ASÍ SOMOS…!

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<< DEVOCIONAL

A lo largo de los tiempos las sociedades exhibieron lo que verdaderamente eran, cuando llegaron las grandes dificultades, las experiencias que marcarían rotundamente la historia.

Esto es lo mismo que nos está ocurriendo en los difíciles momentos que vivimos. Nos diferenciamos de otros hombres y de otras mujeres? NO.

Somos iguales en todo aquello que nos pueda distinguir, por contradictorio que resulte. Jesús vino a plantear a los hombres un dramático cambio de conducta.

ÉL vino a proclamar el Amor al prójimo, el Amor al enemigo!

Este mensaje resultó tan impactante como lo pueden ser las catástrofes naturales o las plagas!

Y en estos tiempos también nos mostramos como somos. Así como una parte de la sociedad no aceptó a Jesús en su Ministerio terrenal, tampoco lo estamos aceptando en medio de la angustia y el miedo.

Y cada uno a su manera, nos mostramos como somos. Algunos fieles al Mandato del Hijo del Hombre de amar y cuidar al prójimo o ruines y miserables en la conducta insolidaria o en el penoso sálvese quien pueda.

1 Juan 2:8
Sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo,
que es verdadero en él y en vosotros,
porque las tinieblas van pasando,
y la luz verdadera ya alumbra.

1 João 2:8
Outra vez vos escrevo um mandamento novo,
que é verdadeiro nele e em vós;
porque vão passando as trevas,
e já a verdadeira luz alumia.

 

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA CONFESIÓN-3

ESTUDIO
BÍBLICO

Uno de los problemas principales de la confesión, es cómo y a quién hemos de confesar.

Santiago 5:16.

16Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados.

La Biblia nos habla de confesar al ofendido, por tanto si hemos ofendido a alguien debemos ir y reconocer nuestra falta delante de él. Siempre que ofendemos a alguien, también lo estamos haciendo con Dios.

Mateo 5:23-24.

23Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

Para presentarte delante de Dios, debes de arreglar las cosas pendientes que tienes con tus cercanos. A veces queremos mostrarnos espirituales ante los demás y no hacemos lo que demostrará que realmente somos espirituales, estar en paz con todos.

1ª Juan 4:20-21.

20Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? 21Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano.

No podemos dejar correr nuestros pleitos con los hermanos y escudarnos en que amamos a Dios porque la Palabra dice claramente que entonces estamos mintiendo. Si tenemos cosas pendientes con nuestros semejantes las tendremos con el Señor.

Pr. Ramón Ubillos

www.septimomilenio.com

 

 

LA CONFESIÓN-1

ESTUDIO BÍBLICO

1ª Juan 1:8-9.

8Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 9Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

La Palabra nos habla que para recibir el perdón de los pecados hay dos pasos importantes a dar, primero reconocerlos y segundo confesarlos.

Mateo 3:5-6.

5Y salía a él Jerusalén, y toda Judea, y toda la provincia de alrededor del Jordán, 6y eran bautizados por él en el Jordán, confesando sus pecados.

Ante la predicación de Juan el Bautista muchos fueron movidos por Dios a prepararse para la venida del Mesías, ellos confesaban sus pecados antes de bautizarse.

Hechos 19:17-18.

17Y esto fue notorio a todos los que habitaban en Éfeso, así judíos como griegos; y tuvieron temor todos ellos, y era magnificado el nombre del Señor Jesús. 18Y muchos de los que habían creído venían, confesando y dando cuenta de sus hechos.

En Éfeso, al ver la diferencia de tener al Señor o no en las vidas, muchos tomaron una actitud correcta delante de Dios y empezaron a confesar sus pecados.

Daniel 9:20-21.

20Aún estaba hablando y orando, y confesando mi pecado y el pecado de mi pueblo Israel, y derramaba mi ruego delante de Jehová mi Dios por el monte santo de mi Dios; 21aún estaba hablando en oración, cuando el varón Gabriel, a quien había visto en la visión al principio, volando con presteza, vino a mí como a la hora del sacrificio de la tarde.

Pr. Ramón Ubillos

www.septimomilenio.com

 

LA CONDENACIÓN / 1

ESTUDIO BÍBLICO

Juan 3:19.

19Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.

La Enseñanza de Jesús nos habla claramente de la condenación, que consiste, ni más ni menos, que en rechazarle a Él.

Juan 5:28-29.

28No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; 29y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.

Hay una condenación eterna para aquellos que mueran sin haber recibido la salvación, ya que sólo podemos hacer lo bueno si Dios nos da la gracia para ello, pues sino incluso nuestras buenas obras son trapos de inmundicia para el Señor.

Romanos 13:2.

2De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.

El que resiste a lo establecido por Dios se va procurando su propia condenación. Si andamos en el Espíritu, es decir, guiados por el Espíritu Santo, entonces, podremos decir confiadamente que estamos seguros de nuestra salvación. Tengamos en cuenta que el hecho de decirlo, si no tenemos la convicción de la fe, no será suficiente.

Pr. Ramón Ubillos

www.septimomilenio.com

 

 

 

 

SER SALVO/2

ESTUDIO BÍBLICO

La finalidad principal de la fe no es hacer milagros ni cosas sobrenaturales, sino la salvación del alma del creyente.

Romanos 10:9-10 y 13.

Esta es la palabra de fe que predicamos: 9que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 13porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Dos pasos para la salvación creer y proclamar el nombre de Jesús, si invocas a Jesús el te salvará. Invoca es llamar, buscar a Jesús para que actúe en tu vida.

Juan 10:9

9Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.

Si entras por Jesús serás salvo, fuera de Él no hay salvación. Sólo los que aceptan esta verdad pueden alcanzar la salvación.

Hechos 4:11.

12Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Sólo en el nombre de Jesús podemos encontrar salvación para el hombre. No hay ninguna religión, ni medio, ni fórmula para que el hombre pueda presentarse limpio delante de Dios que a través de Jesús.

Lucas 19:5.

9Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. 10Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Jesús exclamó que la salvación había entrado en la casa de Zaqueo, como fruto de que éste aprovecho la presencia de Jesús para cambiar su vida.

Pr. Ramón Ubillos

www.septimomilenio.com


TORCER

DEVOCIONAL

 Tras una larga conversación pensaba en lo que había dicho un amigo… que tenía la intención de hacer su soberana voluntad!

Confieso que en ese momento experimenté varios estados de ánimo. Uno de ellos fue el de temor y temblor. Cómo era posible que alguien desafiara de esta manera al Eterno?

También me vino a la memoria, la palabra de la Biblia, en la que nos manda obedecer al Único Dios Verdadero!

Además tuve un sentimiento de profunda compasión por mi amigo, que se atrevía a hacer una afirmación tan rotunda, conociendo como conoce la Palabra de Dios.

Pensando en mi amigo, también pensé mí y traté de examinar mi corazón, buscando todo aquello que podía ofender al Supremo, porque cuando vemos lo malo en otros, también debemos buscar lo malo en nosotros mismos.

Nadie es justo ni puede torcer la Voluntad Soberana del Creador!

Pido Misericordia por mi vida y por quienes pueden creerse tan fuertes, que no admitimos que solamente somos apenas una palabra en la Historia eterna.

Juan 6:38
Porque he descendido del cielo,
no para hacer mi voluntad,
sino la voluntad del que me envió.

João 6:38
Porque eu desci do céu
não para fazer a minha vontade,
mas a vontade daquele que me enviou.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

LA NECESIDAD-1

LA NECESIDAD DE LA SALVACIÓN

El principal problema que se encuentra el Señor con los hombres es que no son conscientes de su posición de condenación delante de Dios, de tal manera que nadie tiene que hacer nada especial para condenarse sólo seguir en la condición en la que se encuentra.

Romanos 3:23.

Porque no hay diferencia, 23por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.

Ni un solo hombre se puede justificar por sus propias obras delante de Dios, ya que la existencia del pecado en el hombre le produce la separación de Dios.

Isaías 53:6.

6Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

La Biblia nos habla que Dios cargó en él el pecado de todos nosotros, produciendo una novedad en la situación del hombre, ahora podía presentarse delante de Dios, a través de la salvación ganada por él.

1ª Juan 1:8-10.

8Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 9Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 10Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

Para poder alcanzar la salvación es necesario reconocer el pecado que hay en nosotros y entonces podrá venir el perdón.

Hebreos 9:13-15.

13Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, 14¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? 15Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.

El sacrificio de Jesús cumple con todas las exigencias de la ley para que el hombre, si lo acepta por la fe, pueda presentarse limpio delante de Dios.

Hebreos 9:27-28.

27Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, 28así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.

Está establecido para el hombre que después de la muerte venga el juicio personal. El que espera en él como Salvador no será avergonzado sino que recibirá la salvación.

Isaías 64:5-7.

5Saliste al encuentro del que con alegría hacía justicia, de los que se acordaban de ti en tus caminos; he aquí, tú te enojaste porque pecamos; en los pecados hemos perseverado por largo tiempo; ¿podremos acaso ser salvos? 6Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento. 7Nadie hay que invoque tu nombre, que se despierte para apoyarse en ti; por lo cual escondiste de nosotros tu rostro, y nos dejaste marchitar en poder de nuestras maldades.

Sólo si el hombre cambia de actitud con respecto a su relación con Dios podrá un día presentarse en el juicio libre de la condenación.

Pr. Ramón Ubillos