Rigor científico…?

ANTIVIRUS

Constantemente los especialistas en cuestiones espaciales, nos sorprenden con sus revelaciones, que por nuestra falta de memoria, no advertimos que luego las contradicen.

En otras ocasiones nos hablan de dimensiones tan gigantescas, que las magnitudes escapan por completo a nuestra capacidad para imaginarlas, pues suponen una cantidad de ceros a la derecha que muchos no sabríamos ni expresarlas.

Es admirable la capacidad de los científicos para afirmar y desmentir supuestos descubrimientos, que luego quedan en la mayoría de los casos como interrogantes de difíciles comprobaciones.

Deberíamos aprender de los científicos, en esa capacidad de reflejar lo poco que saben sobre algunos temas y también su interés por desmentir sus afirmaciones erradas

Este ejercicio constante de afirmar-negar,  si lo aplicáramos a nuestra vida cotidiana, nos haría menos esclavos de nuestras propias palabras. Y podríamos evidenciar con nuestros hechos que la Única Verdad es la del Eterno. Y el Único que sabe todas las cosas…

Diego Acosta

EL CAMINO

DEVOCIONAL

En el tiempo en la que me consideraba muy joven, una de las grandes cuestiones que me planteaba era como sería mi futuro y el de mis amigos.

Pensaba también como seguiríamos teniendo esa relación fraterna, al advertir que siendo como éramos muy distintos, también eran diferentes las ideas que teníamos con relación a cómo ganarnos el sustento y el de las familias que pensábamos formar.

Pero lo que más me asombraba eran los diferentes planes que nos hacíamos y sobre todo, como se iban definiendo las formas de obrar de cada uno. En ese cambiante movimiento, aparecieron los primeros fracasos y también las decepciones.

Con los años aprendí, que pueden haber muchos caminos, pero uno solo es el verdadero. Los pensamientos vuelan, pero la realidad es la que muestra que Jesús es la Única Verdad y que todo lo demás, no dejan de ser fantasías juveniles y más penosamente, fantasías adultas.

Juan 14:6
Jesús le dijo: Yo soy el camino,
y la verdad, y la vida;
nadie viene al Padre, sino por mí.

João 14:6
Disse-lhe Jesus: Eu sou o caminho,
e a verdade, e a vida.
Ninguém vem ao Pai senão por mim.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

AMAR…!

 

CONGREGACIÓN
SÉPTIMO MILENIO

Seguramente todos ponemos en práctica lo que nos manda la Palabra, de hacer lo que Dios pone en nuestras manos. Y seguramente lo hacemos tanto si nos alegra como si no nos satisface tanto.

Pensamos que lo importante es cumplir!

Sin embargo el Espíritu a lo largo de los últimos años me ha mostrado y demostrado, que no basta con cumplir. Que aunque es bueno que así sea, el sentido de hacer está incompleto, tal y como lo practicamos.

Falta: Amar lo que hacemos!

Y seguramente nos podremos preguntar qué razón o qué razones habría para que además de ser fieles al Mandato, amemos la obra de nuestros talentos o capacidades?
Tan legítima es la pregunta que el propio Eterno nos responde a través del Texto, cuando habla de la bendición que significa que seamos fieles cumplidores y que en todo y por todo demos gracias.
En lo personal suelo aplicarme estos conceptos, cuando dudo o cuando cometo la torpeza de prestar mis oídos a los ataques del enemigo, que denigra y menosprecia aquello que hago sabiendo que lo hago para el Todopoderoso.
Y en esa lucha que siempre tendremos contra el enemigo, en cada día y en cada cosa, es cuándo podremos comenzar a comprender el sentido que tiene amar lo que hacemos.
Ese Amor nos diferencia del resto de los hombres, que trabajan para satisfacer sus afanes, su vanidad y su voluntad de sentirse superiores a quienes los rodean.
Amando lo que hacemos nos inmunizamos contra el desánimo, contra la queja, contra nuestra propia debilidad humana, contra el pensamiento de desear agradar y justificarnos ante los demás.
Si trabajamos para Dios y por ÉL, pongamos amor en nuestra obra, porque solamente así tendrá el verdadero significado de pasar de convertirse en algo convencional u obligatorio, en una auténtica Obra para contribuir al objetivo supremo de extender el Reino.
Ese Amor nos dará fuerzas y nos impulsará a ser buenos padres, esposos, hijos y también a ser los hombres y mujeres que el Señor precisa, para que llevemos las Buenas Nuevas, a otros que como nosotros vivíamos en la ignorancia y la oscuridad y ahora vivimos en la plenitud de la Verdad y la Luz.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LIBERTAD

DEVOCIONAL

En un estudio bíblico un joven me preguntó: Que es la Libertad?

Saliendo del asombro que me produjo el tema, a su vez le comenté que me llamaba mucho la atención el interrogante.

El joven me respondió que le preocupaba que se hablara de que había muchas libertades y que eso le causaba una gran desorientación sobre cuál era en realidad el fondo de la cuestión.

Admití que en el mundo existen tantas libertades como personas son capaces de argumentar sobre el tema, partiendo de una premisa básica: que se considera libertad al hecho de cada uno puede hacer lo que le parezca mejor, sin ninguna clase de límites.

Pero, eso son hace verdaderamente libres?

O nos esclaviza según nuestros deseos carnales, personales, según los dictados del mundo?

La única Libertad es la que nos prometió Jesús, que está basada en la Verdad que representa su Palabra. No hay Libertad más que esta. Nunca supe si el joven quedó convencido con el argumento. Pero yo, sigo teniendo esta Verdad como bandera.

Juan 8:32
Y conoceréis la verdad,
y la verdad os hará libres.

João 8:32  
Econhecereis a verdade,
e a verdade vos libertará.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

 

UNA VISIÓN

CONGREGACIÓN
SÉPTIMO MILENIO

Mientras trataba de profundizar en algunas enseñanzas bíblicas, me quedé profundamente dormido. Seguramente esto debió ser un motivo de bochorno para mí.
Pero resultó algo totalmente diferente, como casi todo lo que se relaciona con Eterno y su forma de obrar.
Porque soñé y en mi sueño le preguntaba qué debería hacer para conocerlo más, para profundizar más la relación con ÉL, para tratar de entender cuáles eran sus decisiones con relación a mi vida.
Como todos los sueños, este también tuvo su singularidad.
Inesperadamente tuve ante mí un vaso que se inclinaba y del que caía una especie de líquido. Y entonces una voz me dijo: Si quieres profundizar, vacía tu vaso.
Pero de qué tengo que vaciarlo?
De tus conocimientos, de tu sabiduría, de tu vanidad, de tu orgullo, de todo lo que has aprendido creyendo que era Verdad, de todo lo que te ha herido, molestado o perjudicado.
Y trata de no volcar el vaso de golpe, porque es mejor que todo vaya saliendo lentamente, para que no quede ningún contenido viejo que pueda ensuciar el recipiente.
El recipiente soy yo Señor?
Por supuesto, quién otro podría ser sino tú?
Y cuando el vaso esté vacío que pasará?
Entonces y solo entonces te podré dar la Sabiduría que me has pedido, la capacidad de perdonar que conozco tienes en tu corazón, la intención de no juzgar y de ser prudente.
Eso y muchas más cosas colocaré en tu vaso, a condición de que esté totalmente limpio. Porque hay cosas que no pueden ser compartidas y una de ellas es la Verdad.
No puedo poner en tu vaso sucio, lo que significa la Verdad que te enseñó mi Hijo, porque se contaminaría con tus antiguas creencias, con tus falsas certezas, con tus viejas rebeldías.
Cuando el vaso luzca limpio, entonces te daré todo lo que por Gracia he decidido darte. No porque te lo merezcas, sino porque te preciso como un vaso limpio, para que lleves a otros este mismo mensaje.
No te resistas, porque hay muchas cosas que te agradan y que desaparecerán de tu vida, pero ninguna de ellas sirve para lo que yo te quiero.
Gracias Señor!

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ORACIÓN. Por la LUZ

Oremos para no impedir que la lámpara de la certeza nos alumbre!

Oremos para comprender que hay una sola Verdad!

Oremos para recordar siempre que una semi-verdad es una mentira!

Oremos par recordar que una mentira nunca podrá ser piadosa!

Oremos para vivir sabiendo que el Bien siempre prevalecerá sobre el mal!

Oremos para tener la Luz que siempre prevalecerá sobre las tinieblas!

www.septimomilenio.com