CALIDAD

DEVOCIONAL

En el mundo se considera la educación de calidad, como uno de los elementos que definen la situación de un país.

Es decir, se habla de que el nivel de enseñanza que se imparte en los colegios públicos, es alto y permite el desarrollo de los niños pensando en su futuro.

Tomando en cuenta estos pensamientos, me he preguntado si quienes nos llamamos hijos de Dios, también pensamos en la educación de calidad?

Realmente le damos a nuestra descendencia la educación que pueda llamarse de calidad, con relación al Eterno?

Pienso que la respuesta sincera debería ser NO!

Estoy demasiado ocupado en mi propia vida, que ni siquiera soy capaz de ocuparme de lo que estudian mis hijos o mis nietos en la escuela, dejando de lado mi responsabilidad indeclinable e intransferible.

Al Creador y a mis hijos debo ofrecerle lo mejor de mí, no los restos del tiempo que me sobra tras dedicarle atención a ese personaje tan importante que soy yo mismo.

Esto me será reclamado!

Deuteronomio 12:27
Guarda y escucha todas estas palabras que yo te mando,
para que haciendo lo bueno
lo recto ante los ojos de Jehová tu Dios,
te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti para siempre.

Deuteronômio 12:27
Guarda e ouve todas estas palavras que te ordeno,
para que bem te suceda a ti e a teus filhos,
depois de ti para sempre, quando fizeres o que for bom e reto
aos olhos do Senhor, teu Deus.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EL PROCESO

DEVOCIONAL

En la casa donde vivo hay un hermoso jardín, poblado de árboles frutales. Entre ellos se encuentra un ciruelo, que con el tiempo de la primavera ha estallado en colores con sus delicadas flores.

Las primeras brisas las van haciendo caer, cumpliendo así el ciclo que llevará después al árbol a producir los brotes de donde surgirán los frutos deliciosos que ofrece año tras año.

Mirando todo esto, el Espíritu me recordó como es el crecimiento de los hombres y mujeres que aceptamos a Jesús. Podríamos decir que florecemos tras la muerte y el perdón de los pecados con el bautismo.

Luego seguirán las enseñanzas, que nos harán crecer hasta que finalmente comenzaremos a dar los Frutos que se nos demandan. Los maravillosos frutos de la Fe.

El Espíritu me enseña, en cualquier lugar y circunstancia. Para que comprenda el inmenso valor del perdón de los pecados y para que ayude a otros a recibir, lo que tengo por Gracia.

1 Corintios 3:7
Así que ni el que planta es algo,
ni el que riega,
sino Dios, que da el crecimiento.

1 Coríntios 3:7
 Pelo que nem o que planta é alguma coisa,
nem o que rega,
mas Deus, que dá o crescimento.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

TIEMPO…

DEVOCIONAL

La conversación con un amigo me hizo pensar en algunas cuestiones que dejamos de lado, cuando el tema central es Dios y su Soberana Voluntad sobre todas las cosas.

ÉL siempre toma decisiones que aunque nos resulten incomprensibles o no las aceptemos, siempre son las mejores para cada momento de nuestra vida.

Del mismo modo que sus tiempos pueden ser radicalmente diferentes de lo que para nosotros sería una urgencia o una conveniencia ante una determinada oportunidad.

De la comunicación con mi amigo, en distintos países y circunstancias, me llamó la atención como el Eterno había obrado en su vida y de qué manera diferente lo había hecho en la mía.

Los dos buscamos servir al prójimo para de esta manera servir a Jesús, como ÉL mismo lo dijo. Los dos deseamos honrar nuestro Pacto con el Hijo del Hombre.

Pero, mi amigo en un país y yo en otro, los dos tenemos caminos diferentes, ocasiones distintas y alternativas cambiantes. El Altísimo, es quién Decide. Gloria a ÉL y a sus decisiones de Omnipotente!

Jeremías 5:24
Y no dijeron en su corazón:
Temamos ahora a Jehová Dios nuestro,
que da lluvia temprana y tardía en su tiempo,
y nos guarda los tiempos establecidos de la siega.

Jeremias 5:24
E não dizem no seu coração:
Temamos, agora, ao Senhor, nosso Deus,
que dá chuva, a temporã e a tardia, a seu tempo;
e as semanas determinadas da sega nos conserva.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

UNA PREGUNTA

DEVOCIONAL

Cada tanto me pregunto sobre la cantidad de tiempo que dedico a estudiar la Palabra de Dios.

Y la mayoría de las veces tengo un bochornoso silencio en torno a mi respuesta.

Por qué?

Sencillamente porque es tan poco el tiempo que le dedico al Mensaje del Eterno, que prácticamente no tengo la posibilidad de medirlo, ni siquiera en minutos.

Siempre tengo algo más urgente que hacer!

Lo cierto es que por resolver lo que presuntamente es urgente, dejo de hacer lo que sí es importante. Y nada hay más importante que estudiar la Biblia.

Tengo la certeza de que a mayor conocimiento del Texto, mayor enseñanza podrá impartirme el Espíritu Santo, porque sabré de qué me está hablando o de qué me quiere hablar.

Estudiar poco la Biblia, significa que todo lo maravilloso que puedo recibir, me lo estoy negando por la influencia que el mundo ejerce sobre mí.

Contra más ignorante sea, mejor para el enemigo!

Y peor para mí!

Eclesiastés 5:6

No dejes que tu boca te haga pecar,
ni digas delante del ángel, que fue ignorancia.
¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz,
y que destruya la obra de tus manos?

Eclesiastes 5:6

Não consintas que a tua boca faça pecar a tua carne,
nem digas diante do anjo que foi erro;
por que razão se iraria Deus contra a tua voz,
de sorte que destruísse a obra das tuas mãos?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EQUILIBRIO

DEVOCIONAL

Desde los más lejanos recuerdos que conservo, hay algunas personas que me resultan inolvidables.

De muchas ni siquiera me acuerdo de su nombre o de su aspecto y de otras, tengo más precisiones, aunque están en una suerte de nebulosa.

Pero, todas tienen algo en común: Y no es otra cosa, que me impresionaron desde niño y hasta la plena madurez, porque eran…equilibradas!

He escuchado muchas veces que se admira aquello de lo que se carece, con lo cual estoy confesando que no puedo llamarme un hombre…equilibrado.

Sin embargo lucho contra esa falta de equilibrio!

Y lo hago buscando con denuedo la Palabra de Dios, para aprender a tener dominio propio, en cualquier circunstancia o lugar.

No me rindo ante mi debilidad!

Todo lo contrario, porque tengo la certeza de que para servir, debo ser equilibrado para llegar hasta el prójimo y no resultar una piedra de tropiezo.

Así nos enseñó Jesús!

2 Timoteo 1:7
Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía,
sino de poder,
de amor y de dominio propio.

2 Timóteo 1:7
Porque Deus não nos deu o espírito de temor,
mas de fortaleza,
e de amor, e de moderação.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

AJUDA

CONGREGAÇÃO
SÉTIMO MILÊNIO

«Eu te ajudo, diz o SENHOR.» (Isaías 41.14)

Como já falei várias vezes, tenho 5 filhas e 5 netos. Minhas filhas estão sempre falando: “Não quero ficar enchendo você mãe, mas…”, e me contam suas coisas, problemas, dúvidas e também o que conseguiram, seus sonhos e sucessos. Elas não me incomodam, nem enchem, ao contrário, acho que confiam em mim e fico feliz por participar da vida delas.

Ontem foi um dia em que todas me contaram coisas boas que passaram, cada uma tinha algo que falar – meu coração se encheu de alegria por elas. Mas o dia que elas me ligam chorando meu coração chora com elas (e meus olhos também, kkkk)

Nós muitas vezes esquecemos que Deus é nosso Pai, que Ele tem prazer em saber de nós, que quer que confiemos a Ele nossos segredos, necessidades, tristezas, alegrias, sonhos.

Se você parar agora e pensar, como veria a Deus? Que imagem Ele teria para você? (Seja sincero com você mesmo) – Feche os olhos e pense nisso, visualize Deus.

Como Ele é para você?

Um senhor imponente sentado em um trono com um bastão na mão dando ordens?

Um velhinho bonachão, sorridente? (Esse é o “papai noel”)

Ou um Pai com as mãos e os braços estendidos prontos a abraçar?

Quando minhas filhas me ligam eu fico feliz – claro que às vezes estou ocupada e não posso dar toda a atenção, mas fico feliz em saber que confiam em mim.

Imagine Deus, que é Soberano, Onisciente, Onipotente, Dono da Sabedoria e, principalmente, Pai. Deus NUNCA está ocupado para nos escutar, atender “nossa chamada”; Isaías 59 fala que Deus não tem ouvidos surdos para não ouvir!

Deus é Amor, e o amor está sempre pronto para ajudar, socorrer, animar, curar feridas e dar uma bronca, se for necessário. Ele se alegra em ouvir de nós!

Busque a Deus com essa intimidade e confiança, é tudo o que Ele espera de você: CONFIANÇA.

“Que a sua felicidade esteja NO Senhor! Ele lhe dará o que o seu coração deseja. Ponha a sua vida nas mãos do Senhor, CONFIE nele, e Ele o ajudará – Salmos 37:4 e 5 – NTLH”

Quero só ressaltar uma coisa aqui: nossa felicidade, o que queremos, o que mais desejamos tem que estar EM Deus…e não na nossa própria vontade. Não existe outro lugar onde possamos querer estar que não seja com Ele e nEle!

Elié Ferreira