ARMONÍA

Una de mis mayores dificultades es la de vivir en este mundo, siendo como creo que soy ciudadano del Reino.

Es decir: Tengo que compartir la realidad de mi tiempo, pero a la vez ser consciente que mi ciudadanía en la del Reino.

Armonizar estas circunstancias, se me hace difícil porque diría que hora tras hora me encuentro con alternativas que me obligan a un constante esfuerzo de visión.

Sigo lo que el mundo me sugiere, me manda, me seduce o hago lo que Jesús determinó?

Está más que claro que no hay ninguna opción posible, pero si reconozco que esa lucha constante a veces me desequilibra y me hace recurrir casi angustiosamente a la Palabra de Dios.

La experiencia personal que se genera con los años, no es suficiente para fortalecer el ánimo, cuando debemos enfrentarnos a la brutal realidad del mundo.

Siempre queda el recurso de actuar en cada situación pensando en cómo lo hubiera hecho el Hijo del Hombre. Maravilloso recurso, infalible y perfecto.

Hebreos 2:18

Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado,

es poderoso para socorrer a los que son tentados.

Hebreus 2:18

Porque, naquilo que ele mesmo, sendo tentado, padeceu,

pode socorrer aos que são tentados.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

PERSEVERAR

En las pocas ocasiones que tengo para demostrar mi casi total inhabilidad para las tareas que deben realizarse con las manos, tuve en cambio la oportunidad de hacer una reflexión en torno a mi relación con Dios.

Ante las grandes dificultades que tenía para resolver lo que supongo que sería para muchas personas, un mínimo problema de práctica, estuve pensando en Jesús y sus discípulos.

Cuánto trabajo le dieron!

Cuántas veces tuvo que llamarlos hipócritas!

Y todo por qué?

Porque evidentemente fueron hombres que no llegaron a comprender la magnitud única, de la experiencia que estaban viviendo.

Nada más y nada menos que compartir alrededor de tres años con el Hijo de Dios hecho hombre!

Estas reflexiones no tienen otro propósito, que dejar claro lo difícil que es ser seguidor de Jesús! No es nada nuevo, pero si lo admitimos habremos dado un gran paso adelante.

Tengo la certeza que no fui llamado para hacerme la vida fácil, sino para recuperar la vida de quienes la tenían perdida igual que yo, en los propios errores, en las decisiones equivocadas.

Por eso es necesario perseverar, aunque no podamos entender lo que estamos haciendo y nos resulte muy complejo, siempre debemos mantenernos firmes.

Jesús es el Camino. El único verdaderamente bueno para mí y para todos los hombres.

Hebreos 6:11-12

Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud

hasta el fin, para plena certeza de la esperanza,

a fin de que no os hagáis perezosos,

sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las

promesas.

Hebreus 6:11-12

Mas desejamos que cada um de vós mostre o mesmo cuidado até ao

fim, para completa certeza da esperança;

para que vos não façais negligentes,

mas sejais imitadores dos que, pela fé e paciência, herdam as

promessas.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

TODOS…

Con mucha crueldad una persona reflexionaba acerca de cómo son los comportamientos de la sociedad, en determinadas épocas del año.

Obviamente se refería al tiempo en el que pareciera que nos ha dado un ataque de amor masivo y tenemos buenos pensamientos hasta con el peor de nuestros enemigos.

Esta persona decía, que eso era pura hipocresía!

Conclusión con la que es fácil concordar, porque también formamos parte de la misma sociedad que se vuelca a regalar y regalarse, más allá de cualquier racionalidad.

Pero todavía quedaba una crueldad por decir…faltaba la conclusión del pensamiento: Ahora, de nuevo, todos contra todos.

Confieso que me sorprendieron estas palabras, pero a poco de analizarlas un poco, advertí que lamentablemente eran muy razonables.

Y por qué ocurren estas cosas?

Creo que porque a pesar de que conmemoramos su Nacimiento, dejamos de lado lo que es lo fundamental: Nos olvidamos de Jesús!

En esto como en otras cuestiones, hagamos Memoria de lo que significa el Hijo del Hombre. Volvamos a la fuente…volvamos a Jesús!

Hebreus 2:8  Todas as coisas lhe sujeitaste debaixo dos pés. Ora, visto que lhe sujeitou todas as coisas, nada deixou que lhe não esteja sujeito. Mas, agora, ainda não vemos que todas as coisas lhe estejam sujeitas.

Hebreos 2:8  Todo lo sujetaste bajo sus pies. m Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él; pero todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EN MI NOMBRE – VIII

La Voluntad de Dios es que los hombres estemos sanos.

Por esta razón cuando Jesús imponía las manos sobre los enfermos, cumplía la Voluntad del Padre, Lucas 4:40:

 Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos;  

para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias.

Importante es recordar lo que nos revela Hebreos 10:7:

Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para
hacer tu voluntad,
Como en el rollo del libro está escrito de mí.

Puede quedarnos alguna duda acerca de cuál es la Voluntad de Dios con relación a nuestra sanidad?

Todo lo que Jesús realizó durante su Ministerio Terrenal, no fue otra cosa que cumplir con la Voluntad de su Padre, como queda expresado en Juan 6:38:

Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad,

sino la voluntad del que me envió.

Jesús nos marcó claramente el Camino con relación a muchos asuntos, pero en especial el de la Sanidad, no puede movernos a mantener ninguna duda.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

EN MI NOMBRE – ll

La cuestión fundamental con relación a todo lo vinculado con Dios, es: CREER!

ÉL siempre manifestó su propósito de que estemos sanos. Lo reveló en el Pentateuco.

En el Libro de Éxodo, 15:26, nos dice:

Yo soy Jehová tu sanador.

En el mismo Libro, en 23:25 nos anuncia:

Yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti.

Recordando estas promesas, lo esencial para la sanidad es CREER.

Si no lo hacemos, si dudamos en el Poder Sanador de Jesús, lo que deseamos y esperamos no se concretará en nuestro cuerpo.

Las dudas de la mente, del pensamiento, del raciocinio, impiden que la Sanidad llegue hasta nosotros, como se nos enseña en la Epístola a los Hebreos, 11:6:

Pero sin fe es imposible agradar a Dios;

porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay,

y que es galardonador de los que le buscan.

El primer paso hacia la Sanidad, es tener FE en que seremos sanados.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

ATENTOS…

Siempre estamos atentos…a muchas cosas pero nunca a lo verdaderamente importante.

Somos esclavos de las necesidades que nos hemos ido creando, de estar siempre informados, de mantener al día nuestras relaciones.

En eso consiste la forma de vivir que tenemos en estos tiempos, pero hemos perdido la perspectiva de lo que es necesario, por no decir fundamental.

Con tanto ajetreo nos olvidamos de escuchar al Espíritu, porque estamos aturdidos con tantas cosas en nuestros oídos y en nuestra mente.

El Espíritu no vendrá a nosotros para sumarse a esa confusión, buscará hablarnos en el momento idóneo, que muchas veces puede ser mientras estamos descansando.

Lo grave es que aún en esas circunstancias, tal vez seamos incapaces de percibir quién es el que nos habla, quién es el que nos visita.

Debemos reaccionar y debo reaccionar, para dejar de vivir de esta manera alocada y frívola, de saber muchas cosas, que es la mejor forma de no saber nada.

Guardemos nuestros oídos para percibir al Espíritu…para escuchar aquello importante que tiene para decirnos o advertirnos.

Hebreos 3:7

Por lo cual, como dice el Espíritu Santo:

Si oyereis hoy su voz.

Hebreus 3:7

 Portanto, como diz o Espírito Santo,

se ouvirdes hoje a sua voz.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

FANTASÍAS…

Ser lo que soy, puede resultar diferente de lo que creía que podía ser o que me hubiera gustado haber sido.

El planteamiento no tiene nada de original, pues seguramente muchos de nosotros tenemos las mismas inquietudes.

Sin embargo, este tema se parece bastante a las tentaciones. No es un pecado tener tentaciones, lo malo es caer en ellas.

Los pensamientos acerca de los deseos personales, no nos deben llevar a desarrollar un mundo paralelo al de todos los días, porque caeríamos en la peligrosa región de las fantasías.

Los anhelos son legítimos, siempre y cuando que no interfieran con lo que debemos hacer de acuerdo a lo que somos, según le ha placido a nuestro Creador.

Huyamos de la fantasía, así como a veces debemos huir de las tentaciones. No confiemos en nuestras fuerzas para enfrentarlas, porque corremos el riesgo de perder todo lo valioso que nos ha sido dado.

Para cada prueba, tenemos el auxilio del Omnipotente. ÉL nunca nos abandonará.

Hebreus 4:15-16

Porque não temos um sumo sacerdote que não possa compadecer-se das nossas fraquezas; porém um que, como nós, em tudo foi tentado, mas sem pecado.

Cheguemos, pois, com confiança ao trono da graça, para que possamos alcançar misericórdia e achar graça, a fim de sermos ajudados em tempo oportuno.

Hebreos 4:15-16

 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA FE QUE VENCE

CONGREGACIÓN

SÉPTIMO MILENIO

Abraham se levantó muy de mañana, ensilló su asno, tomó consigo a dos de sus siervos y a Isaac, su hijo. Después cortó leña para el holocausto, se levantó y fue al lugar que Dios le había dicho. Génesis 22.3

La fe debe ser una de las cualidades que distingue al creyente. Existe, sin embargo, bastante confusión acerca de este tema. Para muchos la fe no es más que un deseo de que las cosas salgan bien. Es la esperanza de que las circunstancias se resuelvan favorablemente y que las dificultades no nos afecten demasiado. Una exhortación que escuchamos con cierta frecuencia es la de hacer las cosas con más fe, lo que delata una convicción de que la fe se refiere a manifestar mayor entusiasmo en los emprendimientos.
Este pasaje nos da una clara idea que la fe es algo enteramente diferente. Las instrucciones de Dios, que llamaban a Abraham a ofrecer en sacrificio a su único hijo, Isaac, le posicionaban en el centro de lo que podría ser una profunda crisis personal. La noche que pasaría debe haber sido una interminable agonía, mientras Abraham luchaba con las reacciones naturales a esta petición. ¿Cómo podía este gran Dios pedirle el hijo que tantos años había esperado, que Él mismo había prometido?
Sin embargo, Abraham no permitió que sus emociones fueran el factor decisivo en su comportamiento. Entendía somos llamados a la obediencia, aun cuando no entiende lo que el Señor está haciendo ni el porqué de las circunstancias en las cuales se encuentra.
Veamos la abundancia de verbos en el versículo: se levantó, preparó, tomó, cortó, salió, y fue. Sin importar la magnitud de su angustia, el padre de la fe comenzó muy de mañana con los pasos necesarios para hacer lo que se le había mandado, mostrando, de esta manera, lo que es la esencia de la fe.
La fe es una convicción profunda en la fidelidad de Dios, que conduce a la acción. Es la certeza de que, no importa cuán contradictorias y difíciles sean las circunstancias, Dios no se verá limitado en su propósito de cumplir su Palabra. En este caso, según el autor de Hebreos, Abraham creía que Dios era «poderoso para levantar a Isaac aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir» (Hebreos 11.19).
Estos son tiempos en los cuales podemos vernos constantemente rodeados de crisis, tiempos difíciles. Si esperamos que Dios actúe, nosotros debemos mostrar esa misma confianza en Su bondad, evidenciada en acciones concretas que no pierden tiempo en dudas, vacilaciones, ni argumentaciones.
La fe no es la seguridad que Dios hará lo que nosotros deseamos, sino la certeza que Dios hará lo correcto, pues su voluntad es agradable y perfecta.

José Gilabert – España

www.septimomilenio.com

LA OTRA…?

De acuerdo a como nos comportamos, podríamos llegar a la conclusión que existen dos Biblias: Una que nos llena de alegría y otra que ignoramos a causa de lo que no entendemos o de lo que no nos resulta grato de leer.

Esta conclusión fue perturbadora la primera vez que me enfrenté con mi propia realidad. Evidentemente, este era mi caso.

Durante años fui enseñado o estuve en congregaciones, donde se ignoraba a Job por frustrante y a Apocalipsis por difícil de comprender.

Tanto en un caso como en el otro, lo que en el fondo estaba implícito, es que se daban situaciones o señales que no eran buenas para los creyentes normales, como yo, por ejemplo.

Del mismo modo, hubo pasajes enteros que raramente eran leídos, enseñados o estudiados, porque no contribuían al buen ánimo de quienes estábamos iniciando el proceso de crecimiento en Jesús.

De esta manera, fue como si dentro de mi mente se trazaran límites dentro de la Biblia, casi cometiendo el tremendo error de entrar en rebeldía con el propio Dios.

TODOS los Textos bíblicos son importantes!

No podemos ni debemos elegir a algunos e ignorar a otros!

En cada uno de ellos hay enseñanzas que nos llevan al conocimiento, para que no nos perdamos por causa de no tenerlo.

Desde el día en que comprendí esta dramática realidad de mi vida, me he esforzado a leer la Biblia, sin pre conceptos ni cuestionamientos de ningún tipo.

Esta es la única manera de aproximarme a la Grandeza y Majestad de su Autor y a las grandiosas enseñanzas de su Hijo.

Hebreus 1:1-2

Havendo Deus, antigamente, falado, muitas vezes e de muitas maneiras,

aos pais, pelos profetas, a nós falou-nos, nestes últimos dias, pelo Filho,

 a quem constituiu herdeiro de tudo, por quem fez também o mundo.

Hebreos 1:1-2

Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro

tiempo a los padres por los profetas,

en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó

heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo.

Diego Acosta / Neide Ferreira

1 2