INTERCEDER

DEVOCIONAL

Hablar con otros hermano, siempre contribuye a contrastar las propias ideas con las de otros y de esta manera ampliar nuestra visión de Dios.

No se trata solo de contrastar sino de confrontar los pensamientos con lo que nos enseña la Palabra, para buscar ser cada vez mejores.

Recuerdo con mucho cariño a una anciana maestra que nos decía que el hablar es un arte que hay que preservar, porque en el fondo lo que significa es aprender a escuchar.

Jesús supo escuchar las inquietudes de los que estaban con ÉL, dejándoles el mensaje adecuado en cada circunstancia.

Si no sabemos escuchar no aprenderemos a interceder por las necesidades de quienes nos rodean, simplemente porque no sabremos cuales son.

Cada vez que tengo oportunidad de orar por las necesidades de otra persona, aprecio que estoy cumpliendo el Mandato del Hijo del Hombre, relacionado con el Amor y la Misericordia.

Por tanto pido Sabiduría al Eterno para que me ayude a luchar contra mi ego y me permita hacer partícipe de las necesidades del prójimo. Que me enseñe a llorar con el que llora!

Efesios 6:18

Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu,

y velando en ello con toda perseverancia

y súplica por todos los santos.

Efésios  6:18

Orando em todo tempo com toda oração e súplica no Espírito

e vigiando nisso com toda perseverança

e súplica por todos os santos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ORACIÓN. Por Amor misericordioso

Oremos por los que nunca recibieron una bendición!

Oremos por los que solamente han recibido maldiciones en

sus vidas!

Oremos por la expresión superior del Amor que es la

Misericordia!

Oremos para tener en nuestros corazones buenos

sentimientos hacia el prójimo!

Oremos para que nuestras bendiciones sean como un

bálsamo en los corazones sin paz!

www.septimomilenio.com

OTRO MILAGRO…!

Dios es un Dios de milagros!

Verdad irrefutable y maravillosa!

Cuántos de estos milagros soy capaz de percibir?

Pocos muy pocos.

Por qué?

Por mi ceguera espiritual, por mi vida tolerante hacia las cuestiones del mundo y por mi falta de relación con el Altísimo.

Tanta ceguera, un día el Eterno la altera con OTRO MILAGRO!

Impresionante, tan real como increíble para los mundanos. Tan real que es capaz de cambiar mi vida, mis criterios y presentar un futuro inesperado.

Doy gracias a Dios por su Amor y su Misericordia!

Y por sus Milagros!

Daniel 4:2

ES – Conviene que yo declare las señales y milagros

que el Dios Altísimo ha hecho conmigo.

PT –  Pareceu-me bem fazer conhecidos os sinais e maravilhas que

Deus, o  Altíssimo, tem feito para comigo.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

DE DIOS…!

En los momentos importantes de mi vida, puedo decir que he podido ver la Mano de Poder del Altísimo!

Cuando aquello que anhelaba parecía más lejos que nunca, en las circunstancias más inesperadas, se concretaba delante de mí.

Es que el Amor de Dios se manifiesta cuando llega el momento Perfecto, que solamente Él conoce y sabe cuándo será mejor para cada vida.

En estos días agradezco un presente que casi había descartado y que permanecía en mí, como algo inalcanzable…pero sin perder todas las esperanzas.

El Eterno llama a confiar en su Autoridad y en su Omnipotencia!

Si confío mantengo viva la llama de mi fe y por tanto es posible que esa llama, por muy pequeña que sea, ilumine mi vida con un Grandioso Milagro.

Sabiendo esto, debemos ser más humildes que nunca para recibir y más agradecidos que nunca para honrar a quién nos ha mostrado una vez más, su Misericordia y su Amor.

Salmo 34:8

ES – Gustad, y ved que es bueno Jehová;

Dichoso el hombre que confía en él.

PT – Provai e vede que o Senhor é bom;

bem-aventurado o homem que nele confia.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SOLEDAD=ENFERMEDAD

 

Blog del TIEMPO!

Los expertos aseguran que la soledad es el gran mal que afecta a la sociedad de nuestros tiempos.

Con un poco de análisis es fácil de coincidir con esta afirmación, por cuanto si no somos extremadamente insensibles lo podemos comprobar a todas horas y en cualquier lugar.

La soledad es fruto de una determinada manera de vivir, de la que el mundo no nos pre-avisa cuando exalta el egoísmo a niveles inimaginables.

O cuando se exalta la indiferencia hacia los débiles, hacia los que no son capaces de enfrentar la dureza de la competencia despiadada y sin razón.

Realizado el diagnóstico, cuál es la solución?

Buscar lo que negamos con tanta insistencia, con tanta eficacia, con tanto afán. Y eso que negamos no es otra cosa que una verdadera razón para vivir.

Jesús anunció precisamente eso, una nueva forma de vivir, que está basada en el Amor y en la Misericordia. Solamente cuando haya alguien más importante que nosotros, en nuestra vida, comenzaremos a sanar la herida de la soledad.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

LAS CRÍTICAS

Un recuerdo que siempre conservaré por lo que tuvo de enseñanza, es el del primer mensaje que pronunció un joven predicador en una congregación.

A sus evidentes nervios y emoción, se agregó la notoria falta de experiencia, lo que rápidamente generó un ambiente propicio a las críticas.

Algunos hermanos fueron muy severos en sus afirmaciones, olvidando de una manera sorprendente lo que les ocurrió cuando ellos pasaron por el mismo trance.

Incluso yo mismo me olvidé de mis primeras veces y me sumé a las críticas, hasta que el Espíritu me amonestó severamente con relación a lo que estaba haciendo.

En circunstancias como estas, es cuando advertimos que pese a utilizarlas muchos, las palabras Amor y Misericordia, las ponemos muy poco en práctica.

Demostramos además, que no tenemos el menor sentido de grandeza, cuando criticamos y hasta nos burlamos de quién predica por primera vez en una iglesia.

Bueno sería transformar críticas en palabras amables de y ánimo, para alentar a continuar, a quién ha recibido la alta responsabilidad de traer la Palabra del Señor por primera vez a los suyos.

Salmo 26:3

ES – Porque tu misericordia está delante de mis ojos,

           Y ando en tu verdad.

PT –  Porque a tua benignidade está diante dos meus olhos;

             e tenho andado na tua verdade.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com