DECADENCIA

DEVOCIONAL

A lo largo de la vida de las personas hay momentos que se tornan en incomprensibles, pues sobrevienen problemas inimaginables, con consecuencias aún peores.

Es difícil comprender en ese tiempo que está sucediendo, por qué todo comienza a torcerse y a complicarse, sin que aparentemente existan motivos para que eso ocurra.

Más de una vez lo he vivido y lo he pensado. La conclusión es que siempre hay razones para que la vida se convierta en un torbellino que atrapa y nos lanza hacia el vacío.

Tengo la culpa?

Sin la menor duda. Soy culpable, porque a causa de mi orgullo y de confianza en mi propia fuerza y capacidad, fui desestimando al Eterno, hasta apartarme del centro de su Voluntad.

Por Gracia tengo una manera de resolver esta dramática situación. Es volver la mirada hacia lo Alto, pedir perdón y apartarme de toda forma de corrupción e incluso de la violencia que está en mi interior.

Isaías 3:1
ES – Porque he aquí que el Señor Jehová de los ejércitos quita de Jerusalén y de Judá al sustentador y al fuerte, todo sustento de pan y todo socorro de agua.

PT – Porque eis que o Senhor Deus dos Exércitos tirará de Jerusalém e de Judá o bordão e o cajado, todo o sustento de pão e toda a sede de água.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

INSISTENCIA

DEVOCIONAL

Es evidente que nuestra condición de humanos nos lleva a realizar acciones que superan todo lo razonable, solamente por el hecho de insistir una y otra vez sobre lo mismo.

Distinta es la perseverancia!

Una cosa es insistir y otra perseverar, porque sabemos que estamos en el Camino correcto y se nos demanda ser fieles a esa certeza y no abandonar ante las dificultades.

Pero cuando insistimos por nuestras propias convicciones, la cuestión cambia porque estamos dejando de confiar en el Eterno y poniendo nuestro afán por encima de toda consideración.

Más de una vez me he visto sorprendido por situaciones en las que luego de un tiempo, advierto con tristeza, que los malos resultados solo son consecuencia de mi error inicial, el de insistir confiando solamente en mis fuerzas.

En momentos precisos, es necesario reflexionar siempre, para no cometer errores que bien podrían haber sido evitados. Trato de recordar esta advertencia, para no tropezar tantas veces en la misma piedra.

Salmo 31:3
ES –
Porque tú eres mi roca y mi castillo;
por tu nombre me guiarás
y me encaminarás.

PT Porque tu és a minha rocha e a minha fortaleza;
pelo que, por amor do teu nome,
guia-me e encaminha-me.

Diego Acosta / Neide Ferreira

 

 

PEDIR

 

 

DEVOCIONAL

Hay quienes aseguran que nos pasamos la vida pidiendo!

Y es verdad, solo que es preciso saber qué es lo que pedimos!

Podemos pedir lo superfluo, aquello que satisface nuestra vanidad o nuestro torpe deseo de complacer lo que el mundo nos recuerda para… sentirnos bien.

Cuando pienso en la acción de pedir al Creador, me imagino otra cosa. Que debo pedir lo que es imprescindible, esencial, aquello que ÉL mismo enseñó en la Oración fundamental.

EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA!

Esto sí que debo pedir, pues tiene relación directa con mi necesidad más elemental y porque revela que en mi corazón hay una auténtica dependencia con el Señor.

Tener en cuenta esto, nos llevará verdaderamente a establecer que en nuestra relación con el Eterno prevalece la dependencia más total y absoluta, para que ÉL sea nuestro Proveedor.

Desde hoy, pediré el PAN NUESTRO DE CADA DÍA!

Lucas 11:3
ES –
El pan nuestro de cada día,
dánoslo hoy.

PT –  Dá-nos cada dia
o nosso pão cotidiano

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

VOLUNTARISMO…!

DEVOCIONAL

Asumo que uno de los peligros que provoca el afán de hacer, de obrar, es el voluntarismo, que incluso llega a desafiar las advertencias más elementales.

Me olvido con mucha facilidad de que no basta con la necesidad de hacer, porque todo debe estar condicionado a aquello que esté bajo la Soberana Voluntad de Dios.

Cuando nos alejamos de esta visión de la realidad, es cuando nos sometemos a riesgos casi siempre innecesarios, porque nos enfrentamos a situaciones que son frutos de nuestra imprudencia, de nuestra mal dirigida capacidad de hacer.

El voluntarismo me parece a veces desafiante, porque demuestra de manera concluyente como interpreto según mi conveniencia, aquello que debo considerar como un Mandato.

Si en la obediencia está la bendición, en el afán también está el castigo que nos buscamos precisamente por no ser capaces de aceptar las normas o las indicaciones que debemos dar por buenas.

El voluntarismo, no justifica los errores. Por el contrario, los aumenta.

Hebreos 5:8
Y aunque era Hijo,
por lo que padeció
aprendió la obediencia.

Hebreus 5:8
Ainda que era Filho,
aprendeu a obediência,
por aquilo que padeceu
.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

O que você quer…

 

DEVOCIONAIS

– E lhes indagou Jesus: “Que quereis que Eu vos faça?” – Marcos 10:36
No nosso dia a dia, Deus está sempre nos ensinando e falando conosco.
Hoje falando com minha irmã sobre trabalho foi exatamente assim. Nos conformamos com o que temos à mão, mas será que é isso o que Deus tem para nós?
Aceitamos o que conseguimos “agarrar” com medo de perder, de ficar sem, de ser desprovido, por necessidade, etc. e eteceteras (a lista seria interminável), vivemos em um tempo onde as expectativas/cobranças são muito grandes.
Deus é nosso Pai, certo? E como tal, sempre se ocupa de atender a nossa necessidade – seja ela qual for – emocional, financeira, sentimental. Mas existe uma parte que nos incumbe como filhos: pedir, falar, levar a Ele nossa necessidade, duvidas, aflições, tristezas, enfim, TUDO.
Isso significa nossa dependência total dEle.
Jesus viu a pessoa enferma e ainda perguntou: O que você quer que eu faça? Será que Jesus não “enxergava” a necessidade dessa pessoa? Claro que sim! Mas o que Ele queria era ver a confiança/fé, que aquela pessoa estava disposta a confiar que só Ele teria a solução daquele problema.
Da mesma forma Deus quer ouvir de nós o quanto confiamos nEle e dependemos da Sua provisão e suprimento.
E isso não é apenas na enfermidade ou necessidade financeira, é em tudo.
Quantas vezes oramos (de verdade) antes de fazer algo ou tomar uma decisão?
Quantas vezes perguntamos, e esperamos a resposta, sobre um relacionamento ou empregoa Deus?
Deus quer ouvir de nós o que necessitamos, desejamos e sonhamos, e como bom Pai que é nos dará o que realmente possa produzir algo bom. Lucas 11 fala sobre isso: Qual pai dará pedra a um filho que pede pão?
Mas para isto é necessário ter este relacionamento com Ele, confiar e entregar TUDO a Ele – ..entrega teu caminho ao Senhor, confia nEle e o mais Ele fará – conheça o PAI! Leia o “manual de sobrevivência” que Ele nos deu: a Bíblia. Desenvolva a intimidade, confiança, relacionamento, entrega.
Não aceite o primeiro que vier por medo, antes verifique que é isso que Deus tem para você. Deixe de lado aquilo que pode afastar você do Pai, sem medo, não vai faltar nada – o Senhor é meu Pastor, NADA me faltará.
Quero convidar você, agora, neste momento que está lendo isto, a ter um relacionamentopaternal de confiança e entrega total com Deus – isto é tudo que Ele espera de nós!

Elié Ferreira

www.septimomilenio.com

ACLARACIÓN

DEVOCIONAL

Escuchando a un amigo pastor, me llamó la atención la levísima alusión que hizo sobre el pecado, una de las situaciones más conflictivas que se pueden afrontar en una congregación.

Me explicó que había que tener en cuenta muchas cuestiones en los mensajes que se hacían en las Iglesias y una de ellas, era la de considerar su propia existencia económica.

Él mismo se encargó de aclararme el por qué de esa actitud y que me causó una profunda preocupación, porque estaba evidenciando una especie de abandono de aquello que consideramos fundamental.

Ante mi sorpresa, continuó: Debo de tener cuidado de no afectar los ingresos mensuales y ser muy prudente con el enfoque relacionado con determinados temas que pueden provocar que algunos creyentes abandonen la congregación.

Confieso que me embargó una profunda pena, por mi amigo y por mí, porque yo no estaba seguro de como obraría en circunstancias semejantes. Me temo, que haría lo mismo que él, que no es otra cosa que alejarme de Jesús.

Proverbios 10:9
El que camina en integridad anda confiado;
mas el que pervierte sus caminos
será quebrantado.

Provérbios 10:9
 Quem anda em sinceridade anda seguro,
mas o que perverte os seus caminhos
será conhecido.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

INDIFERENCIA

DEVOCIONAL

Si un día me despierto y no tengo deseos de hacer absolutamente nada, me debo preocupar?

O debo escudriñar mi corazón para saber que me está ocurriendo?

Es evidente que si tenemos en nuestro corazón a Jesús, este tipo de situaciones no nos deberían de ocurrir. Pero sin embargo, suceden. La cuestión es tratar de saber, por qué?

Lo primero es examinar nuestra relación con Dios, estamos orando, estamos obrando, como lo que somos, sus hijos?

Quizás ese sea el centro del problema, que nos estamos alejando del Eterno y entonces lentamente vamos perdiendo su Gracia y nos encontramos indefensos ante el menor de los problemas.

La indiferencia no es algo que recibamos del Señor, es una perturbación del enemigo que se aprovecha de nuestras debilidades y también de nuestra negligencia.

Le pido al Creador Sabiduría, para comprender que en esta situación lo único que puedo hacer es arrepentirme por mi iniquidad y volver al mejor lugar posible: A los pies de quién me ha dado la vida.

Job 28:28
Y dijo al hombre:
He aquí que el temor del Señor es la sabiduría,
y el apartarse del mal,
la inteligencia.

Jó 28:28
Mas disse ao homem:
Eis que o temor do Senhor é a sabedoria,
e apartar-se do mal
é a inteligência.

Diego Acosta / Neide Ferreira

LO OCULTO

DEVOCIONAL

En una congregación de la que formaba parte, llamaba poderosamente la atención una hermana que con sus gestos parecía adorar al Señor a extremos casi inimaginables.

Tanto impactó, que incluso se la llegó a considerar para que ocupara un lugar de responsabilidad dentro de la vida de la Iglesia, poniéndola como ejemplo.

Hubo algunos como yo, que sugerimos tener prudencia antes de dar pasos tan importantes, para poder valorar con el tiempo, como podrían ser los comportamientos futuros de la hermana.

Pero, el Eterno siempre pone las cosas en su lugar, algunas veces antes o después, pero siempre en el momento correcto. Como fue este caso que recuerdo, porque inesperadamente tuvimos conocimiento de cómo era en realidad la vida de la hermana.

Recuerdo que fue una dolorosa comprobación, porque la prudencia que reclamábamos se vio confirmada por los hechos y lo que parecía una hermosa relación con Dios, no era otra cosa que el ocultamiento de una penosa realidad.

Marcos 4:22
ES – Porque no hay nada oculto
que no haya de ser manifestado;
ni escondido,
que no haya de salir a luz.

PT –  Porque nada há encoberto
que não haja de ser manifesto;
e nada se faz para ficar oculto,
mas para ser descoberto.

Diego acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com