QUÉ PASARÍA…?

DEVOCIONAL

Evocando un pasaje del Ministerio de Jesús, me preguntaba qué pasaría si ÉL me dijera Sígueme, como  le dijo a varios de quienes fueran sus discípulos.

Obviamente las circunstancias son irrepetibles, pero no es menos cierto que aplicando sus propias expresiones, puedo llegar a pensar que ÉL me está mandando algo personalmente.

Si aplico me diste de beber, cuando le acercaste un vaso con agua a un necesitado, lo mismo puedo hacer cuando se me indica que debo hacer algo para extender el Reino.

Muchas veces cometemos el error de creer que los Mandatos genéricos, no nos incluyen para ser respetados y cumplidos.

Cada Mandato debe ser tenido por personal, aunque no nos guste su contenido o nos disguste la forma en que debemos realizarlo.

Nuestro compromiso debe ser siempre firme y concreto. Porque me puedo preguntar: Qué pasaría si dejo de obedecer un Mandato del Eterno?

Y qué pasaría si el propio Dios se cansara de mis rebeldías?

Salmo 119:148

ES – Se anticiparon mis ojos a las vigilias de la noche,

para meditar en tus mandatos.

PT – Os meus olhos anteciparam-me às vigílias da noite,

para meditar na tua palavra.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimoilenio.com

EL DÍA…!

DEVOCIONAL

Todos los años surge la misma cuestión: Cuando nació Jesús?

Lo cierto es que conmemoramos su Glorioso Nacimiento, según una antigua convención de la iglesia católica para “cristianizar” la celebración pagana del solsticio de invierno.

Tiene alguna importancia determinar el día exacto?

Ninguna.

Sencillamente porque lo sustancial es el cumplimiento de la profecía, que en la humilde Belén, nacería el niño que cambiaría la historia de la humanidad.

Todo lo demás, no es otra cosa que una distracción innecesaria, acerca de lo que verdaderamente es importante.

Como siempre ocurre, nos perdemos en la espuma de lo fantasioso y así perdemos la perspectiva de lo que significativo y relevante.

Dios hecho Hombre, nos dejó el Mensaje de Salvación, que es motivo fundamental de su presencia en los parajes de la Tierra Prometida a Abraham.

De su Pueblo y en su Pueblo nació Jesús, posiblemente un día de comienzo del otoño en Oriente y que con toda alegría conmemoramos este mes.

Mateo 1:20-21

Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.

Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS,  porque él salvará a su pueblo de sus pecados.

Mateus 1:20-21

 E, projetando ele isso, eis que, em sonho, lhe apareceu um anjo do Senhor, dizendo: José, filho de Davi, não temas receber a Maria, tua mulher, porque o que nela está gerado é do Espírito Santo.

E ela dará à luz um filho, e lhe porás o nome de Jesus, porque ele salvará o seu povo dos seus pecados.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

MALTRATO

ANTIVIRUS

Es más que saludable que la sociedad responda ante el maltrato de unas personas sobre otras.

Debe advertirse que no estamos hablando solo del maltrato que se ejerce contra las mujeres, porque incluimos en el maltrato que padecen los hombres.

El maltrato es esencialmente, maltrato, afecte tanto a una mujer como a un hombre, porque es una práctica que denigra tan gravemente a una persona como a otra.

Se podrá argumentar que el maltrato afecta mayoritariamente a las mujeres, porque las evidencias así lo demuestran.

Pero, los hombres denuncian el maltrato que sufren?

Nos atreveríamos a decir que no, simplemente para no mostrar su oprobio ante una sociedad que no solamente es impiadosa, sino también brutalmente hostil con los débiles.

Es importante reflexionar sobre la necesidad de considerar el maltrato, como una práctica que debe ser totalmente erradicada en las relaciones entre dos personas.

Desde esta perspectiva, no es menos importante recordar las enseñanzas de Jesús, sobre el respeto, la dignidad y sobre el Amor y la Misericordia.

Diego Acosta

RENUEVO

DEVOCIONAL

Cada vez que decimos que estamos trabajando para el Reino, estamos haciendo una afirmación de un enorme significado.

Yo trabajo para el Reino!

Pero como trabajo?

Por cumplir?

Por convicción?

Por rutina?

Por fe?

Según como sea la respuesta de cada uno, así será también la medida del trabajo que hacemos para extender el Reino que anunció Jesús.

Siempre he pensado que en todo lo relacionado con el Señor no pueden existir cosas a medias. Son o no son, porque así lo determinó el Hijo del Hombre: El si, si, el no, no.

Teniendo claro este concepto todo resultará más idóneo, porque estaré haciendo aquello que verdaderamente es necesario que sea hecho.

Y además de eso, de la mejor forma en que nuestros dones y talentos lo permitan!

En eso consiste el renuevo que cada día debemos de poner al servicio del Eterno. Así como ÉL pone cada día renovada su Misericordia!

Job 14:7

Porque si el árbol fuere cortado,

aún queda de él esperanza;

 retoñará aún,

y sus renuevos no faltarán.

14:7

Porque há esperança para a árvore,

que, se for cortada,

 ainda se renovará,

e não cessarão os seus renovos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SEÑAL DE FUEGO…?

ANTIVIRUS

Las catastróficas cifras con las que se puede sintetizar hasta ahora el incendio que afecta a California, deben llamarnos a la reflexión.

California es una de las regiones más ricas del mundo, perteneciendo como pertenece a Estados Unidos. Si fuera un país independiente, sería uno de los 4 o 5 más ricos del mundo.

Esta cuestión es relevante porque se trata de poner énfasis en que el incendio no puede ser controlado, a pesar de los enormes medios que se utilizan y de los enormes fondos que se destinan a su sofocación.

Pensando en que hay más de mil desaparecidos y que esta cantidad puede aumentar, que han sido castigadas las áreas más especialmente ricas del Estado, conviene también detenerse en este punto.

Cuando los discípulos le preguntaron a Jesús por las señales del fin, mencionó catástrofes como la que estamos viviendo.

Por tanto, no será esta una de esas señales?

No será una poderosa señal del Eterno para que dejemos de vivir en la indiferencia ante el dolor y el problema ajeno y nos preocupemos por el prójimo?

Por la magnitud del incendio, pensemos si realmente no estamos frente a una señal del fin?

Diego Acosta