PRIMERA NAVIDAD EN OCCIDENTE

HACIENDO MEMORIA

 25 de Diciembre de 354

A pesar de que la fecha del nacimiento de Jesús no ha sido precisada, el papa Liberio establece que este día se celebre su venida al mundo.

De esta manera la iglesia de occidente comenzó a festejar la Navidad, como la conocemos en nuestros días. Liberio fue perseguido por el emperador Constancia y luego de establecer esta fecha como Navidad fue desterrado a Berea en la región de Tracia, en los Balcanes.

En el año 336 el historiador romano Furius Dionysius Filocalus, había establecido que el nacimiento de Jesús se produjo en este día. En realidad era el día en el que los romanos festejaban el nacimiento del sol invencible.

Diego Acosta

COLÓN FUNDA LA PRIMERA POBLACIÓN ESPAÑOLA EN TERRITORIO AMERICANO

HACIENDO MEMORIA – DCCXXXVII

6 de Enero de 1494

El descubridor del nuevo continente resolvió fundar una población a la que llamó La Isabela, en homenaje a la reina gobernante de ese tiempo.

La población estuvo ubicada donde se había levantado el fuerte de la Navidad, en territorio de la actual República Dominicana.

La existencia de la Isabela se prolongó por espacio de pocos años, ya que sus habitantes comenzaron a dirigirse hacia otros sectores de la Isla.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

POR QUÉ SE CELEBRA LA NAVIDAD EL DÍA 25 DE DICIEMBRE?

LA OTRA HISTORIA

Puede que existan varias razones para hacerlo, pero básicamente el día elegido fue por disposición del papa Liberio en el año 354.

Fue él quien dispuso que la iglesia católica romana y sus seguidores celebraran ese día el Nacimiento de Jesús.

La intención más probable, fue la de cristianizar las fiestas paganas que estaban relacionadas con el 21 y 25 de diciembre.

Las del 21 corresponden al del solsticio del invierno, al ser el día más corto del año o si se quiere, la noche más larga del año.

En el imperio romano se celebraba el 25 como el día del dios Apolo, en Grecia era el día consagrado al dios Helios. Pero donde más trascendencia tenía era entre los romanos, que celebraban las llamadas Saturnalias.

El emperador Julio César al establecer el nuevo calendario en el año 45 a.C. determinó que en el calendario Gregoriano, el nacimiento de Jesús coincidiera con el 25 de diciembre.

También el día 25 era para los romanos, el día del nacimiento del Sol Invicto.

Los pueblos escandinavos celebraban el día 26 de diciembre el día del dios Frey, que también recordaban los germanos.

Lo cierto es que podemos llegar a un argumento final sobre el tema. Si el Inspirador de la Biblia hubiera considerado importante que los hombres conociéramos la fecha exacta del nacimiento de su Hijo hecho Hombre, lo sabríamos. Por lo tanto al no haber sido determinado de forma fehaciente en la Biblia, es porque el día preciso, es un tema menor frente a la Grandiosidad de su significado.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

TRADICIÓN…?

Por qué festejamos el nacimiento de Jesús?

Esta pregunta estuvo flotando en una conversación, en la que se debatía el propósito de una celebración, que ha pasado de ser Feliz Navidad, a Felices fiestas y más simplemente a decir: Felices días.

Tiene algún significado esto de decir felices días?

Alguien seguramente se lo buscará y a su modo tal vez lo encuentre, pero seguirá siendo una solemne tontería decir: Felices días…

El lado oculto de estas conversaciones-discusiones no es otro que pretender restarle importancia al acontecimiento más notable de la Historia de la humanidad.

Por utilizar un lugar común podríamos decir: Se pretende tapar el sol con las manos. O ignorar que el prodigioso orden que reina en la Creación, es obra de un proceso que nadie sabe cómo ha empezado ni como ha continuado.

El nacimiento de Jesús constituye por sí mismo, un hecho tan asombroso, que se merece respeto solamente por todas las profecías que lo anunciaron.

Aunque solamente fuera por eso, deberíamos inclinarnos ante la grandiosidad del alumbramiento de Belén.

Pero también es verdad que las tradiciones le restan valor a todo lo que verdaderamente tiene importancia. Y la Navidad, es una de ellas.

Pero no por eso podemos poner en duda, que el Glorioso Nacimiento, es un hecho maravilloso para cada uno de los hombres y las mujeres que a lo largo de la Historia poblamos la Tierra.

Es verdaderamente penoso imaginar, por qué hay quienes lo niegan, intentan denigrarlo o ignorarlo. Por mucho empeño que se ponga, en afirmar lo contrario, Jesús nació como prueba del Amor de Dios para cada uno de nosotros.

Isaías 42:2

He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

1 2