ORACIÓN. Por Amor misericordioso

Oremos por los que nunca recibieron una bendición!

Oremos por los que solamente han recibido maldiciones en

sus vidas!

Oremos por la expresión superior del Amor que es la

Misericordia!

Oremos para tener en nuestros corazones buenos

sentimientos hacia el prójimo!

Oremos para que nuestras bendiciones sean como un

bálsamo en los corazones sin paz!

www.septimomilenio.com

OTRO MILAGRO…!

Dios es un Dios de milagros!

Verdad irrefutable y maravillosa!

Cuántos de estos milagros soy capaz de percibir?

Pocos muy pocos.

Por qué?

Por mi ceguera espiritual, por mi vida tolerante hacia las cuestiones del mundo y por mi falta de relación con el Altísimo.

Tanta ceguera, un día el Eterno la altera con OTRO MILAGRO!

Impresionante, tan real como increíble para los mundanos. Tan real que es capaz de cambiar mi vida, mis criterios y presentar un futuro inesperado.

Doy gracias a Dios por su Amor y su Misericordia!

Y por sus Milagros!

Daniel 4:2

ES – Conviene que yo declare las señales y milagros

que el Dios Altísimo ha hecho conmigo.

PT –  Pareceu-me bem fazer conhecidos os sinais e maravilhas que

Deus, o  Altíssimo, tem feito para comigo.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

DE DIOS…!

En los momentos importantes de mi vida, puedo decir que he podido ver la Mano de Poder del Altísimo!

Cuando aquello que anhelaba parecía más lejos que nunca, en las circunstancias más inesperadas, se concretaba delante de mí.

Es que el Amor de Dios se manifiesta cuando llega el momento Perfecto, que solamente Él conoce y sabe cuándo será mejor para cada vida.

En estos días agradezco un presente que casi había descartado y que permanecía en mí, como algo inalcanzable…pero sin perder todas las esperanzas.

El Eterno llama a confiar en su Autoridad y en su Omnipotencia!

Si confío mantengo viva la llama de mi fe y por tanto es posible que esa llama, por muy pequeña que sea, ilumine mi vida con un Grandioso Milagro.

Sabiendo esto, debemos ser más humildes que nunca para recibir y más agradecidos que nunca para honrar a quién nos ha mostrado una vez más, su Misericordia y su Amor.

Salmo 34:8

ES – Gustad, y ved que es bueno Jehová;

Dichoso el hombre que confía en él.

PT – Provai e vede que o Senhor é bom;

bem-aventurado o homem que nele confia.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SOLEDAD=ENFERMEDAD

 

Blog del TIEMPO!

Los expertos aseguran que la soledad es el gran mal que afecta a la sociedad de nuestros tiempos.

Con un poco de análisis es fácil de coincidir con esta afirmación, por cuanto si no somos extremadamente insensibles lo podemos comprobar a todas horas y en cualquier lugar.

La soledad es fruto de una determinada manera de vivir, de la que el mundo no nos pre-avisa cuando exalta el egoísmo a niveles inimaginables.

O cuando se exalta la indiferencia hacia los débiles, hacia los que no son capaces de enfrentar la dureza de la competencia despiadada y sin razón.

Realizado el diagnóstico, cuál es la solución?

Buscar lo que negamos con tanta insistencia, con tanta eficacia, con tanto afán. Y eso que negamos no es otra cosa que una verdadera razón para vivir.

Jesús anunció precisamente eso, una nueva forma de vivir, que está basada en el Amor y en la Misericordia. Solamente cuando haya alguien más importante que nosotros, en nuestra vida, comenzaremos a sanar la herida de la soledad.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

LAS CRÍTICAS

Un recuerdo que siempre conservaré por lo que tuvo de enseñanza, es el del primer mensaje que pronunció un joven predicador en una congregación.

A sus evidentes nervios y emoción, se agregó la notoria falta de experiencia, lo que rápidamente generó un ambiente propicio a las críticas.

Algunos hermanos fueron muy severos en sus afirmaciones, olvidando de una manera sorprendente lo que les ocurrió cuando ellos pasaron por el mismo trance.

Incluso yo mismo me olvidé de mis primeras veces y me sumé a las críticas, hasta que el Espíritu me amonestó severamente con relación a lo que estaba haciendo.

En circunstancias como estas, es cuando advertimos que pese a utilizarlas muchos, las palabras Amor y Misericordia, las ponemos muy poco en práctica.

Demostramos además, que no tenemos el menor sentido de grandeza, cuando criticamos y hasta nos burlamos de quién predica por primera vez en una iglesia.

Bueno sería transformar críticas en palabras amables de y ánimo, para alentar a continuar, a quién ha recibido la alta responsabilidad de traer la Palabra del Señor por primera vez a los suyos.

Salmo 26:3

ES – Porque tu misericordia está delante de mis ojos,

           Y ando en tu verdad.

PT –  Porque a tua benignidade está diante dos meus olhos;

             e tenho andado na tua verdade.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EL CUIDADO

Le contaba a un amigo que había tenido que realizar un largo viaje hasta una ciudad y volver a mi casa.

Mientras le daba detalles de cómo se había desarrollado el viaje y de algunos accidentes que presencié, él me interrumpió y me dijo: Como te cuida el Señor!

Me quedé sorprendido y le contesté que sí, que me había cuidado y que había orado para clamarle por su protección en todo momento.

Cuando me quedé solo me puso a pensar en lo que me había dicho mi amigo y mi sorpresa fue mayor todavía, porque comprendí que el Eterno me había cuidado mucho más de lo que me podía imaginar.

Me resulta penoso ver como son mis propios comportamientos. El cuidado que Dios tiene de mí es algo que lo debería saber y recordar, sin que nadie me lo mencione.

Sin embargo fue necesario que alguien lo dijera, para que nuevamente tuviera que dar gracias por su infinita Misericordia.

Hasta cuándo tendrá Dios que soportar tanta indiferencia hacia su Amor?

Salmo 55:22

ES – Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará;
       No dejará para siempre caído al justo.

PT – Lança o teu cuidado sobre o Senhor, e ele te susterá;

       nunca permitirá que o justo seja abalado.

Diego Acosta / Neide Ferreira

LÍMITES

Siempre me ha sorprendido la capacidad de algunas personas para poner límites a su ayuda, a su solidaridad.

Esta capacidad para administrar el esfuerzo según la conveniencia personal, es visible no solo en la vida mundana, sino también en las congregaciones.

Lo del mundo lo podría entender, porque al fin de cuentas se trata de la supervivencia personal o el pleno ejercicio del egoísmo.

Pero en una congregación, el tema adquiere otra dimensión. Y para ejemplificar debe bastar el típico caso de la limpieza del lugar de culto.

Cuántos participan? Cuántos argumentan problemas insalvables para cumplir con su compromiso? Cuántos directamente ni se toman la molestia de explicar nada, simplemente faltan.

Lo que me duele es que estas personas no tienen idea del mal que se están haciendo. La congregación de una manera o de otra, siempre terminará solucionando sus necesidades.

Pero una persona, yo mismo me lo planteo, si ponemos límites a las obras que ponen en evidencia la fe, en qué nos convertimos?

Pienso y creo que deberíamos analizar, que ocurriría si Dios pusiera los mismos límites a su Misericordia, a su Amor, a su Gracia?

Tal vez así comprenderíamos que cada vez que ponemos límites a nuestro compromiso, nos estamos mostrando delante del Eterno, como lo que verdaderamente somos.

Egoístas, oportunistas, insolidarios y burladores del principio de amor al prójimo. Estos calificativos no son los mismos que se pueden aplicar a las personas del mundo?

Sabiendo esto busco cambiar mis actitudes, para demostrar y demostrarme, para intentar,  de ser digno de llamarme hijo de Dios.

Salmos 4:4

PT – Perturbai-vos e não pequeis;

       falai com o vosso coração sobre a vossa cama e calai-vos.

ES – Temblad, y no pequéis;
meditad en vuestro corazón estando en vuestra cama, y callad.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

DIOS DE VIDA

CONGREGACIÓN

SÉPTIMO MILENIO

En estos días en los que muchos pueden llegar a dudar de Dios o a criticarlo por haber permitido el horror de la masacre de España, es importante reflexionar.

Es necesario obrar con serenidad, sin caer en la ofuscación de la justicia por mano propia, ni por hacer responsable al Eterno de lo ocurrido.

No es este el camino.

Quienes se valen del terrorismo como instrumento para demostrar el valor de sus ideas o de sus creencias, solo están demostrando lo contrario.

Qué valor pueden tener ideas o creencias que precisan del asesinato premeditado?

Incluso con la práctica de la muerte ciega y alevosa, que puede llegar a afectar hasta a quienes piensan o creen igual que los criminales.

Dios puede ser responsable de semejante barbarie asesina?

Si observamos sus mandamientos, hay uno que es perfectamente aplicable a la situación: No Matarás…y menos en mi Santo nombre.

Entonces por qué con deliberada mala intención se acusa al Eterno de las muertes de inocentes?

Quienes niegan su existencia, se rebelan contra ÉL o conociéndolo reniegan de su Majestad, encuentran en estas muertes tan dolorosas argumentos para clamar por su falta de Amor.

Hablan así de Dios, precisamente ÉL que es AMOR.

Estos torpes razonamientos ocultan que las muertes del terrorismo se producen bajo el nombre de otro dios, como un homenaje a su condición de tal.

Se oculta deliberadamente que todas las muertes que provocan los musulmanes se consagran a un determinado dios.

No indica esto que ese dios, es un dios de muerte?

Nuestro Dios nunca justificará un asesinato, porque está en contra de sus mandamientos. Y mucho menos aceptaría que se los ejecutaran en su Nombre.

Es importante reflexionar sobre todo lo que escuchamos, lo que se nos presenta como una semiverdad o lisa y llanamente como una mentira.

La única Verdad es que nuestro Dios es un DIOS DE AMOR!

ÉL en la hora de la angustia ante las pérdidas irreparables, es el que puede darnos el Consuelo sobrenatural y la certeza que Su Justicia obrará contra los criminales y sus inspiradores.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

AYUDA…!

He pensado largamente acerca de lo que ocurre cuando pido…ayuda!

Y vienen a mí memoria momentos de angustia, de miedo, de dificultad.

Entonces es cuando clamo a Dios por su Ayuda!

Entonces y solo entonces, vuelvo a pensar en su Amor y su Misericordia y me recuerdo de otros momentos y de otras demostraciones de Su Poder sobre mi vida.

El pedido de ayuda supone la plena aceptación de mi pequeñez y la humildad de reconocer que solo no puedo hacer nada.

La humildad abre el camino hacia la Ayuda del Eterno!

Por esta razón, cuando alguien nos pida ayuda, recordemos que no debemos sentirnos poderosos porque alguien esté necesitado de nuestro modesto esfuerzo.

Si somos humildes cuando pedimos ayuda, también lo deberemos ser la debamos brindar a quién la necesite.

Salmo 31:24

PT –  Esforçai-vos, e ele fortalecerá o vosso coração,

vós todos os que esperais no Senhor.

ES Esforzaos todos vosotros los que esperáis en Jehová,
y tome aliento vuestro corazón.

Diego Acosta / Neide Ferreira

1 2 3