OTOÑO…PRIMAVERA

 

 

 

ANTIVIRUS

Frívolamente el mundo recuerda que para el hemisferio norte comienza el otoño y que para el sur, la primavera.

Nadie recuerda que esta certeza que tenemos los humanos, deriva de la promesa que Dios hizo a Noé tras el diluvio.

Dijo Jehová: No volveré a maldecir la tierra a causa del hombre y estableció las estaciones, definiendo las más extremas, el frío y el calor, según podemos leer en el Octavo Capítulo del Libro de Génesis.

Es trascendente que recordemos, aunque se trate de cuestiones aparentemente sin importancia, que todo lo que vemos y lo que desconocemos es Obra del Eterno.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

BURDO

Burdo por definición significa tosco, grosero, justificación grosera.

Como se aplica en el caso de que algunas personas recuerden que alguien creó la bandera que pretende identificar a los homosexuales?

Podemos calificar de burdo el intento de disfrazar una tremenda mentira, como una creación intelectual de una determinada persona.

Más grave aún que todo esto, es que algunos hermanos de la fe hicieron comentarios que revelaban su absoluta falta de conocimiento sobre el tema y daban como cierto este burdo anuncio.

Cumpliendo el Mandato bíblico debemos escudriñar todo lo que leemos, escuchamos o vemos. La supuesta bandera que identifica al movimiento de los homosexuales y lesbianas, no es otra cosa que el ARCO IRIS.

El que prometió Jehová Dios en un solemne Pacto a Noé!

Cada vez que veamos el ARCO IRIS debemos recordar que es una extraordinaria evidencia física en la naturaleza, para que los hombres recordemos que Dios es un Dios de Pactos y que solo ÉL puede cumplir siempre.

Hagamos Memoria de esta cuestión y no seamos torpes ni mucho menos ingenuos, al aceptar como cierto algo que no deja de ser un burdo intento de engaño.

Decía David que prefería siempre la justicia de los hombres y no la Justicia e Dios. Bueno es recordarlo!

Génesis 9:16-17

Estará el arco en las nubes, y lo veré, y me acordaré del pacto perpetuo entre Dios y todo ser viviente, con toda carne que hay sobre la tierra.

Dijo, pues, Dios a Noé: Esta es la señal del pacto que he establecido entre mí y toda carne que está sobre la tierra.

Gênesis 9:16-17

 E estará o arco nas nuvens, e eu o verei, para me lembrar do concerto eterno entre Deus e toda alma vivente de toda carne, que está sobre a terra.

E disse Deus a Noé: Este é o sinal do concerto que tenho estabelecido entre mim e toda a carne que está sobre a terra.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EL PRECIO

Uno de los mensajes más cautivantes y mentirosos del mundo, es el de que todo es posible, basta con que nos parezca bueno.

Traducido: Gratis total, todo está permitido…

La cuestión es determinar si esta auténtica mentira nos puede afectar. Es evidente que sí. No existe el gratis total. Todo lo que hagamos tendrá sus consecuencias.

Noé maldijo a uno de sus hijos por haber visto su desnudez. Se podría argumentar que el patriarca estaba ebrio…pero no es razón suficiente para justificar el hecho que le valió la maldición.

Seamos más que prudentes. Nadie nos puede asegurar que nuestros hechos no tendrán consecuencias. Nadie, simplemente porque se opondría a los Mandatos de Dios.

Del mismo modo que si nuestras obras demuestran el grado de nuestra fe, por oposición a este pensamiento, todo lo que hagamos mal tendrá su recompensa.

Y esa recompensa no será la que nos llevará a caminar junto a Jesús y cumplir sus Mandatos!

Génesis 9:24-25

Y despertó Noé de su embriaguez, y supo lo que le había hecho su hijo más joven, y dijo:
Maldito sea Canaán;
Siervo de siervos será a sus hermanos.

Gênesis 9:24-25

E despertou Noé do seu vinho e soube o que seu filho menor lhe fizera.

E disse:

Maldito seja Canaã;

servo dos servos seja aos seus irmãos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ME COMPARO CON…

Pensando en algunas de mis actitudes, llegué a la conclusión de que son una forma de rebeldía contra Dios.

Una de ellas es la de compararme con otras personas!

La comparación generalmente encierra el anhelo de ser como una estrella famosa o un deportista exitoso o un escritor o un artista.

Incluso podemos anhelar ser como los grandes hombres de la Biblia, que cumplieron mandatos asombrosos del Todopoderoso.

Abraham, Moisés, Noé, David, fueron elegidos por Jehová para hacer las obras que eran necesarias para que se cumpliera su Plan para los Hombres. En cada tiempo el Soberano elige quienes los servirán.

Cada uno con su debilidad, ansía ser algo diferente de lo que es. Solo que nos olvidamos que somos lo que somos porque así lo ha dispuesto el Creador.

Y en esa búsqueda insensata dejamos de valorar los dones y talentos que el Señor nos ha dado. Y en lugar de servir con ellos los menospreciamos, como si no tuvieran ningún valor.

Lo cierto es que con esos dones y talentos debemos de servir al prójimo, que es la manera de servir a Jesús, como ÉL lo enseñó.

Cada vez que deis de beber al sediento, a mí me has dado de beber!

No lo olvidemos y vivamos con alegría por ser como somos y hagamos el bien con los dones que el Altísimo nos ha concedido.

Y no volvamos a caer en la tentación de compararnos con nadie.

Génesis 1:26

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

Gênesis 1:26

E disse Deus: Façamos o homem à nossa imagem, conforme a nossa semelhança; e domine sobre os peixes do mar, e sobre as aves dos céus, e sobre o gado, e sobre toda a terra, e sobre todo réptil que se move sobre a terra.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EL PACTO PERPETUO

Blog del TIEMPO!

En el Libro de Génesis se revela a las generaciones venideras, la magnitud del Diluvio con el que fueron castigados los hombres a causa de sus pecados.

En el mismo Libro, se nos revela el Pacto que Dios hizo con Noé y con él con todos los hombres, anunciando que nunca más volvería a producirse un Diluvio sobre la Tierra.

El Arco Iris, representa por tanto el símbolo de ese Pacto de Dios con los hombres!

Cualquier otro significado que se pretenda otorgarle, es un desafío al Omnipotente!

Es bueno e importante recordar este Pacto, porque a pesar de que no pueda creerse en él, su existencia es innegable.

Estamos advertidos!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

LOS CANANEOS, VIVIERON BAJO LA MALDICIÓN DE NOÉ

la-otra

LA OTRA HISTORIA

Canaán fue hijo de Cam y nieto de Noé, quién lo maldijo junto con su padre por haber visto su desnudez, Génesis 22:9, 18,22-27.

Sus descendientes formaban parte de los grupos que habitaban la actual Palestina y se los conocía por ser comerciantes o mercaderes.

Sus lugares de residencia eran la región costera con el Mediterráneo, los valles y también las llanuras del oeste palestino y el valle del Jordán. Como es notorio, los amorreos ocupaban las alturas de esta última región.

Los puertos de Canaán eran importantes por su movimiento comercial y eran los Tiro, Sidón, Beirut y Biblos. Los cananeos eran productores de papiro y también de madera.

Su presencia en la región se ubica en torno a los 3000 años a.C. y en ciertas etapas estuvieron dominados por los egipcios. Pero cuando Josué invadió su territorio, alrededor del año 1.230 a.C. el poderío de los egipcios había disminuido.

También los llamados pueblos del mar invadieron Canaán. Los filisteos que así se los identificaba, se ubicaron especialmente en el sur de la región, en la zona costera.

Los cananeos tenían un idioma de raíz semítica, eran buenos escultores, orfebres y también productores de telas de alta calidad.

Los judíos recibieron la orden de exterminar a los cananeos, pero su desobediencia provocó que este pueblo continuamente fuera un problema para Israel, Jueces, 1:27, 2:1-3.

La historia de los siete pueblos que habitaban la Tierra Prometida, revela sin ningún género de dudas, que no hubo árabes en la región.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

UN NUEVO TIEMPO

fotof

LA BIBLIA ENSEÑA

Noé y su familia luego de más de un año de permanecer en el arca, descendieron a tierra y se encontraron en una circunstancia única en la historia.

Un tiempo único e irrepetible, junto a los seres vivientes que también permanecieron en el arca durante más de doce meses: La Tierra estaba desierta!

Jehová había hablado para asegurar que mientras la tierra permanezca no cesarán la sementera y la siega y que las cuatro estaciones se repetirían, así como el día y la noche.

Génesis 9:1

Bendijo Dios a Noé y a sus hijos,

y les dijo:

Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra.

Así como los padres Adán y Eva recibieron el mismo mandato, ahora Jehová lo repetía ante Noé y su prole. El antiguo tiempo había pasado y comenzaba uno nuevo, con la bendición del Eterno para que se pudiera cumplir su propio mandato.

Habría Suprema Benevolencia para los hombres pecadores y la certeza de que a pesar de sus rebeliones no se volvería a repetir el castigo del diluvio.

Debemos reparar que la Tierra está completamente despoblada y la familia del patriarca tiene la responsabilidad de poblarla nuevamente.

Génesis 9:2

 El temor y el miedo de vosotros estarán sobre todo animal de la tierra, y sobre toda ave de los cielos, en todo lo que se mueva sobre la tierra, y en todos los peces del mar; en vuestra mano son entregados.

Jehová coloca sobre Noé, que se convierte en un nuevo padre de la humanidad, la autoridad sobre todos los seres inferiores de las distintas especies que poblarán la Tierra desierta.

Podemos advertir que a pesar de las similitudes, hay diferencias entre las situaciones que se presentaron a Adán y Eva y a Noé y los suyos después.

Los primeros padres eran inocentes y por tanto tenían la misma autoridad sobre las especies inferiores, pero desde la perspectiva del amor.

Noé y su familia, siendo como somos los hombres pecadores y libres de inocencia, tenemos autoridad pero desde el temor y el miedo.

El Supremo concede a los hombres todos los elementos para vivir y también nos concede todo aquello que nos resulta necesario para vivir placenteramente, 1 Tito 4:4.

Comienza un Nuevo Tiempo para la humanidad y para los seres vivos de la Tierra.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

TRÁS EL DILUVIO NOÉ AGRADECE SER EL REMANENTE DE LA HUMANIDAD

bensena

LA BIBLIA ENSEÑA

EL DILUVIO VII

Noé y los suyos han demostrado su plena conciencia de lo que es importante, por encima de todo lo demás.

Cuando el Patriarca comprendió que podía cumplir con el mandato de Jehová y salir del arca junto con todos los seres que la habitaron, tomó una decisión ejemplar.

No se preocupó por su cobijo ni el de su familia, en un medio inhóspito, hostil y devastado por los efectos de las aguas sobre la tierra.

Asumió que lo primero que debía hacer era dar gracias al Eterno por su cuidado en medio de tan mayúscula tragedia y testimoniar con sus hechos lo que guardaba en su corazón.

Por eso decidió levantar un altar y realizar sacrificios con animales limpios, que no resultaban tan sencillos de encontrar luego de la larga permanencia de más de un año sobre el arca.

Noé no se preocupó por el lugar donde vivirían ni donde morarían los seres que habían subido con él al ingenio mandado a construir por el Soberano. Se preocupó por honrarlo, primero que todo.

Las demás necesidades serían cubiertas luego, pero el altar y la honra al Creador, eran lo primero que debía hacer.

Pensemos en nuestra propia vida, cuál es el lugar que le concedemos al Dios Eterno!

Génesis 8:22

Mientras la tierra permanezca,

no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la

noche.

Jehová aceptó con benevolencia la actitud de Noé y los suyos, que constituían el remanente de su Creación. Las dudas que podía albergar el patriarca con relación a una probable repetición del castigo, quedaron disipadas por la solemne declaración del Omnipotente.

Resulta evidente que si una vez los hombres demostraron su capacidad para hacer el mal, era más que obvio que volverían a repetir su maldad con el paso del tiempo. Por esa razón Jehová miró con compasión a ese remanente y su descendencia futura y prometió que el diluvio no volvería a repetirse.

Además dejó claramente testimoniado que la Tierra tal y como la concebimos, algún día, quizás no muy lejano en nuestros tiempos, dejará de existir.

Los hombres solo encontrarán la Salvación por la obra del Espíritu y por sí mismos, seguirán siendo pecadores.

Jehová anuncia que a pesar del daño ocasionado por el diluvio a la tierra y a todo lo Creado, los ciclos vitales continuarán para hacer posible la vida y la continuidad del remanente elegido a través de Noé.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

QUIENES ERAN LOS JEBUSEOS?

la-otra

LA OTRA HISTORIA

Los jebuseos eran descendientes del tercer hijo de  Canaán, que era nieto de Noé y uno de los hijos de Cam. Debe recordarse que sobre Canaán recayó la maldición de a raíz del episodio en el que el Patriarca en estado embriaguez fue visto por su hijo Cam y por su nieto Canaán.

Los jebuseos habitaban al norte de Jerusalén, en la región montañosa que la rodea. Jerusalén recibía el nombre de Jebús, Josué 18:28, Jueces 19:10-11 y 1 de Crónicas 11:4-5. Jerusalén también recibió el nombre de Usuralim, Génesis 14:18.

Los jebuseos sufrieron la quema de Jerusalén por parte de Josué cuando venció a la confederación que se levantó contra Gabaón. Fue precisamente Adonisedec, rey de Jerusalén el que se enfrentó a las fuerzas de Josué y tras su derrota vino la destrucción de Jebús o Jerusalén.

Los jebuseos no abandonaron la región y convirtieron en una verdadera fortaleza la colina oriental de Jerusalén. Recién en los tiempos de David la tierra de los jebuseos fue conquistada, pero el Rey les permitió vivir en ella.

David le compró a Arauna que era el rey de los jebuseos, su era, según consta en 2 Samuel 24:16, 18, 23-24. Además de la era David le compró no solamente la era sino también los bueyes con los que ofreció un holocausto, en un altar especialmente levantado en honor de Jehová.

Luego los jebuseos se convirtieron en siervos del hijo de David, el rey Salómón, 1 Reyes 9:20-21.

Es destacable que luego del cautiverio de los judíos en Babilonia, todavía son mencionados como habitantes de Jerusalén, Esdras ):1-2, Nehemías 7:57 y Zacarías 9:7.

Los jebuseos forman parte de la historia del pueblo judío y especialmente de la región de Jerusalén, la Ciudad Santa.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

EL DILUVIO – VI

LA BIBLIA ENSEÑA

bensena

Se acordó Dios de quienes estaban en el arca y se cerraron las fuentes del abismo y las cataratas de los cielos y la lluvia fue detenida.

El arca reposó sobre lo montes de Ararat y se descubrieron las cimas de los montes. Noé abrió la ventana que había hecho y un cuervo estuvo yendo y volviendo. El Patriarca envió una paloma que fue y volvió y por segunda vez, regresó con una rama de olivo. Noé la volvió a enviar y ya no volvió.

La tierra se había secado. Dios volvió a hablar a Noé.

Génesis 8:16

 Sal del arca tú, y tu mujer, y tus hijos, y las mujeres de tus hijos contigo.

Tras haber permanecido 378 días en el arca, Noé y su familia la abandonaron e hicieron salir a todas las especies de seres vivientes que estuvieron en ella.

Comenzaba un nuevo tiempo para la especie humana y para todas las demás especies con vida.

Génesis 8:20

Y edificó Noé un altar a Jehová, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocausto en el altar.

Con el altar y su ofrenda Noé testimoniaba el agradecimiento a Jehová por lo que había hecho con ellos y  las especies que se salvaron del diluvio.

Génesis 8:21

Y percibió Jehová olor grato; y dijo Jehová en su corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; ni volveré más a destruir todo ser viviente, como he hecho.

Jehová percibió la honradez conque Noé había procedido con su ofrenda y entonces tomó una gran decisión. No habría de destruir de nuevo a los seres vivientes.

Esto también debe alentarnos a dirigirnos con humildad y honradez, con temor y temblor ante el Supremo para expresar nuestra gratitud por todo lo que ÉL hace por cada uno de nosotros.

La relación con el Eterno debe ser directa y profunda, como la que podamos haber tenido con nuestro padre carnal a lo largo de la vida.

Dios escucha a los suyos y escucha especialmente a sus hijos, cuando lo honran en justicia y verdad.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com