LOS MALVADOS

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<< En estos tiempos tan difíciles que vivimos
los malvados siguen acechando con sus obras
buscando lucros desmedidos
o estafando y mintiendo.
Los hacedores de maldad pueden librarse de la justicia humana,
pero no se librarán de la Justicia de Dios.
Diego Acosta – CHRISTIAN RADIO

www.septimomilenio.com

EL TROPIEZO

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<< DEVOCIONAL

La Palabra de Dios nos habla acerca de quienes tropiezan y caen y la actitud que debemos de tener hacia ellos.

Un mensaje de advertencia primero y de Misericordia después!

Nadie está libre de caer en una situación como esta, dolorosa y a la vez esperanzadora, en el sentido de que un caído al que se  ayuda puede volver a servir.  

Estas reflexiones se originan en el anuncio que un amado hermano está afrontando las consecuencias de su caída y el Espíritu puso en mi corazón el Amor y la Misericordia.

Estos son los momentos en los que debemos dar gracias a Dios por sostenernos y también por tener pensamientos fraternos hacia el prójimo que necesita ayuda.

No hay lugar para levantar el dedo acusador ni para la condescendencia que  no significan otra cosa que sentirse superior. Todo lo contrario, con humildad, orar por el que precisa más que nunca el consuelo, el ánimo y por encima de todo la Misericordia del Eterno.

Proverbios 16:17 El camino de los rectos se aparta del mal;
Su vida guarda el que guarda su camino.

Provérbios  16:17 O alto caminho dos retos é desviar-se do mal; o que guarda o seu caminho preserva a sua alma.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA SOBERBIA

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<< DEVOCIONAL

Jesús ponderó la humildad frente a la soberbia. Estaba mencionando algo muy difícil de apreciar entre los humanos y muy común para todos.

Este pensamiento se originó mientras contemplaba algunas de las pequeñas maravillas que forman parte de la Creación en la ciudad donde vivo.

Y mientras tanto, nosotros los seres superiores sobre todas las especies nos debatimos entre nuestros miedos, nuestros problemas y nuestras decisiones.

Tenemos miedo a un minúsculo virus y a las consecuencias que provoca en nuestros cuerpos, llegando a provocar la muerte de una manera dolorosa casi cruel.

Entonces, me preguntaba, en qué se basa nuestra soberbia? En lo que nos imaginamos que somos o en lo que nos creemos que somos? En realidad, siguiendo con las palabras del Hijo del Hombre, somos la medida de nuestra propia pequeñez.

Por eso no somos humildes!

Proverbios 14:3
En la boca del necio está la vara de la soberbia;
mas los labios de los sabios los guardarán.

Provérbios 14:3
 
Na boca do tolo está a vara da soberba,
mas os lábios do sábio preservá-lo-ão.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA CONFESIÓN-4

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<< ESTUDIO BÍBLICO

Proverbios 28:13.

13El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

Las causas por las cuales no somos propensos a confesar nuestros pecados son muy variados, pero normalmente están asociadas con el orgullo, ya sea personal o de la posición que ocupamos. Sin embargo, en la medida en que somos capaces de reconocer nuestros pecados o errores, alcanzamos misericordia de Dios y de los hombres. Si no queremos asumir las consecuencias de ellos, tarde o temprano llegarán hasta nosotros.

1ª Samuel 19:18-23.

18Entonces Simei hijo de Gera se postró delante del rey cuando él hubo pasado el Jordán, 19y dijo al rey: No me culpe mi señor de iniquidad, ni tengas memoria de los males que tu siervo hizo el día en que mi señor el rey salió de Jerusalén; no los guarde el rey en su corazón. 20Porque yo tu siervo reconozco haber pecado, y he venido hoy el primero de toda la casa de José, para descender a recibir a mi señor el rey. 21Respondió Abisai hijo de Sarvia y dijo: ¿No ha de morir por esto Simei, que maldijo al ungido de Jehová? 22David entonces dijo: ¿Qué tengo yo con vosotros, hijos de Sarvia, para que hoy me seáis adversarios? ¿Ha de morir hoy alguno en Israel? ¿Pues no sé yo que hoy soy rey sobre Israel? 23Y dijo el rey a Simei: No morirás. Y el rey se lo juró.

Simei fue rápidamente a enfrentar su responsabilidad por no haber defendido al rey y se expuso al castigo y como consecuencia obtuvo perdón.

Apocalipsis 22:14.

14Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad.

Es importante estar limpios todo el tiempo, por tanto cuanto antes solucionemos un asunto más livianos andaremos y nos podremos presentar limpios ante el trono de Dios en cualquier momento.

Pr. Ramón Ubillos

www.septimomilenio.com

INDOLENTE

 

INDOLENTE

DEVOCIONAL

Me sorprendo como poco a poco voy aceptando cosas que están mal, como si el tiempo fuera capaz de limar las asperezas de situaciones que no debería tolerar.

Cuando pienso en esta cuestión, la atribuyo a la indolencia con la que vivo, porque en lugar de tener posiciones firmes, me debato entre mis obligaciones y las propuestas del mundo.

No cabe ninguna duda que este debate, es el peor resultado que puede haber en cuanto a las certezas que debemos de tener quienes nos llamamos hijos de Dios.

Ser indolente, me lleva a olvidarme que hay principios que son innegociables y de obligado cumplimiento y por lo tanto no pueden estar sujetos a opiniones o consideraciones interesadas.

Combatir la indolencia es una gran propuesta que me he planteado, para buscar ser digno ante el Eterno y su Majestad. No basta con declararme creyente, debo practicarlo tanto como el respirar.

Proverbios 12:27
El indolente ni aun asará lo que ha cazado;
pero haber precioso del hombre es la diligencia.

Provérbios 12:27
O preguiçoso não assará a sua caça,
mas o bem precioso do homem é ser diligente.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

LA INDOLENCIA

DEVOCIONAL

Me sorprendo como poco a poco voy aceptando cosas que están mal, como si el tiempo fuera capaz de limar las asperezas de situaciones que no debería tolerar.

Cuando pienso en esta cuestión, la atribuyo a la indolencia con la que vivo, porque en lugar de tener posiciones firmes, me debato entre mis obligaciones y las propuestas del mundo.

No cabe ninguna duda que este debate, es el peor resultado que puede haber en cuanto a las certezas que debemos de tener quienes nos llamamos hijos de Dios.

Ser indolente, me lleva a olvidarme que hay principios que son innegociables y de obligado cumplimiento y por lo tanto no pueden estar sujetos a opiniones o consideraciones interesadas.

Combatir la indolencia es una gran propuesta que me he planteado, para buscar ser digno ante el Eterno y su Majestad. No basta con declararme creyente, debo practicarlo tanto como el respirar.

Proverbios 12:27
El indolente ni aun asará lo que ha cazado;
pero haber precioso del hombre es la diligencia.

Provérbios 12:27
O preguiçoso não assará a sua caça,
mas o bem precioso do homem é ser diligente.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com