SUCEDÁNEO

MENSAJE

A veces para poder ejemplificar una situación es válido utilizar algunas palabras que por su significado, aportan claridad a los conceptos más complicados.

O para decirlo de otra manera, para tratar de explicar o entender algunos comportamientos, podríamos utilizar una palabra que por su origen ayuda a clarificar.

Esta suerte de introducción tiene que ver con la forma en que se enseña y practica el Evangelio que vino a proclamar al mundo, Dios hecho Hombre, Jesús.

Tanto hemos diluido sus conceptos fundamentales que bien podríamos decir que estamos frente a auténticos sucedáneos. Y que son los sucedáneos?

La respuesta que encontramos en el diccionario dice: De una sustancia: Que, por tener propiedades parecidas a las de otra, puede reemplazarla. Si la aplicamos al Mensaje de Salvación nos sorprenderemos.

Cada vez más se predica con tal levedad la enseñanza del Hijo del Hombre, que hemos entrado en auténticas zonas grises, donde cada vez se difuminan más lo que es bueno y lo que es malo.

El concepto de pecado se relativiza e incluso se le buscan otros nombres, para que no hieran la sensibilidad de los creyentes, que puedan encontrarse viviendo situaciones contrarias a lo enseñado en la Palabra de Dios.

Justificamos lo injustificable a través de palabras que diluyen la responsabilidad ante las malas acciones y pretendemos encontrar atajos que nos lleven a un final más o menos adecuado.

Ahora se entiende que un hombre y una mujer vivan juntos sin casarse y lo llamamos de distintas maneras, sin tratar de llegar al verdadero fondo de la cuestión.

Del mismo modo algunas congregaciones aceptan los casamientos de hombres con hombres y de mujeres con mujeres, olvidando que el lugar de culto es el lugar de reunión de los templos santos que deberían ser cada uno de los congregados.

Tengamos cuidado con los sucedáneos, porque tras ellos está el padre de la mentira y el engaño, que aprovecha todas las circunstancias para medrar en contra de los débiles de la fe a través de los mercaderes del Evangelio.

Recordemos que Jesús nos anunció que venía a servir y no a ser servido y esto lleva implícito, a que el servicio supone lealtad primero con Dios y luego con los creyentes que creen estar escuchando la voz del Buen Pastor.

Diego acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ORACIÓN. Por los evangelistas

Oremos por los hombres y mujeres que hablan de Jesús!

Oremos por quienes no se avergüenzan del Evangelio!

Oremos por los que predican en el desierto!

Oremos por los que son Luz en las tinieblas del mundo!

Oremos por ser capaces de vencer el miedo y evangelizar!

Oremos por cumplir el Mandato del Hijo del Hombre!

www.septimomilenio.com

EL MEDIADOR….!

CONGREGACÓN
SÉPTIMO MILENIO

La Palabra de Dios es una colosal y dramática referencia para los hombres, porque es inmutable, porque es viva y no cambia nunca, con un sentido de lo Eternal de muy difícil comprensión.

Es dramática porque desde siempre nos ha confrontado con dureza y con Amor, con nuestra pequeñez y también con nuestra rebeldía que llegó a una magnitud, que provocó el más grande castigo que ha recibido la Creación con el Diluvio.

Pero el Soberano siempre tuvo Misericordia por su Obra y especialmente por los hombres, por eso, para que no nos perdiéramos por nuestros pecados e iniquidades nos envió a su Hijo.

Y por eso es el Único Mediador, entre los hombres y el Padre!

Porque habiendo vivido como vivió entre nosotros, sabe como somos, conoce todas nuestras debilidades y también la medida de la soberbia que tenemos en el corazón.

Jesús lo sabe todo de nosotros, por eso es el Mediador!

Él sabe de nuestros miedos, de nuestros afanes, de nuestros planes descabellados, de nuestras fantasiosas ilusiones, de la mezquindad de nuestros corazones, de la ruindad de nuestras maquinaciones, de la estrechez de nuestras miradas.

Sabiéndolo todo solamente ÉL puede llevarnos hasta el Padre, para interceder y defender nuestras causas, que estarían perdidas si no fuera por su Misericordia infinita.

Pensando en esta cuestión de relevancia fundamental para mi vida y la de mis congéneres, me arrepiento de todo lo malo que hice, antes y después de conocer el Mensaje de Salvación.

Me arrepiento y pido perdón por mí y por todos los pecadores, por aquellos que se rebelan y no aceptan humillarse y por aquellos otros que todavía no han escuchado de mi boca el sublime Mensaje que nos encomendó el Hijo del Hombre.

En este día demos gracias por el Mediador!

En este día, porque no sabemos si mañana tendremos la oportunidad de hacerlo, porque el tiempo del fin puede haber llegado a nuestra vida de humanos falibles y mortales.

Demos gracias a Dios por su Hijo, porque sea ÉL nuestro Mediador y oremos para que libere la mente y los corazones de los que viven creyendo que la tradición es más grande que su Poder.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

VELAD

DEVOCIONAL

Jesús nos mandó a velar, a estar atentos.

Esto significa que debemos estar alertas a todo y a todos, porque el fin llegará sin hacerse anunciar y como el ladrón, en el momento más inesperado.

Me he preguntado muchas veces: Realmente estoy cumpliendo este Mandato?

O me paso la mayor parte del día haciendo cosas inútiles o pensando en disparates mayores aún?

Creo que la respuesta me abochorna ante los hombres y entristece a Jesús. No es para eso que le pidió al Padre que no me quitara del mundo. Su Plan para mi vida es muy diferente!

Quizás sea por eso que me cuesta tanto entender que es lo que debo hacer a cada momento, porque si no comprendo cuál es mi Propósito final, menos voy a saber cómo es el principio.

Velar es estar atento a que mi vida puede terminar en cualquier momento y por tanto debo cumplir con Su Mandato, porque debo estar el mundo para servir hasta que me llame.

Lucas 21:36
ES Velad, pues, en todo tiempo
orando que seáis tenidos por dignos
de escapar de todas estas cosas que vendrán,
y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.

PT – Vigiai, pois, em todo o tempo,
orando, para que sejais havidos por dignos
de evitar todas essas coisas que hão de acontecer
e de estar em pé diante do Filho do Homem.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

FANTASÍAS

DEVOCIONAL

Leyendo los mensajes de muchos hermanos, me sorprendo por cómo es de diversa la relación que cada uno tiene con el Mensaje de Salvación.

A veces me imagino leyendo algunos textos a inmensos campos de flores, a miles de mariposas volando y el canto de los pajaritos elevando un homenaje maravilloso al Eterno.

Pero, esta es la realidad?

Cuando Jesús nos anunció que tendríamos aflicciones, seguramente no estaba hablando de estas imágenes idílicas, sino del padecimiento que tendríamos por compartir el dolor de otros.

O por padecerlo en nuestro cuerpo y en nuestro espíritu!

Me sorprendo por este contraste tan grande, porque ante los difíciles tiempos que se avecinan, anunciados por el Hijo del Hombre, planteándome la acuciante pregunta acerca de cómo serán nuestras reacciones.

Buscaremos refugio en la Roca y soportaremos con su ayuda todo lo que está anunciado que vendrá o sucumbiremos ante la prédica engañosa de los falsos profetas y ante el poder temporal de la Bestia?

Es hora de reaccionar y vivir como Jesús nos mandó, como discípulos fieles.

Juan 17:15
No ruego que los quites del mundo,
sino que los guardes del mal.

João 17:15 Não peço que os tires do mundo,
mas que os livres do mal
.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

OSTENTACIÓN

DEVOCIONAL

Por sorprendente que resulte el mundo admira a quienes hacen pública ostentación de su riqueza, de su poder, de su importancia.

No solamente los admira sino que también asume como propios los logros de otras personas, viviendo a través de ellos una fantasiosa realidad completamente ajena a lo concreto de cada día.

Es triste comprobarlo y más triste todavía, saber que entre los creyentes existen situaciones parecidas, dejando que la mente domine los fundamentos de la fe.

Comprobando una vez más esta realidad, dirigí mi atención hacia Jesús, el modelo perfecto para todos nosotros, porque su admirable Ministerio Terrenal, nos dejó enseñanzas imperecederas.

El Hijo del Hombre se mostró manso y humilde, sin tener posesión alguna, pero seguro de que su Obra sería la mejor muestra de su Deidad y de su Majestad.

Como es posible esto?

Porque la Grandeza de Jesús, no está relacionada con ninguna muestra humana de riqueza, carece de cualquier forma de ostentación y su relevancia es ejemplar para los humanos. ÉL es el Camino hacia la Verdad y la Salvación.

Lucas 9:58
ES – Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas,
y las aves de los cielos nidos;
mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza.

PT – E disse-lhe Jesus: As raposas têm covis,
e as aves do céu, ninhos,
mas o Filho do Homem não tem onde reclinar a cabeça.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

TRANQUILIDAD

CONGREGACIÓN
SÉPTIMO MILENIO

TRANQUILIDAD

Como vivimos envueltos en constantes mensajes y sugerencias, a veces buenos, otros irrelevantes o hasta contradictorios, cuando leemos alguno diferente nos llama la atención.

Uno de ellos decía que para dormir bien, lo único que precisaba era tener un millón de dólares!

Ironías aparte, sorprende que se pueda llegar a concebir la idea de que el dinero, pueda ser motivo suficiente como para dormir sin problemas toda la noche.

Que significa la tranquilidad?

Podríamos decir que la tranquilidad está relacionada con la condición de tranquilo, que significa pacífico, sosegado con una cierta dosis de quietismo, es decir la tendencia de permanecer quieto, sin hacer nada.

Me preguntaba en qué situación se encontraría quién formuló esta afirmación del millón de dólares, por cuánto es inocultable que precisamente en el dinero es donde no hallaremos ninguna clase de tranquilidad.

Si no lo tenemos, nos preocupa esa circunstancia y entonces nos sobreviene el afán por conseguirlo. Y en el caso opuesto, si lo tuviéramos estaríamos preocupados por conservarlo y naturalmente por aumentarlo.

Es evidente que tanto en una circunstancia como en la otra, el dinero nunca nos dará tranquilidad, muy por el contrario, solo nos dará problemas porque en la Palabra de Dios se nos anuncia que está en la raíz de todos los males del hombre.

Y siguiendo con la tranquilidad y el quietismo, es decir el no hacer nada, Jesús nos dejó un Mandato que debemos de cumplir y que evidentemente no nos permitirá estar quietos.

El Hijo del Hombre nos mandó llevar el Mensaje de Salvación a todas las personas y hasta los confines de la tierra, con lo que la posibilidad de estar inmóviles es opuesta a tan maravillosa tarea.

También la búsqueda de la tranquilidad es opuesta a la visión que Jesús nos enseñó, por cuanto nos anunció que tendríamos aflicciones, situación que es evidentemente lo contrario de lo que anhelamos.

Por que buscamos la tranquilidad?

Tal vez porque en el fondo lo que pretendemos es vivir cómodamente, tratando de no ver la realidad que nos rodea y por tanto ignorando las necesidades del prójimo.

Pero, que estamos haciendo con nuestra vida?

El Eterno nos mandó a vivir para servir, con Amor y Misericordia, precisamente para tener un Propósito para seguir hasta el último aliento.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

HACIA DONDE…?

DEVOCIONAL

Alguien sabe hacia dónde vamos…?

Tratando de ser coherente, intentaba valorar todo lo que ocurre y como nos afecta. Y la primera conclusión es que efectivamente no sabemos hacia donde nos dirigimos…pero lo hacemos marchando con gran rapidez.

Es contradictorio porque obramos a una velocidad de vértigo, pero sin saber hacia dónde…!

Este movimiento nos impide razonar, pensar, acerca de lo que estamos haciendo y si no sabemos en qué dirección debemos ir, menos sabremos discernir entre lo que es importante y lo que es urgente.

Así es como vivimos en estos tiempos, que tienen mucho en común con lo que enseñó Jesús, a propósito de los tiempos del fin, cuando dejó claro que estaríamos desorientados y que la maldad prevalecería y el amor se enfriaría.

El vértigo es como la molicie, peligroso porque hacemos mucho y peligrosa porque hacemos poco. Lo importante es encontrar el equilibrio y eso solo se logra, despojándonos de la ansiedad del mundo y dirigiendo nuestra mirada hacia el Hijo del Hombre.

Proverbios 8:33
Atended el consejo, y sed sabios,
y no lo menospreciéis.

Provérbios 8:33
Ouvi a correção,
não a rejeiteis e sede sábios.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com