EL CAMINO

DEVOCIONAL

En el tiempo en la que me consideraba muy joven, una de las grandes cuestiones que me planteaba era como sería mi futuro y el de mis amigos.

Pensaba también como seguiríamos teniendo esa relación fraterna, al advertir que siendo como éramos muy distintos, también eran diferentes las ideas que teníamos con relación a cómo ganarnos el sustento y el de las familias que pensábamos formar.

Pero lo que más me asombraba eran los diferentes planes que nos hacíamos y sobre todo, como se iban definiendo las formas de obrar de cada uno. En ese cambiante movimiento, aparecieron los primeros fracasos y también las decepciones.

Con los años aprendí, que pueden haber muchos caminos, pero uno solo es el verdadero. Los pensamientos vuelan, pero la realidad es la que muestra que Jesús es la Única Verdad y que todo lo demás, no dejan de ser fantasías juveniles y más penosamente, fantasías adultas.

Juan 14:6
Jesús le dijo: Yo soy el camino,
y la verdad, y la vida;
nadie viene al Padre, sino por mí.

João 14:6
Disse-lhe Jesus: Eu sou o caminho,
e a verdade, e a vida.
Ninguém vem ao Pai senão por mim.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

FANTASÍAS

DEVOCIONAL

Leyendo los mensajes de muchos hermanos, me sorprendo por cómo es de diversa la relación que cada uno tiene con el Mensaje de Salvación.

A veces me imagino leyendo algunos textos a inmensos campos de flores, a miles de mariposas volando y el canto de los pajaritos elevando un homenaje maravilloso al Eterno.

Pero, esta es la realidad?

Cuando Jesús nos anunció que tendríamos aflicciones, seguramente no estaba hablando de estas imágenes idílicas, sino del padecimiento que tendríamos por compartir el dolor de otros.

O por padecerlo en nuestro cuerpo y en nuestro espíritu!

Me sorprendo por este contraste tan grande, porque ante los difíciles tiempos que se avecinan, anunciados por el Hijo del Hombre, planteándome la acuciante pregunta acerca de cómo serán nuestras reacciones.

Buscaremos refugio en la Roca y soportaremos con su ayuda todo lo que está anunciado que vendrá o sucumbiremos ante la prédica engañosa de los falsos profetas y ante el poder temporal de la Bestia?

Es hora de reaccionar y vivir como Jesús nos mandó, como discípulos fieles.

Juan 17:15
No ruego que los quites del mundo,
sino que los guardes del mal.

João 17:15 Não peço que os tires do mundo,
mas que os livres do mal
.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

MELANCOLÍA

DEVOCIONAL

Un grupo de jóvenes comentaba que se habían dejado llevar por la melancolía y se encontraban en una difícil situación.

Razón que tenían en el diagnóstico, porque la melancolía por definición es una tristeza imprecisa, profunda y que impide disfrutar de la alegría de vivir.

Pero cómo es posible que un joven se encuentre en semejante situación? Probablemente hay más razones  de las que se pueda suponer. La principal no perseverar en aquello que es fundamental: No tener un proyecto de vida!

Y por qué no se tiene un proyecto por el cual vivir?

Sencillamente porque nos dejamos llevar por la influencia mundana de no darle valor a nada que no sea el dinero y a no asumir ningún compromiso de ningún tipo, ni personales ni colectivos.

Y naturalmente, ignorando la existencia del Eterno y de su Hijo, que brindó su vida para que, precisamente los hombres pudiéramos tener una vida diferente y con sentido para ser vivida. Sin melancolía, por supuesto.

Juan 14:6
Jesús le dijo:
Yo soy el camino, y la verdad, y la vida;
nadie viene al Padre, sino por mí.

João 14:6
Disse-lhe Jesus:
Eu sou o caminho, e a verdade, e a vida.
Ninguém vem ao Pai senão por mim.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

IDENTIDAD

DEVOCIONAL

Hay veces en que las preguntas sencillas revelan grandes asuntos.

Por ejemplo: Por qué identificamos fácilmente a los intérpretes de determinados temas musicales?

Indiscutiblemente porque en algún momento nos impactaron por su identidad, para poder distinguirlos del resto y para saber que ellos son los que mejor han sido capaces de ahondar en lo que buscaba un autor.

Esta certeza si la traslado a mi vida, me provoca sorpresa y también dificultad para aplicar la enseñanza.

Tal vez porque me produzca pena que haya músicos que puedan ser identificados fácilmente y no haya hombres y mujeres que nos llamamos hijos de Dios y que pasamos totalmente desapercibidos.

Los músicos buscan la vana-gloria, pero tienen identidad. Supuestamente un creyente no busca la honra de los hombres, pero es incapaz de mostrar con sus obras que es un siervo y que actúa por Fe.

Busco con ansia la identidad que me permita distinguirme, no para mi vanidad, sino para que otros vean a Jesús, aunque sea un momento en sus vidas, cuando nos crucemos en cualquier lugar.

Juan 8:18
Yo soy el que doy testimonio de mí mismo,
y el Padre que me envió da testimonio de mí.

João 8:18
Eu sou o que testifico de mim mesmo,
e de mim testifica também o Pai,
que me enviou.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

LIBERTAD

DEVOCIONAL

En un estudio bíblico un joven me preguntó: Que es la Libertad?

Saliendo del asombro que me produjo el tema, a su vez le comenté que me llamaba mucho la atención el interrogante.

El joven me respondió que le preocupaba que se hablara de que había muchas libertades y que eso le causaba una gran desorientación sobre cuál era en realidad el fondo de la cuestión.

Admití que en el mundo existen tantas libertades como personas son capaces de argumentar sobre el tema, partiendo de una premisa básica: que se considera libertad al hecho de cada uno puede hacer lo que le parezca mejor, sin ninguna clase de límites.

Pero, eso son hace verdaderamente libres?

O nos esclaviza según nuestros deseos carnales, personales, según los dictados del mundo?

La única Libertad es la que nos prometió Jesús, que está basada en la Verdad que representa su Palabra. No hay Libertad más que esta. Nunca supe si el joven quedó convencido con el argumento. Pero yo, sigo teniendo esta Verdad como bandera.

Juan 8:32
Y conoceréis la verdad,
y la verdad os hará libres.

João 8:32  
Econhecereis a verdade,
e a verdade vos libertará.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com