RECORDAR

Con un grupo de hermanos comentábamos los duros que pueden resultar los golpes que hay que afrontar a lo largo de la vida.

Discrepábamos sobre la forma en que cada uno se colocaba frente a situaciones complejas y muchas veces dificilísimas.

En lo que sí coincidimos es que en esos momentos es cuando más se debe confiar en Dios, para no caer en la diabólica tentación de olvidarnos de ÉL.

También hablamos de los exitosos que son algunos hombres y mujeres, que sin respetar nada ni a nadie, parecen ser los dueños del mundo.

Y de nuevo se repitieron las discrepancias, porque los ejemplos sobre esta clase de personas son muchos y además muy notorios.

Mientras hablábamos tuve la necesidad de ser muy prudente, porque percibí que estábamos cayendo en el peligroso terreno de admirar los logros equivocados.

Fue entonces cuando decidí recordar y recordarme, que nunca el mal prevalecerá sobre el Bien. Nunca. Aunque las circunstancias puedan mostrar lo contrario, el Poder del Eterno es superior a cualquier otro poder.

Con esta certeza se apaciguaron los ánimos y también el mío. Por mucho impío triunfante que vea, siempre debo recordar que nadie escapará del Juicio.

Nadie!

Eclesiastés 8:13

Y que no le irá bien al impío,

ni le serán prolongados los días, que son como sombra;

por cuanto no teme delante de la presencia de Dios.

Eclesiastes 8:13

Mas ao ímpio não irá bem,

e ele não prolongará os seus dias; será como a sombra,

visto que ele não teme diante de Deus.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

DE ORO…

Recuerdo que cuando era niño se decía de una persona que hacía buenas obras, que tenía un… corazón de oro.

Seguramente en estos tiempos aquellas buenas acciones, habrán quedado en el pasado y se pueda seguir diciendo de algunas personas que tienen corazón de oro, pero por motivos diferentes.

Que quiero decir con esto?

Que infelizmente en nuestros días hay muchas personas que tienen el corazón de oro, porque lo único que ambicionan es el dinero.

Tristemente se puede afirmar, que aquellos hombres y mujeres de las buenas obras de mi infancia, se han ido convirtiendo en personas ambiciosas, codiciosas que aman el dinero por encima de todo y de todos.

Creo que es uno de los síntomas de la sociedad en la que vivimos, que la vuelven dura, despiadada, sin límites morales, donde todo está permitido menos la derrota.

Volvamos nuestros ojos a Jesús!

Con un corazón de oro no puedo seguir al Hijo del Hombre, pero con nuevo corazón si lo puedo servir!

Eclesiastés 5:10

El que ama el dinero, no se saciará de dinero;

y el que ama el mucho tener, no sacará fruto.

También esto es vanidad.

Eclesiastes 5:10

O que amar o dinheiro nunca se fartará de dinheiro;

e quem amar a abundância nunca se fartará da renda;

 também isso é vaidade.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA BIBLIA ENSEÑA – Adversidad

Mira la obra de Dios; porque ¿quién

podrá enderezar lo que él torció?

En el día del bien goza del bien; y en

el día de la adversidad considera.

Dios hizo tanto lo uno como lo otro, a

fin de que el hombre nada halle

después de él.

De: Eclesiastés 7:13-14

www.septimomilenio.com

RE-PENSAR

Me resulta dificultoso tratar de saber si estoy obrando como el Señor manda o lo estoy haciendo como me más me gusta.

Esta diferencia marca la medida de la complacencia que tenemos hacia nosotros mismos, para los demás somos rigurosos y cuando se trata de lo personal, más que benévolos.

Es lo mismo que hago en mi relación con Dios!

Soy complaciente con mis justificaciones sobre la forma en que procedo, pero soy exigente en relación a las respuestas que demando del Eterno.

Por todo esto es que me digo que es lo que estoy haciendo mal y hasta cuando voy a perseverar en esta actitud que tengo la plena certeza no agrada a Dios.

Tengo cada vez más claro, que debo re-pensar en todo esto, porque lo que he elaborado como pensamiento hasta ahora es francamente penoso.

Admitir los errores es relativamente fácil. Lo difícil es dejar de cometerlos!

Y en eso estoy, clamando por la ayuda del Señor!

Eclesiastés 7:25

Me volví y fijé mi corazón para saber y examinar e inquirir la sabiduría

y la razón,

y para conocer la maldad de la insensatez y el desvarío del error.

Eclesiastes 7:25

Eu tornei a voltar-me e determinei em meu coração saber, e inquirir, e

buscar a sabedoria

e a razão, e conhecer a loucura da impiedade e a doidice dos

desvarios.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ESCUDRIÑAR…ESCUDRIÑAR

Este Mandato debemos recordarlo no solo todos los días de nuestra vida, sino también a cada momento de nuestra existencia.

Puede resultar excesivamente dramático este reclamo a cumplir con el Mandato bíblico, pero hoy más que nunca estamos expuestos a ser engañados por las personas o las situaciones más insospechadas.

Así se lo expresaba a un joven matrimonio, que me comentaron que habían salido desorientados del culto dominical y no sabían que hacer.

Sin ánimo de criticar y mucho menos de juzgar, la sugerencia a modo de consejo que les dejé, fue la de que escudriñaran y contrastaran lo escuchado con la Palabra de Dios.

Esta es la prueba irrefutable acerca de si hemos escuchado algo cierto o algo tergiversado por una mala interpretación humana.

Solamente procediendo de esta manera nos evitaremos horas angustiosas, al no saber como obrar frente a determinadas expresiones que podemos haber leído o escuchado.

Cumplamos con rigor el Mandato de ESCUDRIÑAR!

Eclesiastés 12:9

Y cuanto más sabio fue el Predicador, tanto más enseñó sabiduría al

pueblo; e hizo escuchar, e hizo escudriñar,

y compuso muchos proverbios.

Eclesiastes 12:9

E, quanto mais sábio foi o Pregador,

tanto mais sabedoria ao povo ensinou;

e atentou, e esquadrinhou, e compôs muitos provérbios.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio

MULTIPLICA…!

Solo el hombre es capaz de perseverar en su error!

Por eso se nos advierte acerca de hablar mucho, de multiplicar las palabras que salen de nuestra boca, por el solo hecho de pronunciarlas.

Decía un amigo mío que hay personas que hablan no para ser escuchados…sino para escucharse. Y en grupo podrían agruparse los necios.

La cuestión sobre la que nos advierte la Biblia, es que debemos ser prudentes con nuestras palabras y sobre todo con el contenido y el significado de lo que decimos.

Quién habla para escucharse, pareciera que lo hace mecánicamente, sin advertir que está repitiendo conceptos o está diciendo auténticas barbaridades o tonterías.

Razones por las que el sabio Eclesiastés nos advierte acerca de lo que hacemos con el uso de la palabra, de las palabras.

Si hablamos mucho difícilmente podremos guiarnos por la Sabiduría y lo más posible es que lleguemos a los extremos que marcan el desvarío. Motivos por los que difícilmente seamos capaces de discernir nada.

Seamos prudentes, hablemos lo justo y aprendamos el alto significado del silencio.

Eclesiastés 10:14

El necio multiplica palabras, aunque no sabe nadie lo que ha de ser;

¿y quién le hará saber lo que después de él será?

Eclesiastes 10:14

 Bem que o tolo multiplique as palavras, não sabe o homem o que será;

e quem lhe fará saber o que será depois dele?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

NECEDAD

La necedad no es otra cosa que el ejercicio que hacen los ignorantes, de su propia ignorancia.

A veces hacen una exhibición orgullosa o presuntuosa de lo ignorantes que son, con un alarde propio de quienes no saben lo que deberían saber.

En la vida cotidiana nos encontramos con estas personas, que incluso pueden llegar a ocupar altos cargos públicos, porque siempre habrá quienes se identifiquen con ellos, porque son sus iguales.

Triste futuro de los países que los gobiernan los necios, porque revela que son mayoría quienes se niegan a saber y se mantienen tercamente en su ignorancia.

De igual modo es triste ver como en la vida cristiana, también hay necios que exhiben su ignorancia, disfrazada de seguir ejemplos tan necios como ellos mismos.

La Biblia en su infinita Sabiduría nos advierte acerca de los necios y de la necedad y nos demanda respuestas concretas para no ser necios y no caer en la necedad.

Si no diéramos respuesta a esta demanda, penoso será también nuestro futuro.

Eclesiastés 10:3

 Y aun mientras va el necio por el camino, le falta cordura,

y va diciendo a todos que es necio.

Eclesiastes 10:3

E, até quando o tolo vai pelo caminho, lhe falta entendimento,

e diz a todos que é tolo.

Diego Acosta / Neide Ferreira

EL PRINCIPIO

La grandilocuencia no es propia de la Biblia!

No es necesario exponer grandes argumentos, cuando se está hablando de las cosas relacionadas con Dios y sus Mandamientos.

Este concepto lo sintetiza magistralmente el autor de Eclesiastés, cuando nos formula una advertencia fundamental: Cuál es el principio de todo con relación al Eterno.

Si sabemos esto, podremos afrontar el Juicio con la serenidad de quién no es perfecto, pero ha buscado con pasión la perfección.

Temer a Dios es el principio de toda Sabiduría y ser fieles a lo que nos ha mandado, son las cuestiones básicas sobre las que se fundamenta nuestra vida cotidiana, en medio de los problemas o en la alegría.

Salomón, que se identifica como el Predicador, nos alienta y exhorta a vivir de acuerdo con un principio que nos hará caminar por el Camino, sin desviarnos a derecha ni a izquierda.

Tendremos tropiezos, caídas, sobresaltos y también angustias, pero siempre contaremos con la Misericordia del Señor que estará con nosotros hasta el final.

Eclesiastés 12:13-14

ES – El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.

Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala.

PT – De tudo o que se tem ouvido, o fim é: Teme a Deus e guarda os seus mandamentos; porque este é o dever de todo homem.

Porque Deus há de trazer a juízo toda obra e até tudo o que está encoberto, quer seja bom, quer seja mau.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

COMPRENDER…?

Puede el hombre en su sabiduría llegar a comprender la Grandeza de Dios?

NO.

Los hombres a los que les reconocemos la categoría de sabios, pueden estar en un nivel de conocimientos muy superior al del resto de los humanos.

Sin embargo por grande y notable que sea su saber, nunca podrá estar a la altura de lo que verdaderamente es el Eterno.

La profundidad  de esta idea es portentosa, que cuando fui consciente de ella, finalmente comprendí lo pequeño que soy y lo torpe que es mi condición.

No solo mi vanidad es absolutamente injustificada, sino que todo aquello que pensé que tenía algún valor, no es más que pura palabrería.

Me quedó claro que la mente humana, que mi mente, es demasiado poca cosa, como para atreverme siquiera a interpretar lo que los supuestamente sabios, tratan de mostrarnos como frutos de sus elevados razonamientos.

Humildemente he recogido las velas de mi orgullo y me he limitado a percibir la suave brisa del Espíritu, que es el que me puede liberar del abismo en el que me encuentro.

Eclesiastés 8:17

Y he visto todas las obras de Dios, que el hombre no puede alcanzar la obra que debajo del sol se hace; por mucho que trabaje el hombre buscándola, no la hallará; aunque diga el sabio que la conoce, no por eso podrá alcanzarla.

Eclesiastes 8:17

Então, vi toda a obra de Deus, que o homem não pode alcançar a obra que se faz debaixo do sol; por mais que trabalhe o homem para a buscar, não a achará; e, ainda que diga o sábio que a virá a conhecer, nem por isso a poderá alcançar.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

BUENAS NUEVAS

Los Profetas han tenido muchos momentos difíciles, cuando debieron anunciar decisiones de Jehová que afectaban principalmente al pueblo de Israel.

Esas decisiones pueden afectarnos cuando nos encontramos en circunstancias similares, en donde el Juicio se abate sobre el pecado y la infidelidad.

Pero también los profetas fueron encargados de anunciar un cambio en el futuro, principalmente en el caso de Jerusalén.

Isaías fue encargado de anunciar cosas buenas para los pobres, también para los quebrantados de corazón, a dar libertad a los cautivos y a los prisioneros.

Hagamos nuestras estas decisiones de Jehová!

Cambiemos el sentido de nuestra vida, alejándonos de lo que ofende a Dios, de lo que agravia su Majestad y de lo que significa una rebelión contra su Poder y Autoridad.

Eso espera ÉL de nosotros! Un cambio que nos lleve por la senda de la Obediencia y de la fidelidad.

Lo mismo que le reclamó en diversos momentos de la historia a Su Pueblo, a los hombres y mujeres de Israel que se alejaron voluntariamente de sus mandatos y se volvieron idólatras y hacedores de maldad.

Así como el Eterno redimió a Israel, así redimirá a quienes abandonen sus malas acciones y se conviertan en hacedores del bien.

Las promesas del pasado tienen vigencia con el tiempo, por el principio de que la historia se repite, como nos reveló el sabio Eclesiastés.

No seamos esclavos del pasado y de nuestras malas obras. No perseveremos en el error ni en la rebeldía. Si lo hacemos nos esperarán días de renuevo, como nunca lo podremos imaginar.

Isaías 61:1

ES – El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel.

PT – O Espírito do Senhor Jeová está sobre mim, porque o Senhor me ungiu para pregar boas-novas aos mansos; enviou-me a restaurar os contritos de coração, a proclamar liberdade aos cativos e a abertura de prisão aos presos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

1 2