de años y Pastún traducido como adjetivo significa “que es de este pueblo” y remontándose en el pasado, los pastunes se llegan a considerar como descendientes de alguno de los patriarcas de las tribus perdidas de Israel, aunque esta teoría es motivo de controversias.

Los talibanes adoptaron elementos de la identidad pastún, que pueden sintetizarse en la prevalencia del parentesco, descendencia en línea masculina de los antepasados familiares, la confesión del Islam, el código social, también llamado código de honor.

Las normas islámicas también son severas para los hombres, que deben concurrir cinco veces al día a la mezquita para orar, vestirse de una determina manera y dejarse crecer la barba, no cuidar aves y cantar Alá es Grande en los eventos públicos.

Se considera que el objetivo de esta nueva toma del poder, será el establecimiento del Emirato de Afganistán, como existen otros en el Golfo.

Finalmente cabe agregar que en nuestros días los talibanes son enconados enemigos de Al Qaeda y también de los miembros del estado islámico-K, que son aún más radicales en la aplicación de las normas islámicas.

Diego Acosta

ANIMALES POR PERSONAS

ANTIVIRUS

Un antiguo texto popular asegura que nada hay más irreal que la propia realidad. Y podríamos decir que nada más doloroso que los hechos que lo corroboran.

Un ex marine británico salvó desde el aeropuerto de Kabul, a casi dos cientos perros y gatos, dejando en tierra a los miembros de la entidad benéfica que los acogía.

Es posible semejante falta de sensibilidad?

Tristemente la respuesta es afirmativa y comprueba una vez más, como los seres humanos somos capaces de realizar hechos aberrantes.

Pensamos que este episodio que ha provocado conmoción en el Reino Unido, es un abierto desafío al respeto que el Dios Todopoderoso tiene por la vida de las joyas de su Creación.

Solamente con ese desafío, se puede entender este hecho en medio de las horas dramáticas que se viven en Afganistán y de manera especial en el aeropuerto de Kabul.

Nos queda por clamar por la verdadera Justicia.

Diego Acosta

ESCUDRIÑAR NOTICIAS

ANTIVIRUS

Desde hace varias horas está circulando la información de que en Afganistán serán decapitados más de 200 misioneros cristianos.

No existe constancia de la existencia de ese número de misioneros en el país y mucho menos que vayan a ser ejecutados por los talibán, como se afirma en la información circulante.

La única iglesia cristiana que existe en Kabul, es católica y funciona desde 1920 en el predio que la Embajada de Italia en el país.

Allí ejerce funciones  un miembro de la orden de Clérigos Regulares de San Pablo y la feligresía está compuesta por alrededor de cien personas, que en su mayoría pertenecen a la misión diplomática y sus familiares.

Existen informaciones sobre la presencia de cristianos en el país y se remontan a 2010, donde se estima que representan el 0,03 por ciento de la población del país, que se calcula que alcanza a 39 millones de personas.

Otras entidades confirmaron que la noticia de la ejecución de los misioneros cristianos, es falsa.

Diego Acosta

EL HORROR ISLÁMICO

BLOG del TIEMPO

La dramática conquista de Afganistán por el movimiento islámico talibán, sigue conmoviendo al mundo, ante lo imprevisible de los acontecimientos.

Sin entrar en valoraciones políticas, hay otras cuestiones que a medida que pasan las horas, asumen el carácter de enormemente graves y preocupantes.

Una de ellas es el de la situación de las mujeres afganas, que deberán vivir de acuerdo a las normas islámicas, más concretamente bajo la vigencia de la ley sharía.

Esto significa la pérdida de sus derechos, que están consagrados en las convenciones internacionales. Y a pesar de esta dramática realidad las organizaciones feministas y las defensoras de las cuestiones del género mantienen un ominoso silencio.

Lo hacen por complicidad, por desinterés, por conveniencia?

Lo triste es que las mujeres afganas precisan que se defiendan sus derechos, pero para el movimiento feminista, pareciera que las mujeres que viven bajo el islamismo, se aceptan que no sean respetados.

El horror de las imágenes de los talibán y su dominio sobre el país, sobrecoge y muestra al islamismo con tal crudeza, que los argumentos para presentar una apariencia más tolerante, se derrumban ante el rigor de la realidad.

A esta panorama de horror islámico, se suma el de la preocupación por las minorías religiosas en el país. Clamar al Dios de Israel por su Misericordia, es más perentorio que nunca.

Diego Acosta

<