EL TOBOGÁN

ANTIVIRUS

Simplemente viendo las noticias, podemos advertir como están ocurriendo cosas que en muchos casos superan la imaginación más fértil.

Incluso delirante porque vemos como el mundo pareciera estar en caída libre, en un gigantesco tobogán de desenfreno.

Los hombres y las mujeres viven haciendo notar que son auténticos transgresores de todo, exhibiendo sus conductas fuera de toda norma.

Incluso fuera de toda norma que tenga que ver con los límites que la propia naturaleza nos impone, en nuestra condición de seres superiores de la Creación.

Exhibir las miserias personales se ha convertido en un medio de vida para muchas personas, lo que revela que el todo vale está en plena vigencia.

Pero, quizás más grave que esta exhibición impúdica de los problemas o situaciones personales, sea que haya personas que se interesan por esos dramas reales o inventados.

Podríamos pensar que quienes están pendientes de lo que lo que hacen los demás, carecen de vida personal o en el mejor de los casos, no les gusta su propia realidad.

Es necesario reflexionar sobre estas cuestiones, para no dejarnos influir ni en las modas ni en las propuestas mundanas, que tienen el único propósito de apartarnos de lo Verdadero.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

Y ANTES DE ÁFRICA?

Blog del TIEMPO!

Durante muchos años quienes sostienen la teoría de la evolución, situaban el comienzo de la especie humana principalmente en lo que conocemos en la actualidad como Etiopía.

En estos días nuevos estudios revelan que la especie no solamente desde Etiopía, sino también de Argelia, ratificando que desde África comenzó la civilización.

Lo sorprendente de estos anuncios es que todos hablan de un comienzo, ignorando la cuestión fundamental: Cómo se inició la especie superior del planeta?

Fuimos Creados?

O somos productos de la evolución?

Esta cuestión no recibe ninguna respuesta y ni siquiera se insinúa como una alternativa. Simplemente se argumenta que la especie se inició en África.

No estamos en condiciones de argumentar nada a propósito de esta afirmación. Pero sí sabemos que fuimos Creados y no somos producto de ninguna otra forma de vida.

Es decir: NO somos productos de una evolución, sino somos hijos de la Creación del Dios Omnipotente.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

UN COPO

Con varios grados bajo cero, desde una de las ventanas de mi casa, se pueden ver los copos de nieve cayendo, a veces con intermitencia o en grandes cantidades.

Cuando caen espaciadamente, se los puede admirar con nitidez como son de frágiles en su constitución y como pueden ser movidos por la más leve brisa.

Puedo quedarme mucho tiempo mirando este maravilloso espectáculo que nos brinda la Creación, donde es posible comprobar como lo más sencillo tiene su encanto.

Cuando digo sencillo, yo mismo me desmiento, porque al momento siguiente puedo ver mejor como es un copo y entonces me admiro de su extraordinaria complejidad y belleza.

Contemplando el fenómeno de la naturaleza, pienso en que Dios a veces, nos verá como copos de nieves, frágiles, sujetos a la influencia del menor movimiento del aire.

Una veces casi solitarios y otras formando grupos densos, tanto, que pareciera que se animan unos a otros a caer hacia la tierra, yendo en una misma dirección.

Pero siempre frágiles, a pesar de lo que yo mismo me pueda creer, que soy fuerte. Viéndolo así, no soy mayor que un copo y solo me sostengo por la Mano del Eterno.

Salmo 63:8

ES – Está mi alma apegada a ti;

Tu diestra me ha sostenido.

PT – A minha alma te segue de perto;

a tua destra me sustenta.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LLAMADO

Puede que en medio del ajetreo de todos los días, hayamos escuchado algo que pudo habernos parecido que era un llamado.

Y podemos asegurar que eso que tuvo algo que nos llamó la atención, era efectivamente un llamado, una exhortación.

Así sucede cuando en el orden superior de la vida, el Dios que te dio el aliento vital, quiere decirte que te ha elegido para que seas su hijo.

Por muy loco que resulte este mensaje, es así de cierto, de grandioso y de sencillo!

En la locura de lo mundano, todos esperamos trompetas o acontecimientos extraordinarios, que nos colocan en el lugar de protagonistas.

Pero el Eterno habla con cada uno de nosotros, las joyas de su Creación. A cada uno en particular, como solamente ÉL sabe que debe hablarnos, porque nos conoce desde antes que fuéramos concebidos.

Si crees haber escuchado un mensaje…no lo deseches!

Busca a Quién te ha llamado!

Si lo buscas, Él te encontrará!

1 Samuel 3:9-10

ES – Y dijo Elí a Samuel: Ve y acuéstate; y si te llamare, dirás: Habla, Jehová, porque tu siervo oye. Así se fue Samuel, y se acostó en su lugar.

 Y vino Jehová y se paró, y llamó como las otras veces: !!Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye.

PT – Pelo que Eli disse a Samuel: Vai-te deitar, e há de ser que, se te chamar, dirás: Fala, Senhor, porque o teu servo ouve. Então, Samuel foi e se deitou no seu lugar.

Então, veio o Senhor, e ali esteve, e chamou como das outras vezes: Samuel, Samuel. E disse Samuel: Fala, porque o teu servo ouve.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

PRUEBAS CON HUMANOS Y MONOS

CARTA DE ALEMANIA

El escándalo provocado por las pruebas realizadas con seres humanos y monos, evidencia que se sigue perseverando en prácticas que violan principios fundamentales.

No nos estamos refiriendo a las normas de los hombres, sino a lo establecido por Dios y el cuidado a los seres de su Creación.

Probar si los gases generados por motores diesel con personas y con monos, altera el necesario equilibrio entre los intereses económicos y los derechos de los humanos.

Lo concreto es que el escándalo por estas pruebas en Alemania, ya provocaron la dimisión de uno de sus responsables y abrieron un debate que amenaza con continuar con el correr de los días.

Pero bueno es recordar que no hay ningún fin que justifique ningún medio. Este principio debe ser recordado tanto en las conductas personales como en las de la propia sociedad de la que formamos parte.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

LA FE EN ACCIÓN…!

La existencia de Dios se manifiesta en un movimiento continuo.

Es verdad que se nos reveló que en el séptimo día descansó, pero también es verdad que la Creación siguió sin ninguna clase de pausa.

Hasta hoy.

Que nos está indicando esta Verdad?

Que del mismo modo en que Dios siempre está en acción, nuestra fe también debe estar siempre en acción para que se manifieste a través de nuestras obras.

Puede resultar contradictorio que en algunos versículos bíblicos se nos enseñe que debemos hacer pausas y en otros se nos incita a la acción constante.

Es preciso entonces destacar que cuando se nos señala la necesidad de detenernos, es por cuestiones muy determinadas.

Es decir: No se nos está diciendo que nos detengamos, sino que hagamos una pausa en lo que estamos haciendo, seguramente para que se nos enseñe alguna cosa, se nos haga una recomendación o también una amonestación.

Los mandatos siempre tienen un propósito, aunque en su momento no lo podamos advertir o no seamos capaces de valorar las circunstancias.

En TODO lo que hace el Eterno hay un Propósito!

Cuando mandó a Abram a salir de Ur, lo envió a un destino desconocido pero que el Patriarca aceptó en obediencia…y por fe.

Esto significa que en nuestra vida cotidiana nuestra fe está constantemente confrontada con la realidad de nuestros hechos. Si obramos bien, estamos haciendo lo correcto y por lógica consecuencia cuando hacemos el mal, estamos mostrando nuestra poca fe.

Además es en estas circunstancias cuando podemos ser ejemplos vivientes, aún sin decir una palabra. Quién mire nuestros buenos hechos, estará viendo como la fe se vive cada día con obras. Sin ellas no hay ejemplo porque nada tenemos que mostrar.

De allí la importancia que tiene que comprendamos que así como el Universo es un continuo movimiento, nuestro pequeño universo también debe estar en acción sin pausas.

Si el movimiento se detuviera por una mínima fracción de tiempo, podrían ocurrir desastres imprevisibles, trasladando el ejemplo a nuestras vidas, podemos decir que si nos detenemos en el ejercicio de nuestra fe, podemos también producir hechos imprevisibles.

Abraham nos mostró una forma de vida, adoptemos su ejemplo para la nuestra.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

DE PEQUEÑO A GRANDE

CONGREGACIÓN

SÉPTIMO MILENIO

Cuántas veces hablamos de Dios a partir de nuestra humana pequeñez?

Muchas, Demasiadas!

Así es como nos permitimos juzgar a nuestros propios hechos, entendiendo la mayoría de las veces que tienen poco relieve, que son insignificantes.

Si hablamos y pensamos sobre quienes nos rodean, los juicios pueden ser más severos todavía, porque el factor humano se potencia y la condescendencia que podamos tener con nosotros mismos, se torna en rigurosa con los demás.

Esto forma parte de nuestra naturaleza y solamente buscando la Sabiduría de lo Alto, podremos entender la magnitud de nuestro error, la gravedad de lo que hacemos.

Y es grave sencillamente porque omitimos que todo lo que ocurre o que nos ocurre forma parte del Grandioso Plan de Dios.

Partiendo de nosotros mismos, que fuimos Creados a Su imagen y semejanza, por lo que nos convertimos en joyas únicas de la Creación.

Para decirlo con otras palabras, cada uno de nosotros es una pieza esencial en el Plan de Dios y por tanto todo lo que hacemos forma parte de un Plan que es perfecto porque quién lo diseñó es Perfecto.

Recuperando esta Verdad, debemos obrar de una forma diferente, sin abandonarnos a la dudosa mediocridad que pensamos que somos.

Tampoco sin caer en la vanidosa idea de entender que somos superiores a los demás, por nuestros talentos o por nuestros logros.

Todo lo que somos y todo lo que hacemos, está bajo el control y la Autoridad del Eterno, por lo que debemos de tener la actitud de agradecer todo siempre, en cada circunstancia y momento.

Si alguna vez nos consideramos pequeños, estamos empequeñeciendo al propio Dios y si alguna vez nos consideramos superiores, estamos en rebeldía contra la Grandiosidad de quién nos ha Creado.

Por eso cuando leemos en Isaías el mensaje de Jehová a Israel, que haría de un pueblo pequeño una gran nación, así debemos de entender que está haciendo Dios con nuestra vida.

No importa cómo nos consideremos ni tampoco tiene validez lo que los demás piensen de nosotros. Lo único que tiene valor es lo que el Todopoderoso tiene en consideración de nosotros.

Sabiendo esta Verdad podremos ser verdaderamente felices!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

“HACKEAR” LA CREACIÓN?

Blog del TIEMPO!

Desde hace algún tiempo se viene explicando y exaltando la posibilidad de modificar el cuerpo humano, a través de la acción de los “biohackers”.

Como todo debate en el que lo novedoso se enfrenta con lo riguroso, es necesario advertir que estamos frente a un nuevo desafío a cuestiones fundamentales que debemos observar quienes nos llamamos hijos de Dios.

Con el supuesto propósito de mejorar la calidad de vida de las personas, se pretende argumentar que no solo es posible sino que es deseable.

Puede que en algunos casos, esta aplicación de la tecnología ayude a vivir mejor a algunas personas, que tienen manifiestos problemas físicos.

Este condicional, sin embargo deja de tener sentido cuando de lo que se trata es de modificar no solo la parte física de las personas, sino de su cerebro, por ejemplo.

O un cambio en el ADN, que tendría como consecuencia la mejora de determinados órganos del cuerpo humano, modificando las condiciones con las que hemos nacido.

Quienes respetamos que Dios nos ha Creado tal y como somos, tenemos un grave problema para aceptar estos planteamientos.

En cada cosa Dios tiene un Propósito!

Es lícito que los hombres pretendamos modificarlo?

No estamos en contra de la ciencia. Estamos en contra de su aplicación indiscriminada y sin límites!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

EL CUIDADO

Como una norma general de la especie, cuidamos de nuestros hijos.

Es algo que naturalmente hacemos la gran mayoría de los humanos y que también hacen la inmensa mayoría de las otras especies de la Creación.

Por estas razones es que nos llama tanto la atención, cuando conocemos casos de niños maltratados por sus padres.

Pero el cuidado tiene sus matices. Cuidar significa alimentar, vestir, proteger y en la mayoría de los casos también significa educar?

Probablemente la respuesta mayoritaria sería una rotunda afirmación. Pero sigue existiendo algo más que debemos considerar: Se trata de lo que enseñamos a nuestros hijos.

En primer lugar con nuestro ejemplo cotidiano y luego con lo que forma parte del diario vivir.

Si hablamos de respeto, debemos respetar, si hablamos de consideración, debemos considerar, si hablamos de humildad obviamente debemos ser humildes.

Pero sigue faltando lo más importante: Si nos expresamos a través de nuestro ejemplo diario, también nos debemos manifestar a través de enseñar acerca de nuestro Dios.

El mismo que nos ha Creado, nos ha dado la vida y lo que somos. Y debemos hablar de su Grandeza y de la entrega de Jesús por todos nosotros.

Si no hablamos a nuestros hijos del Hijo del Hombre, estaremos faltando seriamente a una de nuestras principales obligaciones. Una que nos será especialmente reclamada en el Juicio.

Si anhelamos que nuestros hijos sean personas saludables tanto en lo físico como en lo espiritual, debemos proporcionarles los alimentos indispensables.

Y el principal de ellos para que sean hombres y mujeres gratas y fieles al Señor, es hablarles de Jesús y sus enseñanzas.

Deuteronomio 4:9

Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos.

Deuteronômio 4:9

Tão somente guarda-te a ti mesmo e guarda bem a tua alma, que te não esqueças daquelas coisas que os teus olhos têm visto, e se não apartem do teu coração todos os dias da tua vida, e as farás saber a teus filhos e aos filhos de teus filhos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomileno.com

CONOCIMIENTO

El saber es uno de los orígenes de la vanidad!

Muchos hombres a lo largo de la historia se han vanagloriado y se sintieron superiores al resto de sus congéneres, a causa del conocimiento.

Pero, que sabemos los hombres?

Alguna vez pensamos en esta cuestión tan importante?

Como todos los hombres, en algún momento de mi vida caí en la torpe vanidad de mirar con un cierto desdén a otros hombres.

Hasta el momento en que Jesús comenzó su obra para transformarme en un hombre nuevo!

Entonces me arrepentí de mi torpe soberbia, de mi necedad!

Porque cuando comencé a leer la Palabra de Dios, fui advirtiendo que todo es vanidad y que nada sabemos los hombres.

Nada!

Lo único que es de nuestro conocimiento, es aquello que nos ha sido Revelado por el propio Creador!

Entonces como pretendemos los hombres ser sabios?

Si advertimos lo que ocurre a nuestro alrededor, comprobaremos como cada cierto tiempo, alguien que se considera brillante formula supuestas revelaciones que, supuestamente, explican lo que es inexplicable para los mortales.

Dios en su infinita Sabiduría y en su infinito Amor, ha cuidado a las joyas de su Creación, para que el proceso del conocimiento se produzca gradualmente y no seamos víctimas de nuestra propia inteligencia.

Comencemos a ser sabios y seamos humildes!

Ese día por fin comprenderemos que todo lo que pretendemos saber nos está negado, porque solamente el Altísimo es quién tiene la llave de los maravillosos tesoros de lo Eterno.

Así que intento practicar la humildad, para comenzar a ser más sabio que un niño!

Gênesis 2:4

Estas são as origens dos céus e da terra, quando foram criados;

no dia em que o Senhor Deus fez a terra e os céus.

Génesis 2:4

Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos.

Diego Acosta / Neide Ferreira