MENGUAR

Que significa tener que menguar?

Ser cada vez menos YO?

Debo confesar que todas las veces que me planteo esta cuestión, termino

por dejar para el futuro la decisión que tengo la certeza que debo tomar

hoy.

Tanto me preocupa menguar?

Muchísimo!

Pero es lo que Juan nos enseñó para que nuestra relación con Jesús sea

fructífera y eficaz.

Hasta cuando dejaré pasar el tiempo para menguar?

Me hago la intención, de no esperar hasta que sea demasiado tarde.

Juan 3:30

Es necesario que ÉL crezca,

pero que yo mengue.

João 3:30

 É necessário que ele cresça

e que eu diminua.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

NO SÉ…

Un hermano de la fe, comentaba que se encontraba frente la posibilidad de tener uno de los mayores cambios de su vida.

Estaba sereno, con excelente ánimo y realizando gestiones que podrían determinar que el cambio que esperaba, se concretara.

Lo que más me llamó la atención fue su actitud frente a los momentos que estaba viviendo. Simplemente me dijo, no sé…

En esas dos breves palabras entendí que estaba sintetizada su profunda fe en el Señor, esperando que lo que se resolviera sería siempre su Voluntad Soberana.

Me alegré mucho de escucharlo, porque eso es lo mejor que podemos hacer en circunstancias tan importantes como las que vivía.

Confiar y orar…sin parar y haciendo lo que estuviera en sus posibilidades de hacer!

Nada más, sin crearse expectativas ni mucho menos intentar forzar situaciones o buscando concretar lo que podrían ser las humanas preferencias.

Entendí y entiendo que en la nueva vida que hemos recibido, debemos ser ejemplos sobre la confianza que tenemos en el Eterno y en la obediencia a Sus decisiones.

Juan 9:31

Y sabemos que Dios no oye a los pecadores;

pero si alguno es temeroso de Dios,  y hace su voluntad, a ése oye.

João 9:31

Ora, nós sabemos que Deus não ouve a pecadores;

mas, se alguém é temente a Deus e faz a sua vontade, a esse ouve.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA BIBLIA – Libro

 

 

 

ESTUDIO 1.

La Biblia es el Libro más leído y publicado del mundo. Fue el primer Libro impreso por el alemán Johannes Gutenberg. Su primera parte, a la que conocemos como Antiguo Testamento o Antiguo Pacto, tiene un claro trasfondo oriental. Fue escrita en hebreo y en algunos pasajes de los Libros de Esdras y Nehemías, se utilizó el arameo, que era el idioma coloquial de la región. Jesús también usó breves frases en arameo.

Su segunda parte, que denominamos Nuevo Testamento o nuevo Pacto, tiene una predominancia de la cultura helena y sus textos están escritos en griego.

Podríamos decir que la Biblia revela a los hombres el comienzo de la Eternidad, a través del Libro de Génesis y como será el fin de los tiempos o la Eternidad futura, con el Libro del Apocalipsis o La Revelación.

Quién pudo revelar el pasado relacionado con la Creación?

Solamente Dios.

Quién puede revelar el futuro?

Solamente Dios, encarnado en el Hijo, como Jesús, miembro de la Trinidad.

La Biblia es la Palabra de Dios, se explica a sí misma y es sagrada y santa porque así lo declara el propio Texto.

Es inerrante, Salmos 12:6, 119:140, Proverbios 30:5, Juan 10:35. Y también es infalible como declara Pablo en 2 Tito 3:16-17.

La Biblia es un Texto de Dios para los hombres y no es otro libro de historia o de ciencia. Es la Palabra del Eterno para la humanidad. Es la Revelación del Creador de todo lo que es bueno para ser conocido por las joyas de su Creación.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

EL PASTORADO

CONGREGACIÓN

Del SÉPTIMO MILENIO

En los tiempos que nos toca vivir, quizás sea importante hacer algunas reflexiones relacionadas con la misión del pastor.

Jesús en su Ministerio Terrenal, dejó rotundamente establecido que había venido a servir y no a ser servido.

Una tremenda declaración de principios, que es bueno repensar en función de la tarea y de la forma que realizan muchos siervos.

Todos los pastores sirven y no son servidos?

Por qué produce irritación cuando se habla de este tema en las congregaciones?

Todos los pastores son fieles a lo establecido por Pedro de no establecer señorío sobre las congregaciones?

Por qué cuando se habla de esta cuestión, rápidamente se habla de rebeldía en contra del pastor?

Estas y otras muchas preguntas se pueden hacer en torno a la forma en que muchos hombres y mujeres desempeñan sus funciones de pastores.

En muchos casos, como lo expresó el propio Jesús, tienen comportamientos de asalariados y por eso abandonan a sus ovejas ante la menor dificultad.

Son estos líderes los que guiarán a los miembros del Cuerpo de Cristo, en los difíciles tiempos bíblicos que se avecinan?

Es necesario que vez de producir respuestas airadas, se hagan reflexiones serenas. Y fundamentalmente se hagan exámenes de conciencia profundos y sinceros.

Por todo lo expuesto, es importante recordar las propias palabras de Jesús, en el Evangelio de Juan 10:7-13:

Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas.

Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas.

Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.

10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.

12 Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa.

13 Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas.

En todo caso y como reflexión final, bueno será recordar que las ovejas no pertenecen a NINGÚN pastor y que están a su cuidado, según el Mandato del Hijo del Hombre. A su especial cuidado, para servirlas y no ser servidas por ellas.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

EJEMPLAR PASTOR

Blog del TIEMPO!

Jesús nos enseñó acerca de quienes entregan su vida, por salvar a una oveja de su rebaño.

Siempre hay y habrá, quienes aún sin haber leído lo afirmado por el Hijo del Hombre, tienen actitudes conmovedoras y ejemplarizantes.

En dramáticas circunstancias, un entrenador del colegio donde ocurrió la última masacre en Estados Unidos, entregó su vida para salvar la de un alumno.

Ahora se le considera uno de los héroes de ese episodio, ya que hubo otra profesora que tuvo una actitud semejante de arriesgar su vida, por salvar a sus alumnos.

Frente a la frivolidad insultante con la que se comporta la sociedad en la que vivimos, estos ejemplos nos deben llamar seriamente a la reflexión.

No se trata de declaraciones espectaculares ni de gestos desproporcionados. Se trata de obrar cuando las circunstancias lo requieren.

Tal vez sin ser valientes, pero con la convicción que deben guardar la vida de quienes están bajo su responsabilidad. Es decir: un genuino y sencillo cumplimiento del deber.

Honra a quién dio su vida en Estados Unidos.

En su Memoria recordamos las palabras de Jesús vertidas en Juan 10:7:13

Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas.

Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas.

Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.

10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.

12 Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa.

13 Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas.

Oremos por la familia de este hombre ejemplar!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

COMO EUNUCOS…!

Los eunucos fueron los únicos que no resultaron afectados por los encantos de Jezabel, elegida por Acab rey de Judá como su esposa, en un rotundo desafío a Jehová.

Jezabel hija del rey de los sidonios, fue la gran seductora que se menciona en el Libro de los Reyes, llevando al propio Acab a abandonar al Eterno y rendir obediencia a Baal.

También en el Libro de Apocalipsis es mencionada Jezabel, como la falsa profetisa que enseña y seduce para lograr que los siervos del Señor, forniquen y coman cosas sacrificadas a los ídolos.

Podemos decir que existe un espíritu de Jezabel?

En sentido figurado, rotundamente sí!

Ella representa el peor de los engaños, que no es otro que el que llega por la seducción y atracción de una mujer, que apela a los más bajos instintos para someter a quien caen bajo sus encantos.

Obviamente los eunucos podían librarse de esa seducción por causa de su condición. Y es por eso que deberíamos convertirnos en eunucos espirituales, para no ser seducidos por los encantos de nadie.

E incluimos en esa seducción a quienes a lo largo de los tiempos encarnaron y siguen encarnando, el espíritu de Jezabel, que somete a la carnalidad aún a reyes como a siervos.

No en vano el propio Jesús proclamó que la primera señal del fin de los tiempos, era el espíritu de engaño, el que representan los falsos profetas, como le fue revelado a Juan en el Apocalipsis.

El riesgo de ser seducidos es tan serio, que estamos sujetos a ser cautivados cada día, a cada momento en el que nos olvidamos que somos los hijos de Dios.

Hombres y mujeres pueden ser engañados y llevados a cometer actos que ofenden la Majestad del Altísimo y nos hacen olvidar el triste y dramático final que padecieron los protagonistas de la historia del Libro de los Reyes.

El Rey Acab y su esposa Jezabel, fueron comidos por los perros y no tuvieron la dignidad de la sepultura, porque ellos mismos se convirtieron en indignos al caer en la peor de las idolatrías, desafiando a Dios.

Aprendamos esta lección y tratemos de ser eunucos espirituales, para no caer bajo el dominio de ninguna forma de seducción.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

LA BUENA RUTA

Hace unos días tuve que conducir un auto durante más de ocho horas bajo una intensa nevada, que arreciaba por momentos pero que siempre fue constante.

Una de las maneras más seguras de conducir en esas condiciones verdaderamente extremas, es hacerlo con la máxima prudencia y como cosa práctica, seguir la huella que otros vehículos van dejando.

Por la Gracia todo resultó perfecto, aunque el viaje fue el doble más lento que lo normal, para cubrir la misma distancia.

Recordando esas horas, creo que se puede comparar ese viaje bajo la nieve, como la propia vida: en condiciones extremas debemos confiar más que nunca en el cuidado de Dios!

ÉL nos guardará y nos mostrará la mejor huella, la mejor ruta posible para nuestra vida, porque sencillamente nadie nos conoce mejor y Jesús es el Único que sabe por donde debemos ir.

De nada vale apelar a nuestra experiencia o capacidad, si no confiamos en el Eterno para que nos guíe y nos guarde.

Todo lo demás es superfluo, riesgoso y por demás vanidoso!

João 14:6

Disse-lhe Jesus: Eu sou o Caminho, e a verdade, e a vida.

Ninguém vem ao Pai senão por mim.

Juan 14:6

 Jesús le dijo: Yo soy el Camino, y la verdad, y la vida;

nadie viene al Padre, sino por mí.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SOMBRÍO

En los momentos en lo que todo parece tenebroso, es bueno recordar que cada uno de nosotros debe ser luz, porque confiamos y creemos en la Luz del mundo.

Este pensamiento me resulta familiar, porque recurro a él cada vez que me encuentro preocupado por mis problemas personales.

Y también cuando me preocupo por lo que ocurre en el mundo.  A veces todo resulta desolador, incomprensible, con hechos que demuestran que la maldad cada vez es más grande.

Es entonces cuando recuerdo que el Hijo del Hombre es la Luz del mundo y nada de lo que ocurra puede afectar lo que ÉL ilumine.

Si vemos algo que nos parece sombrío, no dudemos en pensar que por muy siniestro que sea, el Poder de Jesús le devolverá la claridad.

Juan 8:12

Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

João 8:12

 Falou-lhes, pois, Jesus outra vez, dizendo: Eu sou a luz do mundo;

quem me segue não andará em trevas, mas terá a luz da vida.

Diego Acosta / Neide Ferreira

NO VIERON…

Tras su Gloriosa Resurrección, el Señor mostró sus manos y su costado a Tomás para que pudiera comprobar que efectivamente era ÉL.

El discípulo le dijo entonces: Señor mío y Dios mío!

Jesús habló entonces de los que creyeron sin haber visto, declarando que son bienaventurados.

Pero quienes son los que reciben esa Gracia del Hijo del Hombre?

Nosotros, todos nosotros!

Los que sin ver creemos que ÉL es nuestro Salvador, que Resucitó de la muerte y está sentado a la diestra del Padre en el Trono de la Gloria.

La cuestión de creer, evidentemente está vinculada con la incredulidad. Y sobre este aspecto tan profundo es bueno que reflexionemos.

Es triste comprobar cómo hay personas que son capaces de creer que descendemos de una simple criatura de pequeñas dimensiones y a la vez son capaces de negar a Dios.

Se contentan con tener por ascendientes a los monos y se niegan a aceptar lo que resulta evidente: Que somos producto de la Creación del Omnipotente!

Esta tremenda contradicción de los hombres, nos debe impulsar cada día más a llevar el Evangelio hasta los confines de la Tierra.

Especialmente a aquellos que sabiendo la Verdad la niegan y la sustituyen por simples teorías, que nunca dejarán de serlo por ser indemostrables.

Tengamos Amor y Misericordia por quienes viendo no creen. A aquellos que viendo las maravillas de la Creación son capaces de negar a su Autor!

Oremos por quienes se niegan a sí mismos, la Gran Verdad y demos gracias por creer, sin haber visto.

Juan 20:29 –  Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.

João 20:29 – Disse-lhe Jesus: Porque me viste, Tomé, creste; bem-aventurados os que não viram e creram!

Diego Acosta / Neide Ferreira

QUÉ BUSCAMOS…?

 

Resulta evidente que en algunas ocasiones, estamos esperando algo del Señor…pero no sabemos muy bien qué es lo que buscamos.

En esta situación se originan oraciones que a veces ni nosotros mismos entendemos y que son reveladoras de nuestra confusión.

Cuando buscamos a Dios y su respuesta, debemos ser capaces de tener las ideas muy claras con relación a cuál es el motivo de nuestra petición.

Caso contrario caeremos en la doble frustración de no obtener respuesta ni tampoco entender lo que el Señor nos pueda estar hablando.

Buscamos que se haga nuestra voluntad o buscamos la Voluntad Soberana del Omnipotente?

Buscamos que se confirmen nuestros proyectos o buscamos el Propósito del Eterno?

Oremos en primer lugar por Sabiduría para pedirle a Jehová aquello que inquieta nuestro corazón. Siempre buscando que ÉL nos diga cuál es Su Decisión.

Entonces estaremos en el Camino cierto y en la dirección correcta!

1 Juan 5:14

Y esta es la confianza que tenemos en él,

que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.

1 João 5:14

E esta é a confiança que temos nele:

que, se pedirmos alguma coisa, segundo a sua vontade, ele nos ouve.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

1 2 3 4