EPÍGRAFES

DEVOCIONAL

Buscando en un álbum de fotos me quedé sorprendido por los epígrafes que tenían algunas.

Personas de elevada estatura se quejaban de eso precisamente y lo mismo hacían quienes por el contrario, eran de baja talla. Que tenían en común: Su voluntad de quejarse por su apariencia.

Estas observaciones me llevaron a pensar en la Palabra de Dios y a cómo nos olvidamos de la Sabiduría infinita que hay en ella. Allí, altos y bajos tienen la respuesta a sus supuestos males.

Pablo nos advierte a que no nos conformemos con las cosas del mundo. Advertencia perfecta para estos y otros muchos casos, porque no se trata de que sustituyamos la queja por el conformismo.

Se trata de algo mucho más profundo Y es que nos aceptemos tal y como somos, porque así le ha placido al Eterno que seamos. Esta es la Verdad Única con relación a nuestra apariencia.

Cada uno con la suya, porque así somos semejantes a ÉL.

Romanos 12:2
ES – No os conforméis a este siglo,
sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento,
para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios,
agradable y perfecta.

PT – E não vos conformeis com este mundo,
mas transformai-vos pela renovação do vosso entendimento,
para que experimenteis qual seja a boa,
agradável e perfeita vontade de Deus.

Diego Acosta / Neide ferreira

www.septimomilenio.com

LA CONDENACIÓN / 1

ESTUDIO BÍBLICO

Juan 3:19.

19Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.

La Enseñanza de Jesús nos habla claramente de la condenación, que consiste, ni más ni menos, que en rechazarle a Él.

Juan 5:28-29.

28No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; 29y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.

Hay una condenación eterna para aquellos que mueran sin haber recibido la salvación, ya que sólo podemos hacer lo bueno si Dios nos da la gracia para ello, pues sino incluso nuestras buenas obras son trapos de inmundicia para el Señor.

Romanos 13:2.

2De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.

El que resiste a lo establecido por Dios se va procurando su propia condenación. Si andamos en el Espíritu, es decir, guiados por el Espíritu Santo, entonces, podremos decir confiadamente que estamos seguros de nuestra salvación. Tengamos en cuenta que el hecho de decirlo, si no tenemos la convicción de la fe, no será suficiente.

Pr. Ramón Ubillos

www.septimomilenio.com

 

 

 

 

SER SALVO/2

ESTUDIO BÍBLICO

La finalidad principal de la fe no es hacer milagros ni cosas sobrenaturales, sino la salvación del alma del creyente.

Romanos 10:9-10 y 13.

Esta es la palabra de fe que predicamos: 9que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 13porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Dos pasos para la salvación creer y proclamar el nombre de Jesús, si invocas a Jesús el te salvará. Invoca es llamar, buscar a Jesús para que actúe en tu vida.

Juan 10:9

9Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.

Si entras por Jesús serás salvo, fuera de Él no hay salvación. Sólo los que aceptan esta verdad pueden alcanzar la salvación.

Hechos 4:11.

12Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Sólo en el nombre de Jesús podemos encontrar salvación para el hombre. No hay ninguna religión, ni medio, ni fórmula para que el hombre pueda presentarse limpio delante de Dios que a través de Jesús.

Lucas 19:5.

9Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. 10Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Jesús exclamó que la salvación había entrado en la casa de Zaqueo, como fruto de que éste aprovecho la presencia de Jesús para cambiar su vida.

Pr. Ramón Ubillos

www.septimomilenio.com


EL PECADO-1/2

ESTUDIO BÍBLICO

Existe un proceso en el pecado del hombre que comienza con la tentación, que hace mella en cada individuo en las áreas en que su propia concupiscencia se manifiesta (sus debilidades). Hasta aquí no hay pecado, pero cuando uno, de su voluntad, decide seguir la tentación entonces comienza el pecado que puede ser en deseo, acto u omisión.

Mateo 5:27.

27Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. 28Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón

La codicia ya produce, delante de Dios los efectos del pecado. Tanto la codicia como el odio, la envidia o la queja son actitudes pecaminosas del corazón.

Santiago 4:17.

17y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.

Dejar de hacer algo que sabemos que podemos para bien de otros es pecado, así aquellos hombres piadosos que pasaron delante del herido en la parábola del buen samaritano pecaron con su actitud de evitar compromiso en aquella situación.

Romanos 14:20-23.

20No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. Todas las cosas a la verdad son limpias; pero es malo que el hombre haga tropezar a otros con lo que come. 21Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece, o se ofenda, o se debilite. 22¿Tienes tú fe? Tenla para contigo delante de Dios. Bienaventurado el que no se condena a sí mismo en lo que aprueba. 23Pero el que duda sobre lo que come, es condenado, porque no lo hace con fe; y todo lo que no proviene de fe, es pecado.

La medida correcta para saber cuando hay pecado o no en algo, está en la fe que tenemos en hacerlo, si realmente guiados por el Espíritu (que es el que da fe) tenemos fe para hacer algo, tendremos libertad para hacerlo, mas si hay duda entonces se cumple la palabra “lo que no proviene de fe es pecado”

Pr. Ramón Ubillos

www.septimomilenio.com

EL PECADO 1/1

ESTUDIO
BÍBLICO

Génesis 1:27.

27Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

Dios crea al hombre a la imagen de Dios y por lo tanto sin pecado, y el hombre comienza a vivir en el mundo sin pecado.

Romanos 5:12-13.

12Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. 13Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado.

Por el pecado de Adán y Eva entró el pecado en el mundo y de ellos a los demás. No es cuestión de echarles la culpa a ellos, pues cada uno peca por su propia voluntad, el hecho es que desde ellos la humanidad está sujeta al pecado. Curiosamente el pecado es anterior a la ley, por lo tanto no podremos decir que el pecado es transgresión de la ley, aunque la transgresión de la ley es pecado.

Santiago 1:12-15.

12Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. 13Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; 14sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. 15Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.-

Pastor Ramón Ubillos

www.septimomilenio.com

 

LA NECESIDAD-1

LA NECESIDAD DE LA SALVACIÓN

El principal problema que se encuentra el Señor con los hombres es que no son conscientes de su posición de condenación delante de Dios, de tal manera que nadie tiene que hacer nada especial para condenarse sólo seguir en la condición en la que se encuentra.

Romanos 3:23.

Porque no hay diferencia, 23por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.

Ni un solo hombre se puede justificar por sus propias obras delante de Dios, ya que la existencia del pecado en el hombre le produce la separación de Dios.

Isaías 53:6.

6Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

La Biblia nos habla que Dios cargó en él el pecado de todos nosotros, produciendo una novedad en la situación del hombre, ahora podía presentarse delante de Dios, a través de la salvación ganada por él.

1ª Juan 1:8-10.

8Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 9Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 10Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

Para poder alcanzar la salvación es necesario reconocer el pecado que hay en nosotros y entonces podrá venir el perdón.

Hebreos 9:13-15.

13Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, 14¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? 15Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.

El sacrificio de Jesús cumple con todas las exigencias de la ley para que el hombre, si lo acepta por la fe, pueda presentarse limpio delante de Dios.

Hebreos 9:27-28.

27Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, 28así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.

Está establecido para el hombre que después de la muerte venga el juicio personal. El que espera en él como Salvador no será avergonzado sino que recibirá la salvación.

Isaías 64:5-7.

5Saliste al encuentro del que con alegría hacía justicia, de los que se acordaban de ti en tus caminos; he aquí, tú te enojaste porque pecamos; en los pecados hemos perseverado por largo tiempo; ¿podremos acaso ser salvos? 6Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento. 7Nadie hay que invoque tu nombre, que se despierte para apoyarse en ti; por lo cual escondiste de nosotros tu rostro, y nos dejaste marchitar en poder de nuestras maldades.

Sólo si el hombre cambia de actitud con respecto a su relación con Dios podrá un día presentarse en el juicio libre de la condenación.

Pr. Ramón Ubillos

 

PEQUEÑO…

DEVOCIONAL

En medio de los afanes, las dudas y las certezas, siempre he confiado en el Todopoderoso!

Siempre!

Pero en un momento, cuando resulta especialmente difícil imaginarse no ya el futuro sino los próximos días, ocurre algo extraordinario que convierte lo dudoso en maravilloso.

Y es entonces cuando se pueden comprender varias cosas. Una de ellas es la verdadera dimensión del ser humano, frente al Eterno que todo lo puede cambiar, cuando extiende su mano con Amor y Misericordia.

El ser humano pequeño, recibe la Gracia que lo convierte en un hombre distinto, no por sus fuerzas, ni por sus talentos, sino porque ha recibido el aliento majestuoso de ÉL.

Y lo más notable de todo, es que contrariamente a lo que en el mundo se pueda pensar, no estoy hablando de dinero, sino de cuidado, de protección, del Amor superior que solo Dios nos puede dar.

En la hora del agradecimiento y la alegría, elevemos nuestros ojos hacia la única Deidad verdadera!

Romanos 5:5
ES – Y la esperanza no avergüenza;
porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones
por el Espíritu Santo que nos fue dado.

PT – E a esperança não traz confusão,
porquanto o amor de Deus está derramado em nosso coração
pelo Espírito Santo que nos foi dado.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

 

IDOLATRÍA

DEVOCIONAL

Jesús nació, vivió y murió como Hombre. Pero Resucitó y está sentado a la diestra del Dios Padre en el Trono de la Gloria!

Esta es la grandiosa Verdad que nos hace recordar que Su sacrificio final por los pecados de todos los hombres, debe ser motivo de agradecimiento.

Ese sacrificio pertenece a un tremendo momento del Plan de Salvación del Eterno para los humanos y recordarlo como un sacrificio una y otra vez, nos aleja de la perspectiva que Él mismo le confirió.

Jesús venció a la muerte y por tanto debemos exaltar la Vida!

Mirando la cruz vacía, puedo recordar el sacrificio último y el único que hace posible mi Salvación, tras arrepentirme de mis pecados y reconocerlo como Señor.

ÉL como mi Señor me perdonó y por ÉL llego hasta el Padre, como único intercesor. Por eso creo y confío en la Vida Eterna. Por eso también me niego a la idolatría del dolor y la muerte!

Romanos 14:9
ES – Porque Cristo para esto murió y resucitó,
y volvió a vivir,
para ser Señor así de los muertos
como de los que viven.

PT  Foi para isto que morreu Cristo
e tornou a viver;
para ser Senhor tanto dos mortos
como dos vivos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

CORAÇÃO E MENTE

CONGREGAÇÃO
SÉTIMO MILÊNIO

“Acima de tudo, guarde o seu coração, pois dele depende toda a sua vida.” – Provérbios 4:23

“Não se amoldem ao padrão deste mundo, mas transformem-se pela renovação da sua mente…”, Romanos 12:2

O que difere entre os dois versículos?

Ontem fui dormir pensando no que a minha filha mais nova tinha escrito em um trabalho da faculdade – que ela se comparava com um beija-flor, a única ave que voa para trás, mas que tinha tomado uma decisão na sua vida e isso não tinha volta atrás.

E você me perguntará: O que isso tem a ver com esses versículos? Pois tudo!

Vemos várias vezes no Antigo Testamento a recomendação de guardarmos nosso coração e, no Novo Testamento não se faz essa menção. Por quê?

Porque no dia que entregamos nossa vida a Cristo, reconhecendo como nosso Único Salvador, o Espirito Santo entrou e tomou conta do nosso coração, GUARDOU! Isso é muito forte e muda nosso relacionamento com Deus. Isso é intimidade, unidade, pertencer, fazer parte. Vivemos no tempo da Graça, nosso coração já pertence a Deus, nosso centro de vida é Deus.

“E a paz de Deus, que excede todo o entendimento, guardará o coração e a mente de vocês em Cristo Jesus.” Filipenses 4:7

A paz guardará o coração porque JÁ É DELE – pertence a Deus, é Sua propriedade.

Mas – sempre tem um “mas” – como toda propriedade, casa, vivenda – precisa ser cuidada, limpa, renovada, restaurada constantemente.

Então é quando os dois versículos acima se completam, ou seja, não têm diferença de ação apenas de tempo – antes tínhamos acesso por sacrifício, dependíamos da força, e agora pela Graça, dependemos do Espirito Santo.

Nossa atitude é “não voltar atrás”, não deixar nossa mente ser contaminada, não voltar na “lata de lixo para ver o que tem lá”. Devemos estar continuamente buscando limpeza, renovação, restauração, transformação da mente para não contaminar o coração. Um telhado com goteira molha a casa e estraga parede, móveis, etc. Uma mente contaminada leva enfermidade para o coração.

De onde surgem os infartos? Principalmente de preocupação, estrese, ansiedade, nervosismo, etc., etc… tudo procedente da MENTE.

De onde surgem os conflitos? Onde entram as informações através de música, vídeos, conversa, flertes, malícia, perversidade, etc., etc…. na MENTE.

Coração guardado, mente transformada – vida que funciona, prospera, vai para frente!

Que, ao ler isso, você busque essa mudança de pensamento, de conceitos de vida; volte à raiz, limpe sua mente de sujeiras, de modismos que só levam à morte da alma.

Viva para ser quem Deus criou para que fosse!

Procure conhecer o seu Pai e identificar-se com Ele!

Elié Ferreira

www.septimomilenio.com

FLUIR

DEVOCIONAL

Hace muchos años cuando era un niño, viví una experiencia impresionante, tanto que todavía tengo en la memoria las imágenes y el sonido de lo ocurrido.

Luego del mediodía el cielo se cubrió y una tormenta amenazante primero y tremenda después, convulsionó al pequeño caserío serrano donde me encontraba.

Pocas horas después, un lugareño sugirió a mi familia que fuéramos hasta el río, para ver la llegada de la crecida que estaba anunciada por un creciente rumor.

Nos ubicamos en una de las riberas del escaso río serrano y frente a una curva. A los pocos minutos el pequeño curso se transformó en una oleada gigantesca que se abatió contra un murallón.

El río subió más de tres metros y arrastró todo a su paso. Este episodio quedó grabado en mis recuerdos, porque luego me sugirió la Obra poderosa del Espíritu Santo.

Puede ser leve como una brisa o avasallante como las aguas de un río serrano, que elimina a su paso todo lo que no es bueno, dejando solamente aquello que es lo mejor.

Dejemos que el Espíritu fluya y obre con su Poder!

Romanos 5:5

ES – Y la esperanza no averguenza;
porque el amor de Dios
ha sido derramado en nuestros corazones
por el Espíritu Santo que nos fue dado.

PT –  E a esperança não traz confusão,
porquanto o amor de Deus
está derramado em nosso coração
pelo Espírito Santo que nos foi dado.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com