LO FÁCIL…

Nuestra tendencia es intentar siempre lo que nos resulte lo más fácil, lo que nos demande el menor esfuerzo.

Como es lo natural, lo fácil ni siquiera lo apreciamos como algo que deberíamos cambiar, incluso con relación a las cuestiones  importantes.

De esta forma definimos una forma de vivir, una forma de proceder, que tiene bastante poco que ver con el esfuerzo que nos requiere la vida cristiana.

Con lo fácil, leemos cada vez menos la Palabra de Dios y con lo fácil, cada vez menos aplicamos en nuestros hechos cotidianos, la necesaria cuota de empeño que nos demanda el cumplimiento de nuestras obligaciones.

Lo cierto es que con esta forma de comportarnos nos perdemos las maravillosas promesas formuladas por el Eterno a los hombres.

Perdemos también la alegría de saber que estamos siendo fieles al Mandato de Jesús y nos conformamos cada día más, con pequeñas cosas, que no representan ni lejanamente lo que podríamos recibir.

Lo fácil, como lo cómodo, son las tentaciones que debemos enfrentar. Pero al hacerlo, ponemos nuestros pasos en el verdadero Camino, el Camino de Vida.

Proverbios 19:20

Escucha el consejo, y recibe la corrección,
Para que seas sabio en tu vejez.

Provérbios 19:20

Ouve o conselho e recebe a correção,

para que sejas sábio nos teus últimos dias.

Diego Acosta

PORTUGAL RECONOCE A BRASIL

HACIENDO MEMORIA – DCCCLXXXIV

29 de Agosto de 1829

La corona portuguesa reconoció al Imperio de Brasil, que extendería su existencia hasta el año 1889.

Fue el precedente de la constitución de los Estados Unidos do Brasil y fue el resultado de la Guerra de la Independencia, que separó a Brasil del Reino Unido de Portugal y Algarve.

La proclamación de la República se produjo en 1889 y el reino de Brasil, se dividió en dos periodos: el Regente y el Segundo Imperio.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

TRES VICTORIAS DE LOS TURCOS

HACIENDO MEMORIA – DCCCLXXXIII

29 de Agosto

1521 – Las fuerzas del imperio otomano conquistan Belgrado, que se encontraba en poder del imperio bizantino.

1526 – Suleiman el magnífico, líder de los turcos asesina a Luis II, de la dinastía Jagellón, y conquista el reino de Hungría y Bohemia.

1541 – Los turcos culminan su dominación de Hungría, conquistando a la capital: Buda que luego se convertiría en Budapest, como la conocemos en la actualidad.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com